InicioRevista de prensaespiritualidadGiulio Girardi, conciencia crítica del catolicismo##Juan José Tamayo, teólogo

Giulio Girardi, conciencia crítica del catolicismo -- Juan José Tamayo, teólogo

Publicado en

Son muchos los recuerdos que se agolpan en mi memoria tras recibir la noticia del fallecimiento de Giulio Girardi, protagonista de algunos de los acontecimientos liberadores más significativos de la reciente historia del cristianismo, uno de los más brillantes teólogos de la liberación y conciencia crítica del catolicismo romano.

Nacido en El Cairo (Egipto) en 1926 de familia sirio-libanesa e italiana, ingresó, siendo adolescente, en la Congregación Salesiana, a la que estuvo vinculado hasta su expulsión en 1977. Recibió una brillante formación interdisciplinar: filosófica, teológica y sociológica, que desarrolló en sus numerosas publicaciones y como profesor en diferentes centros católicos y en la universidad de Sassari (Cerdeña) Tres son los momentos más creativos de su biografía intelectual: el Concilio Vaticano II, el diálogo cristiano-marxista y su compromiso con América Latina durante los últimos treinta años.

Sus lúcidos análisis en el Vaticano II contribuyeron al cambio de paradigma eclesial: de la Iglesia como juez del mundo a la Iglesia solidaria con los gozos, tristezas y esperanzas de los hombres y mujeres. Participó activamente en los debates sobre el ateísmo, que dieron lugar a uno de los textos más logrados y mejor fundamentados de los documentos conciliares. También en este terreno colaboró al cambio de actitud de la Iglesia: del anatema al diálogo, Su obra más emblemática en este campo fue la gran enciclopedia sobre El ateísmo contemporáneo, en cuatro volúmenes, punto referencia obligado todavía hoy.

Girardi dejó una huella indeleble en el diálogo entre cristianismo y marxismo, donde tuvo como interlocutores a intelectuales marxistas como Lombardo Radice, Cesare Luporini, Roger Garaudy, Milan Machovec, y a teólogos católicos como Metz, Rahner, Aguirre, Álvarez Bolado y González Ruiz. Unos y otros contribuyeron a desdogmatizar el cristianismo y el marxismo y a tender puentes de encuentro por el camino de la ética. Fue, a su vez, inspirador, impulsor e ideólogo del movimiento Cristianos por el Socialismo, un movimiento que iba más allá del paradigma renovador del Vaticano II y anunciaba un cambio radical conforme a la proclama del Che Guevara: “El día en que los cristianos se atrevan a dar testimonio revolucionario integral, la revolución latinoamericana habrá triunfado”.

El tercer momento fue su compromiso con la liberación de los pueblos de América Latina y el Caribe, sobre todo su apuesta por la revolución cubana, la revolución sandinista y los pueblos indígenas sometidos al colonialismo tanto exterior como interior. Ahí queda, todavía sin responder, su pregunta incisiva en tono de denuncia, que da título a uno de sus libros acusadores: La conquista, ¿con qué derecho? Y el Centro Antonio Valdivieso, donde escribió algunas de las mejores investigaciones sobre sandinismo, marxismo y cristianismo en la nueva Nicaragua. Es, sin duda, la mejor herencia que nos deja para continuarla y enriquecerla en el nuevo escenario político y religioso latinoamericano y caribeño tan esperanzador como amenazado.

Girardi se convirtió durante más de medio siglo en la conciencia crítica del catolicismo romano. En su ensayo La túnica rasgada hace un análisis demoledor muy certero del proyecto de restauración cristiano-católica de Juan Pablo II, de la doctrina restauracionista de la ortodoxia católica desde el dogmatismo de Ratzinger -hoy Benedicto XVI- y del proyecto de restauración católica del capitalismo, vinculada con la restauración imperial de los Estados Unidos bajo el impulso de Ronald Reagan. ¡La Iglesia católica, al servicio del Imperio! ¿No está en contradicción con el proyecto liberador y anti-imperial del profeta de Nazaret?

Girardi hizo avanzar la historia en dirección a la libertad y a la liberación e interpretó el evangelio desde el lugar de los pobres: son las dos mejores lecciones que nos deja, en medio de la orfandad, y que podemos leer en sus libros, ¡más de 50!

Juan Jose Tamayo es director de la Cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones, de la Universidad Carlos III de Madrid y autor de La teología de la liberación en el nuevo escenario político y religioso (Tirant, Valencia, 2010, 2ª ed.)

EL PAÍS, 29 de febrero de 2012

Últimos artículos

«¿Es muy estricta la moral sexual católica? La Iglesia en su moral sexual ha sido muy impositora y castigadora, pero muy poco motivadora» --...

Miradas cristianas "La sexualidad tiene algo de divino y algo de diabólico. Entre el amor...

Vaticano: Que se aplace el proyecto de una Comisión sinodal -- Salvatore Cernuzio – Ciudad del Vaticano

Vatican News La Conferencia episcopal de Alemania debería haber aprobado los estatutos para organizar un...

Batzing lamenta que el Vaticano «retrase» las conversaciones con los obispos alemanes sobre el Camino Sinodal

Religión Digital "La sinodalidad no quiere debilitar el episcopado, sino fortalecerlo" El Episcopado alemán abre...

Noticias similares

«¿Es muy estricta la moral sexual católica? La Iglesia en su moral sexual ha sido muy impositora y castigadora, pero muy poco motivadora» --...

Miradas cristianas "La sexualidad tiene algo de divino y algo de diabólico. Entre el amor...

Vaticano: Que se aplace el proyecto de una Comisión sinodal -- Salvatore Cernuzio – Ciudad del Vaticano

Vatican News La Conferencia episcopal de Alemania debería haber aprobado los estatutos para organizar un...

Batzing lamenta que el Vaticano «retrase» las conversaciones con los obispos alemanes sobre el Camino Sinodal

Religión Digital "La sinodalidad no quiere debilitar el episcopado, sino fortalecerlo" El Episcopado alemán abre...