InicioRevista de prensaAmérica LatinaMartirio de Mns. Romero y el Martirio del Pueblo . Celebración 24...

Martirio de Mns. Romero y el Martirio del Pueblo . Celebración 24 marzo 2018 -- Arnaldo Zenteno

Publicado en

Enviado a la página web de Redes Cristianas

Oscar Romero11era. parte: Entrevista – Testamento días antes de su Martirio.
“He sido frecuentemente amenazado de muerte. Debo decirle que, como  cristiano, no creo en la muerte sin resurrección. Si me matan,  resucitaré en el pueblo salvadoreño. Se lo digo sin ninguna jactancia,  con la más grande humildad.

Como pastor, estoy obligado, por mandato divino, a dar la vida por  quienes amo, que son todos los salvadoreños, aun por aquellos que vayan a asesinarme. Si llegaran a cumplirse las amenazas, desde ya  ofrezco a Dios mi sangre por la redención y resurrección de El Salvador…
El martirio es una gracia de Dios que no creo merecer. Pero si Dios  acepta el sacrificio de mi vida, que mi sangre sea semilla de libertad  y la señal de que la esperanza será pronto una realidad. Mi muerte si  es aceptada por Dios, sea por la liberación de mi pueblo y como un  testimonio de esperanza en el futuro.
Puede usted decir, si llegasen a matarme, que perdono y bendigo a  quienes lo hagan. Ojalá sí se convencieran que perderán su tiempo. Un  obispo morirá, pero la Iglesia de Dios, que es el pueblo, no perecerá  jamás”.
 
2da. Parte: Mns. Romero firma su compromiso Martirial con su clamor profético con su llamado “Cese la Represión”
Yo quisiera hacer un llamamiento de manera especial a los hombres del ejército y en concreto a las bases de la Guardia Nacional, de la policía, de los cuarteles: hermanos, son de nuestro mismo pueblo, matan a sus mismos hermanos campesinos y ante una orden de matar que dé un hombre debe de prevalecer la ley de Dios que dice «No matar». Ningún soldado está obligado a obedecer una orden contra la ley de Dios. Una ley inmoral, nadie tiene que cumplirla. Ya es tiempo de que recuperen su conciencia y que obedezcan antes a su conciencia que a la orden del pecado. La Iglesia, defensora de los derechos de Dios, de la dignidad humana, de la persona, no puede quedarse callada ante tanta abominación.

Queremos que el gobierno tome en serio que de nada sirven las reformas si van teñidas con tanta sangre. En nombre de Dios, pues, y en nombre de este sufrido pueblo cuyos lamentos suben hasta el cielo cada día más tumultuosos, les suplico, les ruego. Les ordeno en nombre de Dios: ,Cese la represión! (23, marzo, 1980/VIII 382).
 
 3era. parte: Mns. Romero ofrenda su Vida en la Homilía y en el Ofertorio de su última Eucaristía  
Esta Eucaristía es precisamente un acto de fe: con fe cristiana parece que en este momento se convierte en el cuerpo del Señor, que se ofreció por la redención del mundo y que en ese cáliz, el vino se transforma en la sangre que fue precio de la salvación.
Que este cuerpo inmolado y esta sangre sacrificada por los hombres nos alimente también para dar nuestro cuerpo y nuestra sangre, al sufrimiento y al dolor, como Cristo, no para sí, sino por la Justicia y la Paz a nuestro pueblo. Unámonos, pues, íntimamente en fe y esperanza a este momento de oración por doña Santa y por nosotros (En este momento sonó el disparo. 24, marzo, 1980/ VIII 384).
4ta. Parte: Mns. Romero Martirio, señal de Esperanza y Resurrección
 
Vida Martirial. Mns. Romero siempre pensó en la entrega de su Vida y en su probable Martirio unido a la Cruz y al Martirio de su Pueblo. Él ofrendó su vida cada día en el altar de la Vida y el 24 marzo fue el Ofertorio en la Misa y que fue Martirizado – asesinado por su compromiso por los pobres y por la Justicia del Reino de Dios.
Pero no sólo resucita Mns. Romero y su proyecto, sino que al canonizarlo a él, se canoniza el Martirio de todos los que como él han entregado la vida al servicio del Pueblo, al servicio de la Justicia en el compromiso con los más pobres. que han entregado su vida empezando por Rutilio Grande.
 
 El Martirio es signo de Esperanza porque nos muestra la Gracia de Dios que da fuerza a nuestra debilidad humana para enfrentar los peligros y aun la muerte para mantenerse fieles en el amor a Jesús y al Pueblo. El Martirio es signo de Esperanza porque es la prueba mayor del amor hasta entregar la Vida y porque está unida a la Resurrección de Jesús que quiere que tengamos Vida y Vida en abundancia.
Arnaldo Zenteno. Aporte de la Mesa CEB de Profetismo y Compromiso Ciudadano. Nicaragua, marzo del 2018.

Fuente: Red Mundial de Comunidades Eclesiales
 

 

 

Últimos artículos

Anatomía de un barrio obrero español -- Pedro Luís ANgosto

28 DE JUNIO DE 2023, 19:12 Es un barrio de Alicante, situado tras la estación de...

Sudán, como si la guerra la llevasen encima -- Guadi Calvo

Rebelión Desde el comienzo de la guerra civil sudanesa, en abril de 2023, el mundo...

Escucharse a sí mismo -- J. I. González Faus

Cristianismo y Justicia Recientemente hablé de la posibilidad de sustituir el lenguaje ascético de “negarse...

Noticias similares

Anatomía de un barrio obrero español -- Pedro Luís ANgosto

28 DE JUNIO DE 2023, 19:12 Es un barrio de Alicante, situado tras la estación de...

Sudán, como si la guerra la llevasen encima -- Guadi Calvo

Rebelión Desde el comienzo de la guerra civil sudanesa, en abril de 2023, el mundo...

Escucharse a sí mismo -- J. I. González Faus

Cristianismo y Justicia Recientemente hablé de la posibilidad de sustituir el lenguaje ascético de “negarse...