InicioRevista de prensatemas socialesYo estuve en Bilbao##José Arregi, teólogo

Yo estuve en Bilbao -- José Arregi, teólogo

Publicado en

Religión Digital

Estuve en la manifestación del sábado día 12, bajo el lema “Derechos humanos. Solución. Paz. Presos y presas vascos a Euskal Herria”. Con todo mi respeto a quienes comparten el lema pero no la manifestación y a todos los que no comparten ni el lema ni la manifestación, quiero exponer con franqueza y sencillez por qué estuve en Bilbao.
1. Al igual que una inmensa mayoría de la ciudadanía vasca, reclamo cambios sustanciales en la política penitenciaria, empezando por el fin de la dispersión, la derogación de la doctrina Parot y la liberación de los presos gravemente enfermos. La dispersión castiga injustamente a las familias. La doctrina Parot ha sido unánimemente declarada ilegal por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo. El mantenimiento en prisión de un enfermo gravemente enfermo contradice el sentido de la prisión según la Constitución: prevención y reeducación/reinserción. Las tres medidas fuerzan el derecho vigente. Y, sobre todo, vulneran los derechos humanos de los presos.

2. Pues sí, todos los presos –aun cuando hubieren cometido los peores delitos–son sujetos de derechos humanos. Dios puso una señal en la frente a Caín el asesino, para que nadie le hiciera daño. Es preciso defender todos los derechos humanos de todas las personas, cuando es políticamente oportuno y cuando no lo es. Con un único límite: los derechos superiores de otras personas (o de otros seres). Pienso que las medidas señaladas no vulnerarían ningún derecho ajeno superior, luego son de justicia.

3. ¿Y las víctimas? Se ha dicho que quienes asistimos a la manifestación de Bilbao hemos despreciado y afrentado a las víctimas de ETA. Me duele escucharlo. Me conmuevo y me inclino ante todas las víctimas de ETA (y ante las otras víctimas, las de la violencia del aparato estatal o paraestatal), y les pido perdón. Y de todo corazón les digo: “Queremos estar junto a vosotros, vosotras, hasta que vuestra herida deje de sangrar. No permitáis que intereses ajenos a vosotros mantengan abierta vuestra herida. El odio y la venganza y el aumento del castigo que predican algunos no curarán vuestra memoria. Solo os aliviará el bálsamo de la compasión que a vosotros se os negó”.

4. Se ha dicho que quienes asistimos a la manifestación justificábamos a ETA. Tal vez algunos querrían que fuera verdad, pero es mentira. Muchísimos de los que estuvimos allí, desde hace muchos años, hemos denunciado en privado y en público, de palabra y por escrito, el terrorismo de ETA. Y quien haya condenado SIEMPRE TODOS los terrorismos, que tire la primera piedra. Recordemos, sí, el pasado, para no repetirlo. Demos tiempo a cada uno para contar y desahogar las angustias padecidas. No olvidemos el pasado, pero sanemos la memoria. Y construyamos el futuro con sabiduría, con paciencia, con grandeza de ánimo.

5. Se ha dicho también que la manifestación estaba manipulada por la izquierda abertzale. Es posible. Pido que nadie margine a los presos que se acogen a la “vía Nanclares”, por la que el Gobierno español ofrece la excarcelación a cambio de una desvinculación pública de ETA, petición de perdón, pago de la responsabilidad civil a las víctimas colaboración con la justicia. Pero si solo asistiera a manifestaciones impolutas, siempre me quedaría en casa. ¿Y acaso la “vía Nanclares”, siendo justa, no está manipulada?

6. He oído decir y he leído que la manifestación del sábado no servirá de nada. Es muy posible, pero sería injusto y lamentable. Como sería injusto y lamentable que solo apoyáramos los derechos humanos cuando fuéramos a tener éxito. Por supuesto que harán falta muchas cosas además de las pancartas. Muchas voluntades e instrumentos de paz serán necesarios para construir un futuro común. Y creo que todos podemos quererlo y hacerlo, y que sumando esfuerzos lo podremos conseguir.
“Bienaventurados los que buscan la paz –dijo Jesús–, pues ellos serán hijos de Dios”, hijos e hijas de la Paz. Solo quien busca la paz vivirá en paz.

Para orar
Que todos los seres de todo lugar,
víctimas del sufrimiento de cuerpo y de espíritu,
puedan lograr un océano de dicha y de gozo
en virtud de mis méritos.

Que los desnudos encuentren vestido,
los hambrientos, alimento,
los abandonados, nueva esperanza,
dicha y prosperidad para siempre.

Que todos los enfermos e inválidos
se vean muy pronto libres de su enfermedad,
y que todas las enfermedades del mundo
desaparezcan para siempre.

Que los que están aterrados cesen de tener miedo
y los encadenados vuelvan a encontrar la libertad;
que los sin-poder encuentren el poder
y los hombres no olviden el gesto de la amistad.

Que todos los viajeros encuentren la felicidad
allí donde vayan,
y realicen sin esfuerzo
aquello por lo que un día se fueron.

Que ninguna criatura viva sufra jamás,
cometa el mal o caiga enferma;
que ninguna tenga miedo o sea despreciada,
o que ningún espíritu sea jamás humillado.

Que mientras dure el espacio
y queden seres vivos,
también yo permanezca
para eliminar del mundo la miseria

(Plegaria de Shantideva, santo y sabio budista del s. VIII)

Últimos artículos

Tamayo alerta contra «la alianza internacional del odio» entre ultraderecha y cristianos extremistas -- José Landi

La Voz del Sur El escritor y catedrático de Teología de la Universidad...

Consternación del Papa por las víctimas de los atentados en Burkina Faso

Vatican News El domingo 25 de febrero se produjeron en Burkina Faso varios atentados terroristas...

La Iglesia manipuló cifras para excluir a más de 300 víctimas en su informe sobre pederastia

Publico El documento presentado en diciembre pasado, publicitado por los obispos como "el más completo...

Noticias similares

Tamayo alerta contra «la alianza internacional del odio» entre ultraderecha y cristianos extremistas -- José Landi

La Voz del Sur El escritor y catedrático de Teología de la Universidad...

Consternación del Papa por las víctimas de los atentados en Burkina Faso

Vatican News El domingo 25 de febrero se produjeron en Burkina Faso varios atentados terroristas...

La Iglesia manipuló cifras para excluir a más de 300 víctimas en su informe sobre pederastia

Publico El documento presentado en diciembre pasado, publicitado por los obispos como "el más completo...