InicioRevista de prensaiglesia catolica"INVESTIGADA", DESPEDIDA DE SU TRABAJO Y "CONDENADA A LA INDIGENCIA", GALAYO MACÍAS...

«INVESTIGADA», DESPEDIDA DE SU TRABAJO Y «CONDENADA A LA INDIGENCIA», GALAYO MACÍAS AFIRMA: «YO NO SOY PEDERASTA». J. M. Garrido

Publicado en

El Plural

La profesora de religión despedida por «vivir en pecado» gana el juicio a los obispos
Se llama María del Carmen Galayo Macías y afirma “haber vivido en los últimos 7 años un terrible calvario”. El Tribunal Superior de Justicia de Canarias le acaba de dar la razón a esta profesora de religión que, en el año 2000, fue despedida por la diócesis de Canarias al “estar viviendo en pecado”, ya que la afectada, tres años después de haberse separado de su ex marido, inició una relación sentimental con otro hombre.

“¿Quién es ese hombre que vive contigo?, ¡Tú no eres una maestra adecuada para dar clases de religión!, me dijo el vicario de la diócesis de Canarias”, afirmó la afectada a elplural.com. “Todo empezó cuando el vicario me llamó, fui a la Iglesia, me encerró bajo llave en su despacho y acto seguido me dijo que iba a dejar de ser profesora de religión porque vivía en pecado. ¿Pero por qué?, le pregunté llorando, pidiéndole algún tipo de explicación. ¡Lárgate de aquí!, ¡búscate la vida¡, me contestó el vicario de la diócesis de Canarias, Hipólito Cabrera”.

El Tribunal reprueba “moralmente” a los obispos
El obispado “vulneró el derecho fundamental a la intimidad” de María José Galayo Macías, y por esta razón, el Tribunal Superior de Justicia de Canarias, ha declarado nula la decisión tomada por el obispado de no renovar su contrato como profesora de religión. La diócesis de Canarias “no solo merece una sanción económica”, sino también “moral por reprobar la vida íntima y por condenar a la actora casi a la indigencia”, se afirma en el fallo del Tribuna Superior de Justicia, asegurando que desde el día en el que la diócesis de Canarias decidieron no renovarle su contrato para el curso 2000-2001, con su actitud, el obispado ha condenado a la afectada a vivir prácticamente en la indigencia.

“El obispado me investigó”
“Sí, el obispado indagó en mi vida privada”, afirma María del Carmen. “Se enteraron de mi relación con Jaime Rubio porque me investigaron. Me mandaron una misiva diciendo que investigaciones contrastadas demostraban que vivía con una persona en pecado y que por esta razón me echaban del trabajo. Lo curioso es que yo ya llevaba 3 años separada de mi marido, con sentencia judicial de separación de por medio y viviendo sola en mi casa”.

Una bonita historia de amor
Cuando se enteró de la noticia de que la justicia le daba la razón y reprobaba la actuación de los obispos, Menchu, como es conocida la afectada en su círculo de amistades, comenzó a dar saltos de alegría. “Es que lo he pasado muy mal, he pasado miserias, necesidades. No tenía trabajo. A mi pareja un día le dije, ¡jolines!, no te puedo ofrecer nada, no soy más que una carga para ti, no tengo salario, ni trabajo. ¡No digas tonterías!, me regañó Jaime, ¡Yo te quiero y te vienes conmigo!” El amor que Jaime sentía por ella, y que era visto como un pecado por los obispos, fue lo que salvó finalmente a Carmen Galayo.

“Al final de este mes cobraré mi primer sueldo”
Lo que para el obispado era un pecado, resultó ser la salvación para la afectada. “En estos años me ha pagado todo, declara una todavía dolorida Carmen Galayo. Ha intentado concienzudamente buscar trabajo durante estos últimos años, pero hasta hace un mes nadie la contrataba. “Al final de este mes cobraré mi primer sueldo”, afirma con ilusión la protagonista de esta historia de amor, que finalmente, ha logrado encontrar trabajo para los próximos 5 meses.

“Espero que también sepan buscar su propio perdón”
Finalmente, la protagonista manda un claro mensaje al obispado: “Yo no soy pederasta, no soy cura, no he violado a ningún niño, ni les he pegado o maltratado” declara María del Carmen, aludiendo a los últimos escándalos de pederastia que se han producido dentro de la propia Iglesia, suponemos, que no pudiendo entender cómo los obispos pueden encubrir a curas pederastas y condenar a la indigencia a una profesora de religión, simplemente por estar separada y haber decidido rehacer su vida con otro hombre. “Como ellos saben castigar, espero que también sepan buscar su propio perdón. Se tienen que perdonar a sí mismo”.

El silencio de la diócesis de Canarias
Por otro lado, elplural.com también ha intentado ponerse en contacto con la Diócesis de Canarias, pero tal tarea ha sido imposible ya que nadie ha respondido al teléfono.

Un final feliz

A la pregunta sobre el futuro, María del Carmen responde a elplural.com que “quiero recuperar mi puesto de trabajo, quiero volver a las clases, que es lo que más me gusta”. De momento, y hasta que esto sea posible, está preparando muy ilusionada lo que será su tercera novela, una obra “para niños, algo precioso, algo parecido a Harry Potter”. Parece ser que la vida le ha vuelto a sonreír a María Carmen Galayo, que espera poder salir definitivamente del “calvario” en el que ha vivido durante estos últimos años.

Últimos artículos

Anatomía de un barrio obrero español -- Pedro Luís ANgosto

28 DE JUNIO DE 2023, 19:12 Es un barrio de Alicante, situado tras la estación de...

Sudán, como si la guerra la llevasen encima -- Guadi Calvo

Rebelión Desde el comienzo de la guerra civil sudanesa, en abril de 2023, el mundo...

Escucharse a sí mismo -- J. I. González Faus

Cristianismo y Justicia Recientemente hablé de la posibilidad de sustituir el lenguaje ascético de “negarse...

Noticias similares

Anatomía de un barrio obrero español -- Pedro Luís ANgosto

28 DE JUNIO DE 2023, 19:12 Es un barrio de Alicante, situado tras la estación de...

Sudán, como si la guerra la llevasen encima -- Guadi Calvo

Rebelión Desde el comienzo de la guerra civil sudanesa, en abril de 2023, el mundo...

Escucharse a sí mismo -- J. I. González Faus

Cristianismo y Justicia Recientemente hablé de la posibilidad de sustituir el lenguaje ascético de “negarse...