InicioRevista de prensaiglesia catolicaUna rehabilitación polémica: la cruz de Benedicto XVI##Rafael Tapounet

Una rehabilitación polémica: la cruz de Benedicto XVI -- Rafael Tapounet

Publicado en

El Periódico

El obispo lefebvriano que ha hecho tambalear al Papa con su negación del Holocausto se relaciona con destacados neonazis
Sus misivas pastorales le retratan como un extremista antisemita de manual
El Papa premia al obispo que acusa a Harry Potter de obra del satanismo
Circula por internet una fotografía de calidad escasa tomada el pasado octubre en la que aparece un sacerdote católico vestido con sotana y alzacuellos y bebiendo vino tinto en una copa de champán.

Está de pie, en medio del desordenado salón de una casa típicamente británica. A su izquierda, un hombre y dos mujeres conversan mientras sujetan sus copas. El sacerdote es Richard Williamson, el obispo lefebvriano rehabilitado por Benedicto XVI que en una reciente entrevista televisiva cuestionó la existencia de las cámaras de gas. El dueño de la casa y anfitrión de la fiesta no aparece en la imagen. Es el historiador inglés David Irving, un contumaz antisemita que abandera la causa de la negación del Holocausto y que en el 2006 pasó 11 meses en una cárcel austriaca por «exaltación del nazismo».

LA CONEXIÓN NEOFASCISTA
La imagen prueba, si es que hacía falta, que las declaraciones de Williamson a una televisión sueca que han hecho saltar esta semana los puentes de diálogo entre el Vaticano y las autoridades religiosas judías son algo más que una inoportuna salida de tono.

Nacido en 1940 en el seno de una familia anglicana y ordenado sacerdote en 1976 por el cismático Marcel Lefebvre, Richard Williamson ha trabajado durante años activamente para facilitar la infiltración de elementos neofascistas –como el exdirigente del National Front británico Derek Holland– en los círculos más tradicionalistas de la Iglesia. Así lo ha denunciado un periodista católico estadounidense, Matthew Anger, que ha dedicado más de dos décadas a estudiar las actividades de la extrema derecha y su relación con grupos cristianos.

En la actualidad, Williamson dirige el seminario Nuestra Señora Corredentora, perteneciente a la lefebvriana Fraternidad Sacerdotal San Pío X y situado en la localidad argentina de La Reja, a 50 kilómetros de Buenos Aires. Antes, entre 1988 y el 2003, fue rector del seminario Santo Tomás de Aquino en Winona, Minnesota.

En esos años, escribió una serie de cartas pastorales dirigidas a los «amigos y benefactores» del seminario en las que exponía sin cortapisas sus particulares opiniones sobre asuntos de lo más diverso –de la batalla de Verdún a la película Asesinos natos– y en las que queda retratado como un extremista de manual. O algo peor. La cartas pueden consultarse en la web sspx.ca/Documents/
Bishop-Williamson. Aquí van algunas de las perlas que contienen.

EL ATENTADO DEL 11-S
Un poder invisible que es «instrumento de Dios»

Richard Williamson se alinea con las tesis conspiracionistas que sostienen que un poder invisible, en el que el judaísmo y la masonería juegan un papel fundamental, mueve los hilos de lo que ocurre en el mundo. Su objetivo es «descristianizar» Occidente, y su larga mano, apunta el obispo, está detrás del hundimiento del Lusitania (el incidente que llevó a EEUU a involucrarse en la primera guerra mundial), del ataque a Pearl Harbour, del asesinato de Kennedy, de las dos guerras del Golfo, del atentado de Oklahoma y del conflicto en los Balcanes. Por supuesto, también del 11-S.

«Detrás de los terroristas árabes se hallan esos aspirantes a arquitectos del Nuevo Orden Mundial, que desde hace mucho tiempo han estado utilizando a Estados Unidos como un instrumento para obtener el control del mundo». Y añade: «Son diabólicamente inteligentes, pero no se han dado cuenta de que en realidad ellos mismos son meros instrumentos de Dios, que los utiliza para la salvación de las almas».

LOS JUDÍOS
Una «marcha hacia la dominación del mundo»

Aunque su desdén por los judíos es palpable, pocas veces se muestra tan inequívoco como aquí: «Ya en el año 200, Tertuliano subrayó que cuando la fe cristiana crece, el poder de los judíos disminuye, y cuando la fe cristiana decrece, el poder de los judíos aumenta. (…) A medida que la fe de los católicos se ha debilitado, especialmente a partir del Concilio Vaticano II, los judíos se han acercado más y más a completar su marcha seudomesiánica hacia la dominación del mundo».

GALILEO Y EL SANTO OFICIO
«La Inquisición prestó un servicio extraordinario»

En una de sus misivas, Williamson se pregunta que a santo de qué tiene la Iglesia católica que pedir perdón por cosas como las ominosas actividades del Santo Oficio o la condena de Galileo. Y se explica: «La Inquisición prestó un extraordinario servicio a la civilización occidental (lo que entonces se llamaba cristiandad) al identificar a los herejes que eran sus peores enemigos. Y la condena de Galileo se llevó a cabo no para negar la verdad científica, sino para castigar su arrogancia personal en nombre de la ciencia».

‘SONRISAS Y LÁGRIMAS’
«Un modelo familiar que no es familia en absoluto»

La almibarada película musical basada en las peripecias de la familia Trapp le resulta a Williamson muy perturbadora. No solo porque en su interpretación del papel protagonista la actriz Julie Andrews sea «demasiado vigorosa» para ser una monja o porque el romance entre la novicia y el capitán Von Trapp resulte «virtualmente pornográfico», sino porque el filme exalta «un modelo de familia que no es familia en absoluto», ya que, «al sustituir la autoridad y las reglas por la amistad y la diversión, invita al desorden en la relación entre padres e hijos». Que los nazis sean todos «antipáticos» (el telón de fondo de la película es la anexión de Austria por parte de Alemania) tampoco agrada al obispo.

PINOCHET
Desalojado del poder por los liberales «con vileza»

Entre 1990 y 1991, Richard Williamson viajó por diversos países de Suramérica. En su visita a Chile, la reciente derrota del dictador Augusto Pinochet en el plebiscito de 1988 le causó al obispo una profunda desazón. «Bien dirigidos por el general Pinochet –escribió–, los chilenos alcanzaron una situación económica tan favorable que causó admiración hasta a los liberales, pero ello no impidió a estos utilizar sus viles medios para desalojarle del poder».

‘UNABOMBER’
Un terrorista, sí, pero «serio» y concienciado

Entre 1978 y 1995, el matemático polacoamericano Theodore Kaczynski envió 16 bombas a diversos objetivos. Mató a tres personas e hirió a otras 23. Lo hizo, dijo, para llamar la atención sobre la amenaza que la tecnología moderna representaba para la libertad humana. Al igual que numerosos grupos de extrema derecha, especialmente en EEUU, el obispo lefebvriano simpatizó con su causa: «Podéis decir que es un criminal terrorista, etcétera, etcétera, y en parte es cierto. Pero al menos estaba tratando de poner sobre la mesa los serios y profundos problemas del hombre en una sociedad regida por máquinas». En otro momento asegura que prefiere la «seriedad» de Unabomber a la «superficialidad» de los católicos que han renunciado a sus principios «para revolcarse en el confort de sus ordenadores».

MUJERES CON PANTALONES
«Una rebelión contra el orden deseado por Dios»

Dedica a la cuestión frases como esta: «Los pantalones en las mujeres suponen un atentado a su feminidad y representan una profunda rebelión contra el orden deseado por Dios». O esta: «No todas las mujeres que usan pantalones abortan el fruto de su vientre, pero todas ayudan a crear una sociedad abortista». O esta otra: «Rechazar la desigualdad y la subordinación de la mujer al hombre es negar el orden que Dios dio a la Creación y, por tanto, es negar la propia existencia de Dios». Y el colofón: «El feminismo actual está íntimamente vinculado a la brujería y el satanismo».

PINK FLOYD
«El rock es el grito de una juventud que pide auxilio»

En uno de sus escritos más sorprendentes, Williamson, convencido de que «la música rock es el grito prolongado de una juventud que pide auxilio», analiza las letras del doble elepé de Pink Floyd The Wall, publicado en 1979. Y llega a la conclusión de que son, además de una invitación al suicidio –«¡Suicidio! ¡Adultos, despertad!»–, la más clara expresión del rechazo absoluto que los jóvenes sienten ante una forma de vida –«el materialismo occidental»– concebida «para satisfacer el orgullo y la sensualidad». Cosa que, no hace falta decirlo, le parece la mar de bien.

Últimos artículos

El Papa, con bronquitis, grita por la paz en Gaza: «¡Basta ya! Deténganse, tengan el coraje de continuar las negociaciones»

Religión Digital "Deseo que la comunidad internacional comprenda que el desarme es un deber moral"...

Francisco insiste en que el desarme es un deber moral -- Sebastián Sansón Ferrari – Ciudad del Vaticano

Vatican News En el discurso posterior al Ángelus, el Papa pide a la "gran familia...

Roser Solé: «¿Qué pedimos? La igualdad entre hombres y mujeres en la Iglesia» -- Xavier Pete

Religión Digital "El arzobispo de Madrid ha revolucionado su seminario poniendo a mujeres asesoras, pero...

Noticias similares

El Papa, con bronquitis, grita por la paz en Gaza: «¡Basta ya! Deténganse, tengan el coraje de continuar las negociaciones»

Religión Digital "Deseo que la comunidad internacional comprenda que el desarme es un deber moral"...

Francisco insiste en que el desarme es un deber moral -- Sebastián Sansón Ferrari – Ciudad del Vaticano

Vatican News En el discurso posterior al Ángelus, el Papa pide a la "gran familia...

Roser Solé: «¿Qué pedimos? La igualdad entre hombres y mujeres en la Iglesia» -- Xavier Pete

Religión Digital "El arzobispo de Madrid ha revolucionado su seminario poniendo a mujeres asesoras, pero...