InicioRevista de prensaiglesia catolicaMensaje a los sacerdotes casados y sus familias##Yanet y Erman

Mensaje a los sacerdotes casados y sus familias -- Yanet y Erman

Publicado en

Enviado a la página web de Redes Cristianas

Estimados Sacerdotes casados y familia
Feliz Pascua de Resurrección y nuestra SOLIDARIDAD en el “dolor” causado por la cuarentena del COVID19.
Bíblicamente la “cuarentena” es un tiempo de cambios profundos e irreversibles (Moisés, 40 años en el desierto, Elías pasó 40 días en ayunas en el desierto, Jonás anunció que Nínive sería destruida a los 40 días, Cuarenta días pasó Jesús en el desierto ( Mt 4,2), se apareció a sus discípulos fue precisamente de 40 días ( Hch 1,3) etc). Nosotros estamos viviendo esa espiritualidad de cambio generalizado a nivel mundial. La cuarentena vivida en familias (pequeñas comunidades de los primeros cristianos), nos está llevando a una profunda reflexión, tanto a creyentes como a no creyentes.

En lo que respecta a nosotros y nuestra propuesta de una IGLESIA RENOVADA, la cuarentena, nos está interpelando a liderar el CAMBIO: “Somos Iglesia, de otra Iglesia, de la misma Iglesia”, como decía el gran Angelelli: “ Con un oído en el pueblo y el otro en el Evangelio”.

El Sínodo de la Amazonia, que fue una esperanza, terminó siendo una desilusión para muchos. Porque los sectores “señoriales” (conservadores, liderados por Sarah y otros) manejaron la redacción del documento final, poniendo en “jaque” al Papa Francisco.

En tal sentido, como movimiento de sacerdotes casados y sus familias, no podemos quedarnos con los brazos cruzados esperando la “buena voluntad” o mezquinando un “espacio” en la estructura “señorial”. Mons. Jerónimo, nos inyecto un espíritu de cambio y “terquedad histórica”. Llevamos casi más de 30 años en este camino: “Caminante no hay camino, camino se hace al andar”. Desde la fundación de nuestra Federación Latinoamericana (Lima-Perú- 1995), hemos avanzado poco (en ciertos aspectos), tal vez confiados en las palabras de algunos obispos: “Con calma”, “tengan paciencia”. Jesús, no espero con calma ni paciencia, se entregó a la cruz, porque sabía que es un paso necesario a la RESURRECCION.

Tenemos que asumir esta responsabilidad histórica encomendada por Jesús: “ Yo les envió . . . “, Pablo: “Ay de mí, si no anuncio el Evangelio” y de Mons. Jerónimo: “ . . . . “ (un encargo especial, a cada uno de nosotros).

Entendamos, el sacerdocio y episcopado casado (varones y mujeres) en la Iglesia ( Tit. 1,5ss “Por esta causa te dejé en Creta, para que pusieras en orden lo que queda, y designaras Presbíteros en cada ciudad ..” y II Tim. 3,2ss “Un obispo debe ser, pues, irreprochable, marido de una sola mujer . . .), como transversal a las denominaciones (católica romanas, ortodoxas, orientales, anglicanas, cristianas católicas, etc) y debemos impulsar su institucionalización con mas empeño. La gente (nuestro pueblo) en Latinoamérica ya nos reconoce como tales ( a diferencia de hace 20 años atrás) y con madurez sabe distinguir, unos de otros. Algunos, nos han acusado de desprestigiar la institución del celibato ( que para nosotros, debe ser opcional), pero ésta se debió a algunos “célibes” pederastas u obispos encubridores ( “Secreto Pontificio”, derogado por Francisco), difundido por los medios de comunicación.

Nuestro RETO, después de la cuarentena, debe ser el Espíritu de Pentecostés (Hech.2,1-41 “ . . Haré prodigios arriba en el cielo y señales milagrosas abajo en la tierra. .» SALIR de nuestros miedos y temores. “Dar la cara” y ejercer públicamente nuestro Ministerio ( si es que realmente tenemos vocación), como SACERDOTES. La gente nos quiere como sacerdotes, no como promotores sociales, psicólogos, sociólogos, maestros, periodistas, etc. Quieren VER en nosotros a hombres y mujeres que hablen de Dios y vivan la espiritualidad, en un mundo cada vez más lejos de Dios. Hoy, más que nunca, nuestra gente nos quiere a su lado con una palabra de aliento y ESPERANZA , compartiendo desde nuestras pobrezas.

Veo con esperanza, el trabajo de las mujeres que impulsan la Ordenación de las mujeres (Diaconas, Presbíteros, Epìscopas) unas veces pacientes y en momentos vehementes. Los sacerdotes casados debemos liderar esas iniciativas, en cada país y región.

Perú, 16 de abril 2020

En el Señor de la VIDA

Sus servidores

Yanet y Erman

Últimos artículos

URGE REFORMAR EL INGRESO MÍNIMO VITAL

Varios grupos de apoyo mutuo de los distritos madrileños de Tetuán y Moratalaz han...

La Corte Internacional de Justicia ordena a Israel que detenga “inmediatamente” la ofensiva en Rafah

eldiario El máximo tribunal de la ONU responde a una petición hecha por Sudáfrica...

«La iglesia no se salvará si no vamos todos juntos hombres y mujeres» -- Tere Zufiaur / Carmen Mediavilla / Amparo Fernández / Mertxe...

Religión Digital Mujeres en diálogo sobre la Iglesia, una interpelación decisiva Invitadas por un grupo...

Noticias similares

URGE REFORMAR EL INGRESO MÍNIMO VITAL

Varios grupos de apoyo mutuo de los distritos madrileños de Tetuán y Moratalaz han...

La Corte Internacional de Justicia ordena a Israel que detenga “inmediatamente” la ofensiva en Rafah

eldiario El máximo tribunal de la ONU responde a una petición hecha por Sudáfrica...

«La iglesia no se salvará si no vamos todos juntos hombres y mujeres» -- Tere Zufiaur / Carmen Mediavilla / Amparo Fernández / Mertxe...

Religión Digital Mujeres en diálogo sobre la Iglesia, una interpelación decisiva Invitadas por un grupo...