InicioRevista de prensaiglesia catolicaLos buenos y los malos Católicos##Marco A. Velásquez Uribe

Los buenos y los malos Católicos -- Marco A. Velásquez Uribe

Publicado en

Reflexión y Liberación

Quienes han madurado sus convicciones cristianas, a costa de perseverancia y radicalidad evangélica, muchas veces a costa de marginación y desconfianza…(Marco Antonio Velásquez).
Si bien la expresión no se escucha, en la práctica se siente y, muchas veces, con fuerza. Tácitamente existe una suerte de definición estricta respecto de lo que se entiende por un buen y un mal católico, por un buen y un mal hijo de la Iglesia.

¿Qué hay detrás de estos estereotipos tan arraigados en la vida eclesial?

El hecho parece instalarse en la conciencia cristiana desde la catequesis de iniciación. Es ahí donde el objetivo esencial de propiciar una positiva y estimulante experiencia religiosa primaria, comienza a subordinarse al cumplimiento de obligaciones y al desarrollo de modos conductuales. La influencia de una prolongada cristiandad y la subyacente estructura idealizada de la perfección cristiana han terminado imponiendo el modelo de la espiritualidad del buen católico. Ello define la costumbre y abarca el terreno de la ortopraxis (recta actuación); mientras la coherencia y la función de la conciencia cristiana, quedan recluidas en el campo de la ortodoxia (recta doctrina).

Comunmente la conducta personal de los fieles es condicionada por el imperativo del “deber ser”, mientras la actuación de mucha jerarquía está orientada a tutelar y defender los “derechos de Dios”. En esta tensión hay, de un lado, la más sublime subordinación de la voluntad personal del creyente al Dios amado, dando forma al deber ser cristiano; mientras, del otro lado está la asimilación de la jerarquía con la potestad divina. Surge así el paralelismo entre divinidad y humanidad, que en distintos niveles se replica en la dualidad: Cielo – Iglesia; Dios – Jerarquía; Santos – laicado. Con ello se sientan las bases de una eclesiología viciada, que en la práctica es una jerarcología, según la denominación de Y. Congar.

Queda entonces fracturada irremediablemente la dimensión de servicio del ministerio jerárquico, quedando el clero en una posición acreedora de los fieles, quienes son deudores de consideración y de obligaciones. Bajo esta concepción jerarcológica, se configura el estereotipo del buen y del mal católico, según una definición tácita y estricta que, más allá de los cumplimientos, supone actitudes.

Consecuentemente, en un vasto ámbito de la Iglesia se ha favorecido la conformación de un catolicismo que adolece de un agudo infatilismo laical. La expresión más evidente de ello es la incapacidad de ejercer un discernimiento de la realidad interpelante para expresar un juicio crítico, fundado y de cara a los pastores, que permita a la Iglesia asimilar los pulsos del “mundo”, que privilegiadamente debe percibir el laicado, en cuanto está llamado a encarnarse en las realidades temporales. El resultado es devastador porque se priva a la Iglesia de hacer comunión con los problemas del mundo y de discernir con agudeza los signos de los tiempos. Pese a ello, quienes están de este lado, son los que normalmente alcanzan la consideración de la jerarquía por ser “buenos católicos”.

Del otro lado, quienes han madurado sus convicciones cristianas, a costa de perseverancia y radicalidad evangélica, muchas veces a costa de marginación y desconfianza, quedan a la intemperie, huérfanos y desprovistos para actuar con mayor fecundidad en la tarea de «sanar» las realidades temporales, torcidas por el pecado. Como agravante, encuentran dificultades serias para vivir en plenitud la comunión eclesial. Son instrumentos de Dios llamados a dar testimonio en las agrestes fronteras humanas, ahí donde hay enormes contingentes que no interactúan con la Iglesia institucional. Gracias a la presencia activa de estos hombres y mujeres, que han asumido conscientemente su bautismo, esas multitudes anhelantes de Dios pueden experimentar la cercanía de esa Iglesia que es Pueblo de Dios.

Acostumbrados a un juicio crítico, insobornables a la hora de buscar justicia y verdad, frontales y libres, en los ambientes eclesiales convencionales son vistos con recelo. Sin palabras decanta la sugestión que no son “buenos católicos”. Al experimentar la marginación, vuelven a las fronteras.

Cuando la Iglesia enfrenta el desafío de ir a las periferias existenciales, estos “parteros del Reino” tienen mucho que decir a los pastores, porque son conocedores de llanuras y peligros. Son hijos e hijas de la Iglesia que viven en el corazón del mundo y que aspiran también a ser acogidos con apertura en el corazón de la Iglesia, Pueblo de Dios.

Últimos artículos

La matanza de palestinos hambrientos abre los ojos del mundo ante la crisis provocada por Israel en Gaza -- Francesca Cicardi

eldiario La comunidad internacional, incluidos los aliados de Israel, han pedido una investigación independiente por...

Del futuro como amenaza -- Josep M. Lozano

Cristianismo y Justicia ¿Qué esperamos hoy de un gobierno? Que nos defienda del futuro y...

«Antimilitarismo, oposición a las guerras y pro desarme, los tres ejes de la paz en todo el mundo» -- Araceli Caballero

Alandar Hoy en Alandar entrevistamos a Tica Font. Tica tiene una larga trayectoria de trabajo...

Noticias similares

La matanza de palestinos hambrientos abre los ojos del mundo ante la crisis provocada por Israel en Gaza -- Francesca Cicardi

eldiario La comunidad internacional, incluidos los aliados de Israel, han pedido una investigación independiente por...

Del futuro como amenaza -- Josep M. Lozano

Cristianismo y Justicia ¿Qué esperamos hoy de un gobierno? Que nos defienda del futuro y...

«Antimilitarismo, oposición a las guerras y pro desarme, los tres ejes de la paz en todo el mundo» -- Araceli Caballero

Alandar Hoy en Alandar entrevistamos a Tica Font. Tica tiene una larga trayectoria de trabajo...