InicioRevista de prensaiglesia catolicaCARTA DE JULIAN MORENO A LOS OBISPOS

CARTA DE JULIAN MORENO A LOS OBISPOS

Publicado en

Antonio Mª Rouco Lluis Martinez Sistach Jose Antonio Reig Agustín García Gasco Francisco Javier Martínez Jesus E. Catalá Ibañez Antonio Cañizares
Estimados Obispos:

Me ha sorprendido el último documento que habéis publicado: Teología y secularización en España. A los cuarenta años de la clausura del Concilio Vaticano II. Ha sido grande mi sorpresa por lo que considero una falta de razón en ciertos planteamientos que habéis escrito, o por lo menos insinuado en los párrafos del 47 al 51. En ellos he visto que habéis acusado de crear escándalos en la gente a los teólogos y colectivos “disidentes”. Les/nos acusáis incluso de producir el sufrimiento de muchos laicos, sacerdotes y religiosos, de crear divisiones, etc. Miedo me da hasta de llevaros la contraria en estas líneas, porque he leído insinuaciones en ese documento que ello podría implicar la excomunión, pero optar por callarme significa llevar la contraria a mi conciencia.

No es para nada cierto que los teólogos y colectivos disidentes en la Iglesia Católica, así como académicos, editores, etc, estén causando escándalo en la población. Yo estoy y participo en la corriente Somos Iglesia, y nuestra capacidad para “escandalizar” es realmente baja, pues lo que hacemos, escribimos y enviamos a los medios no sale generalmente en ninguna parte. Cuando Somos Iglesia, Teólogos/as de la Juan XXIII, MOCEOP, Mujeres y Teología, etc, salen en los medios, es debido fundamentalmente a un escándalo que los obispos habéis montado. En estos momentos ignoro si nos habrán llamado ya los periodistas por este documento, pues Somos Iglesia se reúne una vez al mes y los otros colectivos no creo que más de una vez por semana o una vez cada dos semanas, lo cual limita la capacidad de hacer comunicados. Lo único para lo que les servimos a los periodistas, es para completar su artículo, para hacerlo más atractivo a los lectores. Como no somos gente de polémicas no somos noticia.

Sobre los medios de comunicación:
– El diario ABC y La Razón: no publican nada porque no seguimos su línea editorial.
– El diario El Mundo: no publica gran cosa, pero algún caso nos hace muy de tarde en tarde.
– El diario El País y el grupo PRISA: en general consideran que a sus lectores el tema de la religión les interesa bien poco, por tanto es mínimo lo que en ellos se publica de nosotros, a pesar de estar en su línea, y generalmente cuando se publica algo es por encargo suyo, no porque hallamos contactado nosotros.
– En la radio salir no salimos al igual que en la televisión, salvo en algún programa de debate que llaman a alguien, pero a más no se llega. Solo recuerdo que cuando murió el Papa Juan Pablo II si salió durante 20 segundos nuestra portavoz y coordinadora de Somos Iglesia.
– En los medios de comunicación católicos, solo se recuerda una vez a la revista Alba que hizo un artículo para insultarnos. Pero ni la COPE, ni Zenit, ni la Agencia Veritas, ni Televisión Popular, nos sacan para nada. Ustedes salen en ellos todas las veces que queréis.
Por tanto carecemos de poder de convocatoria en los medios, y es algo que venimos evidenciando. Solo podemos salir en algunos medios cuando ustedes dicen o manifiestan algo realmente escandaloso, es decir, dependemos de ustedes para salir en los medios. Vosotros podéis convocar ruedas de prensa o hacer conferencias, con éxito. A nosotros no viene nadie a entrevistarnos, y si lo hacen es por teléfono o correo electrónico.

No es para nada verdad que nosotros seamos una causa de la secularización y de la disidencia interna en la iglesia, y menos aun que causemos sufrimiento. Esto es falso, y les doy unos ejemplos sobre el trabajo que realizamos por la iglesia y el cristianismo los disidentes:
– ¿Se acuerdan de aquella campaña de apostasía lanzada por COGAM? Pues verán, la Comisión de Asuntos Religiosos de COGAM (que participa en Somos Iglesia) ha hecho público un manifiesto contrario a la campaña de apostasía promovida por el grupo de Derechos Humanos de COGAM. Es decir se trabaja en evitar renegar de la Fe.
– Las charlas de teología que se dan en el Colegio mayor Chaminade en la Ciudad Universitaria de Madrid, van en una línea de seguir en la iglesia, de apostar por la iglesia, a pesar de no compartir ciertas ideas promovidas en la iglesia por ustedes.
– Encuentros estatales, Asamblea 2005, Leganés, Galicia: Nos juntamos todos, charlamos, debatimos y finalizamos los encuentros con una Eucaristía. En ellos ponemos de manifiesto lo que nos une, discutimos y tratamos propuestas, y finalizamos con nuestro deseo de seguir y luchar por la iglesia. Algunos nos salen con dos millares de personas como Leganés, y otros con 200 participantes como Galicia, o como el de Madrid 300. Y todo con nuestro reducido papel de convocatoria, y sin estrellas como cuando viene el Papa.

Me consta que todas las misas católicas que los grupos progres hacen siguen el misal romano, y se sigue casi al pie de la letra cuando se hacen celebraciones con otros cristianos no católicos. Cristianos somos de nombre y católicos de apellido. No se me olvida que algo que caracteriza a todos los colectivos, teólogos y laicos progres o disidentes, es que tendemos a alimentar la esperanza entre nosotros y en los demás, esperanza en que nuestra iglesia mejora con el día a día, en que hay que tener Fe. Les recomiendo suscribirse a Eclesalia y verán la línea de trabajo de nuestro medio estrella de correo electrónico.

No obstante tengo que acusarles a ustedes de tener realmente parte de culpa en el resurgimiento del laicismo y en la aceleración de la secularización de la sociedad, así como de la brutal caída del cristianismo en nuestro país. Algunos de vosotros, no todos, pues la mayoría sois obispos silenciosos que pasan desapercibidos por que no os gusta montar escándalos, han realizado comentarios bastante desafortunados contra diversas personas en esta sociedad, resultando estas ofendidas e indignadas con la iglesia. Por otra parte, los medios de comunicación en la búsqueda del sensacionalismo, terminan por decir que lo que diga un obispo es lo que dice la Iglesia, incluidas muchas barbaridades, empeorando la situación.

Sin ánimo alguno de ofender (y sin saber bien si debo usar la tercera o la segunda persona del singular para ser más respetuoso) comentaré con la única intención de ser entendido, algunas polémicas que habéis suscitado en los últimos años:
– José Catala, obispo de Alcalá: Ha afirmado que los gays y lesbianas son hijos de borrachos.
– Reig Pla, obispo de Murcia-Cartagena: Ha insultado al sistema educativo valenciano al afirmar que en las escuelas públicas valencianas se enseña y se promueve la homosexualidad. Formuló diversas ofensas a gays, lesbianas y transexuales. Debo recordar también que fue uno de los responsables, junto con otros obispos, de insultar a las mujeres maltratadas en la polémica Pastoral Familiar publicada desde la conferencia episcopal. En ella afirmó que la violencia doméstica es causada por la revolución sexual. También te recuerdo que en tu antigua diócesis de Segorbe-Castellón, creaste polémica al pedir a los sacerdotes que completasen su salario con el cepillo, al haber perdido varios millones en inversiones y no tener dinero para pagarles.
– Antonio María Rouco, cardenal y arzobispo de Madrid: La famosa quiebra de la seguridad social con las parejas de hecho constituyó un insulto grave a todas aquellas parejas que deciden civilmente no casarse y que pagan su seguridad social. Creó innumerables polémicas insultando a gays y lesbianas. La frase de “En Madrid se peca masivamente” constituyó una ofensa al pueblo de Madrid. Las polémicas con el gobierno socialista, más la suma de unas pésimas relaciones han llevado a que el final de su episcopado sea volver a las mismas relaciones Iglesia-Estado (o incluso peor) que al principio del gobierno del PP.
– Antonio Cañizares, cardenal y arzobispo de Toledo: Ha afirmado que los hijos de madres solteras, separados/as, divorciados/as (creo que podemos incluir a viudas/os por ser caso idéntico) pueden acabar siendo unos delincuentes, lo realizaste en una homilía tuya. Menciono las polémicas que creo junto con Antonio Mª Rouco sobre la Unidad de España al confundir la política con la religión. La pretensión de hacer participar a la conferencia episcopal en este tema casi se convierte en un error. Con esto se ofendió a muchos catalanes que piensan diferente de nosotros, los españolistas.
– José María Setién, obispo emérito de San Sebastián: Se te acusa de llevar una postura pasiva a las víctimas del terrorismo de ETA. Parece que no les falta motivos a las asociaciones de víctimas del terrorismo.
– Lluis Martínez Sistach, arzobispo de Barcelona: protagonizaste escándalos dando tu bendición al estatuto de Cataluña, para luego rechazarlo. Con esto lo que se consigue es minar su autoridad episcopal, ya que la política es terreno resbaladizo.
– Agustín García Gasco, arzobispo de Valencia: Cuando llegan las elecciones recomienda en sus homilías votar al PP, metiéndose en política. Es muy dado al insulto verbal en sus homilías y escritos, lo cual es imprudente. Hay mucha gente en tu diócesis que esta escandalizada por tu forma de llevarla, incluido un obispo auxiliar que dimitió, Sanus.
– Juan José Asenjo, obispo de Córdoba: Fue muy sonado el escándalo que protagonizó cuando defendió a un sacerdote pederasta, por fortuna rectificó del error, debo aplaudirle porque fue de los pocos obispos que se ha notado su rectificación. Sin que tenga que excusarlo la diócesis.
– Francisco Javier Martínez, arzobispo de Granada: Siendo obispo de Córdoba protagonizó un escándalo con Cajasur. En Granada protagoniza escándalos con una facultad de teología en un afán de controlarla, y sostiene un pleito por la autoría de un libro sobre la catedral en la cual un excanónigo, cercano a Cajasur, le ha demandado por insultos, así como 24 de los 35 autores del polémico libro te están demandando por daños y perjuicios. Y todo por llevarte mal con todo lo que signifique Cajasur. La pésima imagen episcopal que esta dejando sugiere con urgencia que sea expulsado de su cargo.

A estos escándalos y situaciones, se une los cometidos por la COPE. Es una vergüenza que no sirva ni a los católicos, sino a intereses partidistas y a gente con un afán de protagonismo sin límites. Desde esa cadena de radio se están cometiendo insultos al gobierno, a los catalanes, a los socialistas, al rey, al Partido Popular, etc. Lo curioso del caso es que los católicos presenciamos el horrendo acto que hace la COPE con varios obispos, como algunos catalanes que han sido ofendidos o ninguneados desde la emisora, o como a otros obispos que han sido hasta silenciados, como Ricardo Blázquez al que muchas veces le silencian desde la emisora.

No obstante, voy a daros una lista de gente que se siente ofendida o habeis ofendido vosotros:
– Gays, lesbianas y transexuales, y a sus respectivos padres: En dos años se han llevado toda clase de insultos, que si son hijos de borrachos, que si vienen de familias desestructuradas, que si no se pueden amar como se aman un hombre y una mujer, etc.
– La izquierda política de este país (y sus votantes): Habéis hecho no sólo algunos de vosotros campaña electoral en su contra, sino que no habéis dudado en responder golpe por golpe y en llegar a ofenderles. Rompisteis diplomáticamente con la izquierda, una cosa es disentir con la izquierda, y otra romper relaciones frontalmente.
– A los nacionalistas vascos, catalanes y gallegos: Con el bien moral de España, es como llamarles inmorales por sus ideas. A mi no me gustan sus ideas pero las respeto, y es algo que debéis hacer vosotros.
– Las mujeres maltratadas: Vuestro directorio de pastoral familiar es el directo responsable.
– Las feministas: Si acusáis a la revolución sexual de haber causado los malos tratos, las feministas están entonces insultadas.
– Los hijos nacidos según vuestro criterio: De ellos habéis afirmado que nacen con su dignidad dañada o con menos dignidad que los niños fruto de una relación sexual matrimonial.
– Los padres de hijos nacidos por fecundación in vitro: Ahora los llama Monseñor Reig Bioadulteros, creo que constituye un desacierto expresarse así.
– Divorciados/as, separados/as, y más a los que se casan de nuevo: Les habéis acusado de no saber vivir el matrimonio, de denigrarlo y cometer adulterio al casarse de nuevo.
– Los hijos de estos matrimonios fracturados: Al asegurar algunos de vosotros, como Cañizares, que pueden acaba siendo unos delincuentes y llegar a tener trastornos sicológicos.
– Todos los colectivos implicados en la lucha contra el SIDA, que no siguen vuestras directrices.
– Los jóvenes de este país: Al asegurar públicamente de nosotros que vivimos en el hedonismo y en el pecado, que carecemos de valores y formación.
– Las mujeres que han abortado: Llamándolas asesinas. Han ignorando ustedes como obispos lo que estas mujeres sufren con la decisión que tomaron de abortar. No soy favorable al aborto, que conste, pero soy prudente porque he visto y leído los dramas humanos que hay detrás.
– Las madres solteras: El calificativo de adulteras varias veces pronunciado es toda una ofensa. Además, bueno es que sean madres solteras a mujeres que abortaron por el rechazo social que pueden sufrir.
– Y ahora a gente de nuestra propia iglesia, colectivos, teólogos, religiosos, sacerdotes y laicos que disienten: Sobre los que intentáis ahora echarnos la culpa de la secularización y la desorientación del pueblo cristiano. A los que nos silenciáis.
Con semejante lista de ofendidos, ¿Cómo no se va a alejar la gente de la iglesia? Nadie se puede sentir bien identificado con esta iglesia de polémicas y de ofensas.

Es difícil señores obispos que la gente pueda respetarles tras su silencio con la guerra de Irak, a pesar de la insistencia contra la guerra de Juan Pablo II. Su apoyo explicito a las manifestaciones AntiFamilia y AntiLOE, con argumentos tristes, pobres y contradictorios para defender la educación y la familia. Aquello parecía que estabais contra la familia, pues solo queréis que solo exista un modelo familiar, y para la educación no proponíais reformas educativas serias o enmendar errores de la LOE, antes incluso decíais mentiras como en su momento os demostré en otra carta.

También fue notable su ausencia en actos de pobreza cero, excepto de Monseñor Omella, hay que mencionar que si participó.

Volviendo al documento, parece ir hasta en contra de la línea que aparentemente está tomando Benedicto XVI. Supongo que Benedicto está realmente dando pasos en integrar a los disidentes como los Lefevrianos, además de relajar tensiones con teólogos disidentes de los que él tuvo que ocuparse cuando estaba en la Congregación para la Doctrina de la Fe, como es el caso de Hans Küng, con el cual se reunió este último verano en Castelgandolfo. ¿Cuál es la razón por la que ustedes no hacen tampoco lo mismo?

De seguir en esta línea, la secularización seguirá avanzando, porque no se quiere poner remedio al problema. Voy a aportarles algunas ideas para frenar esta situación:
– Evitar los escándalos en los medios de comunicación. No se pueden elaborar escritos escandalosos, y hay que evitar sobrepasarse en declaraciones.
– Evitar entrar en cuestiones políticas. La Iglesia debe abandonar el terreno político, la política es causa de divisiones en España y no debe ser causa de divisiones en la Iglesia.
– Promover la formación bíblica, religiosa e histórica de la iglesia en los laicos, empezando por la juventud. Promover esto sobre todo en las parroquias. Así se previene la caída en sectas.
– Conceder un espacio para el dialogo y el disenso, esto es positivo en la iglesia, y no negativo. La condena de teólogos es una imagen bochornosa, y más cuando estos no cuestionan las verdades teológicas más elementales del catolicismo, sino las más secundarias. Es preferible que cuando algo se propone, se discuta abiertamente y sin miedo, la verdad solo da miedo si se asume mal. Juan Pablo II nos decía en una frase las “Ideas no se imponen, se proponen”.
– Formar a los sacerdotes en la forma correcta de decir homilías, e insistir en que estas sean preparadas antes de la misa. Las homilías son uno de los mayores plastazos de la misa, y se debe a que se cometen abusos y defectos muy graves. Muchas veces no se usan ni para comentar la sagrada escritura. Este ejemplo debiera ser corregido hasta por los propios obispos, que algunas de vuestras homilías no se sabe a quien van dirigidas.
– Formar a los sacerdotes en como dirigir una parroquia, existen demasiados sacerdotes que no saben dirigirlas. Es frecuente que al llegar un nuevo párroco, deshaga todo lo echo por el anterior aplastando gente. Si una parroquia funda un equipo de fútbol, una asociación, un taller de actividades, malo resulta que venga alguien y lo deshaga todo.
– Formar a los sacerdotes en el trato humano. Muchos carecen de la capacidad de conectar bien con la gente, y deben aprender hacerlo, preferiblemente desde el seminario. Comportamientos gravemente desordenados son la prepotencia, la intransigencia, el egocentrismo y la indiferencia, que esta muy presente en ciertos sacerdotes. Actuar con diplomacia ante todo el mundo es fundamental.
– Distribuir adecuadamente a los sacerdotes. Es muy habitual observar como en las ciudades hay hasta más de media docena de sacerdotes en una parroquia mientras se da habitualmente el caso en las zonas rurales de sacerdotes que se ocupan de varios pueblos.
– Dialogar con todos los partidos políticos. Cuando no se esté conforme con lo promovido o propuesto por alguno, recomiendo documentos en los que se disienta sin ofender. El disentimiento respetuoso es la mejor opción.
– Por último colaboración y dialogo tanto con los grupos que disienten como los que no disienten, frenar la secularización es un trabajo de todos. Es necesario evitar la manía actual de algunos por excluir, echar, expulsar, ignorar, etc, a gente, comunidades cristianas, colectivos, etc, de las parroquias. Los malos climas siempre propician malos resultados, y esto es lo que sufre mucho la iglesia.

Lo propuesto no implica ningún cambio de doctrina, no implica hacer cambios litúrgicos, ni cambios en el derecho canónico, ni supone una ruptura con Roma. Realmente son pequeñas propuestas para frenar la secularización en este país, limpiar la imagen de la Iglesia, y sobre todo prevenir que muchos católicos a ratos no nos sintamos sin sintonía con nuestros obispos.

Un saludo
Julián Moreno Mestre

Últimos artículos

Francisco: «Todos, deténganse. Detengan la guerra (…), ni antipalestinos ni antisemitas» -- Salvatore Cernuzio

Religión Digital "El Evangelio es para todos (...), yo también soy pecador", afirma en la...

Argüello, sobre el ‘cisma’ de las clarisas: «Por un edificio no se llega a negar el Concilio Vaticano II y la autoridad de todos...

Religión Digital El presidente de la CEE anuncia "medidas", sin concretar, ante el escándalo "La...

Juan Torres: “Las derechas, en esta época neoliberal, se han hecho revolucionarias. Las izquierdas han dejado de soñar” -- Rodrigo Ponce de León

el diario “La izquierda hace mucho tiempo, desgraciadamente, que se ha divorciado del pensamiento crítico...

Noticias similares

Francisco: «Todos, deténganse. Detengan la guerra (…), ni antipalestinos ni antisemitas» -- Salvatore Cernuzio

Religión Digital "El Evangelio es para todos (...), yo también soy pecador", afirma en la...

Argüello, sobre el ‘cisma’ de las clarisas: «Por un edificio no se llega a negar el Concilio Vaticano II y la autoridad de todos...

Religión Digital El presidente de la CEE anuncia "medidas", sin concretar, ante el escándalo "La...

Juan Torres: “Las derechas, en esta época neoliberal, se han hecho revolucionarias. Las izquierdas han dejado de soñar” -- Rodrigo Ponce de León

el diario “La izquierda hace mucho tiempo, desgraciadamente, que se ha divorciado del pensamiento crítico...