InicioRevista de prensaiglesia catolicaGuerra sucia de Rouco contra Sistach para dejar el arzobispado de Barcelona...

Guerra sucia de Rouco contra Sistach para dejar el arzobispado de Barcelona en manos de un ultra -- Jordi García Soler

Publicado en

El Plural

En su enfrentamiento, el jefe de la jerarquía católica utiliza a un colectivo religioso partidario de las misas en latín y de espaldas a los feligreses
El pasado viernes, día 27 de abril, el cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, cumplió 75 años. Esta es la edad fijada para la presentación de su renuncia ante la Santa Sede, a la espera de la designación de su sucesor.

Lo que suele suceder en estos casos es que el Vaticano dilate el proceso, en especial cuando el cesante es un cardenal que está al frente de una gran archidiócesis, como sucede en este caso y también en el de la archidiócesis de Madrid, donde su titular, el cardenal Antonio María Rouco Varela, cumplió los 75 años de edad el 20 de agosto de 1981 y sigue todavía a la espera del nombramiento de su sucesor. Pero el cardenal Rouco Varela pretende imponer a su propio candidato no sólo en Madrid sino también en Barcelona.
Artículos relacionados

Rouco quiere al ultraconservador Sáiz Meneses como nuevo arzobispo de Barcelona

Sáiz Meneses, el candidato de Rouco para Barcelona
Reelegido como presidente de la Conferencia Espiscopal Española, el cardenal Rouco Varela lleva tiempo moviendo las piezas para conseguir que el Vaticano designe como nuevo arzobispo de Barcelona al ahora obispo de Terrassa, el ultraconservador José Ángel Sáiz Meneses, enfrentado al cardenal Martínez Sistach y no ya al sector más progresista o liberal sino simplemente moderado del episcopado catalán. Rouco Varela sigue teniendo aún gran influencia en la cúpula del Vaticano y pretende imponer a su candidato, claramente alineado con la corriente mayoritaria y más ultraconservadora de la actual jerarquía católica española, liderada con gran firmeza por Rouco Varela.

Desencuentros y enfrentamientos
El todavía cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach se ha mantenido, tanto antes como después de su ordenación episcopal, durante más de medio siglo de su ejercicio del sacerdocio, en una posición moderada, relativamente liberal. Hombre con una sólida formación académica –en 1967 se doctoró en Derecho Civil y Canónico en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma con una tesis de título muy significativo “El derecho de asociación en la Iglesia”-, y al mismo tiempo con un dilatado historial al frente de parroquias de la ciudad de Barcelona y de su complejo entorno metropolitano antes de ser designado en 1987 obispo auxiliar de Barcelona, desde el que pasó a ser obispo de Tortosa, más tarde de Tarragona –cargo que le llevó a presidir la Conferencia Episcopal Tarraconense-, para acabar siendo nombrado, el 15 de junio de 2004, arzobispo metropolitano de Barcelona, en sustitución del ultraconservador Ricard Maria Carles, que patrocina también la candidatura de José Ángel Sáiz Meneses como nuevo arzobispo de Barcelona.

Martínez Sistach, un arzobispo moderado
Han sido bastante frecuentes los desencuentros e incluso algunos enfrentamientos entre Rouco Varela y Martínez Sistach, en especial durante los últimos años. Baste citar un par de ejemplos: la firme oposición de Martínez Sistach a dar su firma al manifiesto que Rouco Varela impulsó desde la presidencia de la Conferencia Episcopal Española sobre nacionalismo y terrorismo, y las públicas y reiteradas críticas que Martínez Sistach hizo a la línea editorial de la COPE, la cadena radiofónica de propiedad episcopal, con su exigencia de la rescisión del contrato de Federico Jiménez Losantos, defendido por Rouco Varela a machamartillo.

El último desencuentro público entre Martínez Sistach y Rouco Varela se produjo hace aún pocos días, cuando el primero dio públicamente su apoyo al documento de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) contra la reforma laboral recientemente aprobada por PP y CiU, un documento que Rouco Varela había censurado.

La guerra sucia de Rouco
El empecinamiento de Rouco Varela contra Martínez Sistach tiene un ejemplo clamoroso en un caso que ha llegado ya a los tribunales ordinarios. La Fiscalía pide penas de un año de prisión y 3.880 euros de multa para tres persones a las que acusa de falsear datos para la contratación, cuatro años atrás, del traslado de un dominio de Internet gestionado por un grupo ultracatólico catalán formado por sacerdotes y seglares abiertamente enfrentados con gran parte de la jerarquía católica catalana, especialmente críticos con Martínez Sistach. Se trata del colectivo llamado Germinans Germinabit, no sólo alineado con Rouco Varela sino también partidario del retorno a las misas tridentinas celebradas en latín y de espaldas a los feligreses, y que se opone a las renovaciones del Concilio Vaticano II.

Peones de Rouco Varela en Cataluña
El extremismo del colectivo Germinans Germinabit es evidente. Han sido también muy críticos con políticos de reconocida confesionalidad católica, como el expresident de la Generalitat de Cataluña Jordi Pujol, o el ahora ministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón, mientras que defienden con inusitado ardor al expresidente del Gobierno español José María Aznar, de quien dicen que representó una alternativa “cuando estaba necesitada España de una terapia de choque que la despertara del posmarxismo”. Los títulos de algunos artículos de estos peones del cardenal Rouco Varela en Cataluña son muy ilustrativos: “La miseria moral del nacionalprogresismo eclesial barcelonés”, “Por qué necesitamos Democracia Cristiana y no partidos políticos” …

En la onda de Rouco Varela

Las tres personas acusadas por la Fiscalía en este caso son Mariano Arnal, Mario Solsona y la esposa de este último, Ana Becerril. Se da el caso que Mario Solsona es miembro del consejo de redacción de Infocatólica, un portal de Internet inequívocamente alineado con las posiciones de Rouco Varela y la cúpula de la Conferencia Episcopal Española que preside. Entre los enlaces de Infocatólica figura precisamente el portal Germinans Germinabit.

Joan Enric Vives, un candidato con posibilidades
Si Sáiz Meneses cuenta con el apoyo indiscutible tanto de Rouco Varela como de Carles Gordó, el barcelonés Lluís Martínez Sistach no parece que esté dispuesto a dar su apoyo al ahora obispo de Terrassa, con quien ha tenido siempre poca o nula sintonía. El candidato preferido del actual cardenal arzobispo de Barcelona parece ser el ahora obispo de La Seu d’Urgell, y por tanto copríncipe del Principado de Andorra, el barcelonés Joan Enric Vives Sicília, de 62 años de edad y muy buen conocedor de la archidiócesis de Barcelona, de la que fue obispo auxiliar durante ocho años, entre 1993 y 2001.

En 2010 Benedicto XVI le dio el título y la dignidad de arzobispo “ad personam”. Alineado con las posiciones más abiertas de la cúpula jerárquica catalana, Joan Enric Vives cuenta con muchas posibilidades para suceder a Lluís Martínez Sistach, si la Santa Sede no accede a las fuertes presiones de Rouco y Carles para que el designado sea José Ángel Sáiz Meneses.

Otros posibles candidatos
Si no prospera la candidatura de Joan Enric Vives Sicília, cuentan también con posibilidades otros tres candidatos. El ahora arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol Galceran, de nacido en Guissona, Lleida, en 1944, y por tanto con 68 años de edad, es uno de ellos; miembro destacado del Opus Dei, ha mantenido una posición conservadora pero sin estridencias. Otro candidato con posibilidades es Josep Maria Soler Canals, abad del monasterio de Montserrat desde hace ya doce años.

Nacido en la población barcelonesa de Santa Eugènia de Ter en 1946 y, por tanto, con 66 años de edad, este benedictino se alinea en el sector más catalanista y liberal de la jerarquía católica. Otro posible candidato parece ser el ahora obispo de Girona, Francesc Pardo Artigas, nacido en la población barcelonesa de Torrelles de Foix en 1946 y, por tanto, también con 66 años de edad. Este último candidato mantiene posiciones relativamente moderadas y podría ser una alternativa entre las posiciones enfrentadas entre Rouco Varela y Martínez Sistach.

El creciente peso de Martínez Sistach en el Vaticano
En los últimos años ha crecido el peso y la influencia del aún cardenal arzobispo de Barcelona en la Santa Sede. Entre otras razones, por el gran impacto que tuvo para Benedicto XVI su última visita a la capital catalana, con motivo de la consagración del templo de la Sagrada Familia. El último libro publicado por Martínez Sistach, “La Sagrada Familia, un diálogo entre fe y cultura”, cuenta con las colaboraciones de tres de los más influyentes y próximos colaboradores de Benedicto XVI: los cardenales Tarcisio Bertone y Gianfranco Ravasi, y el arzobispo Rino Fisichella. Además, de la mano de Martínez Sistach la ciudad de Barcelona es una de las pocas ciudades/diócesis de todo el mundo que son escenario de dos de los grandes proyectos pastorales de Benedicto XVI: la Misión Metrópolis y el Atrio de los Gentiles.

*Jordi García- Soler es periodista y analista político

Últimos artículos

28 de Febrero, día de Andalucía: poco que celebrar -- Juan Cejudo

El blog de Juan Cejudo Está muy bien sentir el orgullo de ser andaluz,...

La Eurocámara reclama un alto el fuego incondicional en Gaza -- Irene Castro

eldiario Varias enmiendas impulsadas por La Izquierda sobre el alto el fuego y el apoyo...

12 mil niños palestinos asesinados

Reflexión y Liberación La sangrienta guerra israelí en la Franja de Gaza tiene a los...

Noticias similares

28 de Febrero, día de Andalucía: poco que celebrar -- Juan Cejudo

El blog de Juan Cejudo Está muy bien sentir el orgullo de ser andaluz,...

La Eurocámara reclama un alto el fuego incondicional en Gaza -- Irene Castro

eldiario Varias enmiendas impulsadas por La Izquierda sobre el alto el fuego y el apoyo...

12 mil niños palestinos asesinados

Reflexión y Liberación La sangrienta guerra israelí en la Franja de Gaza tiene a los...