InicioRevista de prensareseña de librosTambién en la Eucaristía existe contradicción##Benjamín González Buelta

También en la Eucaristía existe contradicción -- Benjamín González Buelta

Publicado en

Enviado a la página web de Redes Cristianas

“Este niño está puesto para la caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción – y a ti misma una espada te atravesará el – para que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones”.
(Lc 2, 34-35)

Un signo de contradicción también en la Eucaristía.
Cada domingo, en medio de la comunidad cristiana, levantamos un pan para que sea la presencia de Cristo en medio de la Comunidad. Pero es pan no ha caído del cielo. Está atravesado por las injusticias cometidas contra los campesinos explotados que trabajaron la tierra; por las manos de los intermediarios que manejan los pesos y los mercados. Este pan está amasado por manos mal pagadas y por dedos quemado en los hornos de las panaderías.

Cuando llega hasta nuestro altar en la cesta de un muchachito sin escuela que va recorriendo con sus pies descalzos el caliche de nuestros callejones, ese pan ya está impregnado de toda la cadena de injusticias que arranca de la mala distribución de la tierra, que pasa por la explotación de los peones y la especulación de los mercados.

Este es el pan que nosotros ofrecemos, comprado con los centavos de la Comunidad se ha quitado de su comida, para que pueda ser repartido a todos. Este pan es levantado en medio de la Comunidad como un signo de contradicción. Es al mismo tiempo un signo de explotación y un signo de comunidad; el permanente recuerdo de la injusticia que padecemos y la esperanza que afianzamos con fuerza en la comunidad de los Pobres: el signo de un trabajo que ha enriquecido injustamente a otros y el alimento del cuerpo de Cristo que nos compromete; el signo de la nueva crucifixión de Cristo en el pobre y de la fuerza de su resurrección que atraviesa todas las injusticias.

Esta sencilla constatación parece que yo no nos deja espacio para acercarnos con una mirada inocente a los signos, a las instituciones religiosas, a los edificios y las teología… Todo aparece marcado por esta contradicción. Hasta lo más sagrado, la presencia eucarística de Jesús en medio de nosotros, llega a la Comunidad en un pan que puede librarse de las huellas de la injusticia. Ya no nos quedan espacios completamente limpios y sagrados cuando se mira la existencia desde los oprimidos.

El Dios Oprimido. Por Benjamín González Buelta. Página 72-73. Sal Terrae. 1989.

Fuente: Red Mundial de Comunidades Eclesiales

Últimos artículos

Víctor Codina: una Iglesia en camino -- Juan José Tamayo

Amerindia Teología desde abajo El pasado 22 de mayo falleció en Barcelona a los 91 años...

En la fiesta de Pentecostés -- Carmiña Navia Velasco (Colombia)

Enviado a la página web de Redes Cristianas Ven Espíritu Santo, ilumina los corredores oscuros de...

Ven Espíritu Santo que tu Pueblo no vive sin tí -- Xavier Pikaza, teólogo

El blog de Xavier Pikaza Ven Padre de los pobres, ven a darnos tus dones,...

Noticias similares

Víctor Codina: una Iglesia en camino -- Juan José Tamayo

Amerindia Teología desde abajo El pasado 22 de mayo falleció en Barcelona a los 91 años...

En la fiesta de Pentecostés -- Carmiña Navia Velasco (Colombia)

Enviado a la página web de Redes Cristianas Ven Espíritu Santo, ilumina los corredores oscuros de...

Ven Espíritu Santo que tu Pueblo no vive sin tí -- Xavier Pikaza, teólogo

El blog de Xavier Pikaza Ven Padre de los pobres, ven a darnos tus dones,...