InicioRevista de prensaiglesia catolicaVIOLACIÓN DEL DOCUMENTO DE APARECIDA. Representantes de las Comunidades Eclesiales de...

VIOLACIÓN DEL DOCUMENTO DE APARECIDA. Representantes de las Comunidades Eclesiales de Base de América Latina

Publicado en

Atrio

Aparecida.jpgCuando publicamos el 9 de Junio el Documento de Aparecida aprobado por los representantes de todos los obispos latinoamericanos, tras varios años de preparación y casi un mes de deliberaciones, ya preveíamos que el texto podía ser cambiado por los funcionarios del Vaticano con autorización papal. De hecho así ha sucedido.
Una parte de estos cambios, que alteran profundamente el sentido del documento, ha sido ya analizada y denunciada por las Comunidades Eclesiales de Base (CEBs).

Vale la pena repasar el CUADRO DE CAMBIOS REALIZADOS POR EL VATICANO EN EL DOCUMENTO DE APARECIDA

Y a continuación leer esta carta que dirige un grupo de animadores de estas Comunidades a sus obispos durante una reunión celebrado hace poco en Santo Domingo.

Santo Domingo, 28 de Julio de 2007

A nuestros Obispos de América Latina y El Caribe

Reciban nuestros cordiales saludos en Cristo Jesús.

Los y las representantes de las Comunidades Eclesiales de Base de diversos países de nuestro continente reconocemos la presencia del Espíritu Santo en la V Conferencia General celebrada en Aparecida, Brasil, que sigue inspirando al Magisterio colegiado de la Iglesia de América Latina y el Caribe en su búsqueda de fidelidad al Evangelio y al deseo de dar respuesta a las difíciles y urgentes necesidades de nuestros pueblos.

Las Comunidades Eclesiales de Base queremos decirles gracias por haber recuperado el método del ver, juzgar y actuar que caracteriza a nuestra Iglesia. Agradecemos el cariño y apoyo que nos manifestaron en la V Conferencia, ayudándonos a fundamentar nuestra identidad, citando explícitamente el documento de Medellín (15,10) que fue la recepción del Concilio Vaticano II (LG 26); esto fortalece y reconoce el largo caminar de las Comunidades Eclesiales de Base en nuestras Iglesias locales.

Les agradecemos la manera pastoral y paterna en que retomaron la opción por los y las pobres, en sintonía con el Magisterio del Papa Benedicto XVI, como parte intrínseca de la fe en Jesucristo. Al agradecerles esta sensibilidad hacia las y los pobres y excluidos, los sentimos a Ustedes mismos deseando ser discípulos-misioneros de Jesús, preocupados como El, de que nuestros pueblos encuentren vida y vida en abundancia (Jn. 10,10; Mc. 6, 34-44).

Junto con este agradecimiento queremos manifestar nuestra profunda preocupación y desconcierto, al constatar que el documento final de Aparecida, aprobado por unanimidad, ha sido modificado de manera que no sólo son cambios al documento sino un cambio de documento. Esto nos hace sentir que se pone en entredicho el Magisterio colegiado de los Obispos de América Latina y El Caribe. Nos preocupa que las orientaciones del Concilio Vaticano II, que acogimos como palabra del Magisterio para la Iglesia Universal, hayan sido vulneradas, afectando la subsidiariedad de las Iglesias locales.

Nos entristece el atropello al trabajo realizado por ustedes en Aparecida, que afecta al conjunto de la Iglesia Latinoamericana y Caribeña y especialmente a las Comunidades Eclesiales de Base, anulando su identidad eclesial y su originalidad. Además, se ha modificado la expresión de estima y la declaración de apoyo que Ustedes nos manifestaron en el documento de Aparecida, transformándose en advertencias y amonestaciones a las Comunidades Eclesiales de Base, ignorando el proceso de los últimos 25 años.

El Departamento de Parroquias y Comunidades Eclesiales de Base del CELAM nos convocó, en Quito, en agosto 2006, como representantes de las Comunidades Eclesiales de Base, para dar nuestro aporte, y ahora, con la misma confianza, les expresamos nuestra preocupación.

Reafirmamos la solidaridad con nuestros pastores, apoyando su palabra como Magisterio colegiado de los Obispos de América Latina y El Caribe y esperamos que el documento conclusivo original sea recuperado y que no se pierda lo que ustedes aprobaron.

Sabemos que, en otras ocasiones en que esto mismo ha sucedido, hubo una rectificación, como fue el caso de la alteración, por la comisión de redacción, de una pequeña frase en la Gaudium et Spes, cuando esa Constitución ya había sido aprobada.
Anexamos estudio comparativo de la versión de los dos documentos.

Pedimos a María, que nos acompaña siempre, los bendiga e ilumine en su servicio, como pastores del pueblo de Dios.

P. Luiz Ceppi – Brasil
P. Alwin Nagy – Argentina
Sergio Cárdenas – Chile
P. Juan Hopkinson – Bolivia
P. Simón Gutiérrez – Bolivia
Marta Boiocchi – Haití
P. Anibal Zilli – Haití
Hna. Neuza Lovis – Haití
P. Petyel Lainesca – Haití
Anné Beltré – República Dominicana
Hna. Consolación Correa – Guatemala
Carlos Herrera – Guatemala
Víctor González – Guatemala
P. César Espinoza – Panamá
Hna. Socorro Martínez M. – México
P. Domingo Guarino – México
P. José Sánchez S. – México
Hna. Teolide Trevisan – Brasil
P. José Marins – Brasil
Hna. Teresa López – México
P. Jit-Manuel Castillo – República Dominicana

Últimos artículos

Segundo día de movilización estatal contra el genocidio en Palestina 25F

kaosenlared Este 25 de febrero volvemos a salir a las calles por el fin del...

Palestina. Medio millón de palestinos al borde de la hambruna al norte de Gaza

Resumen Latinoamericano Procesan comida para animales ante escasez de alimentos En el día 140 de...

Carta por la paz: que se callen las armas -- Varios autores

Rebelión Al cumplirse dos años de la guerra entre Ucrania y la Federación de Rusia...

Noticias similares

Segundo día de movilización estatal contra el genocidio en Palestina 25F

kaosenlared Este 25 de febrero volvemos a salir a las calles por el fin del...

Palestina. Medio millón de palestinos al borde de la hambruna al norte de Gaza

Resumen Latinoamericano Procesan comida para animales ante escasez de alimentos En el día 140 de...

Carta por la paz: que se callen las armas -- Varios autores

Rebelión Al cumplirse dos años de la guerra entre Ucrania y la Federación de Rusia...