InicioRevista de prensaáfricaLa indignación de África, más allá del G-20

La indignación de África, más allá del G-20

Publicado en

Umoya

El libre mercado exaspera los desequilibrios en la distribución de la riqueza en una fase histórica, la de la globalización, envenenada por un creciente déficit democrático: es la reflexión que domina un documento publicado por la Conferencia Episcopal de Tanzania, en vísperas de la cumbre del G20 en Cannes.

“El sistema del libre mercado crea y mantiene grandes desigualdades en la distribución del rédito y la globalización acabó por agravar estos desequilibrios en algunas áreas”, escribe el autor del texto, el padre Vic Missiaen, secretario de la Comisión Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal. El documento afirma que la globalización “ha reducido el poder de la democracia”, con gobiernos capaces de operar “sólo a nivel local” y una agenda política mundial “dominada por las grandes potencias”.
El tema fundamental es que la “causa primera” de la crisis financiera son el egoísmo y la avidez. “El sistema entero está estructurado para generar ganancias –señala el padre Missiaen– y olvida el otro objetivo esencial de las instituciones financieras: la protección de los ahorros individuales y colectivos”.

Mientras en Cannes los vetos cruzados bloquean el acuerdo sobre una tasa sobre las transacciones financieras, los obispos de Tanzania piden redescubrir “una perspectiva moral en la que el bien común y la solidaridad se vuelvan objetivos políticos globales”.

Según el padre Missiaen, el objetivo puede ser alcanzado sólo por medio de presiones conjuntas sobre la política ejercidas por la Iglesia, las asociaciones, el sistema de la información y los sindicatos. Este trabajo de base, afirma el texto, debe estar animado por “una cierta indignación moral contra los peores aspectos de la economía del libre mercado”.

De ahí las referencias al movimiento estadounidense ‘Occupy Wall Street’ (‘Ocupen Wall Street’) y a las revueltas de África del Norte, a las manifestaciones en las capitales europeas y a las marchas menos imponentes pero tan significativas como aquellas, que este año se han realizado en Uganda, Kenya e incluso Tanzania.

La “indignación” se ve alimentada por los debates paradójicos sobre el 0,7% del Producto Bruto Interno que los países ricos se comprometieron a destinar a la ayuda para el desarrollo. “Son porcentajes –escribe el padre Missiaen– que no tienen sentido si se las compara con las sumas que se gastan en guerras y armamentos o que terminan en el circuito de la especulación financiera”. [VG] – Tradujo [NBJ]

© 2011 MISNA – Missionary International Service News Agency Srl – All Right Reserved.

Últimos artículos

El Papa, con bronquitis, grita por la paz en Gaza: «¡Basta ya! Deténganse, tengan el coraje de continuar las negociaciones»

Religión Digital "Deseo que la comunidad internacional comprenda que el desarme es un deber moral"...

Francisco insiste en que el desarme es un deber moral -- Sebastián Sansón Ferrari – Ciudad del Vaticano

Vatican News En el discurso posterior al Ángelus, el Papa pide a la "gran familia...

Roser Solé: «¿Qué pedimos? La igualdad entre hombres y mujeres en la Iglesia» -- Xavier Pete

Religión Digital "El arzobispo de Madrid ha revolucionado su seminario poniendo a mujeres asesoras, pero...

Noticias similares

El Papa, con bronquitis, grita por la paz en Gaza: «¡Basta ya! Deténganse, tengan el coraje de continuar las negociaciones»

Religión Digital "Deseo que la comunidad internacional comprenda que el desarme es un deber moral"...

Francisco insiste en que el desarme es un deber moral -- Sebastián Sansón Ferrari – Ciudad del Vaticano

Vatican News En el discurso posterior al Ángelus, el Papa pide a la "gran familia...

Roser Solé: «¿Qué pedimos? La igualdad entre hombres y mujeres en la Iglesia» -- Xavier Pete

Religión Digital "El arzobispo de Madrid ha revolucionado su seminario poniendo a mujeres asesoras, pero...