InicioRevista de prensatemas socialesPanel ético-teológico-político##Benjamín Forcano, teólogo

Panel ético-teológico-político -- Benjamín Forcano, teólogo

Publicado en

1.No son dioses sino hechura de la tierra
Benjamín Forcano
2. Escrito al Consejo General del Poder Judicial
Solidarios con Garzón
3. España no debe pagar la deuda
Jean Ziegler,
4. La cumbre de Rio (20 al 22 de junio).
En el documento de la ONU no hay salvación
Leonardo Boff

No son dioses sino hechura de la tierra

Entrevista a Benjamín Forcano

¿Qué le sugiere la tormenta levantada en torno al poder judicial?

Pues mire, que era necesaria para derribar el endiosamiento de los jueces. Son hechura humana como los demás y, cuando fallan, se creen intocables. La institución judicial es una de las más importantes de la democracia, pero han abusado . Se creyeron estar por su profesión a la par de los dioses, pero se dejaron encandilar por la sierpe de su egoísmo y vanidad humanas.

¿Esto es invención o realidad?

Importan los hechos. Si hay miles y miles de españoles que no cobran al mes los mil euros; y otros miles y miles que no llegan ni a eso, ¿cómo es posible que los miembros del Poder General Judicial cobren al año 84.000 € y su presidente 130.000 €, más que los mismos presidentes del Gobierno? . Ahora se les ha visto que pensaban así: ellos mismos se hacen la ley para aprobar que no están obligados a declarar los motivos y gastos de unos viajes que pagamos todos; corporativamente han ocultado comportamientos y abusos que eran denunciables; y han declarado a través de su portavoz que ellos siempre han procedido con independencia y responsabilidad y consideraban una ofensa toda suerte de crítica.

¿A qué se debe esa prepotencia? ¿Los gestores públicos cambian su personalidad con el cargo?

No entiendo que, en una sociedad democrática, profesionales públicos del sector que sean, puedan cobrar por su trabajo veinte, quince o diez veces más que el resto de los ciudadanos. Y no entiendo que no sean ellos los que, desde su propia conciencia y ética civil, promuevan una reforma de esa desigualdad escandalosa. Siendo así, todas sus palabras se las lleva el viento, pues no hay nadie que, viendo a prójimos cercanos en situaciones de necesidad y miseria como las que estamos viviendo, se cruce de brazos y no se sienta solidario.

Todos ellos tienen esa capacidad solidaria, les sobra mucho de lo que a otros les falta y, no obstante, en lugar de bajar apuntalan más sus sueldos y no piensan que su nivel de vida, amasado con lo impuesto ( sustraído o robado) al común de los ciudadanos, no les pertenece y se convierte en insulto. Los representantes de las instituciones abundan en grandes palabras y prometen mucho, pero no son creíbles, porque nada como el ejemplo convence. Palabras sin obras no tienen dignidad.

-Todo el mundo se asombra cómo el juez Carlos Dívar, presidente del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, ha podido compatibilizar su condición de católico, de la cual ha hecho gala, con la conducta manifestada en sus 20 viajes a Málaga, con 24 cenas y 8 comidas a cargo del erario público.

Bueno, viene como anillo al dedo el que, en una sociedad mayoritariamente católica, puede ponerse a debate esto de ser católico, porque una cosa es ser católico y otra que uno diga que lo es. Y lo que voy a decir vale para todos, incluso para muchos que ahora señalan con el dedo al Sr. Dívar. ¿Cuántos católicos de verdad, con una fe personalizada, culta y actualizada hay hoy en España? ¿Cuántos no hemos incurrido en los mismos defectos que ahora nos provocan indignación?

-O sea, que Vd. extiende el caso a otras muchas personas y sectores.

Claro, pero sea como sea, antes de responder a este punto, quiero aclarar cuatro cosas. 1. Yo no voy a juzgar al Sr. Dívar. El mundo de cada persona es complejo e inasible en su singularidad. Pero toda persona tiene una dimensión pública que alcanza a los demás y ella debe ejercerse con respeto de los derechos de todos. Y eso sí lo podemos juzgar. 2. Me interesa más que el caso concreto del Sr. Dívar, el sistema o condiciones culturales y sociopolíticas que hacen posible una actuación irregular y reprobable como ésta y que aparece retratada en la conducta de muchos ciudadanos de la gestión pública y privada y que son los que mayormente perciben pingües remuneraciones.

3. La condición de ser católico está nítidamente expuesta en los principios y valores del Evangelio, que desde siempre nos advierte contra posibles falsificaciones, manipulaciones o exterioridades que no cuadran con el seguimiento de Jesús de Nazaret. 4. Somos muy dados a alzar la voz cuando alguien cae en desgracia y practicamos a la ligera la crueldad, en lugar de aplicar el hacha a donde de verdad está el mal y que, de hacerlo, nos comprometería seguramente a todos.

-De estos puntos que señala, ¿cuáles considera de mayor urgencia en este asunto que comentamos?

Aludiré a algunos de ellos.

La desigualdad, el despilfarro, la injusticia y la insolidaridad que estamos viviendo provienen de un sistema que fomenta el egoísmo, la competencia agresiva y el afán insaciable por lo material y el dinero. Ese sistema opera a nivel global, nos mercantiliza, está en manos de unos grupos financieros terribles y nos deshumanizan. El rumbo del mundo personal e interpersonal está enormemente condicionado por este programa vorazmente consumista y nos encontramos con un mundo occidental rico y próspero pero con poca humanidad y escasa interioridad ética.

Frente a este mundo, las personas y la sociedad se encuentran con el desafío de no abdicar de los valores éticos y supeditar los mercados y la economía a los valores y superioridad de la persona. El dilema y desarrollo de cada ciudadano varía según sea el contorno cultural-educativo que lo rodea y lo guía.

Obviamente, es en este mundo neoliberal globalizado donde se plantea el papel que juega la fe en un ciudadano católico. Y ahí vienen las interpretaciones de los mismos católicos, unas en línea con el Evangelio y otras no tanto.

-¿Y cómo saber las que están en línea y las que no?

Se puede discernir en qué consiste ser católico simplemente con abrir el Nuevo Testamento y leer las enseñanzas de Jesús de Nazaret. Yo voy a fijarme en una de ellas, muy clara y que determina la identidad precisa de quien quiera ser seguidor de Jesús.

Un jurista le pregunta a Jesús qué debe hacer para heredar la vida eterna. El mismo jurista, a instancias de Jesús, contesta “Ama a Dios con todo corazón y al prójimo como a ti mismo”. Perfecto, le repone Jesús. Pero, ¿y quién es mi prójimo? le replica el jurista. Y sigue la respuesta del Nazareno: Bajaba un hombre de Jerusalén a Jericó, lo asaltaron, lo molieron a palos y lo dejaron medio muerto. Pasaron por allí un sacerdote y un clérigo. Y los dos hicieron lo mismo: dar un rodeo y pasar de largo. Pasó un samaritano, lo vió, sintió lástima, lo atendió y lo llevo a una posada y lo cuidó.

Jurista amigo, concluyó Jesús, ¿cuál de estos tres se hizo prójimo del que cayó en manos de los bandidos? “El que tuvo compasión de él”, contestó. Pues anda, terminó Jesús, haz tú lo mismo.

Si alguien encuentra un texto más bello y revolucionario que éste que lo diga. Si a alguien, después de leerlo, le quedan dudas sobre lo que debe hacer para ser un fiel seguidor de Jesús, que lo diga. Si alguien se muestra perplejo entre seguir esta pauta u otras para ser un buen católico, que lo diga o que lea el también inequívoco pasaje de Mateo 25, 31-46: “Os lo aseguro cada vez que no atendisteis a esos humildes y pequeños hermanos: hambrientos, sedientos , extranjeros, desnudos, enfermos, encarcelados… a mí no me atendisteis”.

-Pero, ¿cómo conciliar esto con tantas prácticas cultuales y devocionales, que parecen ir al margen, desconectadas de las necesidades, de los problemas y de los sufrimientos de la gente?

Ahí está la clave. Un culto desconectado de la vida, desposeído de la pasión por la justicia, en cristiano es pura herejía: separa el amor a Dios del amor al prójimo. Hace unos días, me encontraba en Zaragoza, visité a la Virgen del Pilar y, al salir, me encontré con un pequeño círculo de gente que, en silencio, a medias entre la Basílica y el Ayuntamiento, mostraba pancartas que decían: “Iniciativa no violenta, ningún ser humano es ilegal” Me sumé y observé cómo los devotos del Pilar, muchos, salían y casi con miedo, apenas miraban, pasaban y pasaban. ¿Qué era mejor y más católico arrodillarse ante la Virgen y, a solas o entre rezos y cantos alabarle o también reconocerle y apoyar aquella iniciativa de tanto hermano proscrito y desatendido en esta Europa financiera y desalmada?

-O sea que el culto por sí mismo no vale.

El también que he dicho es esencial. El culto es hermoso, pero cuando va acompañado y transido de amor y de justicia. Ese Cristo , al que los católicos tanto rezamos, está en la calle, en los barrios, en las fábricas, en la familia, en las protestas públicas, en las luchas feministas y ecológicas,…

Pero, me temo, que muchos católicos viven refugiados en el templo, en los rezos, en las plegarias rutinarias, en las velas e inciensos , en la adoración nocturna, en las novenas, en las procesiones, en las misas, sin que oigan el grito que ya los profetas lanzaban en el Antiguo Testamento: “No os habéis vuelto a mí, porque practicáis la hipocresía de un culto vano” ( Am 5,21-23), “¿Creéis que es una cueva de bandidos este templo que lleva mi nombre” (Jer 7, 1-11). “Ya no me traigáis dones inútiles, el incienso me resulta abominable; novilunios, sábados, asambleas, no soporto ayuno y festividades, vuestras solemnidades y festividades las detesto, aunque multipliquéis las plegarias no las escucho, buscad el derecho, la justicia, ayudad al oprimido” (Is 1,10-20).

Y en la misma línea se pronunció el gran profeta de Nazaret: “Cuando des un banquete invita a pobres, lisiados, cojos y ciegos; y dichoso tú entonces porque no pueden pagarte” (Lc 14, 14). “Vosotros, fariseos, sois los que os las dais de intachables ante la gente, pero Dios os conoce por dentro, y ese encumbrarse entre los hombres le repugna a Dios” (Lc 16, 15). “Ay de vosotros, juristas, que abrumáis a la gente con cargas insoportables, mientras vosotros ni las rozáis con el dedo” (Lc 11,46). “Ay de vosotros , fariseos, que pasáis por alto la justicia y el amor de Dios, esto había que practicar y aquello… no descuidarlo” (Lc 11 42).

Por lo visto, lo de ser católico es un tanto distinto a lo que de ordinario vemos.

Conviene no engañarse. Todos fallamos y necesitamos revisión y renovación constante. Pero, la buena intención y sinceridad de muchos católicos, de las que yo no dudo, necesita confrontarse con la práctica y enseñanza de Jesús. El católico de verdad no es ñoño ni piadosista, sino que trata de proceder como Jesús: con amor, que supone la justicia, la coherencia y la solidaridad. Muchos católicos de nuestras sociedad, que militan en los grandes partidos, debieran exorcizar los demonios de su política y, por lo menos, no pasar como católico lo que en modo alguno cuadra con el Evangelio: las desigualdad, la injusticia, la insolidaridad, la prepotencia y la inmisericordia están en la antítesis del Evangelio.

Una política humana justa, liberadora, no surgirá ni será efectiva hasta que no se piense y elabore desde las necesidades y derechos de los más débiles y desfavorecidos. Es una vergüenza que no haya dinero ( tres mil o cinco mil millones de euros ) para acabar con el hambre en el mundo y sólo al día se gaste en armas más de cuatro mil millones.

La crisis no es económica, es ético religiosa. Los valores del mercado pretenden suplantar o sepultar los grandes valores humanistas del amor, de la justicia y de la solidaridad.

Escrito al Consejo del Poder Judicial

SOLIDARIOS CON GARZÓN

La abogada Cristina Almeida y la organización Solidarios con Garzón han presentado esta mañana un escrito ante el Consejo del Poder Judicial en el que, al amparo del derecho de petición y de la Carta de Derechos de los Ciudadanos ante la Justicia, se les informe de los patrocinios y subvenciones que reciben las asociaciones judiciales por parte entidades de crédito para la celebración de congresos, así como los tratamientos de favor que tienen como clientes preferentes de dichas entidades.

Cristina Almeida explicó que el juez del Supremo Manuel Marchena, en el sumario contra el exjuez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón por los cursos de Nueva York, se permitió encausar al juez diciendo, antes de archivar la causa, que Garzón podía haber cometido un delito de cohecho. “Nos hemos quedado tan asombrados que hemos hecho un estudio sobre todos los cursos a los que van todos los magistrados y la cantidad de ellos que están vinculados a organizaciones, a fundaciones, a institutos, incluso a despachos de abogados que muchos de ellos son los que están defendiendo a los de la Gürtel”, dijo Almeida.

“Por eso”, siguió la abogada, “hemos hechos un escrito para que se abran unas diligencias en el Consejo para ver qué tipo de ayudas reciben las asociaciones de jueces, y luego otro mucho más expreso, donde denunciamos la actuación de muchos magistrados del Supremo que se han pronunciado en los distintos procesos de Garzón, y como todos ellos están vinculados, para tener una relación de cuánto han cobrado, de quién han cobrado, porque todas esas cosas están desacreditando a la justicia”.

Durante la concentración ante el Consejo del Poder Judicial, una docena de representantes de Solidarios con Garzón profirieron gritos de “Hay que juzgar al franquismo criminal” y “Fuera fascistas del Tribunal Supremo”.

El escrito de petición de información sobre patrocinios a las asociaciones de jueces detalla algunos donativos de las cajas de ahorros de San Sebastián, Guipúzcoa y Madrid a Jueces para la Democracia por un total de 1.700.000 pesetas (unos 10.000 euros) en 1989, y donaciones de otras entidades en 1996, 2003 y el último en 2010, para un congreso que fue financiado por BBK.

También consta la “colaboración” de Banesto y Novacaixa Galicia para el XIX congreso de la Asociación profesional de la Magistratura (APM), convenios de esta asociación con los grupos BBVA y BSCH para “conseguir mejoras para jueces y magistrados asociados en servicios financieros” y la celebración de una jornada sobre justicia y telecomunicaciones en Valencia, patrocinada por Telefónica, para la Fundación para la Magistratura, dependiente de la APM.

El escrito también cita el “Club Banesto Justicia” para jueces que ofrece cuentas corrientes con un interés del 1,25% sin comisiones y condiciones especiales para hipotecas y préstamos. Otras asociaciones, como Francisco de Vitoria y Foro Judicial Independiente admiten en sus estatutos, según el escrito, subvenciones y ayudas públicas y otras de “lícita procedencia”, sin más precisiones.

El segundo escrito presentado ante el Consejo detalla las relaciones de magistrados que llevaron procesos contra Garzón o de los que dictaron su condena con instituciones de enseñanza como Schola Iuris, en la que figuran como profesores de un máster los magistrados de la Sala Penal José Manuel Maza, Manuel Marchena y Julián Sánchez Melgar; la fundación para la Investigación sobre el Derecho y Empresa (FIDE), la que ha dirigido foros y cursos el ponente de la sentencia condenatoria contra Garzón, Miguel Colmenero.

Los denunciantes afirman que en el plantel de profesores de la Universidad Juan Carlos I figuran los siete magistrados que juzgaron y condenaron a Garzón, junto a abogados que en su día asumieron la defensa de imputados relacionados con la trama Gürtel. También consideran “relevante, por su significación ideológica y política” que el magistrado Miguel Colmenero, de la sala que juzgó y condenó a Garzón, participase en cursos de la fundación FAES, que preside José María Aznar, en al menos cinco ocasiones entre 2005 y 2007.

El magistrado en excedencia Adolfo Prego, según los denunciantes, asistió a 27 actos convocados por FAES y en al menos tres de ellos participó como coordinador o ponente.

El instructor del caso Nueva York contra Garzón, Manuel Marchena, aparece vinculado, según el escrito de petición, a eventos de la editorial jurídica Wolster Kluwer como jurado del premio La Ley de artículos doctrinales, en el que coincide con Prego. Ha intervenido en el comité de expertos del Observatorio de Justicia Gratuita del Consejo General de la Abogacía y La Ley.

En 2007, 2008 y 2009 Marchena participó en los foros de Evidencias Electrónicas que preside el despacho de abogados Garrigues y del que consta el patrocinio a dicho foro de Ancert, Cybex, El Derecho, Informática El Corte Inglés, Postal Trust, Secuware, Symantec y T-Systems. También ha participado en el congreso de 2008 de la empresa Ingefor Consultores, con Maza y letrados del despacho Garrigues; en un encuentro del Instituto de Fomento Empresarial, y en la VII Semana Jurídica Malacitana, junto al presidente de la Sala Penal Juan Saavedra, y el magistrado Miguel Colmenero. Marchena también ha sido profesor del máster de Nuevas Tecnologías de la Información de un instituto del ICADE..

El presidente de la Sala Penal, Juan Saavedra, ha intervenido, con el patrocinio de Caja7, en diversos actos en las Islas Canarias en algunos de los cuales ha coincidido con el magistrado José Manuel Maza y el abogado José Antonio Choclán, acusador de Garzón en las escuchas Gürtel. Saavedra también participa en 2009 en un acto en Málaga, patrocinado por Cajamar, en unas jornadas jurídicas en Ceuta en 2011 y es miembros del consejo asesor del centro de formación Datadiar, entre otras actividades.

El escrito pide la comprobación y esclarecimiento de estos hechos, que según dice, “suscitan serias dudas sobre el cumplimiento por dichos magistrados del Tribunal Supremo del régimen de incompatibilidades y prohibiciones” ya que “pueden incidir en la validez de sus decisiones jurisdiccionales y, en consecuencia, en su posible nulidad”

JEAN ZIEGLER DICE QUE ESPAÑA NO DEBE PAGAR LA DEUDA

Iván Gil

Jean Ziegler, vicepresidente del consejo consultivo de la comisión de DDHH de la ONU.

“Vivimos en un orden mundial criminal y caníbal, donde las pequeñas oligarquías del capital financiero deciden de forma legal quién va a morir de hambre y quién no. Por tanto, estos especuladores financieros deben ser juzgados y condenados, reeditando una especie de Tribunal de Núremberg”. Con esta aplastante contundencia despacha Jean Ziegler, vicepresidente del Consejo consultivo de Derechos Humanos de la ONU, su particular análisis del actual momento histórico.

La dilatada trayectoria diplomática de este profesor emérito en la Universidad de Ginebra y comprometido analista internacional, que fue relator especial de la ONU para el Derecho a la Alimentación durante ocho años, impide que le tiemble la voz a la hora de señalar con el dedo inquisidor a los ‘culpables’ de la crisis sistémica. “No puede ser que en un planeta con los recursos agroalimentarios suficientes para alimentar al doble de la población mundial actual, haya casi una quinta parte de sus habitantes sufriendo infraalimentación”.

En su último libro Destrucción Masiva. Geopolítica del hambre (Península), que Ziegler presentó ayer en Madrid, pone sobre la mesa una serie de cuestiones molestas de las que otros diplomáticos ni siquiera se atreven a hablar en los pasillos de la ONU. Unas críticas irreverentes que ya ventiló en otros trabajos como El hambre en el mundo, Los nuevos amos del mundo y aquellos que se le resisten, El imperio de la vergüenza o El odio a Occidente. “Hay que multiplicar rápidamente las fisuras en el muro capitalista para derrumbarlo y crear un nuevo orden mundial más justo”.

Su receta para revertir esta situación es, si cabe, tan radical o más que su tesis sobre la generación de las desigualdades: “Ocupar masivamente los bancos, nacionalizarlos y confiscar las arrogantes riquezas robadas por los especuladores financieros”. Una extremista postura que lo lleva incluso a criticar la incapacidad de movimientos de la sociedad civil como el 15M en España u Occupy Wall Street en Estados Unidos. “Reconozco que son símbolos importantes y que han logrado la simpatía de la sociedad, pero todavía son insuficientes para quebrar la actual relación de fuerzas si no desembocan en una huelga general. Hay que darse cuenta de que en el orden mundial reina una violencia estructural que se debe combatir con una contraviolencia basada en la resistencia pacífica”.

La migración de los grandes fondos especulativos a los mercados de materias primas, principalmente de la agroalimentación, la cual creció exponencialmente en el trienio 2005-2008 como explica Ziegler en su último libro, “es el origen de esta crisis genocida porque han disparado el precio de los alimentos básicos”. A pesar de la ‘destrucción masiva’ conceptualizada por Ziegler, el diplomático exhibe su característico optimismo de luchador a contracorriente y asegura que esta situación creará la conciencia social necesaria para “multiplicar rápidamente las fisuras en el muro capitalista, que acabarán derrumbándolo y creando un nuevo orden mundial”.

La insurrección será por el hambre o no será

El primer paso, explica, es darse cuenta de que “los criminales financieros son el enemigo común de los europeos, de los africanos y del resto de la población que sufre de hambre y desempleo en el mundo. Unos oligarcas que monopolizan los beneficios y privatizan los servicios y recursos”. Para Ziegler, esta toma de conciencia será el advenimiento de una nueva forma de solidaridad internacional entre todos los pueblos, que posteriormente se transformará en un “frente de resistencia intercontinental”. La lucha de clases es absolutamente inevitable porque no se puede mantener el sufrimiento de forma permanente.

Un convencimiento “total”, pero que se transforma en duda cuando se le pregunta por los riesgos y los pilares sobre los que se fundará este alzamiento popular. “Es un misterio, no puedo hablar de la revolución porque se trata de la libertad liberada en las personas y los procesos revolucionarios son imposibles de prevenir porque tienen sus propias leyes y no son conocidas”.

Lo que sí tiene claro Ziegler es que la insurrección, como ha ocurrido en la mayoría de estos procesos a lo largo de la historia, se producirá por el hambre. “La hambruna ya es una realidad en las banlieues parisinas y el pueblo español también está sufriendo la pobreza, como el resto de Europa”. En este contexto, indica, la lucha de clases es “absolutamente inevitable porque las oligarquías capitalistas no serán capaces de reeditar el genocidio americano de los indios, ya que es imposible matar a todo un país como España y hacerle aceptar permanentemente las cadenas”.

“España no debería pagar su deuda porque es delictiva e ilegítima”

Las “cadenas” a las que retóricamente se refiere este diplomático de la ONU estarían impuestas por las políticas económicas de la austeridad, que califica como “absurdas y destructoras”. Los teóricos del neoliberalismo, añade, “nos han hecho creer que hoy en día la austeridad es la única política posible, pero sólo se aplica a la clase trabajadora y nunca a los banqueros. Estas políticas tienen un límite objetivo y no van a resolver los problemas”. Hollande y Obama deben formar una alianza en favor de las políticas económicas del crecimiento

En contraposición a estas recetas neoliberales, Ziegler defiende unas políticas centradas en el crecimiento. Esta es la única esperanza que deposita en los representantes políticos, aunque matiza que de forma “extremadamente leve”. Sus protagonistas no podrían ser otros que François Hollande y Barack Obama. “Ambos deben formar una alianza por el crecimiento basada en la inversión pública, el incremento del salario mínimo, las prestaciones sociales, la búsqueda del pleno empleo y la lucha contra la desindustrialización”.

Para el vicepresidente del consejo consultivo de Derechos Humanos de la ONU estas políticas no son la solución final si no van acompañadas de un despertar de la sociedad civil y, sobre todo, del impago de la deuda. “Los dirigentes españoles deben hacer lo mismo que ha hecho Rafael Correa en Ecuador, es decir, negarse a pagar la deuda, cuya amortización ya es altísima, porque es odiosa e ilegítima. Esto es, se ha creado, en gran parte, por la delincuencia financiera y la corrupción política, sin materializarse en inversiones reales”.

Una perspectiva que lo lleva incluso a cometer el atrevimiento de recomendar a los españoles que objeten en la declaración de la renta al porcentaje del gasto dedicado a la deuda pública. Una campaña lanzada desde el 15M que califica de “necesaria, inteligente y eficaz”. Todos estos elementos en su conjunto, unidos a la inflación, podrán acabar con las “deudas injustas”.

Refundar la ONU para instaurar un nuevo orden mundial

La Organización de las Naciones Unidas debe tener un papel central en el futuro escenario mundial. Como explica Ziegler, la ONU se fundó con el objetivo principal de defender el interés general de los pueblos y promulgar los principios recogidos en la Carta de los Derechos Humanos. Sin embargo, “los mercenarios han pervertido su papel y destruido su credibilidad moral”. Entre ellos, no duda en señalar al exsecretario general Ban Ki-Moon o al presidente del consejo de selección de los relatores, el hondureño Roberto Flores, “quien apoyó el golpe de Estado en su país en 2009”. Los mercenarios han pervertido el papel de la ONU y destruido su credibilidad moral.

Para Ziegler, la refundación de esta organización pasa por imprimirle “mucha más democracia” eliminando el poder de veto de las naciones integrantes del Consejo de Seguridad, limpiándola de “golpistas” y eliminando las prebendas del FMI y el BM. El neoliberalismo delictivo, concluye el diplomático, debe acabarse ya.
23-Mayo-2102 – EL Confidencial

4. AUSENCIA DE UN RELATO NUEVO EN LA RÍO +20
En el documento que presenta la ONU no hay salvación

Leonardo Boff

Lo que pertenece a la vida es sagrado y no puede ir al mercado de los negocios. Pero está yendo, bajo este imperativo categórico: aprópiate de todo, haz comercio con todo, especialmente con la naturaleza y con sus bienes y servicios.

En el documento que presenta la ONU no hay salvación.

Nuestra cosmología es la de la conquista del mundo con vistas al crecimiento ilimitado. Sólo La cosmología del cuidado y de la responsabilidad universal, es potencialmente salvadora. Consiguió su mejor expresión en la Carta de la Tierra.

El vacío básico del documento de la ONU para la Río 20 reside en una completa ausencia de un relato o de una cosmología nuevos que pudieran garantizar la esperanza del «futuro que queremos», lema del gran encuentro. Tal como está, niega cualquier futuro prometedor.

Para sus formuladores, el futuro depende de la economía, poco importa el adjetivo que se le agregue: sostenible o verde. Especialmente la economía verde realiza el gran asalto al último reducto de la naturaleza: transformar en mercancía y poner precio a aquello que es común, natural, vital e insustituible para la vida como el agua, los suelos, la fertilidad, las selvas, los genes etcétera. Lo que pertenece a la vida es sagrado y no puede ir al mercado de los negocios. Pero está yendo, bajo este imperativo categórico: aprópiate de todo, haz comercio con todo, especialmente con la naturaleza y con sus bienes y servicios.

He aquí el supremo egocentrismo y arrogancia de los seres humanos, llamado también antropocentrismo. Éstos ven a la Tierra como un almacén de recursos sólo para ellos, sin darse cuenta de que no somos los únicos que habitamos la Tierra ni somos sus propietarios; no nos sentimos parte de la naturaleza, sino fuera y por encima de ella como sus «dueños y señores». Olvidamos, sin embargo, que existe toda la comunidad de vida visible (5% de la biosfera) y cuatrillones de cuatrillones de microorganismos invisibles (95%) que garantizan la vitalidad y la fecundidad de la Tierra. Todos ellos pertenecen al condominio Tierra y tienen derecho a vivir y convivir con nosotros. Sin relaciones de interdependencia con ellos, ni siquiera podríamos existir. El documento no tiene en cuenta nada de esto. Podemos decir entonces que con él no hay salvación. Abre un camino hacia el abismo. Mientras tengamos tiempo, urge evitarlo.

Nuestro actual relato o cosmología es el de la conquista del mundo con vistas al crecimiento ilimitado. Se caracteriza por ser mecanicista, determinista, atomizada y reduccionista. Según ese relato, el 20% de la población mundial controla y consume el 80% de todos los recursos naturales, la mitad de las grandes selvas han sido destruidas, el 65% de las tierras agrícolas cultivables, perdidas, de 27,000 a 100,000 especies de seres vivos desaparecen cada año (Wilson) y más de 1000 agentes químicos sintéticos, la mayoría tóxicos, son lanzados a la naturaleza. Construimos armas de destrucción masiva, capaces de eliminar toda la vida humana. El efecto final es el desequilibrio del sistema-Tierra que se expresa por el calentamiento global. Con los gases ya acumulados, hacia 2035 llegaremos fatalmente a un incremento de 3-4° C, lo que hará la vida, tal como la conocemos, prácticamente imposible.

La actual crisis económico-financiera, que está sumergiendo a naciones enteras en la miseria, nos hace perder la percepción del peligro y conspira contra cualquier cambio necesario de rumbo.

En contraposición, surge el relato o la cosmología del cuidado y de la responsabilidad universal, potencialmente salvadora. Consiguió su mejor expresión en la Carta de la Tierra. Sitúa nuestra realidad dentro de la cosmogénesis, aquel inmenso proceso evolutivo que se inició hace 13.7 miles de millones de años. El universo está expandiéndose, auto-organizándose y auto-creándose continuamente. En él todo es relación en redes y nada existe fuera de esta relación.

Por eso todos los seres son interdependientes y colaboran entre sí para garantizar el equilibrio de todos los factores. La misión humana reside en cuidar y mantener esa armonía sinfónica. Necesitamos producir no para la acumulación y el enriquecimiento privado sino lo suficiente y decente para todos, respetando los límites y los ciclos de la naturaleza.

Por detrás de todos los seres actúa la Energía de fondo que dio origen y sustenta el universo permitiendo nuevas emergencias. La más espectacular de ellas es la Tierra viva y los humanos, la porción consciente de ella, con la misión de cuidarla y de responsabilizarse por ella.

Este nuevo relato garantiza «el futuro que queremos». De lo contrario seremos empujados fatalmente a un caos colectivo con consecuencias funestas. Ella se revela inspiradora. En vez de hacer negocios con la naturaleza nos situamos en el seno de ella en profunda sintonía y sinergia, respetando sus límites y buscando el «vivir bien», que es la armonía con todos y con la Madre Tierra. La característica de esta nueva cosmología es el cuidado en lugar de la dominación, el reconocimiento del valor intrínseco de cada ser y no su mera utilización por el hombre, el respeto por toda la vida y por los derechos de la naturaleza y no su explotación, y la articulación de la justicia ecológica con la justicia social.

Este relato está más de acuerdo con las necesidades reales humanas y con la lógica del propio universo. Si el documento Río +20 la adoptase como telón de fondo, se crearía la oportunidad de una civilización planetaria en la cual el cuidado, la cooperación, el amor, el respeto, la alegría y la espiritualidad serían centrales. Tal opción apuntaría no hacia el abismo sino hacia el futuro que queremos: una biocivilización de la buena esperanza.

Últimos artículos

Los acordes de la protesta propalestina: Rozalén, Amparanoia y otros artistas unen su voz a las acampadas -- Alejandra Mateo Fana

Público Los estudiantes propalestina han organizado este miércoles y jueves unas jornadas reivindicativas donde utilizan...

Afirmar que Dios es Trinidad es semejante a decir que Dios es comunidad -- Consuelo Vélez, teóloga

Fe y Vida Comentario al evangelio del domingo de la Santísima Trinidad 26-05-2024 Afirmar que...

Los crímenes de Israel son mucho peores que los de Hamás -- Jonathan Cook

Rebelión En realidad no hay ni punto de comparación Fuentes: Substack Traducido para Rebelión por Paco Muñoz...

Noticias similares

Los acordes de la protesta propalestina: Rozalén, Amparanoia y otros artistas unen su voz a las acampadas -- Alejandra Mateo Fana

Público Los estudiantes propalestina han organizado este miércoles y jueves unas jornadas reivindicativas donde utilizan...

Afirmar que Dios es Trinidad es semejante a decir que Dios es comunidad -- Consuelo Vélez, teóloga

Fe y Vida Comentario al evangelio del domingo de la Santísima Trinidad 26-05-2024 Afirmar que...

Los crímenes de Israel son mucho peores que los de Hamás -- Jonathan Cook

Rebelión En realidad no hay ni punto de comparación Fuentes: Substack Traducido para Rebelión por Paco Muñoz...