InicioRevista de prensaiglesia catolicaLa reforma como ruptura##Gabriel Mª Otalora

La reforma como ruptura -- Gabriel Mª Otalora

Publicado en

Enviado a la página web de Redes Cristianas

He leído y escuchado muchos comentarios y reflexiones en torno a los cien días del papa Francisco, y afortunadamente, percibo una mayoría que ve un rayo de esperanza en el rumbo de la iglesia católica que parece estar cambiando a mejor, es decir, a más evangélica. Sin embargo, existe una línea de opinión de personas solventes que advierte que el papa no lo puede todo, que no esperemos grandes cambios, dada la enorme mole en que se ha convertido nuestra institución eclesial. En el fondo, lo que parece es una llamada de atención a los ilusionados rupturistas, para que no se desanimen si la impronta del nuevo papa logra resultados más bien pequeños y su velocidad en los cambios es más lenta de lo que parece conveniente.

¿Ruptura o reforma? Creo que muchos cristianos se alinearían detrás de ambas posibilidades, casi a partes iguales; cabría una tercera posibilidad, la de mantenerse en el continuismo, pero está descartada dada la personalidad y las opiniones expresadas por el propio papa. Yo quiero aprovechar el signo que supone sobrepasar los cien días de gobierno papal para apuntar algo más sobre los ritmos y el calado de las medidas que va desbrozando el papa. La suerte de tener muchos años, como es el caso de Francisco, es que la perspectiva de las cosas, desde la experiencia y la honestidad de toda una vida entregada a la Verdad del amor, ayudan mucho más que los conocimientos que uno pueda atesorar. Y desde esta posición privilegiada, además de una ruptura que no parece sea el camino elegido por el papa, creo que pueden darse al menos dos posibles tipos de reformas con resultados muy diferentes. Por un lado, se puede reformar desde una mal entendida prudencia y cambiar cosas poco esenciales. Aquí el miedo o el interés prevalecen sobre cualquier otra cosa. Por otro, una reforma continuada en el tiempo que llegue a ser de calado, puede tener parecidos efectos a los de una ruptura.

En este segundo tipo de reforma, se llevarían a cabo cambios prudentes -prudencia como virtud, como la que esgrimió Jesús de Nazaret-, sin prisa pero sin pausa, que vayan haciendo digerible un cambio profundo y compartido cada vez por más personas como el que necesita la Iglesia católica desde hace mucho tiempo. Más o menos como la nave de Jasón, que de vuelta de su odisea homérica parecía ser otra, tal era la cantidad de pequeñas reformas que habían tenido que acometer en el barco, hasta hacerse irreconocible a su regreso para quienes lo vieron partir. Lo mismo puede decirse de los argonautas que le acompañaron a Jasón, que volvieron “diferentes” ante la extraordinaria experiencia de las aventuras vividas.

Todo me indica que el papa Francisco está optando por la reforma desde esta segunda opción de concebirla. Pasado un tiempo prudencial, mirando atrás, nos encontremos con una institución eclesial radicalmente diferente a la actual con las principales señas evangélicas encima de la mesa de trabajo de obispos, laicos, cardenales. Siempre quedará mucho camino por andar porque la mejora solo acaba con la muerte; y además, para algunos todo es poco, da igual lo que ocurra. Son los amigos de las prisas y de los grandes gestos traumáticos los que pueden desequilibrar el buen rumbo que nos marcó el Maestro. Además, ahí estarán siempre al acecho los inmovilistas y quienes buscan que cambie lo que sea, pero que todo siga igual o parecido.

Además de buena persona, este papa me parece lo suficientemente inteligente como para lidiar este tiempo histórico. Mientras intentamos seguir sus pasos, rezaremos por él como ha sido su deseo desde el primer día del papado. Eso quiere decir que confía más en el Espíritu que en sus manos; lo dicho, se nos muestra como un reformador muy inteligente.

Últimos artículos

El Yunque, un secreto a voces -- Pedro Ingelmo

Diario de Cádiz ASOCIACIONISMO CATÓLICO Esta organización secreta mexicana se introdujo en España con la financiación...

Mirada cristiana sobre el escándalo de la inmatriculaciones -- Evaristo Villar

Alandar Ante al escándalo de las inmatriculaciones en España, muchos cristianos y cristianas exigen a...

Carta por +Gaza desde la U. de Chile

Reflexión y Liberación Estimadas/os Centro de Estudiantes Facultad de Filosofía y Humanidades Presente De nuestra consideración: Como Decanato de...

Noticias similares

El Yunque, un secreto a voces -- Pedro Ingelmo

Diario de Cádiz ASOCIACIONISMO CATÓLICO Esta organización secreta mexicana se introdujo en España con la financiación...

Mirada cristiana sobre el escándalo de la inmatriculaciones -- Evaristo Villar

Alandar Ante al escándalo de las inmatriculaciones en España, muchos cristianos y cristianas exigen a...

Carta por +Gaza desde la U. de Chile

Reflexión y Liberación Estimadas/os Centro de Estudiantes Facultad de Filosofía y Humanidades Presente De nuestra consideración: Como Decanato de...