InicioRevista de prensaAmérica LatinaIglesia en pausa##Paula Comandari y Josefina Ríos

Iglesia en pausa -- Paula Comandari y Josefina Ríos

Publicado en

Enviado a la página web de Redes Cristianas

A comienzos de octubre, un nuevo escándalo sacudió a la Iglesia Católica chilena. Esta vez los dardos apuntaron a su cúpula. Por primera vez, un obispo era acusado de abusos sexuales..El golpe caló hondo: Marco Antonio Órdenes, obispo de Iquique y el más joven de los miembros de la Conferencia Episcopal, era considerado por muchos de sus pares como la promesa para renovar la jerarquía eclesiástica nacional. “Se trataba de un hombre humilde, capaz intelectualmente y excelente en el trabajo popular.

Muchos veíamos en él el potencial para que se convirtiera, con el paso del tiempo, en un símil del recordado cardenal Caro”, dice una alta fuente eclesiástica.
Pero las acusaciones del feligrés Rodrigo Pino echaron por tierra “esas esperanzas”. El 8 de octubre, Roma aceptó la renuncia de Órdenes y designó al obispo de Antofagasta, Pablo Lizama, como obispo interino de Iquique.

El espacio dejado en la II Región agudiza un problema que se viene arrastrando desde hace varios años: la lentitud en el proceso para nombrar nuevos obispos. Un tema complejo, considerando que ellos son la máxima autoridad de la Iglesia en las distintas diócesis del país. A ellos les corresponde dictar las directrices, llevar la relación con las autoridades y dar las orientaciones pastorales a sus fieles. Y hay escasez de “savia joven” entre ellos, lo que frena la tan necesitada renovación.
Aunque han manejado el tema con total discreción, desde la Conferencia Episcopal reconocen que es una situación que les preocupa. Los hechos hablan por sí solos: el último nombramiento se produjo en 2010, cuando Jorge Vega fue designado obispo prelado de Illapel. En el intertanto ha habido algunos enroques, como Fernando Chomalí, quien pasó de obispo auxiliar de Santiago a arzobispo de Concepción. “Pero esto es sólo desvestir a un santo para vestir a otro. El problema es que no vemos caras nuevas”, se queja un obispo.

Nunciatura en la mira

Lo normal es que la Conferencia Episcopal chilena esté conformada por 35 obispos. Hoy hay sólo 31, de los cuales cuatro ya presentaron su carta de renuncia voluntaria. Esto, porque cumplieron 75 años, edad que el derecho canónico establece para realizar este trámite, a la espera de que la Santa Sede resuelva el tema. En algunos casos, posterga la decisión; en otros los reemplaza rápidamente. Ellos son Manuel Camilo Vial, de Temuco; Manuel Donoso, de La Serena, y su auxiliar Luis Gleisner; y Gaspar Quintana, de Copiapó, quien pese a su delicado estado de salud ha debido mantenerse en su cargo. A ellos se sumará este año Enrique Troncoso, obispo de Melipilla.

Desde la Conferencia Episcopal aseguran que ellos sí han hecho el trabajo. Han confeccionado todos los años las listas con “candidatos” y se las han enviado al nuncio. Por eso, muchos obispos coinciden en que “el cuello de botella” para los nombramientos está en la Nunciatura.

Pero eso no es todo. Mientras el cardenal Francisco Javier Errázuriz llegó a contar con cuatro obispos auxiliares en la Arquidiócesis de Santiago, hoy monseñor Ezzati tiene sólo tres. Y menos, porque Andrés Arteaga está prácticamente retirado debido a la complicada enfermedad que lo aqueja. Por eso, se dice que la principal diócesis del país necesita dos nuevos auxiliares. Nombres de consenso hay pocos.
Asimismo, es sabido que el obispo de Rancagua, monseñor Alejandro Goic, ha solicitado en varias oportunidades un obispo auxiliar para su diócesis, con nulos resultados. Tal como lo ha hecho, últimamente monseñor Fernando Chomalí, luego de que el auxiliar de Concepción, Pedro Ossandón, fuese redestinado, en el mismo cargo, pero ahora en la capital.

Desde la Conferencia Episcopal aseguran que ellos sí han hecho el trabajo. Han confeccionado, religiosamente, todos los años las listas con “candidatos” para ocupar estas vacantes. Dicen que lo hacen en completo sigilo, sin dejar actas y consensuando los nombres antes de enviarlos al nuncio. Éste tiene la misión, tras un periodo de consulta, de mandar una terna al Vaticano. Por eso, muchos obispos coinciden en que “el cuello de botella” para los nombramientos ocurre en la Nunciatura.

Algunos van más allá: acusan al ex nuncio en Chile Giuseppe Pinto de haber trancado la renovación de la jerarquía. “No cumplió las expectativas, se dedicó a acumular papeles y demorar los procesos. A lo más, visitó una o dos diócesis sin lograr empaparse con la realidad chilena”, explican desde la conferencia. Otro obispo agrega: “Pinto no fue un buen nuncio. Creo que lo designaron en Chile sólo por su cercanía al cardenal Angelo Sodano”.

En el último año, el nuevo nuncio, Ivo Scapolo, se ha dedicado a recorrer el país. “Es un hombre inteligente y muy preocupado. Quiere conocer la realidad, quizás por eso tampoco ha apurado los nombramientos, que se hacen cada vez más urgentes”, matiza un diplomático, que conoce desde cerca los procesos en Roma.

Los bandos
Hay otras razones que explican esta crisis. Ellas apuntan, entre otras, a los estragos que causó el caso Karadima. Cercanos al Vaticano aseguran que la Santa Sede, desde 2006 -año en que conoció las primeras acusaciones contra el ex párroco de El Bosque- “afinó” el ojo para los nombramientos en Chile. “Más de 50 sacerdotes del alero Karadima fueron ordenados durante las últimas décadas. Casi todos cumplían con los cánones imperantes para transformarse en obispos. Hoy es impensable que alguno de ellos llegue a un cargo como ése”, dice un experto en materias de la curia.
Pero hay un tema más profundo, y que a muchos prelados les cuesta reconocer: los bandos al interior de la jerarquía. Las diferencias se dan en materias políticas y de orientación doctrinaria, donde algunos son más proclives al conservadurismo y otros al mundo social.

Estas diferencias, por ejemplo, quedaron a la luz hace algunas semanas cuando el comité permanente de la Conferencia Episcopal publicó la carta pastoral “Humanizar y compartir con equidad el desarrollo de Chile”, con un claro énfasis hacia la izquierda, oponiéndose al modelo imperante y sin dar crédito a los avances que ha realizado este gobierno en desarrollo económico y creación de empleo. Si bien ningún obispo reclamó formalmente, dentro de la Conferencia Episcopal muchos la vieron con ojos críticos. “El propio monseñor Ezzati dijo que no se trataba de un documento doctrinal, por lo tanto no es vinculante para los católicos, es decir, tenemos derecho a pensar distinto”, recalca un obispo, quien contradice la versión oficial, que hablaba de un pleno consenso sobre el contenido de la misiva.

El territorio narco de Santiago
En 2009, Ciper reveló cómo 80 poblaciones de la capital viven bajo la ley de las bandas de narcotraficantes. Tres años después, se comprueba que la situación sigue igual o peor. Ahora son 83 poblaciones donde el temor aprisiona a sus habitantes.
Por Tábatha Guerra y Juan Pablo Figueroa, Ciper18/10/2012
Afuera del jardín, marcas de balas adornan rejas y muros de los bloques de las cuatro poblaciones del sector: Parinacota, Raúl Silva Henríquez, Pascual Gambino y El Mañío. Al primer disparo, sus habitantes imitan el ritual del jardín infantil: corren al dormitorio más alejado de puertas y ventanas, ¡y al suelo! “Después, no nos queda otra que rezar”, dice Aurora, vecina de la Parinacota.

Los pistoleros que hacen estallar la violencia en estas cuatro poblaciones pertenecen a las dos bandas que se disputan el control del sector para vender pasta base: Los Chubis y Los del Cojo Juan. Ellos manejan parte de un mercado que, según datos oficiales, es ambiguo. Mientras la información del Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda) indica una baja leve en el consumo de pasta base a nivel nacional -de 0,7 a 0,4 entre 2000 y 2010-, informes de la Policía de Investigaciones (PDI) señalan que en el último año los decomisos han aumentado un 32,5% y las detenciones de menores por delitos de drogas, un 56%.

En 2009, Ciper descubrió que al igual que esos niños de Quilicura, en Santiago vivían más de 660 milpersonas en 80 poblaciones donde el hacinamiento, el abandono de las autoridades y la violencia asociada al narcotráfico son lo cotidiano. Zonas donde carteros, taxistas, microbuses y otros servicios básicos no se atrevían a entrar y los vecinos vivían presos en sus propias casas por balaceras, robos y otros delitos. Llamaban a las policías y no llegaban. Lo mismo con ambulancias y bomberos. Lejos de colegios, consultorios, bancos, supermercados, farmacias y centros de pago, eran zonas abandonadas por el Estado y ocupadas por la ley del narco.

A tres años de esa investigación, Ciper volvió a esas zonas y constató que el escenario es aun peor. Si en 2009 eran 80 poblaciones, hoy hay tres más. En algunos sectores la situación se ha consolidado al punto de configurarse al menos tres macrozonas ocupadas: San Luis, en Quilicura; Santo Tomás, en La Pintana; y Bajos de Mena, en Puente Alto. Juntas albergan a 76 villas, que en total suman más de 220 mil residentes, casi la misma cantidad de habitantes de la Región de Atacama. Allí hay cordones de cuatro y hasta 49 poblaciones, donde las bandas de microtraficantes se han adueñado del territorio, arrasando con las débiles estructuras sociales.

De Bolivia a la población
Los habitantes de la población Parinacota dicen que cada jueves despiertan con el ruido de una moto. En la población San Gregorio de La Granja, los sábados se ven bengalas que lanzan en cuatro puntos de la población. Distintas señales para un mismo acontecimiento: la llegada de un nuevo cargamento de droga.
Según la PDI, la incautación de pasta base aumentó de 3.000 a 3.975 kilos entre 2009 y 2011. Sólo en el norte del país, en lo que va de 2012, lo decomisado se ha quintuplicado respecto del año pasado: de 359 a 1.648 kilos. Son casi 14 millones de dosis más que en 2009. Esas cifras no incluyen lo que sí llegó a las calles, lo que indica que a Chile está llegando más droga.

-Ha empezado a entrar más droga boliviana que peruana al país. Ahora, los burreros por regla general son bolivianos. Lo que también se corrobora con el ingreso de droga por Calama, por su cercanía con Bolivia, y no por Arica e Iquique como antes -explica Héctor Barros, fiscal jefe de Antinarcóticos y Crimen Organizado de la Zona Sur de Santiago.

El diagnóstico en terreno de fiscales y policías fue ratificado por un informe que emitió a fines de julio la Oficina de Política Nacional para el Control de Drogas de Estados Unidos: Bolivia desplazó a Colombia entre los mayores productores mundiales de cocaína y hoy ostenta el segundo lugar, sólo superado por Perú. Otro dato: Argentina lidera las estadísticas de consumo de cocaína y sus derivados en América del Sur, de acuerdo al último Informe Mundial de Drogas de la ONU. En este escenario regional, Chile también juega un rol: si antes era usado principalmente como ruta para llegar a Argentina y el Atlántico, hoy es también un mercado en sí mismo. Y las poblaciones son el espacio ideal para acopiar la droga y distribuirla.

http://www.quepasa.cl/articulo/actualidad/2012/10/1-9664-9-la-iglesia-en-pausa.shtml

Ezatti dice que la Iglesia actuó con claridad en caso de obispo de Iquique
Arzobispo de Santiago se refirió a la denuncia contra el religioso, quien renunció al cargo eclesiástico por Alvaro Quijada (Los Andres)
El arzobispo de Santiago, Ricardo Ezatti, se refirió ayer al caso que involucró al renunciado obispo de Iquique, Marco Antonio Ordenes, quien enfrenta una denuncia por supuestos abusos sexuales.
Consultado por el caso, Ezatti sostuvo que “la Iglesia ha actuado con una claridad extrema”, en torno a la situación del religioso.
Ordenes renunció al cargo eclesiástico y el caso se encuentra bajo investigación de la fiscalía.

Consultado Ezzati sobre las denuncias de abuso contra sacerdotes, dijo que “siempre he dicho que aunque fuera un solo abuso, es grave, gravísimo”.

Peregrinación
Las declaraciones del arzobispo de Santiago se dieron en el marco de la 22ª peregrinación de los jóvenes al santuario de Auco, y poco antes de la misa a la que asistieron unas 100 mil personas, según estimación de los organizadores, en su mayoría jóvenes.
En su homilía, Ezzati llamó a los jóvenes a seguir adelante en su afán de cambiar el mundo.

“Yo quisiera invitarlos a que se sumen como cristianos y miembros de su Iglesia para que Chile sea de verdad un pueblo donde el desarrollo que apreciamos y que es un bien, tenga rostro humano”, señaló frente a los asistentes.
Al finalizar, les señaló a los participantes de la ceremonia que deben sentirse “muy orgullosos de ser cristianos y a colaborar para que la Iglesia sea de verdad la comunidad que Jesucristo quiere”.

Seguridad
Las personas caminaron por 27 kilómetros desde el sector de la Hacienda de Chacabuco a El Carmelo, donde se ubica el santuario de sor Teresa de Los Andes.
En la oportunidad se efectuó un amplio operativo de Carabineros para resguardar la peregrinación de los jóvenes.
Para ello, se dispusieron de mil voluntarios, un centenar de efectivos policiales, voluntarios de Bomberos y más de 50 funcionarios de la PDI.
Hubo desvíos de tránsito para facilitar el desplazamiento de los peregrinos.
El trayecto contempló doce estaciones y culminó con la misa oficiada por monseñor Ezatti.

Poco antes del oficio religioso, el arzobispo de Santiago recorrió caminando el santuario.

JESUS FUE AYER EN EL TEMPLO Y AHORA: «UN INDIGNADO»
Movimiento Teología para la Liberación-Chile
Correo: opcion_porlospobres_chile@yahoo.com

Últimos artículos

Gobernanza planetaria y derechos de la naturaleza para tiempos convulsos -- Fernando Valladares

Rebelión Fuentes: The Conversation Las actividades humanas están provocando una nueva trayectoria del sistema Tierra caracterizada...

El joven rico -- Sandra Estrada Real

Cristianismo y Justicia La historia del joven con Jesús me pareció siempre un poco predecible...

El Papa pregunta: ¿hemos hablado de nuestro encuentro con Jesús con alguien? -- Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

Vatican News Este III Domingo de Pascua, antes de rezar el Regina Caeli, el Pontífice...

Noticias similares

Gobernanza planetaria y derechos de la naturaleza para tiempos convulsos -- Fernando Valladares

Rebelión Fuentes: The Conversation Las actividades humanas están provocando una nueva trayectoria del sistema Tierra caracterizada...

El joven rico -- Sandra Estrada Real

Cristianismo y Justicia La historia del joven con Jesús me pareció siempre un poco predecible...

El Papa pregunta: ¿hemos hablado de nuestro encuentro con Jesús con alguien? -- Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

Vatican News Este III Domingo de Pascua, antes de rezar el Regina Caeli, el Pontífice...