InicioRevista de prensaiglesia catolicaEl proceso a Pagola y las bienaventuranzas##Jesús Bastante

El proceso a Pagola y las bienaventuranzas -- Jesús Bastante

Publicado en

Religión Digital

Pedro Ontoso nos confirma hoy en El Correo una noticia que ya conocíamos, pero que por prudencia y esperando que no saliera a la luz que queríamos ofrecer: la Santa Sede, a través de la Congregación para la Doctrina de la Fe, ha abierto un proceso contra el libro ‘Jesús. Aproximación histórica’, del teólogo vasco José Antonio Pagola, para establecer si es conforme con la doctrina de la Iglesia. Ojo, que todavía no estamos hablando d euna condena, sino de una investigación.

Va a ser un proceso largo e intenso, del que no sabremos mucho -los teólogos investigados suelen ser fieles y obedientes a las condiciones de Roma, no así los inquisidores, que se saltarán el secreto cuantas veces quieran-, y que posiblemente culminará en nada: pues el libro de Pagola es un libro de fe, desde la fe, y que acerca a los hombres y mujeres de hoy a Jesús. Y además: cuando el proceso esté en su punto culminante ninguno de los que han movido Roma con Santiago para condenar al teólogo vasco estarán en sus puestos. Al tiempo.

En todo caso, resulta sumamente significativo que ahora que la Santa Sede -a través de Ravasi, un peso pesado en la Curia, el único que oficialmente se ha posicionado sobre el «Jesús», y lo ha hecho a favor- busca el encuentro con los no creyentes en el tan manido «Patio de los Gentiles», regrese con investigaciones que coartan la libertad y el diálogo en el interior de la Iglesia. En fin: Dios pondrá a cada uno en su sitio.

Lo que sí resulta curioso es que sea hoy cuando conozcamos la noticia. Es más: me parece una bendición del cielo. El día de la paz, y en el que leemos el Evangelio de las Bienaventuranzas. Un auténtico camino a seguir por los seguidores de Jesús. Y con ellos, el de Pagola.

Mateo 5, 1.12

1 Viendo la muchedumbre, subió al monte, se sentó, y sus discípulos se le acercaron.
2 Y tomando la palabra, les enseñaba diciendo:
3 «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
4 Bienaventurados los mansos , porque ellos posseerán en herencia la tierra.
5 Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.
6 Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados.
7 Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.
8 Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.
9 Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.
10 Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
11 Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa.
12 Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros


baronrampante@hotmail.es

Últimos artículos

Domingo 10 de diciembre, 2 Adviento – B (Marcos 1,1-8): Renovación interior -- José A. Pagola

Grupos de Jesús Para ser humana, a nuestra vida le falta una dimensión esencial: la...

Guterres activa por primera vez el Artículo 99 de la Carta de la ONU para pedir un alto el fuego en Gaza -- Javier...

el diario El Artículo 99 de la ONU permite al secretario general pedir al Consejo...

Antonio Aradillas, periodista y cristiano insobornable -- Juan José Tamayo, teólogo

El blog de Juan José Tamayo Era una delicia escuchar sus homilías Al recibir de...

Noticias similares

Domingo 10 de diciembre, 2 Adviento – B (Marcos 1,1-8): Renovación interior -- José A. Pagola

Grupos de Jesús Para ser humana, a nuestra vida le falta una dimensión esencial: la...

Guterres activa por primera vez el Artículo 99 de la Carta de la ONU para pedir un alto el fuego en Gaza -- Javier...

el diario El Artículo 99 de la ONU permite al secretario general pedir al Consejo...

Antonio Aradillas, periodista y cristiano insobornable -- Juan José Tamayo, teólogo

El blog de Juan José Tamayo Era una delicia escuchar sus homilías Al recibir de...