InicioRevista de prensareligionesUTILIDAD DE LAS RELIGIONES EN EL MUNDO MODERNO. Pep Castelló

UTILIDAD DE LAS RELIGIONES EN EL MUNDO MODERNO. Pep Castelló

Publicado en

Koinonía

Las continuas presiones que la Iglesia Católica española ejerce sobre el Gobierno del Estado, y las polémicas concesiones de éste a esa institución que se empeña en no respetar la laicidad que exige nuestra Constitución nos invitan a reflexionar sobre la utilidad de la religión en el mundo actual.

Es evidente que la forma actual de vivir encaja mal con el pensamiento religioso tradicional y que el mundo moderno es cada vez menos religioso. Pero esto no significa que las religiones no puedan tener cabida en él sino tan sólo que necesitan encontrar una nueva forma de ubicarse y tienen que renunciar a su protagonismo y a cualquier privilegio que pueda ser una carga para la población no creyente.

Para que una religión pueda ser útil al mundo actual su discurso tiene que ser ético y acorde con el nivel de conocimientos alcanzado por la humanidad. Debe ser respetuosa con las otras religiones suprimiendo de raíz cualquier atisbo de arrogancia, y la conducta de quienes la predican debe ser coherente con su mensaje. Tan sólo así podrá contribuir al bien común y merecer la aprobación de creyentes y no creyentes.

Una religión que cumpla con estas condiciones que acabamos de ver no tiene por qué ser un conflicto en ninguna sociedad, sino al contrario, puede ser una aportación estimable para la convivencia y el desarrollo humano.

Los seres humanos vivimos y actuamos al impulso de nuestra vida emocional, y en ella hay más creencias que certezas confirmadas. Creencias de todo orden, verdades personales que nunca fueron verificadas ni es fácil que puedan llegar a serlo porque pertenecen al mundo de lo intangible. A lo sumo pueden alcanzar el nivel de creencias compartidas colectivamente, pero eso no les da valor ni fiabilidad, pues como la historia enseña los pueblos han errado colectivamente una y mil veces al impulso de creencias que compartía la mayoría de la sociedad.

Hoy nos hallamos en una de esas situaciones. La ambición del capitalismo ha propagado una infinidad de falsas certezas que han calado muy hondo en la sociedad, hasta el punto de que son la guía personal, la referencia de vida de prácticamente todo el mundo, pues casi nadie duda de que su forma de vivir y de pensar sea la más deseable para sí y para los demás de su entorno. Y es al amparo de estas creencias que la humanidad avanza como un huracán, destruyéndolo todo a su paso.

El papel que en una sociedad moderna podrían tener las religiones es el de contribuir a la reflexión y a la concordia. No a base de imponer sus creencias, ni de forma abierta ni solapadamente, sino proponiendo acciones que contribuyan a introducir la espiritualidad en nuestra forma actual de vida.

En las tradiciones religiosas hay un gran caudal de sabiduría que se puede poner al servicio del bien común. Intuitivamente el ser humano percibió hace ya muchos siglos las bases de nuestra conducta individual y colectiva, y las religiones compilaron y aplicaron esos conocimientos, y desarrollaron prácticas para potenciar sentimientos y conductas que comportasen beneficios personales y colectivos. Cierto que lo hicieron en el seno de unas culturas concretas, de acuerdo con las dimensiones sociales en que se movían, pero nada impide que puedan actualizarse y universalizarse. «Querer es poder», dice el refrán.

Hoy día, aun en este materializado mundo plagado de egoísmo en el cual vivimos, difícilmente podremos encontrar personas que rechacen principios tan básicos en la predicación cristiana como los que nos sugieren referencias como «amaos los unos a los otros», «haced como hizo el buen samaritano», «haz a los demás lo que quieras que hagan contigo», «buscad primero el reino de Dios y su justicia»… Lo que rechaza el mundo actual es el empeño de las instituciones eclesiásticas por perpetuar mitos ancestrales que ningún significado tienen ya hoy día y que sirven principalmente para manipular el pensamiento colectivo en beneficio de quienes los predican.

Quienes vemos con desagrado ese empecinamiento de las religiones por manejar las sociedades en un mundo que nada concuerda ya con el que las gestó, y las inaceptables maquinaciones políticas de las instituciones que las rigen por mantener un estatus que no les concede ya la mayoría de la población pensamos que un buen servicio que le podrían hacer al mundo sería ponerse de acuerdo entre ellas para consensuar unos principios educativos básicos que sirviesen tanto para sus creyentes como para quienes profesan otras religiones o no profesan ninguna. Y con base a esos principios se podrían pensar programas educativos para la enseñanza obligatoria que servirían para potenciar la dimensión humana de toda la población escolar.

Pensamos que de hacerlo así, esas mismas religiones que ahora son mayoritariamente rechazadas dejarían de estarlo, y que tendrían incluso el apoyo de muchas gentes que ahora ante esa inaceptable conducta de los líderes religiosos prefieren considerarse ateas.

Ahora bien, la pregunta que nos hacemos después de esta breve reflexión es si el mundo religioso de nuestro entorno comparte nuestro punto de vista, o si fundamentándose en sus creencias se siente con derecho a reclamar privilegios y a imponer su voluntad sobre el resto de la sociedad. Porque de ser ésto último, que es lo que nos muestra la actitud de los dirigentes eclesiásticos y una buena parte de quienes les siguen, mal vemos que la religión que nos ofrecen pueda servir a otra causa que al enfrentamiento y la discordia.

Últimos artículos

Pizzaballa: «Cese el fuego en Gaza, ¡de inmediato!» -- Federico Piana – Ciudad del Vaticano

Vatican News En un nuevo y apremiante llamamiento lanzado por los medios de comunicación vaticanos,...

¿Quiénes son y de dónde salen los curas de la ‘fachosfera’ clerical? -- José Manuel Vidal

Religión Digital El seminario de Toledo es el semillero de curas y obispo ultras, de...

¿Sin peces para el milagro en Añastro? -- José Lorenzo

Religión Digital "Está todo el pescado vendido", dicen sobre la elección de Argüello como sucesor...

Noticias similares

Pizzaballa: «Cese el fuego en Gaza, ¡de inmediato!» -- Federico Piana – Ciudad del Vaticano

Vatican News En un nuevo y apremiante llamamiento lanzado por los medios de comunicación vaticanos,...

¿Quiénes son y de dónde salen los curas de la ‘fachosfera’ clerical? -- José Manuel Vidal

Religión Digital El seminario de Toledo es el semillero de curas y obispo ultras, de...

¿Sin peces para el milagro en Añastro? -- José Lorenzo

Religión Digital "Está todo el pescado vendido", dicen sobre la elección de Argüello como sucesor...