InicioRevista de prensatemas socialesDe María Antonieta a Ana Botella##Jaime Richart

De María Antonieta a Ana Botella -- Jaime Richart

Publicado en

Enviado a la página web de Redes Cristianas

En una biografía rigurosa, como todo lo escrito por Emil Ludwig, Maria Antonieta, favorita de Luis XVI, rey de Francia, es una mujer frívola y voluble, de gustos caros y rodeada de una camarilla intrigante. Pronto se gana la fama de reaccionaria y despilfarradora. Ignora la miseria del pueblo y con su conducta contribuye al descrédito de la monarquía que desembocó en la Revolución Francesa. Cuenta Ludwig que era tal su desverguenza que cuando sus «asesores» le trasladaban el clamor del pueblo exigiendo pan, ella contestaba: «que coman bollos».

La revista alemana Der Spigel relata una historia que ilustra perfectamente lo escandaloso de la situación actual en España que recuerda épocas pasadas como la de esta mujer. Se refiere a la Alcaldesa de Madrid, cuyo único «mérito» es ser la señora de Aznar.

Según el semanario, «el Ayuntamiento es un palacio cuya remodelación ha costado 500 millones de euros; su despacho es mayor que el del Presidente de los Estados Unidos, tiene «un mayordomo cuya única función es servirla el café», y 260 asesores personales y altos cargos que cobran de media 60.000 euros. El Ayuntamiento posee, además, 267 coches oficiales de uso personal: más que todas las capitales de la eurozona juntas.

La administración no tiene medida; la ostentación suntuaria más indecente tiene lugar en medio de una penuria extrema, donde Cáritas ha de atender a mas de un millón de personas, y un 26% de los niños vive por debajo del umbral de la pobreza. Y el país en situación de rescate. ¿Cómo se atreve a ir a misa y a salir a la calle? Pero no es la excepción, es la regla…»

No está confirmada la descripción de Der Spigel, pero llueve sobre mojado. La estela dejada por la burbuja inmobiliaria, los faraónicos templos a la necedad y al culto a la personalidad de muchos políticos, principalmente del partido en el poder ejercido de manera absoluta, no permiten la presuncia en contrario.

Ana Botella, esposa del ex presidente Aznar, (salvando las enormes distancias en glamour e inteligencia) recuerda a Maria Antonieta y sus dispendios mientras el pueblo moría de hambre… Si hacemos caso a Der Spigel, Botella gasta como un jeque árabe viajero acompañado por sus 260 mujeres conduciendo cada una con su respectivo coche.

Es cierto que ese derroche desafiante no es solo cosa suya, pues en prácticamente todos los ayuntamientos, Comunidades y el propio Estado los gastos suntuosos y personales en A o en B son de escándalo. Pero el hecho de estar situada esta mujer, Ana Botella, en el epicentro de la península, en el centro de la capital española, en el foco de la causa centralizadora del partido político en el poder y en el centro de lo que resulta un contubernio político con su egocéntrico marido, hace de ella y de sus prácticas un ser despreciable. Y doblemente despreciable si pensamos que, como ya sabe el mundo entero, millones de personas en este país, si no mueren de hambre como en los tiempos prerrevolucionarios en Francia, se desangran moralmente por no tener nada que llevar a la boca de sus hijos en espera de que la caridad o la filantropía, les libre de la enfermedad, de la inacción y de la miseria absoluta.

España está al borde del colapso social y de la quiebra. Si los dirigentes en todas las esferas no reaccionan a tiempo y siguen, como Maria Antonieta y Ana Botella, sin privarse de sus caprichos y sin gesto alguno que alivie la indignación que en regueros recorre por calles y redes sociales, España puede volver a ser un espacio socialmente incendiado. La represión nunca ha sido la mejor consejera para estabilizar a un país. Entren en razón y, como Bergoglio en Roma, limpien los poderes de basura, de codicia y de soberbia sus cuarteles de invierno. En caso contrario, no extrañe al mundo que la sociedad civil regrese al año 36.

Últimos artículos

Fronteras mentales -- Deme Orte

Enviado a la página web de Redes Cristianas La Tierra no tiene fronteras. Las fronteras son...

Yo vengo a ofrecer mi corazón -- Charo Mármol

Alandar Llevo unos días, unos cuantos ya, pensando qué escribir en esta columna: todo lo...

Genocidio en Ruanda: «La religión ha sido un motor de resiliencia para muchos» -- Céline Hoyeau

BAF Fuente: es.lacroix.com Delphine Umwigeme, ruandesa de 55 años afincada en Francia desde...

Noticias similares

Fronteras mentales -- Deme Orte

Enviado a la página web de Redes Cristianas La Tierra no tiene fronteras. Las fronteras son...

Yo vengo a ofrecer mi corazón -- Charo Mármol

Alandar Llevo unos días, unos cuantos ya, pensando qué escribir en esta columna: todo lo...

Genocidio en Ruanda: «La religión ha sido un motor de resiliencia para muchos» -- Céline Hoyeau

BAF Fuente: es.lacroix.com Delphine Umwigeme, ruandesa de 55 años afincada en Francia desde...