InicioRevista de prensaespiritualidadNos da más miedo el Jesús histórico que el Cristo de la...

Nos da más miedo el Jesús histórico que el Cristo de la Fe -- Luís Alemán Mur

Publicado en

Somos Iglesia Andalucía

Por mucha experiencia de resurrección, por muy densa que fuera la nube que lo ocultó mientras subía al cielo, por traumática que fuera el choc de la crucifixión reciente, no se pudieron borrar todas sus huellas.

Verdad que no sabemos cómo era el tono de su voz, ni cómo miraba. Ni si quiera nos consta cuánto era de bien parecido. Todos los pintores y escultores creyentes han creado un Jesús alto, fornido, atractivo, guapo. Incluso a veces, acomodándolo a las modas del momento, con un toque amariconado. Pero al margen del arte plástico, en cada sermón cada cura, cada obispo, cada papa se atreve a describirnos, más o menos explícitamente, un Cristo a modo de capellán de monjas, o un Cristo sabelotodo, un Cristo clerical, o un tostonazo.

No deja de ser curioso que después de tantos vendavales, tan traído y tan llevado, Jesús, aquel israelita de Galilea conserve magnetismo tan poderoso como para que se muera por Él, y se llore en silencio, pensando en Él y sintiendo su cercanía.

Sí, quedan demasiadas huellas, demasiadas pistas de un hombre real, como para que puedan vaporizar su figura y convertirlo en un extraterrestre.

Y parece que en los últimos lustros, roto el tabú impuesto clericalmente (cuyo exponente máximo fue un tal Pío IX), conseguida la libertad de pensamiento, y con mejores técnicas de investigación, es hora de recomponer la figura de aquel hijo del hombre.

Tanto el cristianismo, y sobre todo su jerarquía mostraron, siempre, una inclinación a la ultra defensa de lo divino en Jesús, en detrimento de lo humano. No olvidemos que la primera herejía cristiana fue cristológica, el docetismo. Llegó a defender que el cuerpo de Jesús era sólo una fachada para ocultar a Dios. Esto es, un hombre falso con poderes divinos.

Asesinado Jesús por el clero, a sus discípulos les costó mucho, primero, experimentar al Jesús resucitado. Y después, demostrar la resurrección de Jesús.

Luego, a los cristianos les ha costado mucho, y les sigue costando a los jerarcas de hoy, aceptar que el Jesús histórico era hombre no sólo filosóficamente, sino en el pleno sentido del término. Y por tanto, admitir la realidad de un Jesús con el nivel de desconocimientos sobre el universo y la historia similar al común de sus paisanos.

Es decir, siempre hemos estado pensando en un Jesús prefabricado. Y mientras no se admita la humanidad de Jesús en toda su integridad y consecuencias, no es posible entender nada de la “historia de Dios” con el hombre.

Esta nueva ola, concentrada en el dichoso código da Vinci; esas fantasías de que Jesús fue concebido en una relación de una judía con un soldado romano; la telenovela de los amores con la Magdalena y esos supuestos hijos que le heredaron vienen a ser como la contrapartida a la nausea clerical de un Cristo vaporoso y divino. Es como una especie de venganza por haber olvidado la realidad y el estudio del Jesús histórico.

Hombre, israelita de Galilea, que no nace hecho, que se hace poco a poco, como hombre y como creyente en Dios creador, con tal luminosidad y fuerza, que descubre:

que los hombres son la obra del Creador, que el Creador es Padre, que la intención del Padre es conseguir que los hombres sean libres, y así poder llegar a ser hijos suyos, y que por encima del hombre, ni siquiera el Templo, ni la misma Ley.

En ese israelita cuaja tan a la perfección el proyecto de Dios Creador, que el Padre lo hace suyo. “Cristo es de Dios”, S. Pablo: Él en el Padre, y el Padre en Él. Jesús es el lugar de encuentro para la humanidad y la divinidad.

Su misión, su obra la realiza como hombre que es, y en medio de los hombres. Nace como hombre, crece como hombre, habla como hombre, se indigna como hombre, llora como hombre, ama como hombre, ora como hombre, sabe de sed y de hambre, muere como hombre. Y lo devuelve a la vida su Padre. Es Jesús, Hijo de Dios.

¿Puedo saber cómo habló y qué habló ese hombre? ¿Puedo saber cómo amaba y a quién amaba ese hombre? ¿Puedo saber cómo actuó ante los sacerdotes del Templo? ¿Puedo saber cómo actuó ante la Ley de Dios y ante la Ley del Templo?

¿Podría separar lo que Él dijo, de lo que dicen que dijo? ¿Podría saber si dijo “bienaventurados los pobres”, o “bienaventurados los pobres de espíritu? ¿Por encima o por debajo de las construcciones literarias, visiones teológicas, intenciones personales de cada evangelista, puedo llegar al Jesús real, el que provocó todo aquello?

Porque no cabe duda de que quien arrastró a la gente, el que indignó al clero, al que mató el Sumo Pontífice y su curia, no fue el Cristo de la fe sino el Jesús de la historia.

El evangelio de los evangelistas me lo sé, y me encanta, y con él me he hecho cristiano. Pero ahora quisiera separar la literatura y la teología y encontrarme, en la medida de lo posible, con Él.

Si Ratzinger se ha encontrado con Él, ¿cómo es que sigue en el Vaticano?Si Cañizares se encontró con Jesús, el histórico ¿cómo se vistió con esa cola roja de cinco metros de larga para ser cardenal?

¿No será que lo hemos divinizado tanto para que no nos increpe y para que nos deje vivir, con mucha fe pero sin Él?

Últimos artículos

El Yunque, un secreto a voces -- Pedro Ingelmo

Diario de Cádiz ASOCIACIONISMO CATÓLICO Esta organización secreta mexicana se introdujo en España con la financiación...

Mirada cristiana sobre el escándalo de la inmatriculaciones -- Evaristo Villar

Alandar Ante al escándalo de las inmatriculaciones en España, muchos cristianos y cristianas exigen a...

Carta por +Gaza desde la U. de Chile

Reflexión y Liberación Estimadas/os Centro de Estudiantes Facultad de Filosofía y Humanidades Presente De nuestra consideración: Como Decanato de...

Noticias similares

El Yunque, un secreto a voces -- Pedro Ingelmo

Diario de Cádiz ASOCIACIONISMO CATÓLICO Esta organización secreta mexicana se introdujo en España con la financiación...

Mirada cristiana sobre el escándalo de la inmatriculaciones -- Evaristo Villar

Alandar Ante al escándalo de las inmatriculaciones en España, muchos cristianos y cristianas exigen a...

Carta por +Gaza desde la U. de Chile

Reflexión y Liberación Estimadas/os Centro de Estudiantes Facultad de Filosofía y Humanidades Presente De nuestra consideración: Como Decanato de...