InicioRevista de prensaiglesia catolicaSobre Queiruga, cristiano, pensador, amigo##Xavier Pikaza, teólogo

Sobre Queiruga, cristiano, pensador, amigo -- Xavier Pikaza, teólogo

Publicado en

Religión Digital

Nos conocimos hace tiempo, cuando empezábamos ambos nuestra andadura teológica en Galicia, llenos de ingenuidad, de grandes ilusiones. Nos unía Amor Ruibal y una gran pasión por la verdad y el evangelio. Pasamos los años seguimos siendo lo que fuimos. Ha cambiado nuestro pensamiento, pero en una línea coherente, sin rupturas.

No pensamos lo mismo, pero compartimos un mismo camino, una confianza en la razón y el evangelio, en el hombre y en Dios, dentro de una Iglesia en la que estamos cordialmente, con amor, pero con preguntas y deseos de cambio. Así hoy, al saber que quien condenarle, he recogido algunas notas sobre su pensamiento, por si valen para otros. Una aperta, Andrés y buen ánimo; no te podrán quitar a los amigos, no podrán robarte el evangelio que tú tan hermosamente sabes exponer.


ANDRÉS TORRES QUEIRUGA (1936- )

Presbítero, teólogo y filósofo católico, natural de Galicia (España). Ha sido profesor del Seminario de Santiago de Compostela, pero (tras “expulsarle” de hecho de ese seminario) actualmente enseña en la Facultad de filosofía de la misma ciudad y busca el diálogo del cristianismo con el pensamiento de la modernidad. Es uno de los presbíteros más respetados de la iglesia gallega y española, un profundo conocedor de la filosofía moderna y de sus relaciones con la teología, un animador de grupos, que va ofreciendo aliento a las comunidades cristianas de muchos lugares, no sólo en España.

Es un hombre de evangelio y un pensador nato, una referencia clave en el panorama teológico español, un testigo del evangelio, un adelantado de la razón. Sus trabajos más importantes se centran análisis de la revelación, entendida desde un punto de vista teológico (como manifestación de Dios en la historia) y filosófico (como apertura del hombre a su dimensión absoluta). Desde esa perspectiva está desarrollando uno de los proyectos filosófico/teológicos más importantes de la actualidad, desde una perspectiva hispana (en castellano y en gallego/portugués).

Sus obras son ya un punto de referencia obligado para el estudio de la “racionalidad ampliada”, en línea “mayéutica” (socrática), es decir, de despliegue de la propia identidad humana (y del sentido de la historia) en clave de apertura y revelación, vinculando así las mejores intuiciones de Hegel, en una línea que se aproxima a la de K. Rahner, pero destacando más el sentido de la historia y la apertura a la amplitud religiosa de la humanidad.

Desde unos sectores más tradicionales se le ha podido acusar de falta de rigor conceptual y de sistematización dogmática. Pero esa acusación proviene, precisamente, de la de la falta comprensión del nuevo paradigma filosófico/teológico de T. Queiruga, que ha pasado de una ontología de las esencias a una metafísica de las correlaciones (de la mano de → Amor Ruibal), de una intemporalidad platónica a la visión del pensamiento y de la vida como historia, y de una concepción absolutista de la verdad a una experiencia de comunicación, en la que el Dios cristiano no ha de entenderse en contra de otras visiones de Dios, sino en el contexto de un despliegue múltiple de lo divino.

En los últimos años. Queiruga ha estudiado de un modo especial el sentido de Dios como Padre, poniendo de relieve la necesidad de un encuentro entre el cristianismo y las religiones, desde una perspectiva de ilustración religiosa y de apertura al conjunto de la historia humana. Su visión parece abrir nuevos caminos, obligándonos a repensar el «dogma» trinitario desde unas perspectivas filosóficas y religiosas diferentes, que hasta ahora no habían sido exploradas.

T. Queiruga no ha terminado de elaborar su proyecto teológico (le queda por delante aún mucho camino), de manera que su obra continúa abierta y así la queremos presentar, fijándonos de un modo especial en la visión de lo religioso. Pero queremos poner de relieve su comprensión “positiva” de Dios y del hombre. A su juicio, la realidad de Dios ha de entenderse como un “bien” sumo, como buena noticia de vida, en medio de un mundo que, a pesar de sus tragedias, es lugar de afirmación vital. En esa línea ha elaborado una teodicea de la racionalidad y del amor, en un lenguaje que quiere ser comprensible, abierto a todos, en diálogo con el pensamiento de la modernidad.

1. Inreligionar.

Torres Queiruga es un hombre de frontera, situado entre la filosofía de la religión y el análisis del cristianismo, desde una perspectiva que, manteniendo una gran simpatía por la Teología de la Liberación, se centra en problemas que parecen más vinculados a la tradición ilustrada de Europa. Su visión de Dios le ha llevado a elaborar un pensamiento mayéutico (socrático), donde vincula revelación sobrenatural y realización humana, que se sitúa en la línea de la gran herencia ilustrada de Europa. Las religiones, para ser fieles a sí mismas, tienen que estar dispuestas a dialogar con otras religiones, dejándose fecundar por ellos. Eso significa que las religiones son verdaderas en sí mismas en la medida en que pueden expresar su verdad en otros espacios religiosos.

«La verdad religiosa es siempre el reflejo de la plenitud de Dios en el espíritu del hombre, plenitud a la que por nuestra parte sólo puede responder la búsqueda conjunta, fraternal y compartida de todos, recogiendo los fragmentos de una verdad que, difractada en la finitud, está destinada a todos… Una consecuencia inmediata es la de un nuevo talante en el encuentro real de las religiones… Por eso he procurado hablar de inreligionación: igual que, en la “inculturación”, una cultura asume riquezas de otras sin renunciar a ser ella misma, algo semejante sucede en el plano religioso… En el caso del cristianismo, dada su confesión del carácter absoluto y definitivo de la revelación acontecida en Cristo, el problema adquiere una dificultad muy peculiar e intensa. Y precisamente porque la situación es nueva, nos faltan las palabras y categorías adecuadas para caracterizarla.

El exclusivismo resulta evidentemente insostenible. Pero… tampoco satisface un universalismo indiferenciado. Como alternativa intermedia se ha propuesto el inclusivismo, que tiene sin duda grandes ventajas, entre ellas la de reconocer algo tan fundamental como que todas las religiones tienen verdad y son caminos reales de salvación. Pero, como la misma palabra lo sugiere, al concebir a las demás en referencia centrípeta hacia la propia religión, considerada como la plena y definitiva, tiende a verlas “incluidas” en sí misma, con la consecuencia casi inevitable de querer asimilarlas. Para las otras religiones, la referencia inmediata a Dios desde la tradición y experiencia propias queda amenazada, para ser sustituida por la relación indirecta a través del cristianismo» (El diálogo de las religiones, Santander 1992, 35-36. Edición virtual en http://servicioskoinonia.org/relat/241.htm.).

No se tanto, por tanto, de afirmar que todas las religiones son iguales, ni de rechazar a las otras (exclusivismo), ni de incluirlas en la propia (inclusivismo), sino de dialogar, de tal manera que cada religión asume y desarrolle los valores de las otras, sin renunciar a su identidad. Esto significa que las religiones son distintas, pero pueden dialogar y enriquecerse mutuamente.

2. Un universalismo asimétrico.

Torres Queiruga no intenta decir que todas las religiosas son iguales. En contra de eso, él sabe que ellas son distintas. Por eso, al dialogar, no pueden identificarse entre sí, como si no tuvieran diferencias. Ciertamente, el fondo de todas las religiones (la revelación original de Dios) es igual en todas ellas. Pero cada una acoge de un modo distinto el potencial de la revelación de lo divino.

«Por eso no me parece mal proponer la categoría de universalismo asimétrico.

(a) «Universalismo», porque toma como base primordial e irrenunciable una doble convicción: que todas las religiones son en sí mismas caminos reales de salvación; y que lo son porque expresan por parte de Dios su presencia universal e irrestricta, sin favoritismos ni discriminaciones, puesto que desde la creación del mundo «quiere que todos las personas se salven» (1 Tim 2, 4).

(b) Pero «asimétrico», porque es imposible ignorar el hecho de las diferencias reales entre las religiones: no -repetimos- porque Dios discrimine, sino porque por parte del ser humano la desigualdad resulta inevitable. Se trata de la desigualdad impuesta por la finitud creatural. El ofrecimiento divino es igualitario, pero su acogida humana se realiza, por fuerza, de manera y en grados distintos, según el momento histórico, la circunstancia cultural o la decisión de la libertad. Esto acontece en el proceso religioso de la vida individual: ¿no buscamos todos madurar, purificar y profundizar nuestra relación con Dios? Esto sucede en la historia de cada religión: ¿no debe hablarse, según eso, como dijeran los Padres de la Iglesia, de una religio semper reformanda?…

Aun reconociendo carencias, deformaciones y defectos en todas, no sería realista ignorar que existen religiones que, incluso juzgadas en su estructura conjunta y atendiendo a su circunstancia, se nos aparecen objetivamente menos logradas; de suerte que no es injusto pensar que existen ya en la historia formas, elementos o aspectos que, de ser acogidos –“inreligionados”- las harían más plenas» (Ibid). Todas las religiones, incluida la nuestra, han de mostrarse, según eso, en su esencia más íntima, como descentradas extáticamente hacia el Centro común que las suscita y promueve. Todas se nos aparecen como un inmenso haz de caminos que, desde distancias distintas, convergen hacia el Misterio que las atrae y supera; como fragmentos distintos en los que se difracta su riqueza inagotable.

Cada religión refleja ese camino a su manera y desde una situación particular. Pero, por ser fragmentos de un mismo Misterio, no pueden ignorarse entre sí, sino sumar los reflejos, de manera que dando y recibiendo, cada uno crecerá en sí mismo y se sentirá más unido a los otros. Acoger la verdad ofrecida, lo mismo que ofrecer la propia, forma así parte indeclinable de la búsqueda religiosa. Sería monstruoso pensar que la riqueza del otro me empobrece a mí, igual que sería intolerable pretender acaparar como privilegio propio lo que pertenece a todos» (Ibid).

3. Diálogo de las religiones y autocomprensión cristiana.

Éste es el título de una de las últimas obras (Santander 2005), en las que Queiruga pone de relieve la unidad de las religiones en su diversidad; por eso, no es suficiente un esfuerzo a favor de la inculturación (que el evangelio se introduzca en las diversas tradiciones culturales), sino que es necesario, como he dicho, un esfuerzo de “inreligionación”: que el cristianismo se introduzca en las diversas religiones, no para conquistarlas, sino para escuchar lo que ellas dicen y para establecer un diálogo sin imposiciones, abierto al mensaje de Jesús, que (para los cristianos) será la plenitud de la realización del hombre, entendida como revelación de Dios. Queiruga nos sitúa así, en último término, ante un “camino teológico” que sólo puede conocerse en la medida en que se va recorriendo, como un esfuerzo por comprender al Dios que se revela y es Uno, siendo Múltiple en sus revelaciones. En esa línea, se puede afirmar que la “revelación” de Dios se identifica en el fondo con el mismo despliegue humano, entendido por Queiruga de una forma básicamente positiva.

A partir de aquí, sin renunciar a la tradición trinitaria de la Iglesia, él ha destacado aquello que podríamos llamar un “binitarismo mesiánico” (Dios y Jesús), pero referido siempre al Espíritu que actúa también en las otras religiones, en un camino histórico donde se integra el conjunto de la humanidad. De esa manera, implícitamente, se abre una puerta para un estudio distinto de las cuestiones que la teología cristiana ha planteado en términos trinitarios. Conforme a la visión de Queiruga, el gran problema no es la solución del tema de la unidad y trinidad de Dios, sino el tema de su revelación positiva y salvadora dentro de una humanidad que parece amenazada por el sufrimiento y por la muerte.

En un plano general, Queiruga es un testigo de la bondad creadora de Dios, que se manifiesta como fuente de amor en las religiones y, de un modo muy hondo, en el cristianismo. En esa línea, él ha querido superar la visión de un Dios violento y vengativo, que sería contrario a la felicidad del hombre. Ciertamente, el mal existe, porque es una consecuencia de la finitud (y, en algún sentido, de la misma maldad de los hombres en la historia). Pero el bien de la vida y del hombre es mayor que todos los males. En esa línea, ha construido una teología optimista y comprometida, al servicio de la vida humana que, a su juicio, es signo y expresión de Dios, que va manifestándose a sí mismo en la vida de los hombres.

Como testimonio de esa revelación y de la esperanza de futuro de la historia se siguen elevando y abriendo camino las diversas religiones, que deben dialogar entre sí, para fecundarse mutuamente. En esa perspectiva de apertura universal y de esperanza de salvación, Queiruga ha querido ser un testigo de la revelación cristiana. Algunos “famosos” teólogos españoles han condenado ya a Queiruga o han elevado fuertes dudas ante su teología. Sería bueno que antes procurar entrar en los presupuestos y caminos de su pensamiento, situándose en el centro de una razón moderna, que es muy capaz de dialogar con el evangelio.

Entre sus obras, cf. Constitución y evolución del dogma en A. Amor Ruibal (Madrid 1977); La constitución moderna de la razón religiosa (Estella 1992); 10 palabras clave de religión (Estella 1992); Recuperar la salvación (Santander 1995); Creo en Dios Padre (Santander 1996); Recuperar la creación (Santander 1997); Por el Dios del mundo en el mundo de Dios (Santander 2000); A Revelación de Deus na realización do home (Vigo 2001): Fin del Cristianismo moderno (Santander 2001); Del Terror de Isaac al Abba de Jesús (Estella 2001); Del Terror de Isaac al Abba de Jesús (Estella 2001); Para unha filosofía da Saudades (Santiago 2003); Repensar la resurrección. La diferencia cristiana en la continuidad de las religiones y de la cultura (Madrid 2003).

Últimos artículos

Al Consejo de Ministros del Reino de España -- Alberto J. Revuelta Lucerga

Enviado a la página web de Redes Cristianas Alberto J. Revuelta Lucerga, NIF 499780J, abogado,...

El Papa nombra dos Obispos Auxiliares para Madrid

Vatican News Monseñor Vicente Martín Muñoz del clero de Mérida-Badajoz y Monseñor José Antonio...

El Gobierno aprueba un plan para indemnizar a las víctimas de pederastia de la Iglesia -- Natalia Chientaroli / Alberto Ortiz / Jesús Bastante

eldiario El Consejo de Ministros recoge la propuesta que realizó el Defensor del Pueblo sobre...

Noticias similares

Al Consejo de Ministros del Reino de España -- Alberto J. Revuelta Lucerga

Enviado a la página web de Redes Cristianas Alberto J. Revuelta Lucerga, NIF 499780J, abogado,...

El Papa nombra dos Obispos Auxiliares para Madrid

Vatican News Monseñor Vicente Martín Muñoz del clero de Mérida-Badajoz y Monseñor José Antonio...

El Gobierno aprueba un plan para indemnizar a las víctimas de pederastia de la Iglesia -- Natalia Chientaroli / Alberto Ortiz / Jesús Bastante

eldiario El Consejo de Ministros recoge la propuesta que realizó el Defensor del Pueblo sobre...