InicioRevista de prensatemas socialesDe la indignación a la amargura##Jaime Richart

De la indignación a la amargura -- Jaime Richart

Publicado en

Enviado a la página web de Redes Cristianas

Tal como van las cosas… Tal como son los dictámenes de las fiscalías, las respuestas de los imputados y de los testigos a jueces, abogados y fiscales; tal como se pronuncia la fiscalía anticorrupción y la agencia tributaria; tal como responden los innumerables personajes acusados de corrupción o sospechosos de corrupción, así como la temblorosa actitud de los jueces instructores y la manifiesta parcialidad de los magistrados que forman parte de los tribunales autonómicos y provinciales, el constitucional y el supremo, todo parece indicar que los casos de corrupción, cada día que pasa más numerosos y más graves, se van a ir quedando sucesivamente en nada. El país va a tener que asumir que la corrupción y el caciquismo político son formas de gobierno y han tomado carta de naturaleza entre nosotros.

Hay precedentes que lo avalan. La mayoría de los votantes que propiciaron la mayoría absoluta del partido en el gobierno ya tenían claros indicios de corrupción en casos escandalosos: Naseiro, Camps, Fabra… Su gravedad y el cinismo de los protagonistas eran lo suficientemente graves, moral y éticamente, como para no respaldar en las urnas a semejantes villanos. Sin embargo millones de votantes les premiaron. En estas condiciones es muy difícil no culpar a una cuarta parte de España de la situación que padecemos. Ellos son la causa de la causa. Por esto, primero tiene que cambiar el carácter y sensibilidad de la ciudadanía.

Sólo luego se verán los efectos. Sólo cuando madure esa España irresponsable el pais habrá entrado en la democracia. Mientras tanto la corrupción seguirá reinando y gobernando, en gran medida porque los tribunales juzgadores la protegen con astucias. Lo dicho, la indignación progresiva que provoca todo esto, no puede desembocar más que en sublevación. Pero si la indignación se frustra, si la indignación no se resuelve en sublevación, se convierte en amargura. Y como la aquella no es probable, cada dia se perciben en la calle más torrentes de amargura que van al encuentro con la depresión psicológica y económica o a fundirse con ellas. Así entran las naciones en la decadencia…

Últimos artículos

Respeto a la dignidad infinita, también dentro de la Iglesia -- Juan José Tamayo, teólogo

El blog de Juan José Tamayo "En el caso de los abusos sexuales, me parece...

Domingo 21 de Abril, 4º de Pascua– B (Juan 10,11-18) : Va con nosotros -- José A. Pagola

Grupos de Jesús El símbolo de Jesús como pastor bueno produce hoy en algunos cristianos...

Domingo 21 de Abril, 4º de pascua: Juan 10, 11-18

Fe adulta 11 Yo soy el modelo de pastor. El pastor modelo se entrega él...

Noticias similares

Respeto a la dignidad infinita, también dentro de la Iglesia -- Juan José Tamayo, teólogo

El blog de Juan José Tamayo "En el caso de los abusos sexuales, me parece...

Domingo 21 de Abril, 4º de Pascua– B (Juan 10,11-18) : Va con nosotros -- José A. Pagola

Grupos de Jesús El símbolo de Jesús como pastor bueno produce hoy en algunos cristianos...

Domingo 21 de Abril, 4º de pascua: Juan 10, 11-18

Fe adulta 11 Yo soy el modelo de pastor. El pastor modelo se entrega él...