InicioRevista de prensaiglesia catolicaLa Iglesia después de Río##Marco Antonio Velásquez Uribe

La Iglesia después de Río -- Marco Antonio Velásquez Uribe

Publicado en

Enviado a la página web de Redes Cristianas

El 22 de julio de 2013, día de santa María Magdalena, quedará marcado en la historia como aquel en que una Iglesia peregrina de la historia y portadora de esperanza, luego de sucumbir a las tentaciones humanas, reencontró el rumbo del Evangelio.
Así como en la vida de Magdalena, la historia de la Iglesia muestra que no siempre la fatiga y los desvelos humanos han producido los frutos esperados por Dios. La nitidez del Evangelio se convierte en un espejo que deja al descubierto las propias claudicaciones que, al fin y al cabo, advierten que la Iglesia -como institución- es permanentemente tensionada por la gracia y el pecado. De ahí que la Iglesia, como “esposa de Cristo”, lleve en su impronta la condición de “casta et meretrix”, como precozmente, en el sigo IV, fuera enunciada por san Ambrosio.

El apego al poder, la mantención de ciertos privilegios y la tutela de la conciencia humana y social, muchas veces en la historia han distraído el caminar de la Iglesia en su fidelidad al Evangelio.

En el último siglo, hay abundante evidencia de la profundización de una crisis en la que la Iglesia institucional, paulatinamente, fue tomando distancia de los grandes problemas humanos, con lo que terminó alejándose de multitudes de hombres y mujeres.

El miedo a los cambios y la primacía de un espíritu condenatorio han marcado el ritmo de un proceso largo y doloroso, que han llevado a la Iglesia por la senda de comenzar siendo una minoría significante, al peligro de terminar siendo una mayoría irrelevante.

Resultan reveladoras las efemérides de este proceso de distanciamiento social de la Iglesia, que como una crónica recopilada por José Comblín en “El Pueblo de Dios”, da cuenta de una tendencia inexorable:

Con la Ilustración, perdimos a los intelectuales.
Con la Revolución Industrial, perdimos a la clase obrera.
Con la Humanae vitae, en 1968 perdimos a las mujeres.
Con la Instrucción Libertatis nuntius, en 1984, que sanciona a la Teología de la Liberación, perdimos a los pobres.
Con la timidez de la Conferencia del Episcopado Latinoamericano en Santo Domingo, que no tuvo el coraje para formalizar una “opción preferencial por los jóvenes”, perdimos a la juventud.
Con el abuso de muchos miembros del clero contra menores, comenzamos a perder a los niños.

Al final de esta larga historia de desprendimiento social, el papa Francisco arribará a Brasil, al país –todavía- más católico del mundo.

Ahí se encontrará con los pobres, a quienes traerá de vuelta al corazón de la Iglesia, como el tesoro de san Lorenzo. Ahí se encontrará con esos apóstoles inclaudicables del Evangelio, que con más de algún abrazo simbólico estará reconociendo gratitud por esa fidelidad insobornable de acompañar y mantener viva la esperanza en medio del hastío. Ahí encontrará a más de algún teólogo de aquellos que, con su reflexión evangélica, abrieron la senda de la liberación a tanto cautivo sufrido; ofreciendo alguno de esos gestos significativos para remediar tanto escarnio y silencio. Ahí, estarán acompañándolo cercanamente los gritos liberadores de Nehemías, de Isaías, de Jeremías y del Bautista, porque desde Río, del continente de la esperanza, el magisterio social de la Iglesia volverá a resplandecer con la urgencia del tiempo que espera frutos. Desde esa tierra, esparcida de las huellas de Hélder Cámara, la Iglesia institucional volverá a encontrarse con el Pueblo de Dios. Nuestros jóvenes serán testigos de ello.

Últimos artículos

El Vaticano pone ‘filtro’ a los seminarios españoles: exige valoración psicológica a los candidatos

Religión Digital “Si se requiere terapia habrá de realizarse antes de que se decida el...

Francisco: El Padre Mugica nos interpela a luchar contra toda injusticia

Vatican News El Santo Padre envió una carta a la Arquidiócesis de Buenos Aires con...

Noticias similares

El Vaticano pone ‘filtro’ a los seminarios españoles: exige valoración psicológica a los candidatos

Religión Digital “Si se requiere terapia habrá de realizarse antes de que se decida el...

Francisco: El Padre Mugica nos interpela a luchar contra toda injusticia

Vatican News El Santo Padre envió una carta a la Arquidiócesis de Buenos Aires con...