Padrenuestro -- Frei Betto

Publicado en

Adital

Padre nuestro que estás en el cielo y eres nuestra Madre en la Tierra, amorosa orgía trinitaria, creador de la aurora boreal y de los ojos enamorados que enternecen el corazón. Señor contrario al moralismo desencarnado y guía del camino peregrino de las hormigas de mi jardín.
Santificado sea tu nombre grabado en los girasoles de inmensos ojos dorados, en el enlace del abrazo y en la sonrisa cómplice, en las partículas elementales y en la candidez de la abuela al servir la sopa.

Venga a nosotros tu Reino para saciarnos el hambre de belleza y sembrar reparto donde hay acumulación, alegría donde reina el dolor, sabor a fiesta donde campea la desolación.

Que se haga tu voluntad en las sendas desnortadas de nuestros pasos, en los ríos profundos de nuestras intuiciones, en el suave vuelo de las garzas y en el beso voraz de los amantes, en la respiración atosigada de los afligidos y en la furia de los vientos convertidos en huracanes.

Así en la Tierra como en el cielo, y también en el núcleo de la materia oscura y en la garganta abisal de los agujeros negros, en el grito inaudible de la mujer acongojada y en el prójimo visto como distinto, en los arsenales de la hipocresía y en las cárceles que congelan vidas.

Danos hoy nuestro pan de cada día, y también el vino embriagador de la mística alucinada, la valentía de decirle no al propio ego, el dominio vagabundo del tiempo, el cuidado de los desheredados y la ausencia de temor de los profetas.

Perdona nuestras ofensas y deudas, la altivez de la razón y la acidez de la lengua, la avidez desmesurada y la máscara con que cubrimos nuestra identidad, nuestra ofensiva indiferencia y nuestro reverencial servilismo, la ceguera ante el horizonte desprovisto de futuro y la inercia que nos impide hacerlo mejor.

Así como nosotros perdonamos a quien nos ha ofendido y a nuestros deudores, los que nos provocan con orgullo y convierten en envidia nuestra tristeza de no poseer el bien ajeno, y a quien, ajeno a nuestra supuesta importancia, se cierra a la inconveniente intromisión.

Y no nos dejes caer en la tentación ante el porte suntuoso de los tigres de nuestras cuevas interiores, de las serpientes atentas a nuestras indecisiones, de los buitres depredadores de la ética.

Mas, líbranos del mal, del desaliento, de la desesperanza, del ego inflado y de la vanagloria insensata, de la insolidaridad y de la endeblez del carácter, de la noche desprovista de sueños y de la obesidad de convicciones insustanciales.

Amemos.

Ave María latinoamericana

Ave María / grávida de las aspiraciones de nuestros pobres, / el Señor está contigo, / bendita eres entre los oprimidos, / benditos los frutos de liberación / de tu vientre.

Santa María, madre latinoamericana, / ruega por nosotros / para que confiemos en el Espíritu de Dios, / ahora que nuestro pueblo asume la lucha por la justicia / y en la hora de construirla en libertad, / para un tiempo de paz. / Amén.

Oración del pájaro

Señor, vuélveme loco, irremediablemente loco
Como los poetas sin palabras para sus poemas,
Las mujeres poseídas por el amor prohibido,
Los suicidas, repletos de valor ante el miedo de vivir,
Los amantes que hacen del cuerpo la explosión del alma.
Dame, Señor, el don fascinante de la locura
Impregnado en el rostro miserable del pobre de Asís,
Según las películas dionisíacas de Fellini,
Resplandeciente en las telas polícromas de Van Gogh,
Presente en la lucha oscura de Lampião.

Quiero la locura explosiva, sin la amargura
De la razón ética de las personas saciadas en la noche por la TV,
De la satisfacción de los funcionarios fabricantes de informes,
De los deberes de los clérigos vacíos de amor,
De los discursos políticos ciegos al futuro.

Haz de mí, Señor, un loco
Embriagado por tu amor,
Marginado del papel de los hombres serios,
Para poder aprender la ciencia del pueblo,

En nupcias con la Cruz que sólo la Fe entiende,
Como un loco a otro loco.

[Autor de «Diario de Fernando. En las cárceles de la dictadura militar brasileña» (Editora Rocco).
Copyright 2009 – Frei Betto – Se prohíbe la reproducción de este artículo por cualquier medio, electrónico o impreso, sin autorización. Agencia Literaria MHP.
Traducción de J.L.Burguet]

* Escritor y asesor de movimentos sociais

Últimos artículos

El Papa clama por Oriente Medio: «Dios es paz y quiere la paz. Quien cree en él no puede sino repudiar la guerra»

Religión Digital "Que no se aviven las llamas del resentimiento", reclama en un mensaje "Me...

Otro paso para un Papa ecuménico -- Juan A. Estrada

Religión Digital "La Pentarquía de patriarcados serviría como inspiración y referencia para un papado más...

Qué más tiene que ocurrir en Gaza para decir (de verdad) basta

Rebelión Fuentes: La Marea Seis meses después, Israel continúa arrasando a la población de Gaza con...

Noticias similares

El Papa clama por Oriente Medio: «Dios es paz y quiere la paz. Quien cree en él no puede sino repudiar la guerra»

Religión Digital "Que no se aviven las llamas del resentimiento", reclama en un mensaje "Me...

Otro paso para un Papa ecuménico -- Juan A. Estrada

Religión Digital "La Pentarquía de patriarcados serviría como inspiración y referencia para un papado más...

Qué más tiene que ocurrir en Gaza para decir (de verdad) basta

Rebelión Fuentes: La Marea Seis meses después, Israel continúa arrasando a la población de Gaza con...