InicioRevista de prensaiglesia catolica«El cambio de sexo está fuera de la práctica de la Iglesia»

«El cambio de sexo está fuera de la práctica de la Iglesia»

Publicado en

El Ideal

«Me he ganado el respeto como mujer con sudor y sangre»
Manuela Rute, la transexual de Íllora a la que La Iglesia le ha negado la confirmación, se siente «destrozada»
Manuela Rute tiene 57 años, vive en Íllora, es transexual, católica y una activa feligresa de la parroquia de su pueblo, donde llevaba un par de meses preparándose para recibir el sacramento de la confirmación.

Pero Manuela se ha quedado con su madrina buscada, el vestido para el gran día preparado y sus ilusiones machacadas porque el párroco le ha anunciado que no podrá recibir el sacramento, aunque le ha dejado las puertas de la iglesia abiertas para seguir colaborando como hasta ahora como intregrante de los grupos parroquiales. «Me dijo que yo tenía una amputación de un miembro y que no podía recibir el sacramento de la confirmación porque eso no lo permitía la iglesia, que no era lo natural, ¡como si me lo hubiera hecho por gusto!», cuenta Manuela, «destrozada».

«Tengo una depresión de caballo, ¿por qué no me aceptan?», se pregunta esta mujer que hasta ahora se sentía una más en la comunidad cristiana de Íllora. Asegura también que dio «todas las facilidades» al párroco y se ofreció incluso a confirmarse con su antiguo nombre masculino, Manuel, «o buscando un diminutivo». Además tuvo que plantearle su caso al vicario y después de semanas de ilusión fue el cura, el que según cuenta, le echó «el jarro de agua fría».

«Yo sé que esto no es cosa de don José Luis, porque él siempre me ha tratado con respeto. Pero se ve que no está en su mano. No puedo decir que siga en los grupos… Si la iglesia me acepta tiene que ser para lo bueno y para lo malo», apunta Manuela, dolida e indignada. La vida de Manoli, la única transexual de un pueblo pequeño que la vio nacer como hombre, casarse con una mujer, ejercer el oficio de zapatero y ser padre de dos hijas, que ahora tienen 28 y 30 años, no ha sido fácil.

En 2006, una operación en el hospital de Málaga acabó con un calvario de siete años de pruebas y de espera, y la liberó del drama de vivir dentro de un cuerpo equivocado. «En el quirófano le dije al cirujano plástico: ‘Si muero, moriré feliz’», recuerda. Tras la operación, Manuela empezó su vida plena de mujer en el pueblo, luchando contra la incomprensión de muchos de sus vecinos. «Iba en la moto y me lanzaban globos de pintura», rememora. También cuchicheaban y se reían de sus tacones y sus vestidos… pero eso fue hace muchos años. Manuela vive ya plenamente integrada, feliz y nadie mira si lleva pantalón o falda. «Dios sabe lo que he sufrido. Me he ganado el respeto como mujer con sudor y sangre», suspira. Y la iglesia, a la que ya acudía siendo un niño con su madre, ha sido siempre su gran refugio. «Yo colaboro de corazón con todo», cuenta esta devota de San Rogelio y la Virgen de los Dolores. Por eso, la decepción ha sido tan grande. «Presa de un ataque de ansiedad», tras hablar con el cura, Manuela buscó consuelo en su amiga Kim Pérez, portavoz de la Asociación de madres y padres de gays. «Estaba destrozada, tuve que animarla, le dije ‘Manuela vamos a luchar y vamos a hacerlo en nombre de Dios’», contaba ayer Kim.

Pero no solo Kim la está apoyando, la causa de Manuela ha desatado una oleada de solidaridad dentro del colectivo y la Asociación de Transexualidad Clínica de España hizo ayer una convocatoria llamando a movilizarse a todos los transexuales de España a las puertas de la catedral de Granada «mediante turnos hasta que el arzobispo de Granada ordene la confirmación de nuestra hermana».

Manuela agradece el apoyo, pero dice que ni aún así logra levantarse de la cama, ni tiene ganas de arreglarse. Ella lo tiene claro: «Jesús no permitiría esto, él era amigo de prostitutas y leprosos. Estaba siempre al lado de los discriminados».

«El cambio de sexo está fuera de la práctica de la Iglesia»

El párroco de la iglesia de la Encarnación de Íllora, José Luis Ontiveros, manifestó ayer a Efe que fue el domingo pasado cuando comunicó a esta vecina la «conveniencia» de que no se confirmara dado que la transexualidad «está fuera de la práctica de la Iglesia». «La Iglesia no le cierra las puertas, pero la confirmación es un sacramento que nos responsabiliza como cristianos, y el cambio de sexo es algo que, según las enseñanzas de la Iglesia en este tema, no se recomienda», explicó el párroco. «Somos amigos, ella suele venir los domingos, comulga, no se lo negamos, pero la confirmación es como dar un paso más, identificarse más cristianamente, por lo que confirmarla sería de alguna manera justificar esa práctica», opinó el sacerdote.

Últimos artículos

Segundo día de movilización estatal contra el genocidio en Palestina 25F

kaosenlared Este 25 de febrero volvemos a salir a las calles por el fin del...

Palestina. Medio millón de palestinos al borde de la hambruna al norte de Gaza

Resumen Latinoamericano Procesan comida para animales ante escasez de alimentos En el día 140 de...

Carta por la paz: que se callen las armas -- Varios autores

Rebelión Al cumplirse dos años de la guerra entre Ucrania y la Federación de Rusia...

Noticias similares

Segundo día de movilización estatal contra el genocidio en Palestina 25F

kaosenlared Este 25 de febrero volvemos a salir a las calles por el fin del...

Palestina. Medio millón de palestinos al borde de la hambruna al norte de Gaza

Resumen Latinoamericano Procesan comida para animales ante escasez de alimentos En el día 140 de...

Carta por la paz: que se callen las armas -- Varios autores

Rebelión Al cumplirse dos años de la guerra entre Ucrania y la Federación de Rusia...