InicioRevista de prensaiglesia catolicaEl último Papa rey##Sandro Magister

El último Papa rey -- Sandro Magister

Publicado en

chiessa

Dos de sus predecesores, no uno, canonizados. La conferencia episcopal italiana aniquilada. Los hombres de la vieja guardia siguen en el vértice del IOR. Todo como Francisco comanda
ROMA, 25 de abril de 2014 – Con Francisco el papado ha acabado en un rincón ensombrecido. La luz es toda para él, el Papa. No para la institución, sino para la persona.
Él se siente libre de las normas canónicas. En solo un año ha derogado seis veces la férrea regla que exige un nuevo milagro antes de que un beato sea proclamado también santo. Juan XXIII es el último de estos seis. Francisco quería evitar a toda costa que Juan Pablo II fuera canonizado solo, quería equilibrarlo con otro Papa de distinto perfil, menos guerrero, más misericordioso. ··· Ver noticia ···

Últimos artículos

He participado por Internet los días 17,18 y 19 de Mayo en el VIII Encuentro estatal de Redes Cristianas -- Juan Cejudo, miembro de...

El Blog de Juan Cejudo Aunque ya he publicado en este blog el Manifiesto, después...

Domingo 26 de Mayo, Santísima Trinidad – B (Mateo 28,16-20): Lo esencial del Credo -- José A. Pagola

Grupos de Jesús A lo largo de los siglos, los teólogos cristianos han elaborado profundos...

Domingo 26 de mayo de 2024: Santísima Trinidad: MATEO 28, 16-20

fe adulta 16 Los once discípulos fueron a Galilea al monte donde Jesús los había...

Noticias similares

He participado por Internet los días 17,18 y 19 de Mayo en el VIII Encuentro estatal de Redes Cristianas -- Juan Cejudo, miembro de...

El Blog de Juan Cejudo Aunque ya he publicado en este blog el Manifiesto, después...

Domingo 26 de Mayo, Santísima Trinidad – B (Mateo 28,16-20): Lo esencial del Credo -- José A. Pagola

Grupos de Jesús A lo largo de los siglos, los teólogos cristianos han elaborado profundos...

Domingo 26 de mayo de 2024: Santísima Trinidad: MATEO 28, 16-20

fe adulta 16 Los once discípulos fueron a Galilea al monte donde Jesús los había...