InicioRevista de prensaAmérica LatinaEspiritualidad, Liberación y Bolivarianismo##Marcelo Barros, Monge benedictino y escritor

Espiritualidad, Liberación y Bolivarianismo -- Marcelo Barros, Monge benedictino y escritor

Publicado en

Adital

Tuvo lugar el fin de semana del 17 al 19 de agosto un importante encuentro de líderes y cristianos de diversas iglesias en Caracas, capital de Venezuela. Esta reunión no fue para hablar de sus iglesias y sí para reflexionar sobre el nuevo camino social y político que se fortalece en varios países de América Latina.
El objetivo fue profundizar el compromiso espiritual de los cristianos que participan y colaboran con este proceso. El encuentro sobre «la espiritualidad liberadora de la luz de la Teología de la Liberación y el bolivarianismo», reunió a casi 200 personas.

La mayoría procedían de diversos rincones de Venezuela, de las comunidades y movimientos relacionados con la Iglesia Católica, cuya cúpula en conjunto es contraria el proceso bolivariano. Además de las comunidades mencionadas, participaron unos 25 hombres y mujeres de la Confederación Pentecostal Venezolana, encabezados por su pastor presidente, quien fue uno de los coordinadores del encuentro. Estuvieron presentes también un grupo menor de presbiterianos, bautistas y anglicanos. Padres católicos solamente estábamos yo, dos venezolanos y un salvadoreño. Sobre el significado de esta ausencia, dejo a ustedes sacar las conclusiones.

Incluso dos babalaorixás de religión afro-descendiente estuvieron presentes y muy activos. Llegaron delegaciones de Argentina, Ecuador, El Salvador, un representante de Brasil (yo), otro del Canadá y una asesora proveniente de Cataluña (España). Recibimos además un mensaje del presidente Fernando Lugo, expresando su comunión con el encuentro y su apreciación considerando muy importante este tipo de iniciativa latinoamericana y bolivariana.

Fiel al método de la teología de América Latina, el encuentro comenzó a escuchando atentamente a todos los participantes que se distribuyeron en grupos y conversaron acerca de cómo está avanzando el proceso bolivariano, cómo ven los vínculos entre fe y política, cómo ve la relación entre la espiritualidad y los derechos humanos, además de otros temas semejantes. De acuerdo a lo que vimos, la realidad de América Latina sigue siendo en su conjunto, lo que, en 1968, la 2ª Conferencia del Episcopado Católico Latinoamericano en Medellín (Colombia) calificó como una situación de injusticia estructural. Sin embargo, como afirmó Dietrich Bonhoeffer, mártir víctima del nazismo: «No basta huir del mal. La ética cristiana nos manda combatirlo”.

Tanto los participantes de Venezuela, como pastores y teólogos/as de otros países, pusieron en común un lúcido análisis de la realidad social y política del continente. Analizaron profundamente el llamado «proceso bolivariano». Tiene este nombre porque se inspira en el pensamiento y acción de Simón Bolívar, reconocido como ‘el libertador’ de varios países de América Latina a inicios del siglo XIX. Constataron que se trata de un camino de cambios sociales y políticos que parte de la promoción humana de los empobrecidos, asume como prioridades la educación y la salud para todos y valora las culturas indígenas y negras todavía marginadas en nuestro continente. La Unesco reconoció que Venezuela, Ecuador y Bolivia son países que superaron totalmente el analfabetismo, triplicaron el número de jóvenes estudiando en universidades gratuitas del Estado y extendieron a todo el país la atención médica de la familia y un plan de construcción de viviendas que incluye a millones de personas.

Después que los relatores de los grupos comunicaron las síntesis y conclusiones de sus respectivos grupos, los asesores tuvieron media hora cada uno para complementar y profundizar en algunos aspectos que consideraron necesarios. El domingo por la mañana, los representantes de cada país participante testimoniaron sobre cómo está el proceso de transformación de la sociedad en sus respectivos países y finalmente el encuentro avanzó en la formulación de sus conclusiones.

Una decisión importante fue constituirse como una red de articulación y apoyo para que los/as participantes continúen en contacto y comprometidos en profundizar en el tema. Se puede decir también que la principal conclusión fue, que hoy, ser cristiano en América Latina, implica participar en todo proceso social que rompa con la desigualdad social y supere el estado crónico de injusticia en que viven muchos de nuestros países.

Sin duda, la revolución que en Bolivia es llamada «insurgencia indígena», en Ecuador, es denominada como «revolución ciudadana» y en Venezuela, «proceso bolivariano de nuevo camino al socialismo del siglo XXI”, esta revolución [que se construye en estos países] no puede considerarse como etapa o realización incluso parcial del reinado divino en el mundo. Nosotros no debemos sacralizar los procesos sociales ni absolutizar lo que es relativo. Sin embargo, este proceso social y político ciertamente es una señal que apunta al reinado divino, como objetivo y meta de toda la historia. No solamente los/as participantes en este encuentro expresaron apoyan los organismos culturales y comerciales que unen a nuestros países, también reconocieron que este camino de integración entre los países y de diálogo entre las culturas, desafía también a las iglesias a intensificar sus esfuerzos por la unidad al servicio de la paz y de la justicia en el mundo.

Muchas veces en el pasado, las iglesias tomaron posiciones en contra de los procesos sociales y políticos de naturaleza transformadora. Parecía que toda religión fuese por esencia contraria a los cambios sociales transformadores. Sin embargo, desde la década del 60, muchos cristianos y ministros de iglesias, con hambre y sed de justicia, se insertaron en los movimientos y grupos que luchaban por cambios sociales. De esta práctica surgió la Teología de la Liberación que cumple ya 40 años de servicio a las mejores causas de la humanidad. Sin duda, el nuevo camino bolivariano es una expresión de muchas luchas y conquistas concretas de los movimientos sociales, pero en este camino, fue también importante la participación activa y profunda de cristianos, así como el apoyo de ministros, tanto de obispos y sacerdotes católicos, como de pastores y pastoras evangélicos. Esta apertura de los cristianos al proceso revolucionario emergente en el continente ha sido también un camino espiritual que ha hecho bien a su propia vivencia de fe.

Según a la mayoría de las tradiciones espirituales, la espiritualidad es un proceso que debe ayudar a cada persona a evolucionar de la etapa de amor egocéntrico, a la etnocéntrica, hasta alcanzar una capacidad de amorizacion abierta a todo ser humano y al universo mismo. El proceso revolucionario se da entonces, no solo a nivel social y político, sino también en ámbito personal. Y quien tiene fe reconoce a Dios en el origen y la conducción de este proceso. El Salmo nos hace orar: «En Ti, está el manantial de la vida. A través de la luz que proviene de ti, (luces humanas), vemos tu propia luz” (Sal 36, 9).

Últimos artículos

«¿Es muy estricta la moral sexual católica? La Iglesia en su moral sexual ha sido muy impositora y castigadora, pero muy poco motivadora» --...

Miradas cristianas "La sexualidad tiene algo de divino y algo de diabólico. Entre el amor...

Vaticano: Que se aplace el proyecto de una Comisión sinodal -- Salvatore Cernuzio – Ciudad del Vaticano

Vatican News La Conferencia episcopal de Alemania debería haber aprobado los estatutos para organizar un...

Batzing lamenta que el Vaticano «retrase» las conversaciones con los obispos alemanes sobre el Camino Sinodal

Religión Digital "La sinodalidad no quiere debilitar el episcopado, sino fortalecerlo" El Episcopado alemán abre...

Noticias similares

«¿Es muy estricta la moral sexual católica? La Iglesia en su moral sexual ha sido muy impositora y castigadora, pero muy poco motivadora» --...

Miradas cristianas "La sexualidad tiene algo de divino y algo de diabólico. Entre el amor...

Vaticano: Que se aplace el proyecto de una Comisión sinodal -- Salvatore Cernuzio – Ciudad del Vaticano

Vatican News La Conferencia episcopal de Alemania debería haber aprobado los estatutos para organizar un...

Batzing lamenta que el Vaticano «retrase» las conversaciones con los obispos alemanes sobre el Camino Sinodal

Religión Digital "La sinodalidad no quiere debilitar el episcopado, sino fortalecerlo" El Episcopado alemán abre...