InicioRevista de prensaiglesia catolica¿Por qué comulgan los dueños del mundo y no los divorciados vueltos...

¿Por qué comulgan los dueños del mundo y no los divorciados vueltos a casar? -- Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

Publicado en

Enviado a la página web de Redes Cristianas

«Mucha riqueza se produce a costa de multiplicar pobreza»
La frase primera, más arriba en el texto, es el título, que me permito repetir, de un artículo que publica hoy Marco A. Velásquez en «Religión Digital, (RD). Efectivamente, en este blog nos hemos preguntado, -y no es un plural mayestático, sino quiero decir que he preguntado para que vosotros respondieseis en la quietud de vuestra intimidad, es decir, de vuestro corazón-, que por qué motivo desconocido, pero que debe de ser de importancia capital, se ha privilegiado en la Iglesia, como los pecados peores, o los más capitales, los que se relacionan con la lujuria, y no con otros de los pecados, éstos si llamados capitales “sensu pleno”.

Me decía una parroquiana que celebrando la Eucaristía en otra parroquia el presbítero habló en la homilía de los pecados capitales, los citó todos, menos la gula. “¡Qué coincidencia!”, me decía sorprendida mi amiga. “Se olvidó de citar el que suelen cometer, según todos lo indicios, los curas y frailes todos los días”. (Para ellos la gula debe de ser un pecado capital permitido).Pero, sin caer en anecdotario, ¿por qué los pecados relacionados con el sexo, aunque sea indirectamente, como la vida de una pareja unida después de un primer matrimonio, de uno de ellos, o de los dos, si su intimidad sexual es digna y respetuosa, provocan más exclusión que otros pecados capitales que sí provocan males e injusticias a terceros? Además, como nos enseñaba nuestro “Magister Spiritus” en el Escorial, las faltas sexuales, raramente llegan a pecados, son de “perros y gatos” (sic). Yo estoy de acuerdo totalmente con esta calificación. Porque si alguien me habla de adulterio, de los de verdad, no se trata de pecado sexual, sino de una injusticia flagrante, contra terceros, uno, o una, o ambos. Así como las relaciones en las que está presente la violencia o la coacción son, evidentemente, pecados por la injusticia que se comete en su ejecución, injusticia que, en muchos casos, llega hasta el delito. Pero no se trata de pecados sexuales.

Si un lujurioso, o emparentado, no puede comulgar, menos lo podrá quien se deja llevar de la avaricia, o codicia, o por la ira, o por la envidia, o por la soberbia. De todos estos últimos hay, en los evangelios, palabras de Jesús que los relacionan. D sexo, el Señor no nos dijo nada de nada. Mucho de los que hoy se enseña en la Iglesia, o, mejor, de lo que se ha enseñado durante siglos, pero que hoy solo repiten los que están verdaderamente obsesionados con problemas sexuales, no son enseñanzas recibidas del Evangelio, que siempre debería ser la guía fundamental de nuestros principios y criterios, sino excrecencias ideológicas de épocas y latitudes diversas, pero no evangélicas.

Así que viene muy bien el título de esta entrada, que se lo he copiado a Marco A. (supongo que será Antonio), porque, ¿cómo osamos excluir de la comunión, (que como he repetido cientos de veces no es ningún privilegio para buenos o perfectos, sino un mandato de Jesús,-“tomad y comed, bebed, haced esto”-) a quienes con su comportamiento en la intimidad no hacen daño a terceros, y damos la comunión, o hasta llevamos a la Iglesia con palio, a gente que ha provocado hambre, injusticia, y, a veces, destrucción y muerte, y nos quedamos tan tranquilos? ¿Es este comportamiento el que defienden los trece, (que han quedado en nueve) cardenales que han enviado una carta al Papa llena de medias verdades, y frases insidiosas?

Últimos artículos

Francisco: «Todos, deténganse. Detengan la guerra (…), ni antipalestinos ni antisemitas» -- Salvatore Cernuzio

Religión Digital "El Evangelio es para todos (...), yo también soy pecador", afirma en la...

Argüello, sobre el ‘cisma’ de las clarisas: «Por un edificio no se llega a negar el Concilio Vaticano II y la autoridad de todos...

Religión Digital El presidente de la CEE anuncia "medidas", sin concretar, ante el escándalo "La...

Juan Torres: “Las derechas, en esta época neoliberal, se han hecho revolucionarias. Las izquierdas han dejado de soñar” -- Rodrigo Ponce de León

el diario “La izquierda hace mucho tiempo, desgraciadamente, que se ha divorciado del pensamiento crítico...

Noticias similares

Francisco: «Todos, deténganse. Detengan la guerra (…), ni antipalestinos ni antisemitas» -- Salvatore Cernuzio

Religión Digital "El Evangelio es para todos (...), yo también soy pecador", afirma en la...

Argüello, sobre el ‘cisma’ de las clarisas: «Por un edificio no se llega a negar el Concilio Vaticano II y la autoridad de todos...

Religión Digital El presidente de la CEE anuncia "medidas", sin concretar, ante el escándalo "La...

Juan Torres: “Las derechas, en esta época neoliberal, se han hecho revolucionarias. Las izquierdas han dejado de soñar” -- Rodrigo Ponce de León

el diario “La izquierda hace mucho tiempo, desgraciadamente, que se ha divorciado del pensamiento crítico...