InicioRevista de prensatemas sociales¿Entierro o cremación?##Juan Mari Lechosa, sacerdote de Bilbao

¿Entierro o cremación? -- Juan Mari Lechosa, sacerdote de Bilbao

Publicado en

Enviado a la página web de Redes Cristianas

DifuntosFuente: Religión Digital- Proconcil
A vueltas con el alma
«Cada uno hará lo que le dicte el sentido común»
La Instrucción Ad resurgendum cum Christo acerca de la sepultura de los difuntos y la conservación de las cenizas en caso de cremación que ha publicado recientemente la Congregación para la Doctrina de la Fe, pone de manifiesto, una vez más, que la actualización pastoral tan necesaria para hacer creíble la fe católica en la cultura actual, encuentra resistencias en algunos organismos pontificios.

Siguen anclados, como en el caso que nos ocupa, en concepciones antropológicas acerca de la constitución del ser humano, que hace tiempo fueron superadas en el pensamiento de la mayoría de los teólogos católicos que se han tomado en serio la renovación de la teología.

Hablar, como lo hace la Instrucción, del alma y del cuerpo, como dos realidades separables, para fundamentar la normativa que se quiere imponer en relación con el destino de las cenizas de los fieles cristianos que han sido incinerados, parece cosa de otra época.

Todo el mundo sabe, menos los que han escrito la «Instrucción», que al hablar de cuerpo y alma utilizamos un lenguaje figurado, tomado de Platón, para explicar la realidad tan compleja y rica de la naturaleza humana. Pero ya es algo comúnmente aceptado que el ser humano no es un ser compuesto, que con la muerte se pueda descomponer y luego, en la resurrección de los muertos, recomponer de nuevo. Platón, con esta forma de explicar la naturaleza humana podía defender la inmortalidad del alma, que, así, separada del cuerpo, no podía morir; pero los cristianos no creemos en la inmortalidad sino en la resurrección, que es otra cosa.

Pues bien, la «Instrucción» recurre a esa concepción platónica para afirmar que «por la muerte, el alma se separa del cuerpo, pero en la resurrección Dios devolverá la vida incorruptible a nuestro cuerpo transformado, reuniéndolo con nuestra alma». Y sorprende aún más que, para justificar la aceptación de la cremación diga que: «la Iglesia no ve razones doctrinales para evitar esta práctica, ya que la cremación del cadáver no toca el alma y no impide a la omnipotencia divina resucitar el cuerpo».
No se entiende el argumento, porque si el alma, según se ha afirmado, se separa del cuerpo con la muerte, ya no se puede quemar ni un poquito; se ha puesto a salvo a tiempo. El problema se planteará a la hora de la resurrección, cuando suene la trompeta, porque sonará -que ya lo dijo San Pablo- y las almas, que han estado esperando el momento, tengan que encontrarse con sus cuerpos.

Se entiende ahora mejor por qué la Instrucción insiste una y otra vez en la conveniencia de enterrar a los muertos en lugar sagrado en vez de quemarlos: porque si están en un sitio fijo y señalado, le será más fácil a la Omnipotencia divina conseguir que cada alma recupere a su cuerpo que si el difunto ha sido cremado y peor aún, si sus cenizas se han echado a la mar o han sido repartidas entre los familiares y amigos.

Ciertamente, el texto de la Instrucción se presta a estas bromas y a otras aún más hirientes. ¡Con los problemas que tenemos en la pastoral de las parroquias para transmitir la esperanza cristiana ante la muerte, la Congregación para la Doctrina de la Fe está preocupada por el destino de las cenizas! Y encima dice que lo ha consultado a un montón de organismos eclesiásticos, Consejos, Congregaciones, Conferencias Episcopales y hasta a Sínodos Orientales. ¿Tan lejos estoy yo de la Jerarquía de mi Iglesia?

No puedo imaginarme cómo puede llevarse a cabo una acogida pastoral misericordiosa, como nos lo pide el Papa Francisco, con la familia de una persona que acaba de fallecer y que nos llama para celebrar su funeral, indagando lo que piensan hacer con las cenizas. En las parroquias donde yo he servido en los últimos años, más del 70% de las familias han optado por la incineración.

Lo que hayan hecho con las cenizas de sus difuntos no ha tenido nada que ver con su vivencia cristiana. No ha sido ese el criterio para discernir su fe. Por eso no entiendo cómo se les podrá negar el funeral si, en el diálogo con ellos, manifiestan que las quieren esparcir en la ría, en el jardín o ponerlas en un tiesto. Porque, si las dejan en la incineradora, ¿qué cree la Congregación para la Doctrina de la Fe que hará con ellas la Agencia Funeraria correspondiente? ¿Habrá que obligar a la familia a comprar un nicho en el cementerio para conservarlas? ¿O se lo vamos a ofrecer nosotros instalando nichos en la parroquia como han hecho algunos club de fútbol en sus estadios?

En los casos en los que el difunto se ha manifestado -en vida, claro está- contra los «dogmas cristianos o profese odio contra la religión católica», como decía el documento del Santo Oficio, o se quieran realizar en su despedida «actitudes y rituales que impliquen conceptos erróneos de la muerte», como dice la misma Instrucción, está claro, creo yo, que antes de prohibir la celebración del funeral hay que acompañar a la familia para determinar la forma más adecuada para despedir al difunto. Porque lo determinante no es cómo lo van a enterrar sino cómo la comunidad cristiana puede acoger la petición de una familia que, no siendo creyente, quieren despedir a su familiar en el templo con la oración de la Iglesia.

Si hay odio o rechazo a la Iglesia no creo que vayan a pedir un funeral a la parroquia. Yo nunca me he encontrado con esa situación.
Pero sí nos encontramos con mucha frecuencia, con que muchos de los funerales que celebramos en las parroquias son solicitados por familias que, no es que tengan odio ni rechazo a la fe, pero sí que viven alejadas de la comunidad cristiana y con muchas dificultades para creer en lo que la Iglesia les transmitió en la catequesis cuando eran niños. Y en el momento de despedir a su difunto acuden a la parroquia buscando un lugar para reunir a la familia y a los amigos y una palabra de consuelo y esperanza ante el enigma de la muerte.

¿Vamos a tener que contarles lo que dice la Instrucción sobre el destino de las cenizas? Yo ciertamente no lo haré. Seguiré el consejo que ha dado un responsable pastoral de una diócesis gallega que, a preguntas del periodista de la Voz de Galicia sobre la repercusión que va a tener esta nueva normativa, le responde, muy a la gallega: «Cada uno hará lo que le dicte el sentido común». Pues eso: hay que usar el sentido común, que no debe ser tan común en algunas esferas eclesiásticas, dejar a un lado las cenizas y no andar a vueltas con el alma.

Últimos artículos

«¿Es muy estricta la moral sexual católica? La Iglesia en su moral sexual ha sido muy impositora y castigadora, pero muy poco motivadora» --...

Miradas cristianas "La sexualidad tiene algo de divino y algo de diabólico. Entre el amor...

Vaticano: Que se aplace el proyecto de una Comisión sinodal -- Salvatore Cernuzio – Ciudad del Vaticano

Vatican News La Conferencia episcopal de Alemania debería haber aprobado los estatutos para organizar un...

Batzing lamenta que el Vaticano «retrase» las conversaciones con los obispos alemanes sobre el Camino Sinodal

Religión Digital "La sinodalidad no quiere debilitar el episcopado, sino fortalecerlo" El Episcopado alemán abre...

Noticias similares

«¿Es muy estricta la moral sexual católica? La Iglesia en su moral sexual ha sido muy impositora y castigadora, pero muy poco motivadora» --...

Miradas cristianas "La sexualidad tiene algo de divino y algo de diabólico. Entre el amor...

Vaticano: Que se aplace el proyecto de una Comisión sinodal -- Salvatore Cernuzio – Ciudad del Vaticano

Vatican News La Conferencia episcopal de Alemania debería haber aprobado los estatutos para organizar un...

Batzing lamenta que el Vaticano «retrase» las conversaciones con los obispos alemanes sobre el Camino Sinodal

Religión Digital "La sinodalidad no quiere debilitar el episcopado, sino fortalecerlo" El Episcopado alemán abre...