InicioRevista de prensaespiritualidadMons. Altevir da Silva: Pacto de las Ca-tacumbas, compromiso "en acoger a...

Mons. Altevir da Silva: Pacto de las Ca-tacumbas, compromiso «en acoger a este Dios de la vida que creó todo para nosotros»

Publicado en

Enviado a la página web de Redes Cristianas

Fuente: Observatorio eclesial
«Fue una conexión con el Pacto de las Catacumbas del final del Concilio Vaticano II, trayendo a la vida de la Iglesia hoy en la Amazonía la importancia de una Igle-sia con rostro amazónico»»Este pacto es importante porque el Sínodo de la Ama-zonía para nosotros, especialmente para los que for-mamos parte de la Iglesia amazónica, es mucho más que un documento, mucho más que un legado que deja el Papa Francisco»

«Esta es una de las mayores lecciones que como Igle-sia debemos aprender de los pueblos indígenas, abra-zar la causa, morir por la causa, en defensa de nuestra casa común»»El Pacto de las Catacumbas del Sínodo para la Ama-zonía, nos trae algunas indicaciones que, al igual que el Concilio Vaticano II, son indicaciones y compromisos que podemos hacer un programa en nuestras iglesias locales»Del 6 al 27 de octubre de 2019 se llevó a cabo la Asamblea Sinodal del Sínodo para la Amazonía, proce-so que ha marcado el camino de una Iglesia sinodal.

Durante el Sínodo, el domingo 20 deoctubre de 2019, en las Catacumbas de Santa Domitila, se firmó el Pacto de las Catacumbas por el Cuidado de la Casa Común, recordando el pacto realizado en el mismo lugar duran-te el Concilio Vaticano II.Uno de los presentes fue Mons. José Altevir da Silva, que ve este momento como una oportunidad para avanzar en la «importancia de una Iglesia con rostro amazónico».

El Obispo de la Prelatura de Tefé dice ha-ber sentido «un momento histórico muy fuerte y al mis-mo tiempo una renovación del compromiso».El obispo considera que el Sínodo para la Amazonía es un compromiso, insistiendo en que «las personas que no entienden la importan-cia de este pacto que hicimos, nunca lo-grarán defender a la Iglesia que quiere ser una semilla de vida para nuestra Amazonía». Llamóa «hablar cada vez más de la importancia de este pac-to», a «acoger a este Dios de la vida que creó todo esto para nosotros».Según Mons.

Altevir, «todos los que se comprometan con esta causa serán perseguidos», insistiendo en que «las comunidades tradicionales, los quilombolas, los in-dígenas, tienen mucho que enseñarnos porque están ahí en el día a día, enfrentando, defendiendo». Un Pac-to que «son indicaciones y compromisos que podemos hacer un programa en nuestras iglesias locales».

Han pasado tres años desde el Sínodo para la Amazo-nía y uno de los momentos destacados de este Sínodo fue el Pacto de las Catacumbas para el cuidado de nuestra casa común, que recuerda el Pacto de las Ca-tacumbas realizado durante el Concilio Vaticano II. Us-ted participó en ese momento, ¿qué significó para usted esa celebración?En primer lugar, fue una conexión con el Pacto de las Catacumbas del final del Concilio Vaticano II, trayendo a la vida de la Iglesia hoy en la Amazonía la importan-cia de una Iglesia con rostro amazónico,como los obis-pos pensaron anteriormente también una Iglesia pobre, servidora, profética, una Iglesia que está junto al pue-blo, no separada del pueblo.

El hecho de hacer esto sobre las tumbas de los márti-res fue retomar de manera consciente, hermosa, el compromiso con la profecía, con el martirio, que hoy se está olvidando. En el primer momento de estar allí, ce-lebrando en las Catacumbas de Santa Domitila, me vino a la mente este recuerdo histórico.Sentí que era un momento histórico muy fuerte y al mismo tiempo una renovación del compromiso, sobre todo en el momento de firmar o mojar nuestros dedos en el urucum, algo propio de la Amazonía, de los pue-blos indígenas, dejando nuestras marcas en el paño, ese urucum que representa la sangre de los mártires, de muchos mártires de ayer y de hoy, y el compromiso sellado para que pudiéramos seguir con este pacto, es-te compromiso con la Iglesia aquí en la Amazonía.¿Qué podemos decir a aquellos, incluso a los que se llaman católicos, que no entienden este compromiso de cuidar nuestra casa común?

¿Por qué es importante este pacto en este sentido?Este pacto es importante porque el Sínodo de la Ama-zonía para nosotros, especialmente para los que for-mamos parte de la Iglesia amazónica, es mucho más que un documento, mucho más que un legado que deja el Papa Francisco. Es realmente un compromiso de vida con este pueblo, con este bosque y estos ríos. Las personas que no en-tienden la importancia de este pacto que hicimos, nun-
OBSERVATORIO ECLESIAL AÑO 10* 30 OCT –05 NOV2022* NUM. 47143ca podrán defender a la Iglesia que quiere ser una se-milla de vida para nuestra Amazonía, esto no se puede explicar a los que no quieren entender.

Lo que debemos hacer es precisamente hablar cada vez más de la importancia de este pacto que se celebró con varios obispos, laicos, sacerdotes y religiosas pre-sentes. Esto fue una diferencia, porque en el Concilio Vaticano II los obispos estaban presentes, pero ahora esta pre-sencia diversificada, esto fue muy importante para que viéramos que la fuerza transformadora y sustentadora de esta dimensión profética en la Amazonía va más allá de la Iglesia jerárquica, realmente brota del suelo de la tierra, en la persona de los laicos, de los sacerdotes comprometidos, de los obispos, y esto molesta a la gente que no lo quiere entender.Los que critican un pacto como éste no quieren enten-der el compromiso, esta forma de abrazar esta causa.

La mejor manera es seguir luchando para que la vida se transforme aquí entre nosotros, en nuestra querida Amazonía. El compromiso nos lleva a reconocer, como nos recor-daba Oscar Beozzo, que no somos los dueños de la tie-rra, pero nos comprometemos a acoger a ese Dios de la vida que creó todo esto para nosotros, defender la tierra, defender el río, defender nuestra casa común es sin duda defender la obra de creación de Dios, la prime-ra Biblia, la obra de la Creación. Nadie entendía esta Biblia, y luego vino la segunda Bi-blia, que es la que usamos, la Biblia escrita, pero la primera ya estaba escrita por Dios a través de nuestra casa común.

Entre los presentes en el Pacto de las Catacumbas se encontraban representantes de los pueblos indígenas, que son perseguidos y martirizados en muchas regio-nes de la Amazonía por asumir diariamente este Pacto para el cuidado de nuestra casa común. ¿Qué significa para la Iglesia este testimonio de los pueblos indígenas y de las comunidades tradicionales de la Amazonía, y cómo puede la Iglesia comprometer-se más en la defensa de estos pueblos perseguidos por la sociedad y por los gobiernos de los diferentes países de la Amazonía?Todos los que se comprometen con esta causa van a ser perseguidos, porque el sistema de muerte, el siste-ma crudo del capitalismo salvaje, que viene con toda su fuerza bruta sobre los pequeños, buscará silenciar la voz de los que defienden nuestra casa común.

Como nos dice el Papa Francisco, el grito de los pobres es el grito de la Tierra, y son confundidos. El grito del río, el grito de nuestra reali-dad amazónica, el grito de los animales huyendo del fuego de las quemas pla-nificadas por el sistema para avanzar cada vez más en la destrucción de nuestra Amazonía en busca de sus propios intereses, un interés no común sino de un pe-queño grupo.Este pequeño grupo que busca el dinero y la codicia perseguirá a todos los que abracen esta causa. Las comunidades tradicionales, los quilombolas, los pueblos indígenas, tienen mucho que enseñarnos porque están ahí, en el día a día, confrontando, defendiendo, incluso cambiando aspectos culturales, como ocurre ahora en nuestra región.

La cuestión de los piratas que están atacando a todos en la orilla del río. Los indígenas no escapan a esto, so-lían viajar de noche a visitar a sus familiares, en sus pequeñas canoas, porque con el sol, durante el día ha-ce mucho calor.Hoy tienen miedo porque los piratas les amenazan, en-tran en las casas, aunque no tengantantas cosas, pero asustan a la gente. Uno se da cuenta de que se están afectando aspectos culturales valiosos, pero no se rin-den, no tienen dónde ir.

La Iglesia debe aprender de ellos, la Iglesia también debe sentirse aliada de los pueblos originarios, enten-der a los pueblos indígenas desde una visión de pobre-za, no tienen a dónde ir, no abandonan el cuidado de la casa común. Esta es una de las mayores lecciones que como Iglesia debemos aprender de los pueblos indígenas, abrazar la causa, morir por la causa, en defensa de nuestra casa común.Es una expresión de pobreza y amor, la pobreza y el amor van juntos, los pobres nos evangelizan en este sentido. Por eso la Iglesia tiene mucho que aprender de los pueblos indígenas.

No podemos huir, tenemos que abrazar esta causa y asumirla hasta el final, siguiendo el ejemplo de los pueblos originarios.Una defensa de la casa común que poco a poco va abrazando la Iglesia como aparece en el Documento que recoge el proceso de escucha del Sínodo sobre la Sinodalidad, recientemente presentado. ¿En qué medida el Sínodo para la Amazonía, junto con la Laudato Si’, ha ayudado a la Iglesia a tomar concien-cia de la necesidad de cuidar nuestra casa común?Los documentos han ayudado, Laudato Si’ se actualiza-rá siempre, porque no habla de fuera hacia dentro, sino que habla de dentro hacia fuera. Parece que es la voz de la Tierra la que sale a través de los párrafos de la encíclica. Es algo realmente inexplicable, es la acción de Dios presente en este importante documento.

El la Amazonía, todavía estamos un poco lejos de lo que deberíamos hacer.El Pacto de las Catacumbas del Sínodo para la Amazo-nía, nos trae algunas indicaciones que, al igual que el Concilio Vaticano II, son indicaciones y compromisos que podemos hacer un programa en nuestras iglesias locales.

Sería muy importante para nosotros como Iglesia, si re-currimos a estos documentos, no dejar que se duerma este ardor, este grito, este clamor profético que el Papa Francisco nos pone delante tanto en Laudato Si’como en el Sínodo para la Amazonía.Especialmente en el Sínodo para la Amazonía, que fue construido por tanta gente en el proceso de escucha, que funcionó. Los pueblos originarios fueron escucha-dos y su voz se convirtió en un compromiso. Nos corresponde aprovechar estos espacios y llenar con ellos nuestros documentos en la Iglesia local, nues-tras directrices, nuestro plan pastoral, para que sea realmente bañado, iluminado, clarificado por estas lu-ces, para que no se enfríe el compromiso de amor y ar-dor misionero y profético.

Debemos hacer todo lo posible para que sea más co-mún y conocido. Tengo aquí, a la entrada de la casa donde vivo, el Pacto de las Catacumbas, todos nues-tros compromisos están ahí, están los desafíos de la Asamblea Eclesial Latinoamericana y del Caribe. Son cosas que la gente que viene aquí, entra y ve cuál es el camino de la Iglesia, hacia dónde queremos ir. Es-to hay que hacerlo muy a menudo, no debemos permitir que se creen nuevos documentos antes de vivir estos compromisos que tenemos, no va a ser fácil hacerlo.

Es importante insistir, como se ha pedido, en cambiar nuestro trabajo pastoral en la Amazonía. Como pidió el Papa, pasar de la visita a la presencia, a garantizar realmente el derecho a la mesa de la Palabra y la Euca-ristía, y sobre todo la defensa de nuestros territorios. Es un compromiso que debemos asumir, porque si no defendemos el territorio, no tiene sentido luchar por la sanidad, la educación. Si no defendemos el territorio, no podremos luchar por otros derechos.(religiondigital.org) 01/11/202

Últimos artículos

Terremoto, el Papa: Cerca de los afectados, necesaria ayuda concreta -- Salvatore Cernuzio – Ciudad del Vaticano

Vatican News Tweet de Francisco sobre el terremoto que devastó Turquía y Siria. El Pontífice...

El clima extremo y la guerra matan de hambre a Somalia -- Pablo Guimón

El País En los campos de desplazados de Dolow, miles de familias huyen de una...

Dos potentes terremotos dejan más de 3.000 muertos en Turquía y Siria -- Andrés Mourenza-Estambul

El País Los equipos de rescate buscan a las personas atrapadas en los numerosos edificios...

Noticias similares

Terremoto, el Papa: Cerca de los afectados, necesaria ayuda concreta -- Salvatore Cernuzio – Ciudad del Vaticano

Vatican News Tweet de Francisco sobre el terremoto que devastó Turquía y Siria. El Pontífice...

El clima extremo y la guerra matan de hambre a Somalia -- Pablo Guimón

El País En los campos de desplazados de Dolow, miles de familias huyen de una...

Dos potentes terremotos dejan más de 3.000 muertos en Turquía y Siria -- Andrés Mourenza-Estambul

El País Los equipos de rescate buscan a las personas atrapadas en los numerosos edificios...