InicioRevista de prensaáfricaIncapaces de resolver el hambre en el mundo##Rossend Doménech

Incapaces de resolver el hambre en el mundo -- Rossend Doménech

Publicado en

El Periódico

África recibirá este año menos de la mitad de la ayuda al desarrollo prometida
La comunidad internacional incumple los Objetivos del Milenio fijados en 1996
Las bananas de Asia, el Caribe y África (países ACP), producidas mayoritariamente por industrias familiares, no pagaban aranceles para entrar en la Unión Europea (UE), por razones de solidaridad y ayuda a su comercio, pero ahora lo harán.

Paralelamente, a las bananas de Latinoamérica, que pagaban, se les rebajará el impuesto aduanero, por más que sus bananas estén monopolizadas por cinco multinacionales. La decisión de la UE se debe a la aplicación de las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) sobre los mercados.

Se podría concluir que los hambrientos del mundo no interesan al mercado, por lo que, o bien se convierten en consumidores, o pasan a ser materia para la solidaridad de las oenegés e iglesias. Esta parece ser la tendencia.

A la hora de decidir quién es pobre, la FAO ofrece una radiografía sobre los 7.000 millones de personas del planeta: unos 1.400 millones no disponen de un dólar diario y otros 3.500 millones tienen menos de dos dólares. Frente a ello, en 1996, la ONU se fijó unos Objetivos del Milenio, que organismos y naciones se comprometieron a cumplir antes del 2015.

Los objetivos son ocho, pero los claves son el primero («erradicar la pobreza extrema y el hambre») y el octavo («fomentar una alianza mundial para el desarrollo»). El planteamiento parece ser el del proverbio chino: a los más hambrientos hay que darles comida, pero a ellos y a los desnutridos (que tarde o temprano morirán igualmente) hay que enseñarles a pescar. Es una filosofía aceptada generalmente por todos.

RESULTADOS PROVISIONALES / Hace una semana, la FAO presentó los resultados provisionales de los objetivos. El grupo de la pobreza extrema -los de un dólar por día- ha disminuido en un 15% cuando el objetivo era de una reducción del 23%. Además, se debe principalmente al mayor nivel de vida logrado por China. En cuanto a la ayuda al desarrollo, en el 2010 ascendió a 128.700 millones de dólares, «la más alta jamás registrada». Sin embargo «en el 2011 África recibirá solo 11.000 millones de los 25.000 comprometidos».

Romano Prodi, encargado por la ONU de buscar soluciones para África, afirma: «Sin ninguna ayuda inicial del exterior, no existe posibilidad de desarrollo para los países más pobres». Los objetivos incumplidos evidencian, si no un fracaso, la incapacidad o falta de voluntad para favorecer un desarrollo real.

Es lo que se descubre buceando entre las políticas concretas. El caso de las bananas de los países ACP es una de ellas. Otro caso es el EU-Africa Business Forum, instituido en Bruselas en el intento de unir, en un marco de mercado libre, a industrias europeas y africanas: de parte africana hay sucursales locales de multinacionales, lo que, como mínimo, resulta ambiguo. Otro caso: entre los 2.651 grupos de presión (lobis) registrados en la UE, hay inscritas más asociaciones de misioneros que industrias africanas.

PARASITISMO / Sin embargo, en una economía mundial en la que hay especuladores y a la vez gente sensata, no todo es blanco o negro. La economista de Zambia Dambise Moyo ha escrito Dead Aid, libro en el que pide que progresivamente se supriman las ayudas internacionales «porque son fuente de corrupción e ineficacia». Añade además que «dar algo gratis produce parasitismo y causa problemas a quienes deberían poder vender sus productos». Un informe del Banco Mundial cifra entre un 20% y un 40% la parte de ayudas internacionales a los países pobres que se desvía hacia la corrupción (148.000 millones de dólares, según la ONU). Pero la corrupción es solo una de las causas del subdesarrollo.

África es vista actualmente como la «nueva frontera», explica desde Etiopía Jean Ping, presidente de la Comisión [gobierno] de la Unión Africana (UA), que sobre la globalización añade: «Nos dijeron que teníamos que actuar de ciertas maneras, tales como desarrollar la iniciativa privada; lo hicimos y el resultado ha sido catastrófico». Se han multiplicado las guerras. En África se libran actualmente ocho de los 16 conflictos mundiales.

Últimos artículos

Causas de la crisis sistémica: erosión de la ética y asfixia de la espiritualidad -- Leonardo Boff

Enviado a la página web de Redes Cristianas Seguramente existe un cúmulo de causas que...

De Pastor a líder -- Deme Orte

Enviado a la página web de Redes Cristianas La metáfora del Pastor aplicada a Jesús...

Tercera Asamblea de cristianos y cristianas de Bizkaia -- Eduardo Escobés y Jesús Martínez Gordo

BAF Crónica de la tercera Asamblea de cristianos y cristianas de Bizkaia (Ibarrekolanda, 16...

Noticias similares

Causas de la crisis sistémica: erosión de la ética y asfixia de la espiritualidad -- Leonardo Boff

Enviado a la página web de Redes Cristianas Seguramente existe un cúmulo de causas que...

De Pastor a líder -- Deme Orte

Enviado a la página web de Redes Cristianas La metáfora del Pastor aplicada a Jesús...

Tercera Asamblea de cristianos y cristianas de Bizkaia -- Eduardo Escobés y Jesús Martínez Gordo

BAF Crónica de la tercera Asamblea de cristianos y cristianas de Bizkaia (Ibarrekolanda, 16...