InicioRevista de prensahaitíLas potencias mundiales, que destinan billones de dólares a la guerra, no...

Las potencias mundiales, que destinan billones de dólares a la guerra, no tienen 20 mil millones para Haití -- Rafael Bonilla

Publicado en

Rebelión

Burla e inmoralidad
Hace unos días escribí acerca de la actitud inmoral de las potencias mundiales ante la tragedia del pueblo haitiano, establecí, que estos poderosos países, pudieron haber hecho mucho más para ayudar a nuestros hermanos a salir de este trance que peligra la existencia de la franja más empobrecida de esa nación.

La valentía del pueblo haitiano es digna de ser sobredimensionada, por haber sobrevivido, prácticamente un año, en condiciones de extremo hacinamiento y haber mantenido un comportamiento de resistencia, de espera, de mirar cada día la luz del sol esperanzado que ese nuevo día traiga luz para mitigar la oscuridad de su trágico presente.

A pesar de los hechos violentos que se han registrado en las calles y pueblos haitianos, me atrevo a manifestar que el pueblo haitiano ha sido un pueblo paciente, un pueblo verdaderamente valiente y valeroso. Haití, es un pueblo humilde, un pueblo lleno de esperanza y amor. Que no se equivoquen los racistas, el pueblo haitiano renacerá, la recomposición de ese pueblo vendrá y volverá a ser un pueblo guerrero, un pueblo luchador por la libertad.

¿Por qué Haití, ha sido un pueblo paciente?

Porque el pueblo haitiano sabe que las principales potencias mundiales han sido históricamente sus opresores y, sabe también, que su territorio ha sido invadido con más de 8 mil efectivos militares, sabe además, que si esos países tuvieran la voluntad política y un poco de sensibilidad humana, la situación de Haití, sería muy diferente y otras luces estuvieran alumbrando en esas tierras de amor y esperanza.

A pesar de saber que en su territorio hay miles soldados de procedentes de los países que ayer fueron sus esclavizadores, el pueblo haitiano ha sido paciente y espera que nuevas formas de esclavitud no se estén tejiendo desde los centros mundiales de dominación política.

Si el terremoto hubiese sido, por ejemplo, en Israel
Si esto hubiese ocurrido en Israel, que Dios, no lo quiera, ya hace tiempo que no quedaría una sola partícula de escombros diseminada en esos territorios y, miles de edificaciones existieran por todos los rincones del país sionista.

Esto no ha resultado así porque Haití, no tiene la misma importancia geopolítica que tiene Israel para las potencias mundiales. El territorio de Israel ha sido usado para atacar a los países vecinos con la clara intención de someter a esos países a los dictámenes del imperialismo.

Estados unidos prometió una ayuda de 1,500 millones de dólares para la reconstrucción de Haití. ¿Por qué un ofrecimiento tan pírrico? Esto es por algo muy sencillo, ya que los Estados Unidos no dan mucho donde ellos no esperan sacar el doble o el triple. Veamos sólo un ejemplo.

“el apoyo financiero estadounidense a Israel es innegablemente grande, siendo la ayuda anual superior a 3.000 millones de dólares desde 1979 hasta la actualidad” (Monsen Saleh/ Rebelión, nov. 23, 2010)

¿Por qué a Israel y a Haití no? veamos:
“Ariel Sharon afirmaba que Israel había efectuado servicios a Estados Unidos que superaban un valor de 100,000 millones de dólares, mientras que la ayuda estadounidense no alcanzaba a los 30,000 millones. Y añadía, Estados Unidos aún debe a Israel unos 70. 000 millones de dólares” (fuente en el párrafo anterior citada).

Dije en líneas anteriores que los EE.UU. no invierte donde ellos no están seguros que pueden sacar el doble o el triple, no obstante desde mi punto de vista el trato históricamente privilegiado hacia Israel es por cuestión de carácter geopolítico, ya que Israel se ha prestado a todas las maniobras militares de USA en el Oriente Próximo.

Abrir los ojos y mirarnos en el espejo llamado Haití, sería bastante conveniente para los países dependientes
Haití, es un espejo cristalino en el que deben mirarse los países, llamados tercermundistas o países subdesarrollados. Con sólo 18 mil millones de dólares podría resolverse el problema del cólera y la reconstrucción de Haití, 18 mil millones de dólares es una insignificante suma de dinero ante la cantidad infinita de dólares que derrochan día tras días las potencias mundiales.

El ofrecimiento de 1,500 millones de dólares hecho por USA, que no se tiene constancia de si ha sido entregado, constituye una verdadera burla, un descaro que no tiene precedentes en situaciones como la que se le ha presentado al pueblo haitiano.

Qué le han costado a EEUU las guerras de Iraq y Afganistán
Hablar de los gastos que han incurridos los guerreristas en esta desagradable contienda es verdaderamente aleccionador si partimos de la patética realidad que caracteriza a más de la mitad de la población mundial, más de 4 mil millones de habitantes en el mundo viven en la pobreza, razón por la cual hemos establecido que es inmoral destinar billones de dólares en el financiamiento de aviesas y estúpidas guerras.

Encontré en el internet un documento breve, que nos habla de la onerosa cantidad de dólares que ha gastado el imperialismo yanqui en la Guerra de Irak.

“Según el Departamento de Defensa de Estados Unidos, desde el incidente del 11 de septiembre de 2001 hasta diciembre de 2007, el gobierno norteamericano gastó en la guerra antiterrorista un total de 527 mil millones de dólares” (Pueblo en línea, spanish,peopledail.com.cn)

Quisiera que el mundo me diga, si la actitud de esta potencia ante el caso haitiano, constituye o no constituye una burla, un acto de inmoralidad e indolencia sin precedentes en la historia de la humanidad. Para los Estados Unidos de América, 18 mil millones de dólares no le mellan ni el “bolsillito” pequeño de su pantalón.

Algo más sobre las guerras citadas:

La fuente antes referida (Pueblo en línea), nos dice “de acuerdo con estadísticas de la Oficina de presupuesto del Congreso norteamericano, la Guerra de Irak gastó 421 mil millones de dólares y, agregando los gastos en la Guerra de Afganistán un total de 602,000 millones de dólares, la misma Oficina estima que hasta 2017, estas dos Guerras gastarán un total de 2,4 billones de dólares, de los cuales 1,68 billones sarán para la guerra de Irak”.

Por la suma nos parece inverosímil pero es cierto, ya que son datos que andan en todos los medios masivos de comunicación y no han sido rebatidos. ¿Podríamos decir que no existe indolencia por parte de los involucrados en estas guerras?, considero que quienes estamos mirando perecer en la orfandad a miles de personas no podríamos decir que no existe indolencia por parte de esta potencias.

Francia roba 21 mil millones de dólares al pueblo haitiano
Bueno, dejemos a los Estados Unidos y entremos a describir como los capitalista franceses le robaron a Haití, la suma de 21 mil millones de dólares que se lo negaron al ex presidente haitiano Jean Bertrand Aristide y que no quieren entregarlo para la reconstrucción y el control del cólera en la nación hermana.

La historia nos señala que el pueblo haitiano, cansado de tantas injusticias, agobiado por la esclavitud y vejado de forma inmisericorde por el imperialismo francés decide organizarse secretamente para luchar por su independencia, proeza que logran en el año de 1804, de inmediato los haitianos eliminan el régimen de esclavitud en su tierra y años posteriores marchan hacia Santo Domingo, parte española de la Isla y también, eliminan el régimen esclavista en mi tierra de origen.

Francia, fue la potencia que exploto y esclavizó por muchos años al pueblo haitiano. Los haitianos se rebelaron en contra de los franceses y los vencieron. A pesar de haber sido vencidos, los franceses valiéndose de sus influencias ante las demás potencias logran el más grande de los chantajes que vencido alguno pudo haber logrado nunca, hacer que el pueblo haitiano pague 90 millones de franco-oro como indemnización por los daños causado por los haitianos en la guerra.

Perdieron la guerra y obligaron a los haitianos a pagarle por los daños y perjuicios sufrido durante el conflicto. El tamaño de ese abuso no cabe entre el cielo y la tierra.

De este robo vulgar fueron cómplice los estados Unidos de América, ya que los haitianos no tenían esa cantidad de dinero y este último país se lo presto a altos intereses para dicho pago. ¡Dios mío, que contubernio, qué espeluznante hecho, qué ignominia y qué sadismo político más grande!

Recientemente leí una entrevista del ex presidente Jean Bertrand Arístide en la que dice, que si esos 90 millones de franco-oro, los convertimos en moneda de los Estados Unidos de América estaríamos hablando, hoy día, de la astronómica cantidad de 21 mil millones de dólares.

Creo, que Arístide se quedo chiquito, ya que si hacemos los cálculos sobre la base de un dinero puesto a producir y que el mismo haya estado invertido por el tiempo de 206 años, en este caso no podría hablarse de 21 mil millones de dólares, estaríamos hablando de una verdadera fortuna de dígitos inimaginables por mi en estos momentos.

Pero dejémoslo por la suma establecida por el ex presidente Arístide y hagamos la siguiente relación. De acuerdo con los cálculos hechos recientemente por la Organización Mundial de la Salud (OMS), para enfrentar con éxito el cólera en Haití, se necesitaría disponer por lo menos de 6 mil millones de dólares, otros cálculos hechos por personas expertas, a raíz de los sucesos generados por el sismo que desoló a Haití, establecieron que para la reconstrucción de ese país se necesitarían unos 14 mil millones de dólares.

Hagamos una simple suma: 6 mil millones para enfrentar la epidemia de cólera y 14 mil para la reconstrucción de Haití, estamos hablando de la suma de 20 mil millones de dólares, pues, si Francia devolviera los 21 mil millones de dólares a Haití, a ese sufrido pueblo le estarían quedando unos mil millones de dólares que bien podrían ser invertidos en el fortalecimiento institucional y fortalecimiento del servicio sanitario.

Ahora, díganme querido lectores, si no tenemos razones sobradas cuando decimos que la inmoralidad y la indolencia de las potencias mundiales ante el caso haitiano, no tiene precedentes en el mundo y, más aún cuando se trata de una población asolada por un fenómeno natural.

Seguiremos hablando del tema, como peregrino incansable, hasta que las potencias que en el ayer se chuparon las riquezas del pueblo haitiano den un paso en firme y se dejen de tanta demagogia y proselitismo político.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Últimos artículos

Un justo entre las naciones -- Leonardo Boff

Enviado a la página web de Redes Cristianas Ante las polémicas y ataques que viene...

Recuperar la igualdad de género en el cristianismo -- Juan José Tamayo, teólogo

El blog de Juan José Tamayo "Sin las mujeres es posible que no hubiera surgido...

Mañana la «Revuelta de las mujeres en la Iglesia.

ATE Hasta que la igualdad se haga costumbre" convoca a diferentes grupos de mujeres...

Noticias similares

Un justo entre las naciones -- Leonardo Boff

Enviado a la página web de Redes Cristianas Ante las polémicas y ataques que viene...

Recuperar la igualdad de género en el cristianismo -- Juan José Tamayo, teólogo

El blog de Juan José Tamayo "Sin las mujeres es posible que no hubiera surgido...

Mañana la «Revuelta de las mujeres en la Iglesia.

ATE Hasta que la igualdad se haga costumbre" convoca a diferentes grupos de mujeres...