InicioRevista de prensaiglesia catolicaENTREVISTA A PEDRO CASALDÁLIGA. José Manuel Vidal

ENTREVISTA A PEDRO CASALDÁLIGA. José Manuel Vidal

Publicado en

Periodista Digital

Casaldáliga: “En la Iglesia también hay espacio para la libertad”

El obispo de los pobres acaba de conseguir el Premi Internacional Catalunya en su XVIII edición. Y, como buen profeta, no se anda con paños calientes, sino que apuesta por la esperanza. Asegura que “en la Iglesia también hay espacio para la libertad” y que “a los cristianos nos toca esperanzar a un mundo desesperanzado”. Y asegura que “el imperio USA se está tambaleando”.
Español de nacimiento, brasileño de adopción, latinoamericano de honor, africano de corazón, Pedro Casaldáliga es ya un mito. El obispo de los sin voz. Un referente social y eclesial. Santo y seña de la Iglesia levadura en la masa, despojada de poder, que huele a Evangelio y rezuma amor y esperanza. Un simple obispo del Mato Grosso brasileño que con sus poemas, sus libros, sus gestos y su vida ejerce de profeta. Los católicos progresistas le adoran. Los conservadores le temen. Y la sociedad civil le ha convertido en un icono mundial de la solidaridad. Un santo laico.

-Un premio más. El mundo sabe reconocer a los profetas.
-Es un premio a la causa de los derechos de los indígenas, de la liberación de los pobres, de la justicia y de la paz para todos. Causas que creo sagradas, por humanas.Cada vez quedan menos defensores de esas causas.

-¿El presidente de Brasil, Lula da Silva, ha traicionado a los pobres de Brasil y de Latinoamérica?
-El gobierno de Lula ciertamente ha traicionado las expectativas de los pobres reales de Brasil, sobretodo de aquellos pobres más conscientes, que no pueden conformarse con las migajas que el neoliberalismo sabe echar a los lázaros tumbados a la puerta de un progreso que excluye sistemáticamente.

Era de esperar que Lula no pudiera transformar Brasil de la noche a la mañana. Ningún país vive hoy autónomamente independiente de ese mundo globalizado. Sin embargo, se le podía exigir un cambio de rumbo, una atención realmente eficaz a grandes reformas sociales, como la Reforma Agraria, el combate al desempleo, una relativa contestación al FMI y al Banco Mundial y que evitara alianzas corruptas y corruptoras.

-¿Le ha decepcionado Lula?
-Sí. El gobierno de Lula ha hecho del poder, de la re-elección, el gran objetivo del gobierno… Un fin proclamado electoralmente –que sería el pueblo de las mayorías pobres– ha justificado unos medios injustificables. Y se ha desmoralizado el Presidente, su gobierno, el partido que lo eligió y en buena parte la misma política democrática. Lula hace demasiado caso a las multinacionales. Necesitamos una verdadera reforma.

-¿Evo Morales, en cambio, es un símbolo del renacer indígena?
-Que un indígena como Evo Morales llegue a presidente de Bolivia es un paso histórico, como, en su momento, el que un obrero como Lula lo consiguiese en Brasil. Si alguien tiene derecho a mandar en estos países son los pueblos indígenas, con los que tenemos una deuda de 500 años.

-¿Juan Pablo II, santo subito y monseñor Romero, también?
-La beatificación y canonización deberían ser reestudiadas. Primero, suprimiendo de un tajo los gastos fabulosos que ellas suponen. Segundo, presentando públicamente figuras ejemplares en las respectivas regiones o sectores de la sociedad. Algunas figuras serían presentadas, por su mismo peso simbólico, en un nivel más universal. Desde luego, convendría examinar la santidad integralmente: un testimonio de vida personal, familiar, social, político. Y sin miedo de presentar aquellos santos y santas que escandalizan a los poderosos, como nuestro san Romero, por ejemplo.

-¿El futuro de la Iglesia está en los pobres?
-Evidentemente, el futuro de la Iglesia está en los pobres, porque el mismísimo Jesús de Nazaret proclamó a todos los vientos que de los pobres es el Reino; y ya sabemos que la Iglesia sólo existe por el Reino. A los católicos, como a Pilatos, habría que recordarnos siempre la palabra contundente de Van der Meersch: «La verdad, Pilatos, es estar del lado de los pobres».

-¿Le sigue doliendo la más que pobre África?
-Africa es el calabozo del mundo, un Holocausto continental. Sigo conservando en mi capilla una talla de madera con el mapa de África crucificada. Es el mayor desafío de la humanidad. Y su pecado más grande. Ni el mundo ni la Iglesia pueden abandonar a este continente condenado. Fue mi sueño morir en África. Pero, enfermo y débil, no me atreví a irme allá para convertirme en una carga para los demás.

-Ellacuría decía que “hay que ir a una civilización de la pobreza que se enfrente a la de la riqueza”.
-Hay que repartir la tierra, la ciencia, la comunicación, acabar con las armas, con la OTAN y similares, transformar la ONU. Hay que caminar hacia la intersolidaridad, porque sólo habrá justicia y democracia, cuando haya igualdad entre las personas y los pueblos. El neoliberalismo capitalista es la marginación fría de la mayoría sobrante. Hoy, para algunos, ser explotados es un privilegio. El neoliberalismo es la negación de la utopía y la mentira institucionalizada.

-El Papa denuncia continuamente la dictadura del relativismo.
-Y está bien que lo haga, pero también habría que rechazar la dictadura del dogmatismo.

-¿Es el Papa de la continuidad que esperaba?
-Como no podía ser de otra manera. Durante 20 años fue el principal teórico de Juan Pablo II. Es menos publicitario, pero más intelectual que el Papa Wojtyla.

-¿Cómo se lleva con Roma?
-Estamos en paz y me dejan en paz. En la Iglesia también hay espacio para la libertad, aunque debería crecer más el respeto al pluralismo.

-El Papa acaba de negar el acceso de la mujer al sacerdocio. Es increíble.
-¿Cómo puede hablar de derechos humanos la Iglesia, cuando es la única institución que sigue discriminando a la mujer? Con esta actitud, la Iglesia corre el riesgo de perder a la mujer, como ya perdió la clase obrera.

-¿Hay demasiados miedos en la Iglesia?
-Sí. La Iglesia tiene miedo de tener miedo. Le falta confianza en el Espíritu. Hay miedo al marxismo, al mundo moderno, al diálogo ecuménico, a la colegialidad episcopal, a los laicos, a la mujer y a los teólogos. A las comunidades de base, a las sectas, a la vida religiosa y a la Teología de la Liberación.

-¿Sigue siendo válida para hoy la Teología de la Liberación?
-Es cada día más necesaria. La Teología de la Liberación nació por el clamor del pueblo oprimido y del propio Evangelio que nos habla de fraternidad, de libertad y de vida. Mientras haya pobres y oprimidos, habrá Teología de la Liberación.

-¿Qué aprendió de los pobres?
-A ser agradecido por el don diario de la vida y sus pequeñas sorpresas, a no dramatizar los supuestamente grandes problemas personales, a confiar más en Dios, a tomarme más en serio las Bienaventuranzas y a vivir en una cierta pobreza.

-¿Valió la pena tanta lucha?
-Para despertar las conciencias, sí. Ahora los indígenas saben que pueden luchar. Por lo demás, nadie borrará nuestra palabra. Soy una criatura de esperanza.

-¿El presidente de Estados Unidos, George Bush, es un peligro para la paz?
-Bush no es sólo un peligro para la paz, está siendo el artífice y promotor de una guerra y un belicismo ciego y universal. Tristemente, en nombre de Dios.

-¿Sigue creyendo que, como todos los imperios, también el de USA caerá?
-Vamos hacia ello. Se está ya tambaleando. En gran parte por su culpa, hoy hay más pobreza en el mundo, pero también más conciencia, más agitación y más solidaridad. La Humanidad siempre camina hacia delante.

-¿Y el capitalismo, también fracasará?
-No puede triunfar, porque es imposible que triunfe la muerte, la exclusión, la opresión y el imperio del dinero.

-Le recriminan que sea amigo de Fidel Castro.
-Soy amigo de Fidel y de Cuba, cuyo bloqueo tenemos que condenar abiertamente. Es algo totalmente injusto e inicuo. Un gesto de prepotencia y de orgullo imperial de Estados Unidos. Pero Castro y su pueblo también tienen que ir abriéndose a la democracia.

-También le reprochan que admire al Ché.
-Le tengo un gran respeto y un enorme cariño. Tanto es así que creo que debe estar codeándose con san Pedro.

-Vuelve a renacer la posibilidad de paz en Euskadi por una solución negociada al conflicto. ¿Qué debería hacer la Iglesia?
-Claro está que en Euskadi o en Catalunya o en cualquier región, nación o país del mundo, la Iglesia y cualquier religión deben respaldar la paz, el diálogo, la identidad étnico-cultural, la solidaridad y ayudar a hacer de las diferencias una riqueza complementaria de la radical condición humana. En muchas ocasiones la Iglesia, la religión, podrá hacer de negociadora intermediaria.

-¿Es partidario de que se enseñe la religión en las escuelas públicas?
-El respectivo catecismo, la respectiva religión, se debe aprender sobretodo en la familia, en la propia Iglesia y en sus organizaciones. Yo pienso, con muchísimos, que en la escuela pública se debería enseñar cultura religiosa, la historia de las religiones… bien macroecuménicamente, sin radicalismos ni a favor ni en contra.

-¿Cómo vive su jubilación?
-Como en una planicie de discreción, de humor escarmentado, de relativización sapiencial. Experimentando la pobreza biológica con sus limitaciones.

-¿Le asusta la muerte?
-En absoluto. La sentí muy cerca en varias ocasiones. Ha sido la compañera de toda mi vida. Desde mi infancia. Vi cómo los comunistas asesinaban a mi tío Luis Plá, un sacerdote de 33 años. Y en Latinoamérica, estamos ya acostumbrados al martirio. He vivido tensiones fuertes, pero nunca odié, aunque sí sentí una rabia fuerte y profunda ante muchas injusticias.

-¿Dónde quiere descansar para siempre?
-En el cementerio de los indios karajás, donde enterramos a los peones sin nombre, a los asesinados.

-¿La poesía es su refugio?
-Me sirve para respirar y para poner alegría en la vida. Es el fondo musical de mi trabajo diario. Me ayuda a realizar mejor la síntesis de mi vida. Es mi pan de cada día.

-¿Quiere dedicar a nuestros lectores una pequeña estrofa sobre la esperanza?
-Sobre la esperanza, como cristiano, claro, el mejor poema es una palabra sola: PASCUA. Hablando de la esperanza a los que tengan fe religiosa no cristiana, les recordaría que Dios es el Dios de la vida. Y a los que no tengan ninguna fe, les recuerdo, con un abrazo fraterno, que vamos hacia la vida, que venceremos hasta a la muerte. A nosotros nos toca esperanzar a ese mundo desesperanzado.

Entrevista de José Manuel Vidal
Ilustración de de Siro López

Últimos artículos

Domingo 25 de Febrero, 2º de Cuaresma: Deshumanizar a Jesús para divinizarlo ha sido la gran trampa -- Fray Marcos

fe adulta Mc 9,1-9 En los tres ciclos litúrgicos leemos, el segundo domingo de cuaresma, el...

La Iglesia se aferra a las aulas ante la pérdida de fieles y reclama más dinero público para la concertada -- Lara Carrasco

laicismo FUENTE: INFOLIBRE La Conferencia Episcopal ultima la preparación de un congreso para reivindicar y “renovar”...

La misericordia como lugar teológico -- Jesús Martínez Gordo, teólogo

Cristianismo y Justicia La crisis de recepción eclesial en algunas iglesias, colectivos y personas —provocada...

Noticias similares

Domingo 25 de Febrero, 2º de Cuaresma: Deshumanizar a Jesús para divinizarlo ha sido la gran trampa -- Fray Marcos

fe adulta Mc 9,1-9 En los tres ciclos litúrgicos leemos, el segundo domingo de cuaresma, el...

La Iglesia se aferra a las aulas ante la pérdida de fieles y reclama más dinero público para la concertada -- Lara Carrasco

laicismo FUENTE: INFOLIBRE La Conferencia Episcopal ultima la preparación de un congreso para reivindicar y “renovar”...

La misericordia como lugar teológico -- Jesús Martínez Gordo, teólogo

Cristianismo y Justicia La crisis de recepción eclesial en algunas iglesias, colectivos y personas —provocada...