InicioRevista de prensaáfricaArde Congo, arde Etiopía… ¿dónde está la nueva política?##El Señor Kurtz

Arde Congo, arde Etiopía… ¿dónde está la nueva política? -- El Señor Kurtz

Publicado en

Rebelión

No me pararé aquí a analizar, de nuevo, si África importa o no importa a los medios de comunicación españoles. Tampoco me pararé para enfadarme ni frustrarme sobre si la (mínima) cobertura mediática se hace contextualizando los conflictos, analizando sus causas y sin asquerosas herencias de alianzas políticas, económicas y mediáticas –Kabila, nuestro gran pacificador; Etiopía, nuestro nuevo mercado emergente-, o si se cubre la noticia de la manera más morbosa y tópica posible. Y no haré nada de esto porque este no es un artículo sobre cómo se cubre África ni sobre las causas –políticas, internas e internacionales- de cada uno de estos conflictos. Hoy, los periodistas no son los protagonistas de este blog. Lo son las ONGD y los movimientos sociales por el desarrollo internacional. ··· Ver noticia ···

Últimos artículos

Comunicado de Somos Iglesia Internacional sobre Dignitas Infinita

Incapaz de autorreflexión crítica Publicado: 15 de abril de 2024Categoría: Últimas Noticias Respuesta a la carta del...

Relación actualizada de los colectivos que forman Redes Cristianas

Alandar Asociación Teológica Juan XXIII Católicas por el Derecho a Decidir Comités Óscar Romero Comunidades Cristianas CEMI Comunidades de...

‘La Iglesia debe ser profética’

Reflexión y Liberación Según +Pedro Arrupe, la Iglesia no podía dar la espalda a las...

Noticias similares

Comunicado de Somos Iglesia Internacional sobre Dignitas Infinita

Incapaz de autorreflexión crítica Publicado: 15 de abril de 2024Categoría: Últimas Noticias Respuesta a la carta del...

Relación actualizada de los colectivos que forman Redes Cristianas

Alandar Asociación Teológica Juan XXIII Católicas por el Derecho a Decidir Comités Óscar Romero Comunidades Cristianas CEMI Comunidades de...

‘La Iglesia debe ser profética’

Reflexión y Liberación Según +Pedro Arrupe, la Iglesia no podía dar la espalda a las...