InicioRevista de prensaiglesia catolicaMáquinas de hacer hostias y nuevos templos: la Iglesia utiliza dinero del...

Máquinas de hacer hostias y nuevos templos: la Iglesia utiliza dinero del IRPF para «evangelizar» en el exterior -- Danilo Albin

Publicado en

Publico

Ricardo BlazquezCONFERENCIA EPISCOPAL
La Conferencia Episcopal destina dos millones de euros anuales al Fondo de Nueva Evangelización. Más de la mitad del presupuesto proviene de fondos obtenidos mediante la asignación tributaria del 0,7% en la declaración de la Renta.
Los católicos de Fianarantsoa, en Madagascar, comparten con los religiosos de Merlo, en Argentina, algo más que la fe en Dios. Las iglesias de ambas localidades van a recibir dinero de la Conferencia Episcopal Española (CEE) para la adquisición de una máquina fabricadora de hostias, valorada en 15.000 euros. Parte de ese dinero saldrá de lo que la CEE recauda mediante la asignación tributaria, un privilegio otorgado por el Estado. ··· Ver noticia ···

Últimos artículos

ANTE EL DÍA DE LAS FUERZAS ARMADAS EN ASTURIAS

Reflexión de organizaciones cristianas El “Día de las Fuerzas Armadas” se desarrolla esta semana en...

Esperando la primera manifestación mundial pro-palestina

Las manifestaciones pro-palestinas que van surgiendo a lo largo del mundo son como esas...

He participado por Internet los días 17,18 y 19 de Mayo en el VIII Encuentro estatal de Redes Cristianas -- Juan Cejudo, miembro de...

El Blog de Juan Cejudo Aunque ya he publicado en este blog el Manifiesto, después...

Noticias similares

ANTE EL DÍA DE LAS FUERZAS ARMADAS EN ASTURIAS

Reflexión de organizaciones cristianas El “Día de las Fuerzas Armadas” se desarrolla esta semana en...

Esperando la primera manifestación mundial pro-palestina

Las manifestaciones pro-palestinas que van surgiendo a lo largo del mundo son como esas...

He participado por Internet los días 17,18 y 19 de Mayo en el VIII Encuentro estatal de Redes Cristianas -- Juan Cejudo, miembro de...

El Blog de Juan Cejudo Aunque ya he publicado en este blog el Manifiesto, después...