InicioRevista de prensamujerTercer feminismo. Cuando lo masculino y lo femenino se funden##Leonardo Belderrain (Argentina)

Tercer feminismo. Cuando lo masculino y lo femenino se funden -- Leonardo Belderrain (Argentina)

Publicado en

Para algunos historiadores de las cuestiones de género, el primer feminismo -quien sabe- fue el del mayo francés, y el segundo feminismo el de los años noventa. Pienso que el primero fue muy beligerante con el masculino opresor; casi necesitado de intransigencia, algo resentido y peleado con lo masculino, con cosas serias que pasaron y pasan. Aquel feminismo a mi gusto es un poco lésbico y ve en los líderes masculinos casi siempre, a victimizadores de mujeres pobres.

El segundo, tal vez esté menos resentido con los “padres”. Pone su beligerancia en instituciones como la Iglesia Católica, pero es más consciente de que convocamos la energía que tenemos, y que las mujeres que se relacionan con lo falocrático buscando prebendas se parecen en su introyección del opresor. Como dijera Maradona a toti Pasman exacerbamos lo negativo fuera de nosotros cuando tenemos “lo negativo adentro”.

Para este feminismo, las instituciones serias deberían ayudar a las personas a afrontar sus pulsiones responsablemente y no lo hacen. A mi entender está naciendo un tercer feminismo como el que representa la relación de Borges y Maria Kodama, donde ninguno busca reivindicar su género pero curiosamente se confirman ambos en un vínculo donde ya no se disputa poder y se siente el gusto por pertenecer al otro.

Este tercer feminismo, se mimetiza menos con los que dicen que tienen mucho protagonismo. A nadie le importa mucho si el Papa actual no es un buen showman o es poco diplomático, porque no son del interés de estas nuevas culturas los caudillos, los paternalismos, los centralismos, y, sobre todo, el romano. Se busca que Obama cree estructuras y redes de paz y no que sea premio Nóbel.

Para este estilo, es muy importante tener aquí en la tierra con la pareja o con la comunidad, “la vida trinitaria”, que es donación absoluta y entrega a lo distinto. Este feminismo no condena a Lugo ni a Berlusconi por las mujeres que los festejan (estén amancebadas o sean gatos); piensa que en materia de sexualidad estamos todos tratando de estar mejor y que se debe condenar sólo lo abominable: la violencia sexual, el abuso, la pedofilia etc. Ojalá Lugo, usted, yo y tantos otros, nos encontremos en este estilo de donación sin “boletas”, al otro género.

Ojalá que ayudemos a las instituciones y que éstas ayuden a salir del desuetudo y la anomia a las nuevas generaciones. Se trata de encontrarnos en un “entre nosotros” en el que siga siendo fascinante el relacionarnos, como el poliorgásmico acto de la creación que nos constituyó. Transcribo una carta del poeta rosarino Riestra que por su humanidad me ayuda a imaginar que el está reconciliado con su madre y milita en el tercer feminismo.
Como dice el filosofo catamarqueño Luis Reyes” lo bello es siempre lo que te anticipa la felicidad”.

La patria del deseo
Para ser hermosa, una mujer debe ser legítima.
Hay muchas mujeres bellas que no son hermosas.
Pienso, por ejemplo, en las modelitos que reinan en las tapas de las revistas: carne de la alta burguesía, prostitutas de clase, frívolas y fatales, obedientes al poder, leales al dinero y esclavas del lujo.

Ellas no son hermosas. Apenas, si se quiere, son bellas. Y eso sólo si no se las mira bien. O si se las mira, pero no se las ve.
Las mujeres legítimas brillan desde adentro. De ellas emana un fulgor tan discreto como profundo, que los años modifican pero jamás opacan.
Pienso, por ejemplo, en Sofía Loren. Tiene más de setenta y sigue siendo maravillosa. Y poco tiempo atrás se rió de las anoréxicas Penélope Cruz, Nicole Kidman y Kate Hudson, de quienes dijo: “Casi no comen”.

Imagínense ustedes una mujer que “casi no come”. O que no bebe con nosotros una copa. Por Dios, me rectifico: mejor no la imaginen. Y si la conocen, huyan de ella como si fuera la peste. Nunca es tarde para huir.
Para ser hermosa, una mujer debe ser real. Debe tener tetas y culo, pero sobre todo ojos abiertos, manos francas y boca generosa. Tiene que saber mirarnos, besarnos y acariciarnos. Y dejarse mirar, besar y acariciar. Comer, beber y conversar con nosotros. Caminar junto a nosotros. Hacer el amor sin miedo ni reticencia.

Para ser hermosa, una mujer tiene que saber dar. Y las que viven enfrentadas al espejo, obsesionadas por la arruga, la cana o la várice no tienen tiempo para dar. Ni deseos de darse. Sólo aspiran a exhibirse en la gran vidriera de la histeria. Sólo esperan ser admiradas. Pero no aspiran a ser miradas, porque una mirada atenta podría descubrirlas tal cual son. Y entonces dejarían de ser admirables.

Admitamos nuestra parte de culpa: los hombres solemos contemplar a las mujeres como si fueran un pedazo de carne colgado de un guinche. La ternura y la cortesía no parecen ser virtudes apreciadas en el Gran Macho Argentino. Pero los estúpidos sólo fomentan la estupidez: de tanto mirarlas así, como si fueran un pedazo de carne, lograremos que se conviertan en un pedazo de carne.
Y una mujer hermosa es mucho más que carne dulce, dura y mojada. Es un alma que la sostiene y la perfuma.

Escribo esto a pedido de una mujer hermosa.
Lo hago para recordarle que lo es (ella parece haberlo olvidado).
Lo hago para recordarle lo que es: luz transmutada en acto, una flor del absoluto.
Una estrella que cayó y alumbra nuestro camino.
Una patria del deseo.
Una mano que se abre en la soledad y nos ofrece un vaso de vino.
Una ventana iluminada en el corazón oscuro de la noche.
Un nombre que pronunciamos en silencio, con dolor o con esperanza.
Una razón para vivir, y también para dar la vida.

Sebastián Riestra – LaCapital on line – Domingo 14 de febrero 2010

—————————————————-
Pbro. Leonardo Belderrain, bioeticista
Capilla Santa Elena, Parque Pereyra Iraola. Argentina
leonardobelderrain@ciudad.com.ar
Te 0221-4731674

Últimos artículos

Manifiesto del VIII Encuentro de Redes Cristianas: «Las desigualdades: desafíos y propuestas»

Nosotras y nosotros participantes en el VIII ENCUENTRO DE REDES CRISTIANAS que coordina a más...

El Papa en la misa en Verona: «El Espíritu Santo cambia nuestras vidas»

Vatican News Francisco preside la Misa de Vigilia de Pentecostés en la ciudad véneta y,...

¿Qué habrá sentido y qué imágenes habrán pasado por la cabeza del caballo Caramelo? -- Leonardo Boff

Enviado a la página web de Redes Cristianas Escena impactante y conmovedora: a su alrededor...

Noticias similares

Manifiesto del VIII Encuentro de Redes Cristianas: «Las desigualdades: desafíos y propuestas»

Nosotras y nosotros participantes en el VIII ENCUENTRO DE REDES CRISTIANAS que coordina a más...

El Papa en la misa en Verona: «El Espíritu Santo cambia nuestras vidas»

Vatican News Francisco preside la Misa de Vigilia de Pentecostés en la ciudad véneta y,...

¿Qué habrá sentido y qué imágenes habrán pasado por la cabeza del caballo Caramelo? -- Leonardo Boff

Enviado a la página web de Redes Cristianas Escena impactante y conmovedora: a su alrededor...