InicioRevista de prensaiglesia catolicaMunilla... agua sucia que contamina a todos##Jesús Bastante

Munilla… agua sucia que contamina a todos -- Jesús Bastante

Publicado en

Religión Digital

El testimonio es desgarrador, destroza el alma… Piensas que no es posible, que la época del nepotismo y de la Inquisición, de las venganzas puras y duras, del exterminio, han finalizado. Y resulta que no. Resulta triste, muy triste, escribir estas letras, pues pese a los enfrentamientos siempre he considerado a José Ignacio Munilla un compañero en la fe, hasta en ocasiones un amigo. Pero la noticia que hoy nos llega es tremebunda, impropia de un sucesor de los Apóstoles. Con tintes mafiosos, inaceptables.

A Munilla no le ha bastado con conminar al silencio al franciscano José Arregi, el mismo que denunció la existencia de «listas negras» en el ordenador del hoy obispo -cosa que él mismo reconoció ante muchos sacerdotes de la diócesis. No. Copio lo siguiente de una carta escrita por el franciscano, y que transcribe la exigencia de Munilla a su superior provincial:
“Debéis callar del todo a José Arregi. Yo no puedo, hasta dentro de dos años [hasta que haya tomado las riendas de la diócesis], adoptar directamente esta medida contra él. Pero ahora debéis actuar vosotros. Os exijo que lo hagáis”. Y pidió a mi provincial y vicario provincial que me destinen a América a trabajar con los pobres, y ello –les dijo– como “como medida de gracia”, como “ocasión de gracia”. Soy – les dijo también – “agua sucia que contamina a todos, a los de fuera de la Iglesia al igual que a los de dentro”. O irme a América o callar del todo: he ahí la alternativa.

Este hombre no puede seguir un minuto más en la diócesis. Y no me refiero a Arregui, sino a su supuesto pastor. Que en los pocos meses que lleva en el cargo ha demostrado, con creces, su ineficacia y sus errores. Pero que hasta ahora no había evidenciado su mala fe. «Callar del todo». Una frase que hace sangre, incluso, a las víctimas a las que él tanto ha defendido durante tanto tiempo. Triste, muy triste. Brutal. Agua sucia que contamina a todos.

Quisiera acabar haciendo mías otras frases de Arregui, pero hoy el corazón no me da para más. Quisiera ser mejor, más misericordioso, más cristiano. Hoy no puedo. Así que dejo que hable, de nuevo, José Arregui. Que tiene mucho más valor: perdonar desde la hoguera a aquel que ordena prender la pira.

«Ésta es mi Iglesia. En ella he aprendido a respirar y a vivir. En ella he descubierto que no hay fronteras entre los de dentro y los de fuera, y que todos somos buscadores, peregrinos, hermanos, y que todos nos movemos, vivimos y somos en el corazón de Dios. En ella, también entre quienes piensan de otra manera, tengo infinidad de hermanas y de hermanos, cada uno con su error y sus heridas, cada uno con su fuente de agua limpia en el fondo de su ser. También Monseñor Munilla es mi hermano, aunque los dos hayamos de soportar este conflicto.
Esta es mi Iglesia y en ella me quedaré. Pero en ella quiero ser libre».

baronrampante@hotmail.es

Últimos artículos

Sombras episcopales sobre la pederastia -- Editorial de El País

el país El informe de los obispos sobre los casos de abusos sexuales en la...

La Revuelta de Mujeres vuelve a las calles: 26 diócesis acogen actos por el 8-M

Religión Digital Desde que diera sus primeros pasos en 2020, la iniciativa vive "un proceso...

La Revuelta de Mujeres en la Iglesia vuelve a las calles para reclamar igualdad -- Sol Demaría

Alandar El próximo domingo 3 de marzo a las 12:00 horas, la Revuelta de Mujeres...

Noticias similares

Sombras episcopales sobre la pederastia -- Editorial de El País

el país El informe de los obispos sobre los casos de abusos sexuales en la...

La Revuelta de Mujeres vuelve a las calles: 26 diócesis acogen actos por el 8-M

Religión Digital Desde que diera sus primeros pasos en 2020, la iniciativa vive "un proceso...

La Revuelta de Mujeres en la Iglesia vuelve a las calles para reclamar igualdad -- Sol Demaría

Alandar El próximo domingo 3 de marzo a las 12:00 horas, la Revuelta de Mujeres...