InicioRevista de prensatemas socialesPARAGUAY: EL PAÍS QUIERE AL OBISPO DEL PUEBLO. Vicky Pelaez

PARAGUAY: EL PAÍS QUIERE AL OBISPO DEL PUEBLO. Vicky Pelaez

Publicado en

«Con los pobres de la tierra / Quiero yo mi suerte echar/ El arroyo de la sierra/ Me complace más que el mar». —José Martí, 1881
Los vientos de cambio que soplan en América Latina ya alcanzaron al Paraguay. Hasta hace poco se le consideraba como un país detenido en el tiempo porque sus leyes y estructuras socio-económicas y políticas siguen siendo las mismas que impuso el sanguinario general Alfredo Stroessner y su Partido Colorado (ANR) aún en el poder pese a la muerte en el exilio del gran amigo de Pinochet. Sin embargo, como por un milagro, apareció a fines del año pasado un obispo llamado monseñor Fernando Lugo que dijo ya basta, «algo tiene que moverse también en Paraguay».

Apenas terminada la Navidad, anunció en conferencia de prensa que decidía «colgar la sotana» para poder competir como candidato presidencial en las próximas elecciones del 2008. Explicó que lo hace por el pedido de un foro de dirigentes sociales, sindicales, campesinos e indígenas que recolectaron más de 100,000 firmas de apoyo. Lugo pidió al pueblo que «ejerza con coraje su condición de soberano y que se sume, sin temor, a esta gran cruzada para limpiar la República de la maleza perversa que la condenó a esta situación de abandono».

Durante 10 años, como obispo de San Pedro, la región más pobre, palpó día a día la pobreza, la injusticia y el abandono del Estado. Paraguay es uno de los países más pobres en América Latina. Más de dos millones, de sus 6, 505.464 habitantes, abandonaron el país y sus remesas se convirtieron en «salvavidas» para la economía nacional. Más de 60 por ciento del los que se quedaron están en categoría de pobres y de ellos el 32 por ciento viven en extrema pobreza.

Siendo un país ubicado en la zona del reservorio de agua dulce más grande del mundo – el 30 por ciento de la reserva del planeta, actualmente unos 2 millones de paraguayos no tienen acceso al servicio de agua potable. Tampoco poseen la tierra ya que el 80 por ciento de la tierra cultivable está en manos de latifundistas. A la vez, debido a los tratados amarrados, de sus gobernadores, Paraguay como productor de energía eléctrica en la región percibe migajas de sus vecinos. Brasil, por ejemplo, le paga 250 millones de dólares al año por la energía eléctrica mientras que debería de aportar 1,880 millones de dólares.

Cansado de injusticia social, monseñor Lugo se solidarizó con los pobres de San Pedro y orientó a los campesinos a luchar contra el abuso, organizando tomas de tierra, produciendo por supuesto la furia del otro enemigo de los pobres: El Vaticano. Así, el 2004 el Papa Juan Pablo II le mandó a lo que se llama el «retiro prematuro». Fue enviado a enseñar a un colegio católico donde tuvo más tiempo para meditar y analizar los cambios que se producían en América Latina.

Viendo la experiencia de Venezuela y Bolivia, monseñor Lugo se dio cuenta que «Paraguay no podía seguir siendo una isla en la región y tenía que estar a la altura de los acontecimientos. No vamos a desentonar».

En marzo de 2006 encabezó una marcha de protesta de unas 40,000 personas en Asunción contra la política del presidente Napoleón Duarte. Liberado de la «soga» del Vaticano al rechazar su orden de alejarsae de la política, ya ex monseñor Lugo habló de la reforma agraria, de la necesidad de recuperar la soberanía energética y de expulsar a los «militares extranjeros, es decir norteamericanos, de la zona de La Triple Frontera.

Los poderosos no han tardado en reaccionar. Los curas y poderosos les acusan de ser «reencarnación de Lucifer», de estar ‘loco’, ‘mentiroso’, ‘hipócrita’, ‘cínico’ etc. El Vaticano también aumentó su presión y le amenaza con excomulgarle si no se retira de la política. Igualmente, el Tribunal Electoral y la Corte de Justicia han puesto en marcha preparativos para un fraude electoral, según denuncia. Ante el avance en las encuestas y sus planteamientos, las amenazas de muerte tambien han crecido. Sin embargo, el obispo de los pobres sigue firme en su lucha y dice: «cambiar el modelo económico para revertir los graves desequilibrios que sufre el país donde la mayoria se debate en la miseria más escandalosa que como cristiano no puedo aceptar».

(Correo electrónico)

Últimos artículos

«¿Es muy estricta la moral sexual católica? La Iglesia en su moral sexual ha sido muy impositora y castigadora, pero muy poco motivadora» --...

Miradas cristianas "La sexualidad tiene algo de divino y algo de diabólico. Entre el amor...

Vaticano: Que se aplace el proyecto de una Comisión sinodal -- Salvatore Cernuzio – Ciudad del Vaticano

Vatican News La Conferencia episcopal de Alemania debería haber aprobado los estatutos para organizar un...

Batzing lamenta que el Vaticano «retrase» las conversaciones con los obispos alemanes sobre el Camino Sinodal

Religión Digital "La sinodalidad no quiere debilitar el episcopado, sino fortalecerlo" El Episcopado alemán abre...

Noticias similares

«¿Es muy estricta la moral sexual católica? La Iglesia en su moral sexual ha sido muy impositora y castigadora, pero muy poco motivadora» --...

Miradas cristianas "La sexualidad tiene algo de divino y algo de diabólico. Entre el amor...

Vaticano: Que se aplace el proyecto de una Comisión sinodal -- Salvatore Cernuzio – Ciudad del Vaticano

Vatican News La Conferencia episcopal de Alemania debería haber aprobado los estatutos para organizar un...

Batzing lamenta que el Vaticano «retrase» las conversaciones con los obispos alemanes sobre el Camino Sinodal

Religión Digital "La sinodalidad no quiere debilitar el episcopado, sino fortalecerlo" El Episcopado alemán abre...