InicioRevista de prensatemas socialesVoces, consejos y alertas ¡descaradamente antidemocráticos!##Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

Voces, consejos y alertas ¡descaradamente antidemocráticos! -- Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

Publicado en

Enviado a la página web de Redes Cristianas

Se están oyendo estos días voces, a través de avisos, consejos, alertas, descaradamente antidemocráticos. Proceden de los mercados, de los bancos, de la empresas, de la alta burguesía y de las grandes fortunas de este país. Hasta aquí, todo normal, porque ya sabíamos que estos miembros de la sociedad civil no son fervientes admiradores, ni siquiera simpatizantes sinceros, de los mecanismos democráticos, excepto cuando favorecen sus ganancias y sus enjuagues comerciales. Pero lo que sorprende, y a mí, mucho, es que la Unión Europea (UE) esté mandando avisos de este tenor, que, en su caso, de techo común de los países teóricamente democráticos europeos, lo que antes era descarado, ahora resulta obscenamente democrático.

Y las voces, avisos, consejos, alertas, se dirigen a la actual situación pos-electoral española, y, en concreto, se enfocan contra algunos partidos que se suponen peligrosos para la armonía de la sociedad, en lo tocante a las instituciones, a los partidos, y a las personas del conjunto de la sociedad civil, que, por lo visto, con ese partido al mando, o cerca del mismo, la seguridad y la cohesión de las estructuras sociales se verían seriamente afectadas negativamente. Me refiero, y mis lectores ya lo han descubierto, a Podemos, partido que acapara el foco político, y está en la diana de todos los ataques, de todas las desgracias venideras, y de todas las desventuras.

Lo que olvidan los que así se asustan, hasta llegar a una cierta impertinencia socio-político-económica, es que, sin embargo, hay más de cinco (5) millones de votantes, exactamente, 5.189.333, que lo han votado. A mi no me gusta nada el estilo provocador, camorrero y faltón, con las instituciones, los lugares y las personas, de ese partido, y de si líder, Pablo Iglesias. El número que montó el día de puesta en marcha del Parlamento, de la elección de la mesa y de su presidente, fue, en mi opinión, de poca decencia, injusto con sus compañeros diputados, con el reciente elegido presidente de la Cámara Baja, y hasta con los telespectadores, que no acudían a un programa de puños en alto, y de consignas políticas, fuera de sitio, de tono, y de orden. Si a eso sumamos el inaceptable aprovechamiento de la preceptiva visita al jefe del Estado, el rey Felipe VI, para erigirse como protagonista de la jornada, anunciando antes a los medios, y por la TV a toda España, antes que a los interesados, el partido socialista, y a su secretario Pedro Sánchez, su arrogante propuesta de pacto político, tenemos el cuadro que, para muchos, provoca un rechazo visceral, y sin remedio. Es decir, que lo que voy a expresar más abajo no se debe a mi simpatía hacia esa formación política, sino a mis convicciones, que deseo sean lo más democráticas posible.

Es indispensable separar la simpatía, o antipatía, hacia los políticos y los partidos, de la racionalidad democrática. Cinco millones de votos son una porrada de papeletas, que habilitan por completo a sus receptores para entrar de lleno en el juego político. Vayan como vayan vestidos, con tal que no falten gravemente al decoro, peinen como peinen, y hagan el uso que más les convenga, o ellos así opinen, del caudal de votos que han conseguido. Incluso el que sus actitudes nos resulten incómodas, y hasta equivocadas. En el caso de la situación española, ni los mercados, ni los bancos, como tales, ni las empresas, ni la UE, han votado. Atribuirse no sé qué prerrogativas para alzar su voz de alerta o de consejo, y pretender que esa voz se oiga, basados en la supuesta sensatez de su opinión, encaramados en la altura de sus puestos políticos, empresariales, o de sus cuentas corrientes, es, además de indecoroso e injusto, insólito y descabellado.

Hay que preguntarse, primero, por qué un partido y unos políticos que a tanta gente disgustan y hasta repugnan, han convencido, sin embargo a más de cinco millones de electores, para elegirlos como sus representantes y los futuros defensores de sus derechos, y de sus puntos de vista. A no ser que queramos convertir la Democracia en el sistema que han descubierto los ricos y elegidos de la fortuna para vivir cada vez mejor, y hacerlo, además, con la tranquilidad de las cosas hechas con ética humanista, y moral social. ¿No decía cierto gurú del PP que esos seguidores del de la coleta «eran unos friquis, y los de Ciudadanos unos insignificantes»? Hay muchos en nuestro país, y en Europa, que así piensan, basados en sus títulos, en sus sueldazos, en sus cuentas corrientes, o en la vulgaridad de su pequeña vida burguesa, que, sin embargo, contenta su deseo de una vida tranquila, sin sobresaltos, y con su cuota de «panem et ciercenses» asegurada.

Uno de os atractivos más destacados de la Democracia es que, con el paso del tiempo, enseña e invita a los que la practican, y viven en ella, aún injustamente muchas veces, a desarrollar su sentido crítico, y exigir sus derechos. Cuando esta exigencia se vea postergada, desoída, y dejada de lado sistemáticamente por los falsos detentores del poder, no será muy raro que se vaya construyendo una bomba explosiva, como la Historia nos ha enseñado en muchos casos. ¡Hay muchos indignados a los que no asusta ni la prima de riesgo, ni la incomodidad de los mercados, ni el cierre de los créditos! Ellos llevan viviendo una vida aperreada con todos esos indicadores al alza; y piensan, que tal vez alterando el sentido de ese proceso les vaya mejor, y puedan sentirse más dignos y respetados.

Últimos artículos

Francisco: «Todos, deténganse. Detengan la guerra (…), ni antipalestinos ni antisemitas» -- Salvatore Cernuzio

Religión Digital "El Evangelio es para todos (...), yo también soy pecador", afirma en la...

Argüello, sobre el ‘cisma’ de las clarisas: «Por un edificio no se llega a negar el Concilio Vaticano II y la autoridad de todos...

Religión Digital El presidente de la CEE anuncia "medidas", sin concretar, ante el escándalo "La...

Juan Torres: “Las derechas, en esta época neoliberal, se han hecho revolucionarias. Las izquierdas han dejado de soñar” -- Rodrigo Ponce de León

el diario “La izquierda hace mucho tiempo, desgraciadamente, que se ha divorciado del pensamiento crítico...

Noticias similares

Francisco: «Todos, deténganse. Detengan la guerra (…), ni antipalestinos ni antisemitas» -- Salvatore Cernuzio

Religión Digital "El Evangelio es para todos (...), yo también soy pecador", afirma en la...

Argüello, sobre el ‘cisma’ de las clarisas: «Por un edificio no se llega a negar el Concilio Vaticano II y la autoridad de todos...

Religión Digital El presidente de la CEE anuncia "medidas", sin concretar, ante el escándalo "La...

Juan Torres: “Las derechas, en esta época neoliberal, se han hecho revolucionarias. Las izquierdas han dejado de soñar” -- Rodrigo Ponce de León

el diario “La izquierda hace mucho tiempo, desgraciadamente, que se ha divorciado del pensamiento crítico...