InicioRevista de prensatemas sociales¿ Delito por ofensa pública de sentimientos religiosos?##Benjamín Forcano

¿ Delito por ofensa pública de sentimientos religiosos? -- Benjamín Forcano

Publicado en

Enviado a la página web de Redes Cristianas

Benjamín Forcano1A propósito de unas palabras del actor Willy Toledo
Es un reto que un teólogo se atreva a opinar sobre e este tema en una sociedad de mayoría católica muy tradicional .
Lo voy a hacer porque, contra lo que pueda parecer, es un tema que debiéramos saber llevar y planter en muchas situaciones y actos de nuestra vida religioso-política .

¿Cuántos teólogos que no estuvieron en el concilio y otros que participaron en él como peritos han sido censurados, sancionados y marginados por su pensamiento crítico? Es casi obligatorio recordar el caso de Hans Küng. En el año 1979 el Papa Juan Pablo II le retiró el título de teólogo católico. Seguramente el teólogo europeo más conocido, más leído y más admirado dentro y fuera de la Iglesia.

¿Cuántos teólogos, llamados de la liberación, han puesto en el banquillo de la conciencia y ética humanas , del derecho internacional y del Evangelio de Jesús las sucesivas invasiones, conquistas y atropellos de la Conquista española y de otras conquistas, imperios y colonialismos actuales? ¿Cuántos no han denunciado los atrasos respecto a la modernidad, la oposición irracional a la ciencia, la arrogancia de atribuirse en exclusiva la posesión de la verdad y del bien, y de haber callado, sustentado sino justificado en la Iglesia la inferioridad de la mujer, su debilidad y pecaminosidad, su discriminación , el sometimiento al varón, negándole dignidad, igualdad y derechos propios de todo ser humano?

Vayamos al caso concreto. Resulta que un día Jesús, cuando tenia unos 30 años se acerca al templo de Jerusalén y se encuentra que allí había un grupo de vendedores y cambistas. Y comenzó a echarlos de allí, volcó las mesas de los que cambiaban dinero y los puestos de los vendedores de palomas. Y no permitía que nadie pasara por el templo llevando cosas.

¿Contra qué se rebelaba Jesús?
Conviene aclarar: los vendedores estaban allí para facilitar la compra de animales sin defectos e impureza que los judíos ofrecían luego a Dios en sacrificio; y los cambistas para facilitar las monedas con las que debían pagar el impuesto anual del culto. Y este comercio estaba tolerado por los sacerdotes, del que percibían una parte de ganancia.
Lo que desató la indignación de Jesús, no fue el trasiego de todo aquel comercio sino que se pudiera hacer sólo en el atrio, llamado de los gentiles o de los paganos. Tal comercio sólo se podía hacer en el atrio, porque en él comerciaban y rezaban los extranjeros, que no podían comerciar ni rezar en el templo reservado exclusivamente para los judíos, los nacionales.

Y esto es lo que provoca la ira de Jesús: la desigualdad, la discriminación, de modo que si las actividades comerciales no están permitidas en el templo, tampoco en el atrio; ante Dios la oración de unos y otros vale lo mismo; tan sagrado es el atrio como el templo. Y, por eso, en su acción de expulsión les increpó: “Habéis convertido lo que es casa de oración para todas las naciones en una cueva de bandidos”. Jesús iguala a nacionales y extranjeros, tesis ésta revolucionaria, inadmisible para los judíos.

¿Consecuencia? “Tan pronto como se enteraron los Escribas y Sumos sacerdotes , escribe Marcos, se propusieron darle muerte, porque tenían miedo al impacto que sus enseñanzas producía en la gente” (Mr 11, 15-18).
Escribas, Letrados y Sacerdotes eran los únicos autorizados para interpretar y custodiar la Ley y los mandamientos de Dios.

Muy consciente de esto, Jesús no duda en prevenir a sus discípulos: “¡Cuidado con los letrados! Esos que gustan de pasearse con sus holapandas y de las reverencias en la calle, de los asientos de honor en la sinagogas y de los primeros puestos en los banquetes; ésos que se comen los bienes de las viudas so pretexto de largos rezos” (Mr 12, 39-0). ¡Son una camada de víboras!¿Cómo pueden ser buenas sus palabras siendo ellos malos? Porque de lo que rebosa el corazón lo habla la boca” (Mt 12, 3) “¡Hipócritas! Qué bien profetizó de ellos Isaías cuando dijo: Este pueblo me honra con sus labios , pero su corazón está lejos de mí; el culto que me dan es inútil” (Mt 15, 7-8).
– “¿Sabes, le dicen en un momento sus discípulos, que los fariseos se han escandalizado al oírte?

– O sea, les replica Jesús, que se han escandalizado porque he dicho que lo que mancha al hombre no es el no lavarse las manos antes de comer , sino lo que sale de su corazón a través de la boca? Dejadlos, que son ciegos y guías de ciegos .
En la cátedra de Moisés han tomado asiento los letrados y fariseos. Haced lo que os digan pero no imitéis sus obras, por que ellos dicen y no hacen. Todo lo hacen para llamar la atención de la gente. Son unos hipócritas, porque no entran en el Reino de Dios ni dejan entrar a los que están entrando” (Mt 23, 2-36) Pagan el diezmo de cosas insignificantes:como el de la hierba común, del anís, del comino y descuidan lo más grave de la Ley: la justicia, el buen corazón y la lealtad ¡Qué ciegos, cuelan el mosquito y se tragan el camello” (Mt 23, 2-36

También hoy las enseñanzas de Jesús pueden producir miedo y rechazo en quienes están empeñados en que no lleguen a la gente.
Recordemos las palabras con que el actor Guillermo Toledo comenta el hecho de la cofradía que salió en andas portando la imagen de un coño de plástico .
-Viva el coño insumiso contra la explotación, la precariedad.
– Me cago en Dios .
– Me cago en el dogma de la santidad y virginidad de la Virgen María.
– Me cago en el 12 de Octubre,en la conquista genocida de América y en la Virgen del Pilar.

Estas palabras pueden sonar a irreverentes, groseras, inoportunas y pueden criticarse (la forma), pero ayuda a su comprensión examinarlas en su objetivo e intención (el contenido) Tales palabras han sido aducidas por una Asociación de abogados cristianos “como posible delito de ofensa de los sentimientos religiosos”.
El autor ha explicado que sus palabras son una crítica satírica en el contexto político de las relaciones Iglesia-Estado.

Aclaremos:
1. Es evidente que el contorno procesional, en el que participa la cofradía, proviene y está amparado por la institución y jerarquía católicas.
2. Cabe preguntar: entre la multitud que sigue las procesiones y y entre quienes tienen responsabilidad más directa, ¿son conscientes de que esas procesiones debieran mostrar cómo hoy la rebeldía de Jesús “he venido a traer la Buena Noticia de la liberación a los pobres” y de su madre “todas las generaciones me felicitarán , el brazo del todopoderoso interviene con fuerza, desbarata los planes de los arrogantes, deriba del trono a los poderosos y exalta a los humildes” (1,6-53), tienen hoy una proyección subversiva que alcanzaría a muchos que siguen ejerciendo la dominación, la discriminación y el menosprecio de la mujer en la Sociedad y en la Iglesia y a otros que con su idolatría del poder y del dinero, del egoísmo y de la avaricia, sentencian a muerte a muchos que son los crucificados de hoy? ¿Por qué no desfilan junto al Cristo, junto a sus bellas tallas artísticas, los que son sus vicarios: los excluidos, los marginados, torturados por el hambre , el exilio, el desempleo, el desahucio, etc. “Cuanto hicisteis con uno de estos hermanos míos pequeños conmigo lo hicisteis”..

Está claro . El mismo concilio Vaticano II no dudó en dejarlo escrito en sus documentos: “El ateísmo considerado en su integridad, es también consecuencia de una reacción crítica contra las religiones, también contra la religión cristiana. En la génesis del ateísmo puede muy bien suceder que una parte no pequeña de responsabilidad cargue sobre los creyentes, en cuanto que, por el descuido en educar su fe, o por una exposición deficiente de su doctrina, o también por los defectos de su vida religiosa, moral y social en vez de revelar el rostro auténtico de Dios y de la religión más bien lo ocultan (GS, 19).

Esta crítica no es casual ni de ahora, se remonta a la historia entera de la Iglesia. Siempre ha habido ultraconservadores y
reformadores, lacayos sumisos y profetas, inquisidores y liberadores.
Muchos han denunciado a lo largo de la historia omisiones, aberraciones, atropellos y prácticas incompatibles con el Dios de Jesús y su Evangelio.
La denuncia la hacen unos y otros, de formas diferentes.
¿Por ué no recordar, a modo de ejemplo, lo que seguramente haya sido el sermón más valiente, cristiano y fuerte predicado en América Latina?.

Fray Antonio de Montesinos, el 21 de Diciembre de 1511, con las más altas autoridades en Misa, habiéndolo pensado bien, en nombre suyo y de su comunidad de dominicos, subió al púlpito, dio un golpe seco y sonoro y lanzó un grito de protesta contra la opresión de los indios : “Esta mi voz, gritó Montesinos, es la voz de Cristo en el desierto de esta isla y os será la más nueva que nunca oisteis, la más áspera, dura y espantable, y peligrosa que no pensareis oir…Esta voz es que todos estáis en pecado mortal, y en él vivís y morís por la crueldad y tiranía que usáis con estas gentes inocentes.

Decid, ¿con qué derecho y con qué justicia tenéis en tan cruel y horrible servidumbre a cuestos indios? ¿Estos no son hombres? ¿No sois obligados a amallos como a vosotros mismos? .
La voz de Montesinos maldecería cualquiera otra voz que intentase justificar aquella situación en nombre de Cristo.
No se pueden justificar en nombre de Dios situaciones, hechos y comportamientos absolutamente inhumanos y repudiables, ni en economía, ni en política, ni en religión.

¿Quién no se aparta y reniega de un Dios y de una Virgen sin rostro auténtico, irreconocible y manipulado en nombre de propósitos e intereses detestables? ¿Cómo respetar y adorar a un ídolo?
El Jesús de Nazaret vino a liberar a los pobres y oprimidos, no a justificar la soberbia y egoísmo de los ricos. Por eso, hay que estar atentos cuando en una situación de desigualdad e injusticia, se pretende meter a Dios, para justificarla explícita o implícitamente. Ese Dios provoca indignación y desprecio y no es ciertamente el Dios de Jesús.

Poco más tengo que añadir.
“Viva el coño insumiso contra la explotación y la precariedad”, “Me cago en Dios” y “Me cago en la conquista genocida de América Latina,” son denuncias cuyas palabras pueden discutirse y robarse en su forma pero no en su contenido.
¿Con su gesto y palabras airadas cometió Jesús delito por ofensa a la verdad y sentimientos religiosos de su pueblo? ¿Lo cometieron la cofradía y el actor Willy? ¿Habría que penalizarlos y llevarlos a la cárcel?
Acaso se podría denunciar y penalizar a otros, implicados en apariencia con lo religioso, pero en realidad opuestos en su vida a postulados y valores sustanciales de la fe y al seguimiento de Jesús.

Últimos artículos

Gobernanza planetaria y derechos de la naturaleza para tiempos convulsos -- Fernando Valladares

Rebelión Fuentes: The Conversation Las actividades humanas están provocando una nueva trayectoria del sistema Tierra caracterizada...

El joven rico -- Sandra Estrada Real

Cristianismo y Justicia La historia del joven con Jesús me pareció siempre un poco predecible...

El Papa pregunta: ¿hemos hablado de nuestro encuentro con Jesús con alguien? -- Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

Vatican News Este III Domingo de Pascua, antes de rezar el Regina Caeli, el Pontífice...

Noticias similares

Gobernanza planetaria y derechos de la naturaleza para tiempos convulsos -- Fernando Valladares

Rebelión Fuentes: The Conversation Las actividades humanas están provocando una nueva trayectoria del sistema Tierra caracterizada...

El joven rico -- Sandra Estrada Real

Cristianismo y Justicia La historia del joven con Jesús me pareció siempre un poco predecible...

El Papa pregunta: ¿hemos hablado de nuestro encuentro con Jesús con alguien? -- Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

Vatican News Este III Domingo de Pascua, antes de rezar el Regina Caeli, el Pontífice...