InicioRevista de prensatemas socialesBrasil: Seguridad Pública y Fraternidad##Frei Betto

Brasil: Seguridad Pública y Fraternidad -- Frei Betto

Publicado en

Adital

Comienza en esta Cuaresma la 47ª edición de la Campaña de la Fraternidad (CF) promovida por la CNBB (Conferencia Nacional de los Obispos del Brasil). El tema de este año es: «Fraternidad y Seguridad Pública», y el lema: «La paz es fruto de la justicia» (Isaías 32, 17).

Según el documento de la CF, entre los objetivos destacan: «suscitar el debate sobre seguridad pública y contribuir a la promoción de la cultura de paz; denunciar los crímenes contra la ética, la economía y las gestiones públicas, así como la injusticia presente en los centros de detención especial, del foro privilegiado y de la inmunidad parlamentaria para crímenes comunes; favorecer la articulación de redes populares y de políticas públicas con vistas a la superación de la violencia; apoyar las políticas gubernamentales valorizadoras de los derechos humanos».

La CNBB señala tres tipos de violencia predominantes en Brasil: la estructural, que niega la ciudadanía a una parcela de población y discrimina a los «diferentes»; la física, como la tortura, la agresión a la mujer, la explotación laboral y sexual de los niños; y la simbólica, a través de amenazas y presiones, negación de información y diseminación de la cultura del miedo.

Quizás la más frecuente y disimulada sea la que se da dentro de los hogares, desde malos tratos a las empleadas a las riñas entre parejas; la agresión a la mujer y a los hijos; las dependencias químicas; el desdén por los ancianos; la pedofilia recurrente y no denunciada.

Una de las formas de violencia más visible hoy es la ambiental, que promueve la deforestación y la polución de las aguas y del aire, favorece la emisión de CO2 en la atmósfera y el calentamiento global; reduce la biodiversidad y las fuentes de alimentos sanos. Está también la sutil, en forma de alimentos transgénicos no identificados, embalajes perniciosos para la salud, productos con sustancias químicas nocivas.

Los datos de la CNBB muestran que los indígenas y los pequeños agricultores han perdido sus tierras y han sido asesinados con motivo de conflictos por la tierra. «Como no hay límites, los que tienen dinero se vuelven propietarios de la mayor parte de las tierras; en el otro extremo, quien no tiene cómo comprar, queda sin nada, sin lugar para trabajar ni para vivir. Como surgen los Sin Tierra y los Sin Techo organizados, exigiendo sus derechos, nada más fácil que crezca la acusación y la imagen de que son delincuentes, e incluso terroristas, y que dicha acusación sea reforzada por el sentimiento general de que la violencia directa o la represión policial es el premio destinado a quien se rebela contra su propia suerte» (p. 185).

La violencia no está sólo en las agresiones evidentes. Se inocula hasta en nuestro mismo modo de pensar y de hablar, en el lenguaje que considera la paz resultado del equilibrio de fuerzas («más cárceles, más represión») y no fruto de la justicia. Y está también la violencia de los medios de comunicación, que invade los hogares con programas pornográficos, exaltando la imbecilidad, la ociosidad vacía, el éxito y la fama de quienes transgreden las leyes.

La CNBB propone que el tema de la seguridad pública sea debatido en las escuelas, iglesias, foros, medios de comunicación. Sugiere que se promueva el diálogo con el poder público en orden a la elaboración de programas, leyes y políticas de seguridad; que se organicen actos públicos sobre este tema; que se creen comisiones de justicia y paz y de derechos humanos que puedan acompañar a los casos de violación de esos mismos derechos; que se denuncie y combata toda forma de trabajo esclavo, de tráfico de personas, de explotación sexual, de violencia doméstica.

En la práctica de Jesús destacan tres actitudes antiviolencia: la humildad (hacerse niño, Mateo 18,4); el amor a los pobres y excluidos (Mateo 18,10; 25,31-40); el perdón (Mateo 18,22). Así como el programa de justicia, capaz de engendrar la paz, contenido en el sermón del monte (las bienaventuranzas, Mateo 5,1-12).

El documento de la Campaña de la Fraternidad 2009 puede ser adquirido en las librerías católicas o en: vendas@edicoesnbb.com.br

[Autor de «El amor fecunda el Universo», junto con Marcelo Barros, entre otros libros.
Traducción de J.L.Burguet]

* Escritor y asesor de movimentos sociais

Últimos artículos

Palestina, a un paso de entrar en la ONU si EEUU no lo veta -- Javier Otazu

Público Este jueves, el Consejo de Seguridad votará la admisión de Palestina como estado de...

Gonzalo Haya Prats (1931-2024). Un Testamento teológico -- Xavier Pikaza. teólogo

El Blog de Xavier Pikaza El teólogo falleció en Madrid tras una larga enfermedad Ha...

‘Manifiesto’ contra la empatía

Reflexión y Liberación ‘Tienes que ser empático’. Te lo dicen en los cursos de liderazgo,...

Noticias similares

Palestina, a un paso de entrar en la ONU si EEUU no lo veta -- Javier Otazu

Público Este jueves, el Consejo de Seguridad votará la admisión de Palestina como estado de...

Gonzalo Haya Prats (1931-2024). Un Testamento teológico -- Xavier Pikaza. teólogo

El Blog de Xavier Pikaza El teólogo falleció en Madrid tras una larga enfermedad Ha...

‘Manifiesto’ contra la empatía

Reflexión y Liberación ‘Tienes que ser empático’. Te lo dicen en los cursos de liderazgo,...