InicioRevista de prensatemas socialesLa aldea global y el reto de las identidades regionales##Raúl Allain

La aldea global y el reto de las identidades regionales -- Raúl Allain

Publicado en

Enviado a la página web de Redes Cristianas

El fenómeno de la globalización se viene imponiendo en el mundo. Lo que era
impensable hace dos décadas, es ahora una realidad, más aún con el desarrollo
vertiginoso de las nuevas tecnologías de la información y comunicación.
La tecnología de la globalización estudia un fenómeno basado en el aumento
continuo del desarrollo y utilización de tecnología en todos los países del mundo,
acercándonos a una época de creciente interconexión cultural global.

Sin embargo, este rápido avance y la promesa de una “aldea global”, donde el
intercambio económico, comercial y cultural es posible incluso arrasado con las
“identidades regionales”, requiere de un análisis profundo.

Durante el final de la década de 1960 y principios de los años 1970, el pensador
Marshall McLuhan (1911-1980) acuñó el término «aldea global» para describir la
interconexión humana a escala global generada por los medios electrónicos de
comunicación. La “globalización” es la resultante de esa comunicación a escala
nunca antes imaginada.

Para McLuhan, la civilización (“aldea global”) es equiparable a la cultura de la
escritura y, por tanto, divide la historia en cuatro fases: Agrícola, Mecánica,
Eléctrica (medios de comunicación) y Tecnológica (la etapa de mayor relevancia
en su investigación).

Aunque es en la tercera fase (Eléctrica) en la que se produce la eclosión de los
medios masivos de comunicación, la mayor parte de la investigación de McLuhan
se centra en la etapa Tecnológica, cuyo estudio tiene línea abierta por el propio
autor a través del “Programa McLuhan en Cultura y Tecnología” de la Universidad
de Toronto, centrado en el análisis de la influencia de las nuevas tecnologías en el
cambio social.

Marshall McLuhan planteó que todos los cambios sociales son el efecto que las
nuevas tecnologías de la información y comunicación ejercen sobre el orden de
nuestras vidas sensoriales. Su concepto de aldea global ha dado origen al de
globalización, que define la autonomía de la persona en la sociedad de la
información.

¿Qué riesgos tiene la globalización? ¿Hasta qué punto la comunicación global es
sólo un espejismo? ¿Cómo lidiar con los temas de las culturas minoritarias, de la
exclusión social y el desarraigo local?

Por cierto, la pandemia de coronavirus que ha ocasionado más de seis millones de
muertes en el mundo, también demuestra que las “plagas de la humanidad” son
globales.

Otros problemas de la “aldea global” es la pérdida de autonomía y la identidad
locales, a costa de una acelerada internacionalización de los procesos
económicos y la conversión de la cultura en un producto y un factor de producción.
La globalización nos impone el reto de afrontarla y sobrellevarla con inteligencia y
creatividad, sin renegar de nuestra identidad. Nuestros Estados y gobiernos tienen
la obligación de no dejarse avasallar, pero tampoco esconderse en una “cápsula
de cristal”, porque no podemos ser ajenos a lo que pasa en el resto del mundo:
– La economía se intensifica a través de bloques comerciales y mercados de
bienes y capitales, así como tratados regionales.

– Hay una tendencia a la privatización de los servicios de salud y educación, que
antaño eran obligación del “Estado”.
– Los derechos laborales se relativizan a favor de “contratos privados”.
– La competencia entre empresas multinacionales favorece a la depredación del
medio ambiente en plena crisis climática global.

– La justicia social y el bien común tienen que defenderse, a pesar de lo que digan
los “mercados internacionales”.
– Hay que profundizar en el “multiculturalismo”, es decir el intercambio cultural
respetuoso versus la mundialización cultural occidental, para que no se pierda la
integridad de las culturas o identidades locales.
– Un aspecto positivo de la globalización es el reforzamiento de una conciencia de
“comunidad humana”.

– La globalización impone estilos de vida donde prima el materialismo, el
consumismo y la búsqueda de placer instantáneo (hedonismo).
– Crisis del nacionalismo frente al internacionalismo.
La globalización está apostando por la democracia y el estado de derecho como
formas de gobierno predominantes a nivel mundial. Sin embargo, es preocupante
la aparición de dictaduras regionales y regímenes totalitarios. Un tema para seguir
analizando.


(*) Escritor, sociólogo y analista político. Consultor Internacional en
Derechos Humanos para la Asociación de Víctimas de Acoso Organizado y
Tortura Electrónica (VIACTEC).

Últimos artículos

El Papa clama por Oriente Medio: «Dios es paz y quiere la paz. Quien cree en él no puede sino repudiar la guerra»

Religión Digital "Que no se aviven las llamas del resentimiento", reclama en un mensaje "Me...

Otro paso para un Papa ecuménico -- Juan A. Estrada

Religión Digital "La Pentarquía de patriarcados serviría como inspiración y referencia para un papado más...

Qué más tiene que ocurrir en Gaza para decir (de verdad) basta

Rebelión Fuentes: La Marea Seis meses después, Israel continúa arrasando a la población de Gaza con...

Noticias similares

El Papa clama por Oriente Medio: «Dios es paz y quiere la paz. Quien cree en él no puede sino repudiar la guerra»

Religión Digital "Que no se aviven las llamas del resentimiento", reclama en un mensaje "Me...

Otro paso para un Papa ecuménico -- Juan A. Estrada

Religión Digital "La Pentarquía de patriarcados serviría como inspiración y referencia para un papado más...

Qué más tiene que ocurrir en Gaza para decir (de verdad) basta

Rebelión Fuentes: La Marea Seis meses después, Israel continúa arrasando a la población de Gaza con...