InicioRevista de prensaiglesia catolicaPrimera denuncia canónica contra Rouco Varela presentada al Papa a través de...

Primera denuncia canónica contra Rouco Varela presentada al Papa a través de Nunciatura -- Jesús Bastante

Publicado en

Religión Digital

Por violación del derecho canónico, omisión de deberes pastorales, coacciones y consentimiento de denuncias calumniosas
Laicos cristianos denuncian canónicamente a Rouco ante el Papa»Somete a los religiosos para que acepten el chantaje de ejercer de verdugos con sus propios miembros»

Documento de la denuncia ante Nunciatura
El Código de Derecho Canónico se ha utilizado demasiadas veces para condenar a teólogos y teólogas, se ha ignorado cuando se ha tratado de cumplir las obligaciones con los fieles y evitar, sobre todo, las coacciones expresamente prohibidas

Respuesta del Nuncio a la denuncia Acuse de recibo del burofax por parte de Nunciatura 01 Respuesta del Nuncio a la denuncia 01(Jesús Bastante).-Violación del Derecho Canónico, omisión de deberes pastorales, coacciones y consentimiento de denuncias calumniosas. Estas son algunas de las acusaciones incluidas en la denuncia canónica que un grupo de laicos cristianos ha presentado ante Nunciatura -con acuse de recibo por parte de la misma- contra el cardenal de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela, que se hace extensiva, en algunos aspectos, a los eméritos García-Gasco y Fernando Sebastián.

La denuncia, de más de 400 folios, fue presentada el pasado 22 de abril por María Victoria Gómez, religiosa redentorista exclaustrada, ante el Nuncio de Su Santidad en España, Renzo Fratini. Una semana después, el Nuncio hizo acuse de recibo de la misma, asegurando a la religiosa que «he tomado atenta nota de sus informaciones». Tras el escrito, se encuentra un nutrido grupo de laicos cristianos que están impulsando una recogida de firmas para lograr una mayor fuerza.

La carta ha ido circulando por sectores eclesiásticos, y según ha podido saber RD, desde hace semanas se encuentra tanto en la Curia como en la cúpula de algunas congregaciones, como los jesuitas y los franciscanos. El escrito apunta que el cardenal de Madrid, al menos, ha incumplido los cánones 1375, 823, 227 y 1326 (ver los mismos al término de esta información).

En la carta de presentación del escrito al Nuncio, se denuncia al cardenal Rouco por:

‹ – Incumplimiento de sus deberes recogidos en los cánones 822 y 823. ›

‹ -Haber consentido a Monseñor Agustín García – Gascó Vicente su comportamiento doloso contra el teólogo Juan Masiá Clavel SJ. ›

‹ – Por no haber defendido (omisión) a los demás obispos Monseñor Martinez Sistach, Monseñor Jesús Catalá, Monseñor Blazquez, Monseñor Uriarte, etc. de los ataques públicos de unos laicos que afirman hablar por fidelidad a la Iglesia y a su magisterio. ›

‹ -Por consentir que se coaccionara a Mons. José Manuel Lorca Planes para ir contra Juan Masiá SJ. ›

‹ -Por las presiones desde la conferencia episcopal para que se retirara de las librerías el libro «Jesús. Una aproximación histórica» del P. José Antonio Pagola sin dar una razón justificada ya que esa edición contaba con el «nihil obstat» necesario, con abuso de poder.
 ›

‹ -Por consentir que se esté utilizando y filtrando información proveniente de la propia Conferencia Episcopal y/o del Vaticano para atraer lectores y amplificar la difusión de artículos calumniosos y vejatorios hacia muchos católicos. ›

‹ -Por consentir en los medios de comunicación de la CEE que se apoye a partidos muy minoritarios que no tienen ningún tipo de representación parlamentaria sin tener en cuenta la pluralidad ideológica de la mayoría de los católicos españoles. ›

‹ -Por el escándalo público ante los fieles que él mismo ha dado por omisión de estas acciones ante todos estos delitos denunciados en el presente escrito. ›

Las denuncias, chantajes y silenciamientos contra teólogos y religiosos como Juan Masiá, José Antonio Pagola o, más recientemente, José Arregi, han sido la «línea roja» que ha hecho posible la denuncia canónica contra el cardenal de Madrid.

«En las últimas semanas -arranca el texto- hemos asistido con desconcierto y perplejidad al incesante goteo de teólogos silenciados por la jerarquía de la iglesia católica española, bajo la excusa del alejamiento doctrinal en los escritos de estos profesores».

Todo ello, aseguran, «bajo un denominador común: la coacción, por parte de algunos Obispos y Cardenales para doblegar voluntades. Coacciones a los Superiores de congregaciones religiosas para que fueran los brazos ejecutores del silenciamiento del teólogo que estuviera en su punto de mira. Las monedas de cambio que sonaban eran las amenazas a sus universidades con denominación católica, o la supresión de otros bienes a cargo de la congregación afectada».

La denuncia recuerda, entre otras, las «coacciones» contra la Editorial PPC para que retirara el «Jesús» de José Antonio Pagola, las presiones para «evitar celebrar» en locales religiosos los congresos de Teología de la Asociación Juan XXIII; «intervenciones por parte del Arzobispado de Madrid para impedir que el teólogo Leonardo Boff impartiera conferencias en los locales de los Escolapios y se hiciera en los mismos la presentación del libro «Vivir en la frontera» de catedrático Juan Masiá; para suprimir la parroquia de San Carlos Borromeo; para prohibir en el colegio de los Agustinos la celebración de la primera Asamblea de Redes Cristianas, etc.»

«El período posconciliar es testigo de la larga lista de teólogos represaliados en la Iglesia universal y también en España», continúa el texto, que constata con amargura cómo «el paso del tiempo demuestra que la estrategia de la jerarquía eclesiástica, aún hoy, sigue siendo la misma. A los teólogos puestos en la picota se les acusa de errores doctrinales, pero no les señalan cuáles. Nunca se inició un diálogo con ellos según lo requiere el derecho, el espíritu y las normas del Vaticano II, dándoles la oportunidad de escuchar, argumentar y, si preciso, rectificar».

«Por miedo, debilidad y una mala concepción del voto de obediencia, los superiores aceptan las acusaciones y, en lugar de apoyar y defender como debieran a sus teólogos, claudican de su responsabilidad, se someten, causan daño a miembros de reconocido valor de la Iglesia y la dañan en su credibilidad», prosigue el escrito acusador, que también denuncia cómo los obispos «se están sirviendo de colectivos de laicos, vinculados políticamente a la extrema derecha y que, con consignas veladas o explícitas de la autoridad eclesiástica, se sienten apoyados para que, en sus medios de comunicación hagan y escriban denuncias sin cesar contra los teólogos de forma claramente insultante».

El caso más evidente ha sido el del jesuita Juan Masiá (uno de los mayores expertos del mundo en Bioética, y que por presiones ya fue expulsado de su Cátedra en Comillas), en el que «algunos obispos, concretamente monseñor Antonio Rouco, Fernando Sebastián y Agustín García Gascó», han llegado a «exigir que la Compañía de Jesús silenciara al jesuita Juan Masiá y se le prohibiera venir a España, siendo español, escribir en español y seguir ejerciendo cualquier tipo de actividad teológica , hablada o escrita». Esto ya sucedió durante su última visita a España, en marzo, cuando presentó su último libro, «Pensar en la Frontera», y ahora «se le hacen advertencias de que puede ser expulsado de la Compañía de Jesús por desobediencia en materia grave».

«Con esta actitud -añaden los denunciantes-, los Obispos logran que las congregaciones religiosas y sus superiores se sometan por debilidad, dejen de cumplir con su deber de defender según conviene a sus miembros y acepten el chantaje de ejercer de verdugos con sus propios miembros».

¿Por qué la denuncia? ¿Por qué ahora? El mismo escrito lo explica: «Es preciso romper el tabú de la obediencia ciega como arma arrojadiza contra las personas, porque va contra los más elementales derechos humanos y constitucionales».

«El Código de Derecho Canónico se ha utilizado demasiadas veces para condenar a teólogos y teólogas, se ha ignorado cuando se ha tratado de cumplir las obligaciones con los fieles y evitar, sobre todo, las coacciones expresamente prohibidas. Determinados obispos han desatendido la norma canónica que les obliga a ellos y se han dedicado a aplicarla a los demás», razonan los denunciantes para explicar por qué han elegido precisamente el modelo de denuncia canónica. Por responsabilidad y amor a la Iglesia..

Los artículos del Código de Derecho Canónico que Rouco, Gasco y Sebastián habrían incumplido, entre otros, son los siguientes:

‹ C1375 «Pueden ser castigados con una pena justa quienes impiden la libertad del ministerio, de una elección o de la potestad eclesiástica, o el uso legítimo de los bienes sagrados o de otros bienes eclesiásticos, o coaccionan al elector, al elegido o a aquel que ejerció una potestad o ministerio eclesiástico».

C823 P1 » Para preservar la integridad de las verdades de fe y costumbres, los pastores de la Iglesia tienen el deber y el derecho de velar para que ni los escritos ni la utilización de los medios de comunicación social dañen la fe y las costumbres de los fieles cristianos; asimismo, de exigir que los fieles sometan a su juicio los escritos que vayan a publicar y tengan relación con la fe o costumbres; y también reprobar los escritos nocivos para la rectitud de la fe o para las buenas costumbres».

C227 » Los fieles laicos tienen derecho a que se les reconozca en los asuntos terrenos aquella libertad que compete a todos los ciudadanos; sin embargo, al usar de esa libertad, han de cuidar de que sus acciones estén inspiradas por el espíritu evangélico, y han de prestar atención a la doctrina propuesta por el magisterio de la Iglesia, evitando a la vez presentar como doctrina de la Iglesia su propio criterio, en materias opinables».

C1326 2º. «A quien está constituido en alguna dignidad, o abusó de su autoridad u oficio para cometer el delito». ›

* Los que deseen expresar su adhesión y solidaridad con la Denuncia, pueden dirigirse a:
– Nunciatura Apostólica
C/ Av. Pío XII, 46 // 28016 Madrid // E-Mail: nunap@planalfa.es
– Conferencia Episcopal Española
C/ Añastro, 1 // 28033 Madrid // E-Mail: conferenciaepiscopal@planalfa.es
– Superior General Compañía de Jesús : Adolfo Nicolás
C/ Borgo Santo Spirito, 4 // 00193 Roma – Italia // E-Mail: curgen@sjcuria.org
– Superior Provincial Jesuitas España: Elías Royón
Av. De Moncloa, 6 // 28003 Madrid // proespa@jesuitas.es
* O bien dirigirse al correo electrónico: adhesion.denuncia.canonica@gmail.com
* Para comunicarse con Mª Victoria Gómez, autora de la denuncia, pueden dirigirse, exclusivamente, al mismo E-Mail: adhesion.denuncia.canonica@gmail.com

Últimos artículos

La Corte Internacional de Justicia ordena a Israel que detenga “inmediatamente” la ofensiva en Rafah

eldiario El máximo tribunal de la ONU responde a una petición hecha por Sudáfrica...

«La iglesia no se salvará si no vamos todos juntos hombres y mujeres» -- Tere Zufiaur / Carmen Mediavilla / Amparo Fernández / Mertxe...

Religión Digital Mujeres en diálogo sobre la Iglesia, una interpelación decisiva Invitadas por un grupo...

Papa Francisco: ¡No al Diaconado femenino! -- Jaime Escobar Martínez, director de revista ‘Reflexión y Liberación’

Reflexión y Liberación La periodista de CBS pregunta: ‘Una niña pequeña que crece como católica...

Noticias similares

La Corte Internacional de Justicia ordena a Israel que detenga “inmediatamente” la ofensiva en Rafah

eldiario El máximo tribunal de la ONU responde a una petición hecha por Sudáfrica...

«La iglesia no se salvará si no vamos todos juntos hombres y mujeres» -- Tere Zufiaur / Carmen Mediavilla / Amparo Fernández / Mertxe...

Religión Digital Mujeres en diálogo sobre la Iglesia, una interpelación decisiva Invitadas por un grupo...

Papa Francisco: ¡No al Diaconado femenino! -- Jaime Escobar Martínez, director de revista ‘Reflexión y Liberación’

Reflexión y Liberación La periodista de CBS pregunta: ‘Una niña pequeña que crece como católica...