InicioRevista de prensaáfricaLos obispos africanos muestran su preocupación ante la fuga de sacerdotes a...

Los obispos africanos muestran su preocupación ante la fuga de sacerdotes a Europa

Publicado en

Enviado a la página web de Redes Cristianas

(InfoCatólica)
LA SITUACIÓN ESTÁ EMPEORANDO
Los obispos africanos muestran su preocupación ante la fuga de sacerdotes a Europa
Muchos sacerdotes de diócesis africanas son enviados a Europa para estudiar o prestar un servicio pastoral durante un periodo concreto de tiempo. Buena parte de ellos no regresa y ello está causando un creciente malestar entre los obispos africanos.
Actualmente 1.800 sacerdotes extranjeros ejercen oficialmente su ministerio en Francia, la mayoría procedente de sus antiguas colonias en África. La cifra es casi una quinta parte del número total de clérigos diocesanos: 11.500. Un número desconocido de ellos están allí sin autorización. Y recientemente ha habido signos de descontento ante lo que algunos obispos africanos ven como una nueva «migración eclesiástica».

En mayo, la conferencia de obispos de Costa de Marfil se quejó de que cada vez más sacerdotes desaparecían en Europa e ignoraban las instrucciones para regresar después de completar el estudio y las tareas pastorales. (No es solo Francia: en Italia, por ejemplo, hasta el 40 por ciento de las parroquias son administradas por clérigos nacidos en el extranjero).
«La situación está empeorando y tenemos que hablar y adoptar una posición común, para que las diócesis anfitrionas de nuestros sacerdotes comprendan nuestra posición», dijo el obispo Ignace Bessi Dogbo de Katiola, presidente de la conferencia episcopal del país africano, al diario católico La Croix.

«Una vez que un sacerdote está en misión, el obispo anfitrión debe asegurarse de que fue genuinamente enviado por su propia diócesis y no llegó por otros medios… Si vamos a trabajar juntos para la evangelización de nuestros respectivos países, debemos también respetar los derechos de cada uno».
El obispo Dogbo dijo que no estaba seguro de cuántos miembros del clero de Costa de Marfil se habían fugado. Pero algunas diócesis, dijo, estaban perdiendo hasta un tercio de sus sacerdotes que habían «inventado excusas» para no volver a casa.

Respuesta de la Iglesia en Europa
Algunos obispos de la Iglesia en Europa son comprensivos con estas preocupaciones. El arzobispo Dominique Lebrun de Rouen, que dirigió un grupo de trabajo de la Iglesia para «sacerdotes provenientes del extranjero», admitió que los problemas crecían porque los sacerdotes se resistían a los llamados a regresar a sus países de origen, citando necesidades de estudio, enfrentamientos personales o ansiedades políticas.
«Cualesquiera que sean las circunstancias, el no retorno de un sacerdote perjudica su relación fundamental con su diócesis y su pastor-obispo», dijo el arzobispo a La Croix. «Si no está planificado y hecho con obediencia, debe ser condenado».

El arzobispo Lebrun dijo que era sensible a las necesidades sacerdotales. Algunos clérigos llegan a Europa sin los documentos adecuados, habiendo sufrido privaciones en su hogar, mientras que prácticamente todos han sufrido el racismo y otros desafíos para adaptarse a una nueva cultura. Muchos han contado con quedarse para apoyar a los miembros pobres de sus familias o enviar medicamentos que no se pueden obtener en su país de origen, y claramente necesitan ayuda cuando se preparan para regresar.
Pero se debe mantener la cooperación entre los obispos afectados, dijo Lebrun, en línea con el derecho canónico y las reglas de colegialidad católica. No debería hablarse de diócesis ricas que roban clérigos de las más pobres, o de parroquias europeas que socavan la autoridad de los obispos africanos ofreciendo un santuario a sus sacerdotes.

Queda por ver si esto satisfará al obispo Dogbo y sus colegas. El mes pasado, el presidente de la conferencia de obispos marfileños discutió la situación con su homólogo francés, el arzobispo Georges Pontier de Marsella, y se espera que una delegación de la Iglesia francesa continúe las conversaciones en breve en la capital de Costa de Marfil, Abiyán.
El obispo Dogbo admitió que, en todo caso, la Iglesia africana tiene un problema con la obediencia, especialmente entre los clérigos más jóvenes. Por urgente que sea que los obispos europeos necesiten sacerdotes, dijo, siempre deben verificar de dónde son, qué están haciendo y si se necesitan en su país de origen. Incluso aquellos que adquieren la ciudadanía europea permanecen unidos a sus diócesis de origen.
Con información del «Catholic Herald»

Últimos artículos

Los acordes de la protesta propalestina: Rozalén, Amparanoia y otros artistas unen su voz a las acampadas -- Alejandra Mateo Fana

Público Los estudiantes propalestina han organizado este miércoles y jueves unas jornadas reivindicativas donde utilizan...

Afirmar que Dios es Trinidad es semejante a decir que Dios es comunidad -- Consuelo Vélez, teóloga

Fe y Vida Comentario al evangelio del domingo de la Santísima Trinidad 26-05-2024 Afirmar que...

Los crímenes de Israel son mucho peores que los de Hamás -- Jonathan Cook

Rebelión En realidad no hay ni punto de comparación Fuentes: Substack Traducido para Rebelión por Paco Muñoz...

Noticias similares

Los acordes de la protesta propalestina: Rozalén, Amparanoia y otros artistas unen su voz a las acampadas -- Alejandra Mateo Fana

Público Los estudiantes propalestina han organizado este miércoles y jueves unas jornadas reivindicativas donde utilizan...

Afirmar que Dios es Trinidad es semejante a decir que Dios es comunidad -- Consuelo Vélez, teóloga

Fe y Vida Comentario al evangelio del domingo de la Santísima Trinidad 26-05-2024 Afirmar que...

Los crímenes de Israel son mucho peores que los de Hamás -- Jonathan Cook

Rebelión En realidad no hay ni punto de comparación Fuentes: Substack Traducido para Rebelión por Paco Muñoz...