InicioRevista de prensaiglesia catolicaMonseñor Romero: De La Exclusión a La Santidad##Ramón Zavala

Monseñor Romero: De La Exclusión a La Santidad -- Ramón Zavala

Publicado en

Enviado a la página web de Redes Cristianas

Oscar Romero1En el difícil y escabroso camino a la santidad nos enteramos de la vigencia de la pregunta de Jesús “¿Podéis beber la copa que yo voy a beber, o ser bautizados con el bautismo con que yo voy a ser bautizado?” Marcos 10,38. Misma que sigue tan clara y viva en nuestros tiempos como la inexorable ruta que siguen los mártires a la santidad pero no la de los altares sino la que es proclamada por el amor de un pueblo y por el testimonio de vida.

Me hago esta reflexión porque durante muchas veces que he procurado traer a la memoria, durante una intención de la celebración Eucarística, la de Santos como Monseñor Romero, Guadalupe Carney o la de las no tan cercanas a la Iglesia como Berta Cáceres, siempre considero que es posible dependiendo del pensamiento del Cura que oficiaría la misa pero ahora con Monseñor Romero es indiferente pareciera como que por el hecho de ser Santo de la Iglesia lo que piense el cura no importa igual va a ser mencionado.

Me parece similar la ruta de la exclusión y marginación que vivió Jesús y las primeras comunidades Cristianas fieramente perseguidas sobre todo durante el mandato de Diocleciano por el siglo II hasta el ser adoptadas por el Imperio Romano bajo la tutela de Constantino en el siglo IV quien emite el Edicto de Tesalónica mediante el cual el Cristianismo es asumido como religión oficial del Imperio a partir de entonces se podían hacer grandes templos y tener ciertos privilegios.

Monseñor Romero también fue un perseguido y excluido por los “poderes de este mundo” que sin piedad lo llevaron a una muerte cruenta esta marginación se manifestó de varias maneras.
En primer lugar, pasó por ser una persona ignorada y minimizada por los poderes de la sociedad Salvadoreña y mundial recordemos la Carta que elaboró al presidente Jimmy Carter, la visita a Juan Pablo II en donde fue ignorado y no digamos la forma en que se procuraba desvirtuar su voz la que por las sencillas radios de los empobrecidos era escuchada cuadra por cuadra en aquel violento El Salvador, después de su muerte se procuró por parte de los poderes militares y económicos, dejar en la obscuridad todo lo ocurrido junto con los autores criminales.

En segundo lugar la dictadura militar encabezada Roberto d’Aubuisson quien de una manera premeditada lo desprestigiaba como títere del comunismo y hasta por un loco, lo que lo hacía merecedor de padecer la misma suerte de todo comunista o sea la muerte a manos de los escuadrones de la muerte el salvaje castigo impuesto a todos esos luchadores por la vida que bajo un mote de este tipo debían morir como escarmiento para el resto de la sociedad.

El Papa Francisco dice que el milagro más grande del Mártir Rutilio es Monseñor Romero que podemos decir de la opción de Monseñor Romero quien después de la muerte de Rutilio y durante el velatorio opta por la necesidad de un cambio, “Es ahora cuando debemos cambiar ahora o nunca”, y es así como voluntariamente pasa el mismo a ser uno más con los excluidos deja de ser el clérigo de los poderosos y se convierte en la voz de los sin voz.
Sus homilías eran motivo de escándalo y odio por parte no solo de la dictadura sino también del mismo clérigo su claridad y contundencia, el optar por defender el pueblo y sus derechos a organizarse chocaban toscamente con los criterios de la mayoría de la cúpula religiosa quienes no solo lo ignoraban sino que procuraban apartarlo.

Este actuar conforme al Evangelio lo llevó a ser una persona con muchos poderosos e influyentes en su contra a tal grado que ya presentía el tenebroso desenlace que se esperaba, en su asesinato todos ellos, no solo los militares y poderes económicos fueron los que lo llevaron al martirio sino que también no poca parte del clérigo a quienes incomodaba por lo que lo excluyeron facilitando su muerte.

Por esto no es de extrañar que Monseñor siga incomodando a la sociedad y sobre todo a una religión que ha dejado de ser profética, esperemos que siga siendo el Santo del Pueblo y celebrémoslo como lo que es, un verdadero discípulo que bebió de la misma copa de Jesús.

23 de Marzo del 2019.

Últimos artículos

Domingo 2 de abril, Domingo de Ramos – A (Mateo 26,14–27,66): Cargar con la cruz -- José A. Pagola

Grupos de Jesús Lo que nos hace cristianos es seguir a Jesús. Nada más. Este...

Domingo 2 de abril de 2023, Domingo de Ramos

Koinonía Francisco Coll Guitart (1875) Pedro Calungsod (1672) De entrada, pedimos disculpas a quienes buscarán aquí un...

El papa Francisco, ingresado por una infección respiratoria -- Jesús Bastante

eldiario El pontífice permanece en el Policlínico Gemelli tras detectarle durante unas pruebas la infección,...

Noticias similares

Domingo 2 de abril, Domingo de Ramos – A (Mateo 26,14–27,66): Cargar con la cruz -- José A. Pagola

Grupos de Jesús Lo que nos hace cristianos es seguir a Jesús. Nada más. Este...

Domingo 2 de abril de 2023, Domingo de Ramos

Koinonía Francisco Coll Guitart (1875) Pedro Calungsod (1672) De entrada, pedimos disculpas a quienes buscarán aquí un...

El papa Francisco, ingresado por una infección respiratoria -- Jesús Bastante

eldiario El pontífice permanece en el Policlínico Gemelli tras detectarle durante unas pruebas la infección,...