InicioRevista de prensahaitíHaiti. Entrevista con Gerald Mathurin: La crisis Haitiana de Nación##José Luis Patrola,...

Haiti. Entrevista con Gerald Mathurin: La crisis Haitiana de Nación -- José Luis Patrola, Thalles Gomes

Publicado en

Alainet

Pasados seis meses del terremoto que asoló Haití el 12 de Enero de 2010, el escenario no cambió. Mientras Bill Clinton y la comunidad internacional hacen propaganda de una ayuda financiera de U$ 9,9 mil millones para la reconstrucción del país, ruinas y escombros se amontonan por las calles y carreteras y la única acción visible de esta ‘reconstrucción’ son avergonzados grupos de limpieza en los cuales hombres y mujeres haitianos retiran con las propias manos hierros, vigas, destrozos y cuerpos.

“Ya estamos acostumbrados a las promesas de la comunidad internacional. No es la primera vez que estamos enfrentando problemas y ya tenemos muchas promesas de la comunidad internacional acumuladas. Ella nos ofrece su apoyo y lo que nos da es una ocupación”, afirma Gerald Mathurin, uno de los principales lideres campesinos haitianos, en entrevista en exclusiva para el Periódico Brasil de Fato sobre la coyuntura actual de Haití.

En opinión de Mathurin, “El tema militar acompaña siempre las intenciones de las potencias internacionales cuando necesitan hacer algo en el país. Los militares que vinieron antes, y los que vienen ahora, tienen siempre la misma misión, tienen siempre el mismo objetivo, que es aplicar el proyecto del imperialismo. Esa es su misión”. En este sentido, su temor es que la reconstrucción sirva solamente “para beneficiar la inversión de las empresas capitalistas en Haití”.

Gerald Mathurin también se refiere a la cuestión agraria del país, el papel sumiso del Estado haitiano y las perspectivas de transformación social para superar lo que él llama como “Crisis Haitiana de Nación”.

A continuación la entrevista completa.

– BdF: Podría hacer una pequeña presentación suya y un breve resumen de su trayectoria.

GM: me llamo Gerald Mathurin, tengo 56 años y nací en Jakmel. Actualmente estoy en la coordinación de una organización que se llama KROS (Kòdinasyon Rejyonal Òganizasyon Sidès). Estoy en esa organización hace algún tiempo, desde el 1998, un año después de que dejé el Ministerio de Agricultura. Soy ingeniero agrónomo y trabajé por mucho tiempo con el Estado. Desde mi juventud trabajé en la ODVA (Organización para el Desarrollo del Valle del Artibonite), trabajé en el Valle de Latibonit, en el Sur, en Grandanse, en el Alto Latibonit.

Por esa razón, durante ese periodo, hice muchas consultas y viajes por el interior del país, adquiriendo una idea general de Haití, hasta llegar al cargo de Ministro de la Agricultura durante el periodo de marzo de 1996 a octubre de 1997. Trabajé en el sector de las ONGs también, por un corto tiempo, quizás por dos a tres años, donde di soporte a las organizaciones populares, por regla general, y campesinas. Después de eso, vine para el KROS, primero como capacitador, después como coordinador. Por lo tanto, podría decir que mi experiencia ocurre en tres dimensiones de organizaciones, a saber, el Estado, las ONGs y los Movimientos Sociales.

Bdf: Podría hacer un balance general sobre la cuestión agraria en Haití

GM: tengo una manera de resumir la lucha agraria de Haití. Podemos decir que existió en el país dos grandes corrientes. Una primera corriente que defendía el interés de los latifundistas, que intentó asegurar las grandes propiedades, utilizando grandes superficies de tierra con trabajadores agrícolas. La otra corriente fue la de la pequeña propiedad de tierra, que se basaba en la perspectiva que cada familia campesina debería tener un pedazo de tierra para trabajar. Esas dos corrientes se enfrentaron desde los inicios del país. Podemos decir que esas corrientes tuvieron dos grandes precursores: Toussaint Louverture defendiendo la opción por los grandes latifundios y Moïse Louverture a favor de las pequeñas propiedades de tierra(1).

Esas dos posiciones nunca se conciliaron y nunca llegaron a un entendimiento. Es por ello que jamás hubo una verdadera política agraria en el país. Dessalines(2) intentó regular esa situación, pero no tuvo tiempo porque fue asesinado. Era una persona que tal vez hubiese conseguido resolver el problema agrario, por que quería resolverlo. Más tarde, con los gobiernos de Pétion y Boyer(3), se intentó resolver la situación mediante donaciones de tierras. Es de ahí que surge la palabra “grandon” (latifundista en creol). “Grandon” significa grande ‘gran’ donación ‘don’.

Podemos decir que la cuestión agraria jamás fue objeto de reflexión, de definición y de aplicación política. Es por ello que siempre hubo lucha alrededor de la cuestión agraria. Sea que se trate de los “Piquets”(4), sea que se trate de otras movilizaciones sociales, en la historia de Haití los campesinos siempre lucharon para conquistar la tierra. Siempre hubo lucha. Si hiciéramos un balance de la cuestión agraria de Haití hoy en día, podemos decir que, si los campesinos no llegaron a conquistar la posesión de la tierra, llegaron por lo menos a tener acceso la tierra.

Son los campesinos que controlan la producción de alimentos. A pesar de que muchos campesinos no sean propietarios de tierra, son ellos los que tienen control sobre la producción de alimentos. No existe ninguna empresa capitalista, ninguna empresa del agronegocio instalada en el campo haitiano. La agricultura es esencialmente campesina. Son los campesinos los que controlan la tierra, a pesar de no sean propietarios de ella. El trabajo de la tierra es muy rudimentario y difícil, pues nunca fue modernizado.

Y la circulación de la producción siempre fue complicada. Y es justamente porque los campesinos no poseen la propiedad de la tierra que la agricultura es poco productiva en Haití. Porque las personas que trabajan la tierra no tienen la propiedad de la tierra. Tienen como máximo pequeños pedazos de tierra o herencias que recibieron de sus parientes. Para garantizar su supervivencia, sólo les resta trabajar en las tierras de los latifundistas. Eso hace que los campesinos sobreexploten las pocas tierras que poseen y tengan dificultades en hacer inversiones – por la ausencia de recursos o porque las tierras son de otras personas. Por ello la agricultura entra en una etapa de regresión, de degradación, porque no hay inversión. De esa forma, la cuestión agraria hoy en día merece ser discutida de forma más seria para dar a la agricultura una oportunidad para que ella se desarrolle verdaderamente.

Bdf: Podría hablar un poco más sobre la producción nacional de alimentos y la dificultad para el abastecimiento interno.

GM: Desde los años 50, la producción comenzó a retroceder y la situación se fue agravando. Hoy en día, el déficit en la producción de alimentos es muy grande. Se habla de una cifra de entre el 45% y el 50%. Eso quiere decir que la mitad de nuestras necesidades alimentarias viene de fuera del país. Está claro y evidente que si hubiese esfuerzos y políticas desarrolladas, trabajaríamos 10, 15, 20 años para resolver ese déficit y reanudar nuestra autosuficiencia.

Pero eso exige esfuerzos importantes y uno programa político serio. Para nosotros, a nivel de KROS y de otros grupos que estamos reflexionando sobre esa cuestión, creemos que eso es posible, pero será necesario que el Estado, el Gobierno, se interese por la producción agrícola. Son necesarias reformas importantes sobre la cuestión agrícola en el país.

Hay muchas personas que tienen propiedades, pero no poseen ninguna relación con la tierra, sea porque son médicos, profesionales liberales, sea porque viven en Miami, Canadá, Europa o en otro país. Eso sólo es posible porque esas personas nacieron en un país en que el sistema agrario permite que ellos tengan derecho a tierra, aún que no trabajen en ella. Esas personas no van a dejar el extranjero para trabajar la tierra en Haití.

Creo que es un problema que debe resolverse en el marco de un acuerdo con las personas que viven en el extranjero y tienen tierras en Haití. Un acuerdo que va a permitir liberar esas tierras para aumentar el espacio de producción de los campesinos y que, de esa forma, garantice la viabilidad de la agricultura en el país. Porque cuando una familia campesina tiene solamente un pedazo reducido de tierra para producir, la agricultura se vuelve inviable. Y tampoco pueden invertir. En ese sentido, es necesario también liberar las tierras que pertenecen al Estado, para aumentar el acceso la tierra por parte de los campesinos, ayudándolos a financiar la compra de la tierra.

De todas maneras, una cosa debe quedar clara: la agricultura en Haití es una actividad que sólo los campesinos pueden hacer. Pueden hasta instalar pequeñas empresas agrícolas, pero la agricultura deberá quedar en las manos de los campesinos. Sólo así podemos llegar a transformar realmente la agricultura en el país. Eso requiere un programa agrario para Haití, un verdadero programa agrario. Ese es el problema fundamental del país: estabilizar la cuestión de la agricultura, con familias campesinas involucradas en la producción. ¿De que estamos hablando? Estamos hablando de la transformación de la vida de los campesinos. Sólo a partir de ahí es que vamos a tener la base necesaria para hablar de otros problemas en el país.

Desafortunadamente, no se oye a las autoridades tocar ese asunto cuando se habla de la reconstrucción o refundación de Haití. No es de esto que están hablando. Hablan en millones y millones de dólares que vendrán, pero esos dólares que serán invertidos no tienen ninguna relación con esos problemas. No hablan nunca de esos problemas en marco de la reconstrucción.

Bdf: ¿Cuáles son las consecuencias del terremoto de 12 de enero de 2010 para el país?

GM: La forma como algunas personas están encarando el terremoto en Haití no es correcta, ni justa. Es verdad que el terremoto causó muchos daños materiales. Es verdad que muchas personas murieron. Es verdad que hay muchos desamparados. Nosotros sabemos. Los datos están ahí. Más de 200 mil muertos, 1 millón de desamparados y los daños físicos de los que hasta ahora no tenemos el real alcance, pero se hablan en miles de millones de dólares. Esos son los datos.

Pero el terremoto también abrió nuestros ojos para ver en que estado se encontraba nuestro país. Todo haitiano tiene hoy un nivel de consciencia sobre la situación de Haití. Una consciencia que no poseía antes. Y eso es muy importante. Los haitianos se habían dado cuenta que no están viviendo en un ‘país’, están viviendo en una estructura en la cual el Estado está ausente, el Estado está perdido, el Estado es impotente. Se dan cuenta también de que hay una necesidad imperativa de cambiar eso. Esa es la segunda gran consecuencia del terremoto, después de la destrucción de las vidas y de las casas.

La tercera gran consecuencia es la constatación de que el Estado no es capaz de intervenir, lo que muestra la debilidad y fragilidad del país. Es un país muy frágil y necesita que las autoridades den respuesta concreta a esa fragilidad. Estamos en un territorio frágil, sujetos al paso de ciclones y terremotos y no tenemos capacidad de responder a esa fragilidad.

Finalmente, la última consecuencia que surge de esa situación es sobre la orientación que las personas quieren dar al país. ¿Qué orientación es esa? ¿Qué camino es ese? Pienso que hay una constatación generalizada sobre las trabas a la elección de ese camino, una traba a la soberanía del país, representado por el proyecto de ocupación del país. Yo pienso que estas son las grandes consecuencias del terremoto.

Bdf: ¿Y las consecuencias para el campo haitiano?

GM: Las consecuencias para el sector agrícola no fueron pequeñas. Hay una serie de otros actores hoy en día que están actuando en el sector agrícola, que no estaban actuando antes. Hay más actores, más personas y no hay una capacidad de coordinación de esos actores. Otra consecuencia es que las familias campesinas recibieron muchas personas refugiadas y tuvieron que sacar de su escasa producción para alimentar a esas personas. Esos desprotegidos migraron a las provincias, al campo, y buscan respuestas para su vida y para su supervivencia. Y la presión de esas personas recae sobre la agricultura.

La tercera cuestión es que por detrás de todos esos proyectos de reconstrucción se esconden otros intereses. No creo que sea por mera casualidad que la Monsanto aparece en escena y empieza a donar semillas de maíz hibrido. Yo pienso que está buscando caminos para tener el control total sobre el mercado de semillas en Haití. Es una consecuencia bastante importante y nosotros debemos estar vigilantes.

Bdf: Sobre el tema de la reconstrucción nacional, sabemos que el Presidente René Preval tomó varias medidas después del terremoto y también creó una Comisión Provisional para la Reconstrucción de Haití, aprovechándose para aumentar su mandato. ¿Qué piensa sobre esas medidas?

GM: Son ilegítimas e ilegales. Son contrarias a los principios constitucionales. Cuando decimos eso puede aparecer que se trata de un debate sobre el respeto o no a la Constitución, sin embargo es un debate más profundo. De hecho, estamos hablamos de un pequeño país que tiene su historia, una historia que podemos aprender sin muchas dificultades.

Salimos del fondo de las tinieblas de la colonización que reposaba sobre la violencia, el saqueo y la explotación del ser humano. Nos habían secuestrado de nuestras tierras, de manera que no podíamos hablar la misma lengua. No nos consideraban seres humanos, nos vendían como animales y nos obligaban a trabajos forzados como esclavos. Conseguimos resistir al centro de una ‘comunidad internacional’ que aceptó el colonialismo. Pues, aunque el concepto de ‘comunidad internacional’ no existiese a la época, no se puede negar que las potencias colonialistas se entendían sobre qué hacer y cómo hacer.

Y lo que se llama ‘comunidad internacional’ es en la verdad eso: el encuentro de las potencias. Por lo tanto, entendemos lo que es colonialismo y lo vivimos en nuestros cuerpos, en nuestra sangre y en nuestra carne. Y a pesar de todo, conseguimos superar el colonialismo y construir un país. Es eso lo que las personas olvidan. Salimos de la nada, de una condición subhumana, de una masa de gente que no hablaba la misma lengua, que era azotada día y noche. Y de esta condición conseguimos con destreza y con visión liberar un país y lograr la independencia. Es un acto mayor en la historia del mundo, porque vamos a poner en escena una raza, una calidad de personas que antes afirmarse no eran humanos. Este hecho es muy importante en la historia del mundo.

Pero eso no es la única cosa importante que construimos como país. Además de todo eso, inventamos el panamericanismo. No se reconoce eso de Haití. Pero si un día resuelven hablar de un país que decidió ofrecer apoyo para la liberación de personas y pueblos, Haití debe ser el primero de la lista. Hoy en día se habla del ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de las Américas). Pues sepan que Simón Bolívar recibió apoyo de Haití(5). Eso es otra ganancia de nuestro país, la libertad y apoyo para la liberación de pueblos en el mundo.

Sin embargo, después de nuestra independencia, persistió el ostracismo, el aislamiento y el saqueo. No quiero decir que el pueblo haitiano no tenga ninguna responsabilidad sobre la situación actual. Pero hay que reconocer que la coyuntura internacional siempre fue desfavorable para nosotros. ‘Desfavorable’ es una pequeño eufemismo, dulce y agresivo. Los EEUU sólo reconocieron nuestra independencia en 1862. En 1915, caemos bajo una ocupación de los mismos EEUU y después de esta ocupación (1915-1934) el país fue completamente transfigurado.

Poco después, en la lógica de la Guerra Fría, se instala en el país una dictadura (1957-1986) para resolver los problemas de los ‘comunistas’. Salimos mal de esta lógica y entramos en la lógica del liberalismo. Nos habían impuesto un conjunto de medidas de ajuste estructural que no correspondían a nuestra visión y a nuestra economía. En resumen, Haití pasó toda su trayectoria sobre ese tipo de intervención. Y hoy, después del terremoto, la ‘comunidad internacional’ nos ofrece su apoyo y lo que nos da es una ocupación.

Podemos decir que vivimos, en el marco de nuestra historia, solamente dos años de independencia real, entre 1804 y 1806. Porque desde que iniciamos el pago de la Deuda de Independencia a Francia abandonamos la lógica de la independencia. Desde este periodo entramos en un espiral de dependencia que se profundiza cada día. Y ahora, tras el terremoto, se sacramentó la dependencia del país. Las acciones del presidente Preval están sacramentando la dependencia del país. Y es justamente por ello que no estamos de acuerdo. No aceptamos ese camino, porque creemos que ese camino no va a llevarnos a ningún lugar.

No estamos contra la ayuda internacional, ni el apoyo internacional. Necesitamos de apoyo. ¿Qué país no necesita de apoyo en un rubro u otro? Reconocemos esa interdependencia, pero creemos que ella debe ser construida respetando la libertad de los pueblos. Estamos claros sobre eso, y es por causa de eso que hay tantas protestas contra el actual gobierno. Porque cualquier gobierno serio que llegue al poder no puede estar de acuerdo con esa situación.

Bdf: Podría hablar un poco más sobre las consecuencias de la ocupación extranjera, militar y civil, que el país vienen sufriendo en los últimos años.

GM: La cuestión militar acompaña siempre las intenciones de las potencias internacionales cuando necesitan hacer algo en el país. Los militares que vinieron antes, y los que vienen ahora, siempre tienen la misma misión, siempre tienen el mismo objetivo, que es aplicar el proyecto del imperialismo. Esa es su misión. Ahora tomemos la MINUSTAH (Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de Haití), que está en el país desde hace tiempo y viene renovando siempre sus mandatos.

Si la MINUSTAH estuviese cumpliendo su misión de promover la estabilización del país y acompañar proyectos de desarrollo, ¿cómo entonces ella no sabía que había este riesgo de terremoto en el país? Debía saber, porque esa es su función en el país. Debía saber que había ese riesgo y proponer un conjunto de medidas y soluciones para afrontarlo. La MINUSTAH debería por lo menos socorrer la población. Pero ni eso pudo hacer: socorrer a las personas y organizar la alimentación. La cuestión militar, en verdad, es una oportunidad para que las autoridades permanezcan en la impunidad dentro del poder.

Las autoridades dijeron que no quieren el ejército de Haití pero quieren los ejércitos extranjeros. ¿Cómo una persona puede decir que no quiere el ejército de su país, destruirlo y después hacer entrar tantas tropas extranjeras en su territorio?(6) Sucede que esas personas tienen interés en la permanencia de las tropas extranjeras en el país. Están en común acuerdo. Es así que yo entiendo la situación.

Bdf: ¿Y la actuación extranjera civil en la reconstrucción del país?

GM: Ya estamos acostumbrados a las promesas de la ‘comunidad internacional’. No es la primera vez que estamos enfrentando problemas y ya tenemos muchas promesas de la ‘comunidad internacional’ acumuladas. Tenemos serias dudas sobre la capacidad de la ‘comunidad internacional’ para realizar lo que prometieron y de encontrar recursos para hacer lo que propagandean. De todos modos, no tengo confianza en esa reconstrucción.

Pienso que hay grandes empresas que van a luchar para tener grandes contratos. Obviamente van a construir algunas carreteras, algunas casas, algunas escuelas. Pero lo que se esconde por detrás de ese proceso de reconstrucción es un proyecto de saqueo de ciertas potencialidades que existen en el país. Lo que más temo es que sea una reconstrucción que venga a beneficiar la inversión de las empresas capitalistas en Haití. Porque lo que van a decir sobre la reconstrucción es que ella ayudará en la creación de empleos. Pero para crear empleos hay que invertir y para invertir hay que facilitar la entrada de empresas capitalistas en el país, en la creación de hoteles, en la expansión de las zonas francas.

En otras palabras, poner el país en las vías del liberalismo. Yo pienso que este es el proyecto que están presentando. Hay grandes intereses capitalistas en juego por detrás de la reconstrucción.

Bdf: Usted habló de la realidad estructural y de problemas coyunturales. Podría ahora apuntar ¿cuáles son las perspectivas en el campo popular para superar esos desafíos?

GM: Creo que las perspectivas son a la vez estructurales y coyunturales. Quiere decir, la manera con la cual debemos encarar los problemas debe permitir encontrar una respuesta coyuntural mientras tratamos de encontrar soluciones estructurales. Hay algunas personas que hablan de la ‘Crisis haitiana de Nación’. Es una manera de decir que la crisis que estamos viviendo es una crisis muy profunda. No es una crisis sectorial, es la nación misma que está en crisis.

Quiere decir, una crisis entre el pueblo y el Estado que está administrando la Nación. Y en verdad es ese el problema. Somos un pueblo abandonado desde la muerte de Dessalines. No hubo nunca un entendimiento para encaminar al pueblo rumbo al bienestar. Y esa es la condición fundamental de progreso en todos los países.

En el pasado, Cuba fue un país donde una persona podía ir a jugar en los casinos o pasar un buen momento con mujeres. Era la característica de Cuba antes de la Revolución. Hoy, Cuba está produciendo médicos para todo el mundo. Hoy son médicos, y no prostitutas, que Cuba ofrece. Es lo que se llama construir una nación. Este esfuerzo no existe en Haití, sea que se trate de revolución o no. No se hace ese esfuerzo en el país, no hay un compromiso para acompañar al pueblo en la educación, en la salud, en el ocio y para crear un espacio en el mundo a fin de que el pueblo haitiano pueda decir: aquí está lo que somos. Y eso es lo que llamamos la “Crisis haitiana de Nación”. Una crisis que solamente el pueblo haitiano puede resolver.

Entonces, tenemos que hacer que las personas entiendan que forman parte de una cosa que se llama Haití y que necesitan definir juntas sus propias reglas de convivencia. Necesitan definir juntas lo que van a hacer para resolver el problema de la desigualdad que existe en nuestra sociedad. Es inaceptable que la mayoría de los haitianos esté viviendo en condiciones tan subhumanas, mientras algunos viven en niveles tan altos de consumo y riqueza que corren el riesgo de quemarse por estar tan cerca del sol. Tenemos que resolver ese problema para construir una sociedad justa. Y solamente las fuerzas sociales pueden acabar con esa exclusión. Es por ello que afirmamos que ese proceso de reconstrucción no va a ninguna parte, porque no es de eso de lo que están hablando. (Traducción ALAI)

– José Luis Patrola es profesor de Historia, miembro del MST y coordinador de la brigada de cooperación entre La Vía Campesina de Brasil y organizaciones campesinas de Haití. Thalles Gomes, periodista brasileño en Puerto Príncipe- Haití.

notas:

(1) Toussaint Louverture y Moïse Louverture fueron dos generales del ejército de esclavos haitianos que llevó acabo la primera revolución victoriosa de esclavos en la historia de la humanidad, convirtiéndose en país independiente en 1804. Moïse Louverture fue fusilado bajo el mando de Toussaint durante la lucha por la liberación del país, por su posicionamiento a favor de la división de las tierras entre los campesinos. Toussaint, que había liderado y unificado la revolución haitiana, fue preso y asesinado por el ejército francés en 1802.

(2) Jean Jacques Dessalines fue el general del ejército revolucionario haitiano que comandó la derrota definitiva de las tropas de Napoleón en Haití, declarando la independencia del país en 1804. Fue el primer mandatario de Haití, entre 1804 y 1806, año en que fue asesinado.

(3) Alexander Pétion también integró el ejército revolucionario haitiano. Fue presidente de Haití entre los años de 1806 a 1818. Jean Pierre Boyer fue su sucesor, 1818-1843.

(4) Movimiento insurgente de campesinos haitianos que se levantó contra la política discriminatoria de la elite económica mulata durante el gobierno de Boyer y que en 1844 llevó a la caída de su sucesor, Charles Rivière-Hérard.

(5) Simón Bolívar estuvo en Haití en 1816 y recibió del entonces presidente Alexander Pétion ayuda financiera y militar para el proceso de independencia de la América española.

(6) El Ejército Nacional Haitiano fue disuelto por Aristide cuando volvió al poder en 1995.
http://www.alainet.org/active/39680

Últimos artículos

Primero atender a los hermanos y después Orar contigo. (S. Fco de Asís.). Amar, no es amar como amamos -- Alfonso Olaz

El rincón del peregrino Jesús,enseñanos a Amar, Pués ya perdimos la inocencia del amado Y Olvidamos el...

El Papa, con bronquitis, grita por la paz en Gaza: «¡Basta ya! Deténganse, tengan el coraje de continuar las negociaciones»

Religión Digital "Deseo que la comunidad internacional comprenda que el desarme es un deber moral"...

Francisco insiste en que el desarme es un deber moral -- Sebastián Sansón Ferrari – Ciudad del Vaticano

Vatican News En el discurso posterior al Ángelus, el Papa pide a la "gran familia...

Noticias similares

Primero atender a los hermanos y después Orar contigo. (S. Fco de Asís.). Amar, no es amar como amamos -- Alfonso Olaz

El rincón del peregrino Jesús,enseñanos a Amar, Pués ya perdimos la inocencia del amado Y Olvidamos el...

El Papa, con bronquitis, grita por la paz en Gaza: «¡Basta ya! Deténganse, tengan el coraje de continuar las negociaciones»

Religión Digital "Deseo que la comunidad internacional comprenda que el desarme es un deber moral"...

Francisco insiste en que el desarme es un deber moral -- Sebastián Sansón Ferrari – Ciudad del Vaticano

Vatican News En el discurso posterior al Ángelus, el Papa pide a la "gran familia...