InicioRevista de prensaespiritualidadQueremos justicia##Faustino Vilabrille

Queremos justicia -- Faustino Vilabrille

Publicado en

Faustino Vilabrille

El Dios que necesita del sufrimiento humano por el sufrimiento, no existe. Es un invento de los hombres, ofrecido a la gente para que se resigne, se calle, no se rebele, y acepte la opresión sumisamente.

Marcos 1,40 a 45

En aquel tiempo se acercó a Jesús un leproso, suplicándole: «Si quieres, puedes limpiarme». Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó dicien­do: «Quiero, queda limpio». La lepra se le quitó inmediatamente y quedó limpio. Él lo despidió, encargándole severamente: «No se lo digas a nadie; pero para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés». Pero cuando se fue, empezó a divul­gar el hecho con grandes ponderaciones, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo; se queda fuera, en descampado aun así acudían a él de todas partes.

1.-La lepra era muy frecuente en tiempos de Jesús. Aún actualmente cada año se detectan en el mundo 700.000 nuevos casos de Lepra, el 15% en niños. Jesús siente lástima de este leproso como la sentía de todos los enfermos, y por eso sin más, extiende la mano y lo cura. Jesús era enemigo total del dolor y el sufrimiento, porque esto nunca entró en los planes de Dios.

El dolor y el sufrimiento son condicionantes inevitables de todos los seres vivos en este mundo, pero la mayoría evitables, porque nos los causamos unos a otros con la avaricia, la ambición, las guerras, la injusticia, el terrorismo, los fraudes, los sobornos, el ser más que los demás y a costa de los demás, la incomprensión, la desconfianza, la intolerancia, el mal humor, los vicios, las drogodependencias, la intransigencia, la falta de solidaridad, el vivir en estado permanente de competencia de unos contra otros, la falta de conocimientos, el abandono familiar, la insuficiente educación, las rupturas matrimoniales, los engaños afectivos, etc. etc. Estas derivas conducen muchas veces a la cárcel, donde los sufrimientos son el pan de cada día. En las de Ruanda el recluso solo come un poco de maíz cocido una sola vez al día.

Los que más acudían a Jesús eran los que más sufrían, los enfermos, los hambrientos, los marginados, los que se sentían agobiados. Jesús los atendía a todos y a todas. Ni uno solo, fuese quien fuese, marchaba sin ser totalmente atendido por El.

2.-Por eso mismo todos debemos esforzarnos al máximo por combatir todo sufrimiento, porque el sufrimiento es en si mismo absurdo. Sufrir por sufrir no solo carece de todo valor, sino que es una repugnancia, un escándalo, una degradación de la dignidad del ser humano y de todo ser vivo. No solo es una gran inmoralidad hacer sufrir sin necesidad a otra persona, sino hacerlo también a todos los demás seres vivos. Los animales, las aves, los peces, las plantas deben ser tratados todos con dignidad, con respeto, con aprecio, incluso con afecto y ternura. Causar daño a la naturaleza sin necesidad, es tan grave como hacerlo a nosotros mismos, pues de ella dependemos y a ella nos debemos.

El sufrimiento injustificado hace que la memoria de muchas personas, sea una memoria de sufrimientos y desgracias. Esa falsa mística de resignarse ante el sufrimiento o de soportar el sufrimiento por el sufrimiento no puede ser grata a Dios. El Dios que necesita del sufrimiento humano por el sufrimiento, de los sacrificios humanos por el sacrificio, no puede ser verdadero. Un dios así es un invento de los hombres ofrecido a la gente para que se resigne, se calle y no se rebele, acepte la opresión sumisamente. Mucho peor aún es presentar el sufrimiento como un castigo de Dios. El Dios de Jesús es todo lo contrario: Es el Dios de la vida, del amor, de la fraternidad, de la luz, de la alegría, de la libertad, de la plenitud, de la fiesta, del gozo… Si lo que hacemos mal o dejamos de hacer bien nos trae consecuencias negativas, la culpa es nuestra, no de Dios.

3.-Otra cosa radicalmente diferente es el sufrimiento asumido por luchar por una causa justa, por el compromiso solidario, por hacer el bien a los demás. Pero no por Dios ni para Dios, puesto que esto a El no le hace falta para nada, sino por los seres humanos, por las personas concretas, que tanto necesitamos a veces unas de otras. El sufrimiento, incluso la persecución, el arriesgar la vida y la misma muerte, asumidos como consecuencia de la defensa de los oprimidos, de la lucha por la justicia, de la reivindicación de los Derechos Humanos para los que carecen de ellos, ese sufrimiento tiene un valor extraordinario, pero no porque lo tenga el sufrimiento en si, sino porque lo tienen las personas y las cosas por las cuales lo asumimos.

4.-Debemos, pues, combatir el sufrimiento injusto e innecesario con todas nuestras fuerzas. Para hacerlo hay que combatir todas las causas que lo producen: el militarismo, el imperialismo económico, el poder hegemónico de las naciones, las dictaduras, las leyes discriminatorias tanto políticas como religiosas, la usurpación de los bienes de los demás, el querer tener más de lo necesario mientras otros carecen de lo necesario. Hay que combatir el acaparamiento de los medios de producción por parte de unos pocos, las discriminaciones étnicas, culturales y religiosas, los abusos de poder, la cercenación de las libertades fundamentales de toda persona. Hay que combatir las ideologías totalitarias y alienadoras de la autonomía de los demás.

No se puede consentir que millones de personas estén soportando sufrimientos intolerables ya que unos 1200 millones tienen que vivir en extrema pobreza con menos de 1 € al día, y 700 millones con menos de 2 € al día. Esta pobreza extrema golpea especialmente a Africa, el continente más rico en materias primas de alto valor tecnológico, usurpadas por los países ricos del norte, pero donde viven los más pobres de la tierra. En Africa, compañías Japonesas, Europeas, Chinas, Yanquis, Indias o los Emiratos Arabes están comprando cantidades ingentes de tierras en más de 20 países africanos, que desde siempre cultivaron los nativos, y a los que dejan sin tierra para dedicarla a producción agrícola para el exterior o para agrocombustibles, obligándolos a abandonar el lugar donde siempre vivieron, provocando así el efecto huida hacia otros países o a los suburbios de las grandes ciudades.

Solo los E. Arabes ya compraron más de 700 millones de Has., 15 veces más que la superficie de España. En Ruanda, China está comprando extensiones en masa. Se venden lotes de 450.000 hectáreas, 300.000, 200.000… Así en este país o en Mozambique el 70 % de la población ya está bajo el umbral de la pobreza, y según informe de la ONU, ya hay 180 millones de familias africanas que fueron obligadas a abandonar sus tierras.

Africa está en venta, con la complicidad de muchos de sus gobiernos, presionados y sobornados por las Multinacionales para actuar a su antojo, evadir leyes y maximizar beneficios, incluso protegidas por el ejército y la policía del país, las cuales al mismo tiempo desmantelan toda protección social, ambiental o cultural que limite su expansión económica. La cantidad enorme de sufrimiento que esto produce es inconmensurable e intolerable. Afortunadamente están surgiendo algunos Colectivos de Defensa de la Tierra como en Senegal: «Si quedamos sin tierra, ¿qué vamos a dejar a nuestros hijos?» El instituto de investigación estadounidense Oakland hizo público el año pasado un informe que confirma que el Banco Mundial está favoreciendo la apropiación de las mejores tierras africanas de cultivo por parte de empresas extranjeras para que estas las dediquen al negocio de los agrocombustibles. ¿En manos de quién estamos? El mundo, ¿tiene futuro con tanta injusticia, corrupción e inmoralidad?

El Banco Mundial daña a los países pobres a favor de los ricos. En las instituciones financieras internacionales (Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, Organización Internacional de Comercio, Bancos y Multinacionales, etc.) tiene mucha lepra en la mente y en el corazón, aún mucho más grave y dañina que la que curaba Jesús, que está causando muchos, casi innumerables, «leprosos» sobre todo en los países empobrecidos y cada vez más en los llamados desarrollados. Estos leprosos son los empobrecidos, desposeídos, oprimidos, maltratados, desahuciados, desplazados, emigrantes, de nuestro tiempo, como lo son también los miles de leprosos y millones de enfermos de sida que no pueden ser tratados de su enfermedad por falta de medios.

5.-La solución no va a venir de parte de los poderosos y de los de arriba, los opresores, productores de oprimidos. Si la quisieran aplicar, hace mucho tiempo que pudieron hacerlo, bastaría con dejar de ser opresores. Recientemente decía un inmigrante africano: «que se vayan de Africa todos los extranjeros, que nos dejen solos y nos sobrará con lo que tenemos». Volvemos a recordar el texto de Jomo Kenyatta: “Cuando los blancos vinieron a Africa ellos traían la Biblia y nosotros teníamos la tierra. Nos enseñaron a rezar con los ojos cerrados y cuando los abrimos nosotros teníamos la Biblia y ellos tenían la tierra”.

La solución solo puede venir de los de abajo, de los oprimidos, de todos aquellos que, unidos, hagan y hagamos nuestras las palabras de Jesús: «Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia». Necesitamos que toda la humanidad oprimida grite a una: «Queremos justicia». Hacer que los opresores dejen de oprimir es también liberarlos a ellos de ser opresores. El opresor nunca llegará a ser feliz porque siempre llevará sobre si la carga de la injusticia.

Un abrazo muy cordial a tod@s.-Faustino

El Dato.-El 70 % de los fraudes a Hacienda los cometen las grandes empresas.

Un Diputado de La Junta General del Principado de Asturias con dedicación exclusiva, que son la mayoría, percibe un sueldo bruto mensual de 3655.9 €, más dos extras del 70 % de esa cantidad, así como el kilometraje a 18 céntimos por kilómetro. Los que no tienen dedicación exclusiva cobran 1825 €. En España hay 17 Comunidades Autónomas. Con esos sueldos calculen por cuánto nos sale el costo de las 17 autonomías solo en parlamentarios. En España hay 1206 parlamentarios autonómicos.

Tenemos además: 259 senadores

350 diputados en el Congreso

1.031 diputados provinciales

54 parlamentarios europeos

74.008 alcaldes y concejales

139 responsables de Cabildos y consejos insulares

13 consejeros del valle de Arán

En época de tanta crisis ¿no habría que reducir sustancialmente tanta cantidad de Cargos? Y falta sumar los presidentes autonómicos, los consejeros, los asesores. Artur Mas cobra 144.000 euros anuales y cada uno de sus consellers 108.576 €, y lo que caiga…, porque: la cifra de personas en riesgo de pobreza en España aumentó de forma “preocupante” en un millón entre 2009 y 2010 como consecuencia de la crisis económica, un 2,1%, para situarse en 11.666.827, según datos de un estudio de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social.

Últimos artículos

El Papa clama por Oriente Medio: «Dios es paz y quiere la paz. Quien cree en él no puede sino repudiar la guerra»

Religión Digital "Que no se aviven las llamas del resentimiento", reclama en un mensaje "Me...

Otro paso para un Papa ecuménico -- Juan A. Estrada

Religión Digital "La Pentarquía de patriarcados serviría como inspiración y referencia para un papado más...

Qué más tiene que ocurrir en Gaza para decir (de verdad) basta

Rebelión Fuentes: La Marea Seis meses después, Israel continúa arrasando a la población de Gaza con...

Noticias similares

El Papa clama por Oriente Medio: «Dios es paz y quiere la paz. Quien cree en él no puede sino repudiar la guerra»

Religión Digital "Que no se aviven las llamas del resentimiento", reclama en un mensaje "Me...

Otro paso para un Papa ecuménico -- Juan A. Estrada

Religión Digital "La Pentarquía de patriarcados serviría como inspiración y referencia para un papado más...

Qué más tiene que ocurrir en Gaza para decir (de verdad) basta

Rebelión Fuentes: La Marea Seis meses después, Israel continúa arrasando a la población de Gaza con...