InicioRevista de prensaiglesia catolicaInforme de la Cruz Roja: tras cinco años de guerra, la situación...

Informe de la Cruz Roja: tras cinco años de guerra, la situación humanitaria en Irak es una de las más graves del mundo

Publicado en

Rebelión

Guerra de Irak2.jpgCinco años después del desencadenamiento de la guerra en Irak, la situación en la mayor parte del país sigue siendo, desde el punto de vista humanitario, una de las más críticas del mundo. El conflicto impide que millones de iraquíes tengan suficiente acceso a agua potable y a servicios de salud y de saneamiento adecuados. Además de la actual crisis, perduran los efectos de los anteriores conflictos armados y de los años de sanciones económicas.
A pesar de ciertas mejoras por lo que respecta a la seguridad en algunas zonas, la violencia armada sigue teniendo desastrosas consecuencias. Las hostilidades continúan causando la muerte de personas civiles y muchos heridos no reciben una atención médica apropiada. Para millones de personas, el abastecimiento de agua es insuficiente y de mala calidad, debido a la falta de mantenimiento de las plantas de abastecimiento de agua y de tratamiento de aguas residuales, así como al escaso número de ingenieros.

El actual conflicto ha causado la separación de los miembros de muchas familias, pues unos han tenido que huir y los que no se han marchado luchan día a día por su subsistencia. La continua crisis económica, en que sobresale la alta tasa de desempleo, agrava aún más su difícil situación.

Para impedir que empeore la crisis, es necesario redoblar los esfuerzos para atender a las necesidades básicas de los iraquíes. Es primordial que cada hombre, mujer o niño iraquí pueda recibir atención sanitaria y médica, abastecerse de agua potable y contar con servicios adecuados de electricidad y saneamiento. Además, todos los que participan en el conflicto y los que pueden influir en ellos deben hacer todo lo posible por que las personas civiles, así como el personal y los establecimientos sanitarios, no sufran los efectos del conflicto. Es una obligación que impone el derecho internacional humanitario y se aplica a todas las partes en un conflicto armado, sean Estados, sean actores no estatales.

A pesar de la difícil situación de seguridad, el CICR ha podido ayudar a miles y miles de iraquíes que necesitaban acuciantemente recibir ayuda. Hasta la fecha, ha trabajado en estrecha colaboración con las organizaciones locales para que las personas en el país reciban la ayuda que más necesitan.

Es sumamente difícil obtener estadísticas fiables y completas sobre el estado de los servicios públicos en Irak. Este informe se basa en las conclusiones a que ha llegado el personal del CICR, así como en las observaciones que han hecho en los contactos que mantienen, con regularidad, con el personal de los hospitales, de los centros sanitarios y de los servicios de agua y saneamiento, así como con las autoridades públicas y otras organizaciones.

Familias separadas

Desde el desencadenamiento de la guerra entre Irak e Irán en 1980, los decenios de conflicto se han cobrado muchas víctimas entre la población civil iraquí. Miles de personas han quedado separadas de sus familiares, han perdido a la persona que velaba por su sustento, tienen a parientes enfermos, heridos o detenidos y algunos han tenido que huir a otras regiones o al extranjero. Muchas vidas se han visto truncadas. Las personas que no se han marchado son cada día más vulnerables, y a duras penas ganan para vivir. Las mujeres son las que peor lo llevan.

Jamila Hammami, colaboradora del servicio de búsquedas del CICR en Irak. «Una dura realidad para las mujeres es desconocer la suerte que ha corrido el padre, un hermano, o el marido en la guerra. A las que están en este último caso, la sociedad no las considera esposas o viudas, sino algo entre estos dos estados; y tienen que velar por el sustento de la familia. El CICR promueve el derecho de las familias a saber lo que ha ocurrido con sus seres queridos. Los Estados tienen la obligación de esclarecer la suerte que han corrido las personas dadas por desaparecidas e informar consecuentemente a las respectivas familias.»
Según fuentes públicas, de 375.000 a un millón de personas desparecieron en el periodo de 1980 a 2003 a causa de los conflictos. Desde entonces, han desaparecido otros miles y miles de personas. Ha sido imposible identificar muchos cadáveres en las actuales circunstancias de violencia porque son pocos los que se entregan al Instituto Forense de Bagdad o a otras instituciones gubernamentales iraquíes.

Actividades del CICR en 2007 en favor de las familias de personas desaparecidas

El CICR trata de averiguar la suerte que han corrido las personas desaparecidas a raíz de un conflicto armado y, para ello, trabaja en estrecha cooperación con las autoridades.

La colaboración consiste en apoyar los esfuerzos que despliegan las autoridades para establecer mecanismos que permitan saber qué ocurrió con las personas que desaparecieron a raíz del conflicto Irak-Irán. En 2007, el CICR ayudó a esclarecer la suerte de 94 iraquíes desaparecidos.

El CICR elucidó también la suerte de 12 personas que fueron dadas por desaparecidas desde la guerra del Golfo. El número de casos resueltos se eleva a 293.

En 2007, el CICR prestó ayuda a los establecimientos medicolegales que se ocupan de la identificación de los restos mortales, proporcionándoles equipamientos forenses, como secuenciadores de ADN, que sirven para analizar y cotejar muestras de ADN, así como frigoríficos de muy bajas temperaturas, esenciales para conservar las muestras de ADN a -70 ºC. El CICR hizo las refacciones necesarias en los depósitos de cadáveres de cinco hospitales.

Miles y miles de iraquíes, la mayoría hombres, se encuentran actualmente detenidos, a menudo lejos de donde vive su familia, y una mujer vela por su sustento. El campamento de Bucca, ubicado en el sur del país, cerca de Basora, y que está bajo el mando de la fuerza multinacional en Irak dirigida por Estados Unidos, es el establecimiento de detención más grande de Irak, y hay en él más 20.000 reclusos. Las respectivas familias van de todo Irak a visitarlos, especialmente de la gobernación de Anbar y de Bagdad. La mayoría de los visitantes son mujeres, pues para los hombres es sumamente peligroso viajar hoy a otras gobernaciones. Para una visita que dura dos horas, las mujeres emprenden con sus hijos viajes peligrosos que pueden durar días y que, antes de la guerra, duraban sólo unas horas. Muchas pueden viajar sólo gracias al apoyo económico que reciben del CICR.

Visitas del CICR a los detenidos

El CICR visita con regularidad a las personas detenidas por la fuerza multinacional en Irak, el gobierno regional kurdo, y el Ministerio de Justicia iraquí para comprobar las condiciones de detención y el trato que reciben los detenidos. El CICR les da la oportunidad de intercambiar noticias de carácter familiar mediante los mensajes de Cruz Roja.

En 2007, el CICR visitó 21 lugares de detención en todo el país, donde hay más de 33.500 detenidos. El personal de CICR se entrevistó en privado con unos 5.000 detenidos. Se intercambiaron más de 76.000 mensajes de Cruz Roja entre los detenidos y los respectivos familiares. El CICR recogió y distribuyó esos mensajes con la cooperación de la Media Luna Roja Iraquí.

El CICR proporcionó también una ayuda económica para el viaje de 31.000 personas que visitaron a más de 11.600 familiares detenidos en el campamento de Bucca y en el Centro de Internamiento Divisionario en el aeropuerto de Basora.

Actividades de socorro del CICR en 2007

En 2007, el CICR proporcionó socorros tanto a los desplazados internos como a los residentes. La Institución realizó las distribuciones, sea por su cuenta, sea en colaboración con asociados locales iraquíes, entre los cuales la Media Luna Roja Iraquí.

Un total de 140.000 desplazados internos y 60.000 residentes vulnerables recibieron víveres y otros artículos de primera necesidad.
El CICR también proporcionó socorros a 16 secciones de la Media Luna Roja Iraquí para que los distribuyera en favor de medio millón de personas vulnerables.
Más de 6.000 familias necesitadas se beneficiaron de los proyectos de microeconomía que realiza el CICR en todo el país. Recibieron fertilizantes, semillas, y aperos para el cultivo de huertos, así como utensilios y asistencia para proyectos de apicultura. Otros proyectos consistieron en la reparación de canales de irrigación y la producción de bloques de cemento.

Tarek (33 años)
«Mi mujer y yo nos fuimos de casa hace casi un año. Ella había quedado encinta, pero, antes de marcharnos, fue herida y perdió el bebé. Hace tres meses vi que en televisión mostraban mi casa, porque justo en frente hubo una explosión. El corazón me latía a toda prisa, y no me atreví a llamar a mi mujer para que viniera a ver; sabía que para ella sería muy doloroso ver esa imagen. Ahora no podemos pensar en tener hijos porque estamos viviendo en la casa de un primo político con otras dos familias. De todos modos, lo que gano no basta ni para mantenernos a nosotros dos.»
Ruba (38 años)
«Mis hijos y yo nos marchamos de la gobernación de Anbar hace casi dos años. Mi marido fue muerto ante nuestros ojos. Tenía que proteger a mis hijos, entonces hui con ellos esa misma noche llevando sólo un poco de dinero. Para mí ya no hay pasado ni futuro, sólo un aterrador presente. Si tan sólo tuviera algunas fotografías de mi marido y de mi familia… Tengo muchos recuerdos bien presentes, pero no sé por cuánto tiempo podré evocarlos. Solíamos sentarnos a comer todos juntos y reíamos… Hoy vivimos con mi primo y su familia. Somos 12 en una misma habitación. No quiero volver a vivir como antes, sería imposible sin mi marido. Todo lo que quiero es que mis hijos vayan al colegio y lleven una vida normal.»

Alí (13 años)
«Hace dos años dejé Basora con mi hermana, de tres años, para ir a vivir en casa de mi tía. Mis padres dijeron que todo iría bien y que nos reuniríamos una semana después. Llevamos alguna ropa y mi hermana, su muñeca. Esperamos semanas, pero mis padres nunca llegaron. Mi tía me dijo que ahora soy el hombre de la familia y que tengo que encargarme de mi hermana. Ella no sabe que nuestros padres han muerto y siempre pregunta cuándo volvemos a la casa. Cuando yo sea más grande, volveremos a Basora y me ocuparé de ella.»

Estado crítico de la asistencia sanitaria

Han pasado cinco años desde que comenzó la guerra, y muchos iraquíes no tienen acceso a la más mínima atención sanitaria. Falta personal cualificado y el mantenimiento de muchos hospitales y centros de salud ha sido deficiente.

Dadas las precarias condiciones de seguridad en el país, los enfermos y los heridos no tienen posibilidad alguna de recibir asistencia médica. En algunas zonas, es sumamente difícil prestar servicios médicos de urgencia o transportar material y equipamiento médico a causa de los numerosos puestos de control en las carreteras y los toques de queda que restringen el tránsito de personas y vehículos.

Pascal Ollé, coordinador de salud del CICR para Irak: «Los iraquíes desconfían de los servicios que reciben y no esperan nada de ellos. Sin embargo, es peligroso que las personas se acostumbren al actual estado de los servicios de salud que no llegan a un mínimo aceptable. Las autoridades sanitarias hacen lo que pueden, pero la escasez de los recursos y la precaria seguridad les impiden ir más de prisa.»

Algunos pacientes van a clínicas privadas donde los servicios son más seguros, pero también muy onerosos, a tal punto que están fuera del alcance de la mayor parte de la población. En el sector privado, una consulta cuesta normalmente entre dos y siete dólares estadounidenses, según el servicio. Es imposible imaginar que las personas que ganan menos de cinco dólares al día puedan pagar tanto.

En los hospitales y los centros sanitarios faltan con frecuencia los medicamentos y otros suministros médicos esenciales. Los servicios de urgencia y los quirófanos no dan abasto en las situaciones en que hay muchas víctimas. Actualmente, hay 172 hospitales públicos con una capacidad de 30.000 camas –lo que está muy por debajo de las 80.000 camas que harían falta–, así como 65 hospitales privados. La mayoría fueron construidos hace más de treinta años y no reúnen las condiciones mínimas. Lo mismo vale para los muchos centros de atención primaria de salud que utilizan el mismo equipamiento desde hace 25 años. En todas partes, salvo en el norte del país, es necesario reemplazar y refaccionar, respectivamente, el equipamiento y los establecimientos médicos. Dada la precaria situación de seguridad, ha sido imposible proceder a un mantenimiento apropiado.

Dr. Ibrahim (nombre ficticio), médico del CICR que trabaja en Bagdad y en las gobernaciones centrales: «Como ciudadano iraquí y como médico, sé que los servicios médicos son insuficientes. En 2000 y 2001, se prestaban servicios gratuitamente. Hoy también, pero no como antes, porque hace falta personal especializado y equipamiento médico, entre otras cosas.»
«Vivo con mi madre en Bagdad. Ella tiene 70 años y su salud es más bien buena. En las situaciones en que peligra la vida, por ejemplo, si una persona sufre una fuerte subida de la tensión arterial o un infarto, hay que tener en cuenta dos circunstancias: si ocurre durante la noche, es muy difícil pensar en el traslado a un hospital a causa de los toques de queda; es posible que una ambulancia pueda ir a buscarla, pero hasta que llegue a recogerla puede ser ya demasiado tarde. Si ocurre durante el día, los embotellamientos y los bloqueos en las calles dificultan un rápido traslado a un hospital.» (…) «En cuanto a las enfermedades crónicas, la cosa es mucho más complicada. Hay muy pocos hospitales y médicos especializados en Bagdad. Por lo que se refiere al cáncer, por ejemplo, es posible hacer una operación en Irak, pero no una quimioterapia, que es parte esencial del tratamiento. Esto significa que hay que ir al extranjero y sólo lo hacen las personas que pueden permitírselo.»

La falta de personal sanitario cualificado y con experiencia, en especial en las gobernaciones de Nayaf, Misan, Anbar, Wasit y Babil, tiene una incidencia directa en el nivel de atención disponible. Por ejemplo, la falta de parteras significa que muchas mujeres que dan a luz por la noche tienen que hacerlo sin asistencia, dado que las precarias condiciones de seguridad y los toques de queda les impiden ir a un hospital. Como muchos otros iraquíes, los médicos, enfermeros y sus familias corren el riesgo de que los secuestren o los maten. Algunos han sido amenazados. Según fuentes oficiales iraquíes, desde 2003, se ha dado muerte a más de 2.200 médicos y enfermeros y más de 250 han sido secuestrados. De los 34.000 médicos inscritos en 1990, por lo menos 20.000 han abandonado el país.

Actualmente, el sistema de salud iraquí está en peores condiciones que nunca. Ha habido muchas pérdidas de vida porque no se dispone de una atención sanitaria rápida y apropiada. Es necesario hacer más para garantizar a todos los iraquíes el acceso a mejores servicios sanitarios. Se debe proteger mejor contra las consecuencias de la guerra al personal sanitario y las instalaciones donde trabajan. Se requiere emprender nuevos esfuerzos no sólo para mantener y mejorar las instalaciones sanitarias, sino también para desarrollar los conocimientos y la capacidad del personal sanitario.

El deterioro del sistema iraquí de atención de salud

A causa de años de sanciones y de conflictos armados recurrentes, el sistema iraquí de atención de salud ya había comenzado a deteriorarse mucho antes de 2003. Esto ha tenido consecuencias en ámbitos como la atención preventiva y curativa, la nutrición y la educación para la salud.

Desde 1980, el deterioro de las instalaciones de atención de salud se debe, en parte, a que éstas no han podido extenderse lo suficiente al mismo ritmo que el crecimiento de población. Las sanciones impuestas después de 1990, indujo a que el sistema iraquí de atención de salud se centrara en los servicios de urgencia, a costa del tratamiento de enfermedades crónicas, de programas de salud pública, del mantenimiento de la infraestructura y de la formación del personal.

El apoyo prestado por el CICR a los servicios sanitarios en 2007

El CICR presta apoyo a los servicios sanitarios de urgencia mediante el mejoramiento de las instalaciones y el suministro de equipo quirúrgico y demás suministros médicos. En caso de situaciones con gran número de heridos, la Institución proporciona asistencia de emergencia para los hospitales donde se trata a los heridos.

En 2007, el CICR proporcionó a 28 hospitales cantidades suficientes de suministros médicos y fármacos para tratar a más de 5.000 personas con heridas de guerra. También procuró equipo para casi 70 salas de emergencia y 30 quirófanos. Se entregaron a más de 80 hospitales y 12 centros de atención primaria de salud suministros médicos, incluidos anestesia, apósitos y jeringas.

El CICR también efectuó obras de reparación en las instalaciones eléctricas y mecánicas, así como en las instalaciones de agua y saneamiento, incluidos los sistemas de alcantarillado y desagüe, de diferentes hospitales y centros de atención primaria de salud. Además, construyó tres nuevos centros de atención primaria de salud.

El agua: aún escasa y de baja calidad

Muchos iraquíes están obligados a abastecerse en fuentes de agua insalubres. Las consecuencias del crecimiento de la población, del alza de precios y de las precarias condiciones de seguridad se acentúan por la falta de personal calificado para mantener y reparar las instalaciones de agua y saneamiento. Al tiempo que aumentan las necesidades, estas instalaciones han colapsado en algunas partes de Irak. Ni siquiera las regiones donde ha mejorado la seguridad se libran de esta situación, pues se solicitan más acuciantemente los limitados servicios disponibles, a causa de una afluencia de personas desplazadas. Durante el año pasado, la situación no dejó de empeorar, excepto en algunas zonas en el sur y en el norte del país, donde aumentó la producción de agua potable.

Así pues, muchos iraquíes ya no pueden abastecerse de agua potable en los servicios públicos. Muchas personas, que se las tienen que arreglar solas, especialmente las más pobres, luchan sin descanso para conseguir lo que les hace falta. Actualmente, en Irak, se estima el salario mensual medio en unos 150 dólares estadounidenses. Puesto que el costo del agua potable es aproximadamente de un dólar por 10 litros, cada familia tiene que gastar por lo menos 50 dólares sólo para abastecerse de agua.

El CICR achaca el inadecuado abastecimiento de agua y el tratamiento y la eliminación insuficientes de las aguas residuales a la falta de mantenimiento de la infraestructura, a la escasez de ingenieros y de mecánicos experimentados, así como al mal empleo que se hace del equipo y a las averías.

Hay otros factores causantes de la deficiente calidad de gran parte del agua, entre los cuales las tomas clandestinas que se hacen en el sistema de abastecimiento de agua, las anticuadas redes de cañerías que no protegen el agua de la contaminación, y la frecuente discontinuación en el suministro de los productos químicos necesarios para el tratamiento y la desinfección del agua. Además, las plantas de tratamiento de agua, a menudo, no funcionan debidamente porque se avería el equipo y no hay un suministro regular de electricidad.

Ahmad (nombre ficticio), ingeniero de agua del CICR en Basora: “Por la noche, la mayoría de la gente bombea el agua directamente de la red. Esto hace disminuir tanto la presión, que el agua no llega a todas las zonas que debe abastecer la red. Además, la gente bombea a veces las aguas sin tratar y contamina los depósitos de agua que tienen en casa. Y aunque algunas familias tienen bombas de agua, es frecuente que no puedan utilizarlas por falta de combustible».

El cloro es esencial para la esterilización del agua potable; sin embargo, puesto que puede utilizarse en la fabricación de bombas y de otras armas, hay restricciones en su distribución. Muchas personas especialmente en algunas partes de Bagdad, Salah ad Din, Diyala y Nínive, no tienen otra alternativa que bombear el agua sin tratar, directamente de ríos o pozos.

Son alarmantes las deficiencias en el saneamiento. Con frecuencia, los sistemas de alcantarillado están tan deteriorados que hay verdadero peligro de que el agua potable se contamine con las aguas residuales; esto supone obviamente un grave riesgo sanitario. El brote de cólera en 2007 es sólo un indicio del peligro inminente que actualmente se cierne sobre los iraquíes. Las autoridades y las organizaciones humanitarias tomaron efectivamente medidas para atajar el brote de la enfermedad; pero, la situación seguirá empeorando, si no se hace un mantenimiento adecuado a la infraestructura y se da a conocer a la población el peligro que implica usar el agua que no ha sido tratada.

Actividades del CICR durante el brote de cólera en 2007
En septiembre de 2007, el CICR prestó apoyo a las autoridades iraquíes en su esfuerzo para controlar el brote de cólera, mediante la donación de suministros de desinfección para los hospitales, los centros de atención primaria de salud, las plantas de tratamiento de agua y otros edificios públicos, incluidas escuelas y mezquitas. El CICR también entregó 100 toneladas de suministros médicos a hospitales en las regiones afectadas, para ayudarlos a combatir la enfermedad.

Los repetidos apagones y el suministro irregular de electricidad siguen afectando a muchos iraquíes. «En verano, es imposible vivir sin electricidad», dice Abu Samer de Bagdad. «Gano 150 dólares al mes. Si pido que me conecten a un generador particular seis horas al día, tengo que pagar, por lo menos, 50 dólares. También tengo que pagar por el agua potable. Hay momentos en que la vida es imposible para mi familia». Pero, los que ganan suficiente dinero tampoco están libres de problemas: “A veces, tengo que hacer cola durante un día entero para comprar 20 litros de combustible», dice Ibrahim Kassem, que vive en Ramadi. “Pero hacer cola también es un peligro. Nunca se sabe cuando estalla una bomba.”

La red de suministro de electricidad se deterioró a lo largo del año pasado, excepto en las gobernaciones del norte y en las de Babil y de Thi Qar. Como resultado de esto, muchas plantas de tratamiento de agua están completamente cerradas o funcionan a capacidad reducida. En partes de Bagdad, donde las temperaturas llegan a 50 ºC en el verano, suelen tener sólo una hora de electricidad por día. La situación es la misma en la gobernación de Anbar. Dan lugar a esta crisis un mantenimiento deficiente, un suministro insuficiente de combustible refinado, el uso de aceite combustible pesado en vez de gas natural en las plantas de turbina de gas, los actos de sabotaje, y por último, pero no menos importante, la omisión de efectuar las reparaciones necesarias y de mejorar la capacidad generadora. Por lo tanto, las plantas de tratamiento de agua, los centros de atención primaria de salud y los hospitales dependen de generadores durante gran parte del tiempo; pero, incluso este mecanismo de reserva falla con regularidad porque se usa demasiado y porque, cada vez más, hay una acuciante escasez de combustible refinado.

Actividades de agua y saneamiento del CICR efectuadas en 2007

En 2007, más de tres millones de personas, incluidos los pacientes y el personal de hospitales, civiles atrapados por los combates y personas desplazadas internas, se beneficiaron de la realización de más de 144 proyectos del CICR en el ámbito del agua y saneamiento. El CICR construyó o mejoró las instalaciones de abastecimiento de agua y las estaciones de evacuación de aguas residuales, reparó canales de irrigación y construyó o reparó hospitales y clínicas en todo el país.

Además, con regularidad, el CICR abasteció de agua potable a hospitales y campamentos para personas desplazadas. A raíz de necesidades de emergencia, también distribuyó 1,5 millones de litros de agua en bolsas individuales de agua, principalmente a los pacientes y al personal de hospitales y a desplazados internos.

Ver también :

Comunicado de prensa, 17.03.2008
Actividades del CICR en Irak – 2007 (en inglés)
Bagdad, marzo de 2003: el testimonio de un delegado del CICR
Ver también :

Comunicado de prensa, 17.03.2008
Actividades del CICR en Irak – 2007 (en inglés)
Bagdad, marzo de 2003: el testimonio de un delegado del CICR

Últimos artículos

El Papa pregunta: ¿hemos hablado de nuestro encuentro con Jesús con alguien? -- Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

Vatican News Este III Domingo de Pascua, antes de rezar el Regina Caeli, el Pontífice...

María Magdalena -- Juan José Tamayo, teólogo

Enviado a la página web de Redes Cristianas Fuente: Amerindia Recuperar el cristianismo igualitario de María...

Comenzaron las reuniones de abril del C9 en el Vaticano

Vatican News Comenzó hoy la sesión de los trabajos del Consejo de los cardenales ante...

Noticias similares

El Papa pregunta: ¿hemos hablado de nuestro encuentro con Jesús con alguien? -- Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

Vatican News Este III Domingo de Pascua, antes de rezar el Regina Caeli, el Pontífice...

María Magdalena -- Juan José Tamayo, teólogo

Enviado a la página web de Redes Cristianas Fuente: Amerindia Recuperar el cristianismo igualitario de María...

Comenzaron las reuniones de abril del C9 en el Vaticano

Vatican News Comenzó hoy la sesión de los trabajos del Consejo de los cardenales ante...