InicioRevista de prensaiglesia catolicaTeresa Forcades, teóloga y bioeticista: piensa, cree y respeta##Juan Masiá

Teresa Forcades, teóloga y bioeticista: piensa, cree y respeta -- Juan Masiá

Publicado en

Vivir y pensar en la frontera

Leí esta mañana a primera hora la noticia de que, desde instancias de la curia romana, se habían cuestionado las reflexiones de la teóloga benedictina Teresa Forcades. Como las personas y medios de comunicación que transmitían la noticia son conocidas por su práctica habitual de la difamación y el falso testimonio con acritud y violencia (se dicen pertenecientes a la iglesia católica, pero infringen a diario el octavo mandamiento: nolevantar falso testimonio ni mentir), aunque me preocupó, no quise manifestarme sobre el tema sin antes constatar información exacta. Me alegré de comprobar que una persona nada sospechosa de condescender con extremismos radicales, como es doña Carmen Bellver, escribía con cuidado y corrección para desactivar la inquina explosiva de los susodichos comentaristas de corte inquisitorial.

Como he sido testigo de unos cuantos casos semejantes, en que he visto cómo se silenciaba a mujeres religiosas, aprovechándose de su vulnerabilidad como mujeres, como religiosas y como carentes de posibilidad de defenderse canónicamente; y he visto cómo se manipulaba hábilmente a sus superioras, sin que saliese nadie en su defensa ninguna instancia eclesiástica, ni ningún teólogo, ni seglar ni clérigo; … me he quedado preocupado por la necesidad de que se repare públicamente la fama herida de una teóloga a la que hemos de agradecer sus reflexiones fecundas. (Precisamente el año pasado tuve ocasión de presentar ante un grupo budista las reflexiones de Teresa sobre la Trinidad, que recibieron una acogida muy favorable. Y hace unos días he dado a conocer ante médicos y bioeticistas, en Japón, su reflexión sobre las exageraciones en torno a la gripe y los abusos de las empresas farmacéuticas).

Por eso, en cuanto he concluído mis ocupaciones académicas esta tarde, he acudido a leer y releer despacio el texto de Teresa Forcades en Foc nou (Véase: “Entre els principis i la realitat”. focnou@elciervo.es / www.focnou.com
Calvet, 56. Barcelona 08021. Tel. 93 200 51 45 / 93 201 00 96. Fax. 93 201 10 15. focnou@elciervo.es / www.focnou.com).

Con el deseo de contribuir a agradecer a Teresa su reflexión, de reparar el daño a su fama infringido por las afirmaciones irresponsables de los “habituales grupos de denunciantes inquisitoriales en el estado español”, y de invitar a lectores y lectoras a profundizar en la teología de esta religiosa que piensa, cree y respeta a las personas, he redactado el comenatario siguiente a sus palabras textuales.

* * *

La teóloga matiza exactamente la condición del feto: ni una mera parte del cuerpo de la madre (como sería para quien lo considerase como un simple tumor), ni una existencia totalmente independiente. Para la antropología es decisiva esta tensión entre dependencia e independencia, biológica y simbólicamente expresada en el intercambio embrio-materno durante las primeras fases del embarazo.

Dice Tersa Forcades:

“Déu ha posat la vida del fetus mentre no és viable a les mans de la seva mare (a les entranyes de la seva mare) i ha vinculat la vida biològica d’aquest a la vida espiritual d’ella. Nosaltres farem bé de respectar aquesta vinculació primària. Mentre el fetus no pot sobreviure independentment de la mare, li correspon a aquesta la responsabilitat moral de decidir sobre el seu futur, que és també el d’ella, ja que la mare no gesta el fill només biològicament, sinó també espiritualment, amb el seu amor, amb el seu desig que aquest visqui, amb l’alegria de portar-lo al món. Respectar la decisió de la mare és respectar la integritat de la seva consciència moral, fins i tot acceptant que objectivament es pugui equivocar.” (Nótese en estas últimas dos líneas la compatibilidad entre el respeto a la decisión subjetiva de la conciencia ajena con la admisión de que es posible la equivocación objetiva.Una tercera persona que considera el caso desde fuera puede decir “yo no abortaría en ese caso” y, al mismo tiempo afirmar: “Yo no penalizaría a esa mujer ni le echaría en cara un crimen”).

Teresa Forcades hace estas reflexiones desde la tradición de la teología moral.

Dice así:

“El respecte a la consciència ha estat una adquisició lenta en la història de la humanitat. Durant molts segles les conversions religioses forçades sota amenaça de tortura o pena de mort han estat a l’ordre del dia. Encara hi ha persones avui que troben incoherent, per exemple, que l’Església catòlica celebri el dret a la llibertat religiosa que permet que milers de nens i nenes siguin educats en cosmovisions obertament contràries a la fe cristiana. En ple Concili Vaticà II molts bisbes de bona voluntat van trobar absolutament forassenyada la proposta que l’Església catòlica promogués el dret a la llibertat religiosa en els països on era majoritària, com per exemple, Espanya.”

Tras haber expuesto su hipótesis personal sobre las implicaciones de la vinculación embrio-materna, admite nuestra teóloga la posibilidad y necesidad de un debate sobre los aspectos controvertidos; un debate que debería hacerse serenamente y sin arrojarse mutuamente a la cabeza etiquetas ideológicas o insultos.

Sigue diciendo Teresa:

“Considerar que la voluntat de la mare quan decideix avortar el fill que sense ella no pot sobreviure ha de ser respectada i no pot ser penalitzada, no significa que a la societat o a l’Església no hi hagi d’haver debat sobre aquest tema.”

Pero no se limita a la recomendación del debate teórico, sino añade con preocupación por el acompañamiento de las personas y por la exigencia de planteamientos de justicia social sobre las causas sociales del aborto, lo siguiente:

“ ¿Com es pot evitar l’avortament? ¿Com es pot acompanyar de la millor manera possible la dona que avorta sense paternalismes fora de lloc, però també sense minimitzar el dolor o la lluita interior en els casos en què aquesta es produeix? Aquest debat és fonamental i s’ha de produir en àmbits tan allunyats com es pugui de la crispació i la violència. A la societat hem de debatre fins a quin punt els condicionants socioeconòmics que poden conduir a un avortament (cas de la noia afroamericana) són problemes estructurals i ens correspon crear les condicions per a què això no passi; a la societat en el seu conjunt, hem de debatre també a fons els condicionants psicosocials que poden conduir a un avortament (cas potencial de la noia llatinoamericana) i hem d’educar les noves generacions per tal que les relacions entre dones i barons siguin màximament respectuoses i lliures.”

Me parece especialmente digna de destacarse la fuerza que pone Teresa Forcades en el planteamiento antropológico. Estoy convencido de que la falta de este planteamiento origina muchas de las confusiones más frecuentes que vician los mismos documentos eclesiásticos sobre estos temas: la confusión de la contracepción y el aborto, el error de considerar abortiva la píldora postcoital, el empeño en no separar los aspectos unitivos y procreativos en el ejercicio de la sexualidad (a que me referí en un artículo reciente en este mismo blog), etc.

Además, relaciona Teresa Forcades este enfoque antropológico con las ideas motrices del pensamiento social de la iglesia (cf. Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia): dignidad humana, bien común, justicia social y compasión reconciliadora. Sigue diciendo así:

“Els cristians hem de participar en el debat públic des de la concepció del bé comú que ens és pròpia i des dels pressupòsits de la nostra antropologia teològica. A diferència d’altres antropologies contemporànies, l’antropologia teològica cristiana no fonamenta la dignitat de la persona en una llibertat indeterminada que és fi en si mateixa, sinó en una llibertat indissociable de l’amor. Als cristians ens correspon anunciar el respecte a la vida com a do de Déu i ens correspon, sobretot, predicar amb l’exemple el principi d’esperança associat a la fe: la convicció profunda que la força de l’amor és superior a tota violència i que no hi ha cap circumstància que justifiqui la desesperació”.

En la raíz de todas estas reflexiones, un concepto de libertad personal y autodeterminación que evita el doble escollo del capricho de un ego estrecho o la sumisión a un super-ego, ya sea jurídico o eclesiástico. Navegar por entre ambos escollos conlleva riesgo y nos confronta con la “complejidad de la realidad” en la que, para hallar respuestas inéditas y no generalizables a casos que parecen insolubles, hay que confiar, como dice Teresa, en que “ahí nos espera Jesús”. Dice así nuestra teóloga.

”A l’Església ens ha costat molt acceptar que la nostra missió evangelitzadora no es pot dur a terme sense el respecte a la llibertat de consciència. A causa de l’íntima vinculació de la mare al fill mentre aquest no és viable fora d’ella, la decisió d’avortar és indissociable de l’autodeterminació de la mare, de la seva llibertat personal. Aquesta vinculació única entre dues vides fa que no es pugui salvar el fill en contra de la voluntat de la mare sense violar la llibertat personal de la mare. Aquí rau des del punt de vista teòric el punt neuràlgic de la discussió sobre l’avortament: ¿quin valor ens cal donar a la llibertat personal de la mare? Des del punt de vista pràctic no ens podem limitar a defensar el dret d’autodeterminació de la mare perquè sota aquest dret teòric poden proliferar les pitjors submissions i servituds. Cal baixar a la realitat, que és complexa. És allà on ens espera Jesús”.

Gracias a Teresa, rogando esperando que no se desanime ante la incomprensiones intraeclesiales y siga caminando en esperanza y haciendo bien con su reflexión anclada en su contemplación.

Últimos artículos

III Encuentro de Cristianos de Base de la provincia de Cádiz: sábado 20 de abril

UNIDOS POR EL SEGUIMIENTO DE JESÚS sábado 20 de abril de 2024 de 11 de la...

Domingo 14 de abril, 3º de Pascua: con las víctimas -- José A. Pagola

Grupos de Jesús Según los relatos evangélicos, el Resucitado se presenta a sus discípulos con...

Domingo 14 de abril, 3º de Pascua: Nada histórico puede suceder a Jesús -- Fray Marcos

fe adulta Lc 24,35-48 Marcos, que es el primero que escribió, no sabe nada de apariciones....

Noticias similares

III Encuentro de Cristianos de Base de la provincia de Cádiz: sábado 20 de abril

UNIDOS POR EL SEGUIMIENTO DE JESÚS sábado 20 de abril de 2024 de 11 de la...

Domingo 14 de abril, 3º de Pascua: con las víctimas -- José A. Pagola

Grupos de Jesús Según los relatos evangélicos, el Resucitado se presenta a sus discípulos con...

Domingo 14 de abril, 3º de Pascua: Nada histórico puede suceder a Jesús -- Fray Marcos

fe adulta Lc 24,35-48 Marcos, que es el primero que escribió, no sabe nada de apariciones....