InicioRevista de prensaAmérica LatinaLos fundamentalismos religiosos en América Latina: un desafío inaplazable##Observatorio Eclesial

Los fundamentalismos religiosos en América Latina: un desafío inaplazable -- Observatorio Eclesial

Publicado en

Enviado a la página web de Redes Cristianas

Hemos visto en el último lustro consolidarse en nuestro continente una trágica alianza entre corrientes políticas conservadoras y fundamentalismos religiosos que esperábamos ver superados en el escenario pluricultural de nuestra región latinoamericana y caribeña. Lo que parecía ser sólo un mal sueño pasajero, por su fracaso casi inmediato en Argentina y su evidente contracción en Brasil, parece en realidad ser un monstruo camaleónico que no da tregua y se niega a morir.

La explicación de este ascenso fundamentalista y neofacista en nuestros países es compleja, como sus causas. Y en estas, todos compartimos algo de responsabilidad, aunque es claro que la mayor de ellas es la imposición de un modelo económico que multiplica y profundiza las desigualdades sociales, económicas, culturales, de género y más; no es gratuito que el triunfo de esta alianza otrora característica de las dictaduras que asolaron nuestra región en décadas pasadas, coincida con el arribo al poder en EUA de un personaje prototípico del fanático fundamentalista religioso y neofacista, ejemplo claro de la barbarie que sigue al «fracaso» del capitalismo neoliberal.

Pero aún en países que se han sustraído de la influencia capitalista, se han librado de ella con no pocos esfuerzos o lo intentan con gobiernos políticos si no revolucionarios, al menos progresistas, la influencia de los sectores religiosos fundamentalistas en las instituciones sociales y políticas crece y se consolida aceleradamente, siendo riesgos patentes a la democracia, a los modelos autónomos y autóctonos de organización política y a las libertades fundamentales de la humanidad y la madre tierra.

Nuestra incapacidad para hacer posibles al nivel de proyectos nacionales esas formas de gobierno que nos enseñan los pueblos originarios en lo local, están también en la raíz de estos fundamentalismos que se fortalecen frente a nuestra debilidad y nuestra fragmentación social.
Es tiempo aún de reaccionar y accionar esfuerzos tendientes a lograr esta unidad social en la diversidad de agendas. Ya no está en juego una fracción de nuestra realidad, sino la vida toda y la dignidad humana. Es un desafío inaplazable que hemos de emprender a partir de renuncias particularistas, aún en medio de la violencia de muchos rostros que no cesa, a lado de los pueblos y las víctimas, las mujeres y los jóvenes, sujetos emergentes que demuestran que otro mundo, donde quepan muchos mundos, es posible.
®

Últimos artículos

Tamayo alerta contra «la alianza internacional del odio» entre ultraderecha y cristianos extremistas -- José Landi

La Voz del Sur El escritor y catedrático de Teología de la Universidad...

Consternación del Papa por las víctimas de los atentados en Burkina Faso

Vatican News El domingo 25 de febrero se produjeron en Burkina Faso varios atentados terroristas...

La Iglesia manipuló cifras para excluir a más de 300 víctimas en su informe sobre pederastia

Publico El documento presentado en diciembre pasado, publicitado por los obispos como "el más completo...

Noticias similares

Tamayo alerta contra «la alianza internacional del odio» entre ultraderecha y cristianos extremistas -- José Landi

La Voz del Sur El escritor y catedrático de Teología de la Universidad...

Consternación del Papa por las víctimas de los atentados en Burkina Faso

Vatican News El domingo 25 de febrero se produjeron en Burkina Faso varios atentados terroristas...

La Iglesia manipuló cifras para excluir a más de 300 víctimas en su informe sobre pederastia

Publico El documento presentado en diciembre pasado, publicitado por los obispos como "el más completo...