InicioRevista de prensaespiritualidadNavidad en tiempos de crisis##Juan A. Estrada

Navidad en tiempos de crisis -- Juan A. Estrada

Publicado en

Diario de Cádiz

LAS fiestas de Navidad se han convertido, desde hace años, en parte de las de fin de año. Son fechas tope para el consumo, que todas las grandes firmas aprovechan para bombardearnos con la publicidad. La aglomeración de ofertas y la promoción de las marcas canalizan nuestros deseos hacia las compras, con el mensaje implícito de que la felicidad y la alegría de estos días está en función de lo que podamos poseer.

Los excesos de las fiestas, los gastronómicos y los de la tarjeta de crédito, se compensan con la necesidad de sentirnos felices, haciendo como los demás, pasándolo bien y disfrutando. La abundancia de las sociedades de consumo es la otra cara de un mensaje implícito, que hace poco pregonaban los autobuses publicitarios de un grupo de ateos: probablemente, Dios no existe, despreocúpate y disfruta de la vida.

Quizás estas navidades no sea posible seguir el consejo, despreocuparnos y disfrutar sin más. Hay muchas cosas que lo impiden, aunque no fuéramos cristianos y la Navidad sea una mera fiesta de fin de año. Se amontonan las noticias sobre la crisis económica, sobre hogares en los que ya no entra ningún ingreso, sobre recortes de salarios y de pagas extras, sobre la supresión de los 426 euros con los que sobrevivían cientos de miles de familias…

Probablemente, todos conozcamos a gente en paro y sin expectativas, y a muchos que luchan contra una pobreza vergonzante, de la que no tienen culpa, y que se esfuerzan por encubrir, porque nunca pasaron necesidad… Y si salimos al extranjero, el panorama es todavía peor, con más de mil millones de personas que viven con menos de un euro al día, con la cólera que hace estragos en Haití, con la violencia que sufren los saharauis cerca de España, etcétera.

Por eso, no es posible ser indiferentes. Estas navidades podemos reavivar viejos recuerdos familiares de otras épocas. Aunque ya no seamos cristianos, podemos recordar que nuestros padres y antepasados celebraban la llegada del Mesías de los pobres; que el mensaje de la Navidad llama a la solidaridad con los más necesitados; que se anuncia la paz para los de buena voluntad, y que ésta exige luchar por la justicia y sentirse concernido por quienes lo pasan mal.

No podemos despreocuparnos, aunque Dios no existiera, sino hacernos cargo de la dura realidad por la que atravesamos. Que ella nos toque el bolsillo y el corazón, que sepamos darle gracias a la vida (si es que no creemos en Dios) los que no tenemos apuros económicos y que valoremos el significado de la Navidad como una fiesta de familia, de amigos y de relaciones personales.

Y es que acumular bienes de consumo no es el secreto de la felicidad, sino tener personas con las que compartir, mucho o poco. Los más pobres hoy no son sólo los que no tienen nada material para celebrar, ¡que también!, sino gente solitaria que, quizás, tienen mucho dinero y perciben estos días su aislamiento, la falta de personas queridas que ya no están, las que hacían que la vida mereciera la pena. Y si pensamos en los extranjeros y emigrantes que hay entre nosotros, la nostalgia y la sensación de dureza aumenta.

No cabe duda de que la Navidad es ambigua, dura y, al menos, agridulce, porque pone en primer plano las carencias humanas, simbolizadas por un niño que nace en condiciones tercermundistas. Y si Dios no existe, sólo queda el hombre, que es quien puede paliar el sin sentido de la vida y amortiguar el sufrimiento de tanta gente que lo pasa mal. Y a los cristianos nos queda un mensaje de esperanza, tras la llamada a la solidaridad. Se nos ha dado la historia de un niño judío que nos enseñó lo que es importante en la vida y que anunció a un Dios que se hace presente en la miseria humana. Y es un Dios dependiente, simbolizado por la fragilidad del recién nacido, que necesita del prójimo para salvar y redimir tanto sufrimiento.

No hay que despreocuparse, aunque Dios no exista, pero si existe, sólo se hace presente en los que se sienten vulnerables con los que lo pasan mal e intentan compartir con ellos lo que son y lo que tienen. Y esto sigue siendo parte del núcleo de la Navidad en una época de crisis. Y no es cuestión de palabras, sino de formas de vida, de hechos y de relaciones interpersonales, porque el hombre aislado está condenado y el que no comparte lo que tiene (dinero, salud, cultura…) se empobrece. No quedarse tranquilo ante el sufrimiento humano es parte del mensaje a los hombres «de buena voluntad».

Últimos artículos

Segundo día de movilización estatal contra el genocidio en Palestina 25F

kaosenlared Este 25 de febrero volvemos a salir a las calles por el fin del...

Palestina. Medio millón de palestinos al borde de la hambruna al norte de Gaza

Resumen Latinoamericano Procesan comida para animales ante escasez de alimentos En el día 140 de...

Carta por la paz: que se callen las armas -- Varios autores

Rebelión Al cumplirse dos años de la guerra entre Ucrania y la Federación de Rusia...

Noticias similares

Segundo día de movilización estatal contra el genocidio en Palestina 25F

kaosenlared Este 25 de febrero volvemos a salir a las calles por el fin del...

Palestina. Medio millón de palestinos al borde de la hambruna al norte de Gaza

Resumen Latinoamericano Procesan comida para animales ante escasez de alimentos En el día 140 de...

Carta por la paz: que se callen las armas -- Varios autores

Rebelión Al cumplirse dos años de la guerra entre Ucrania y la Federación de Rusia...